/ miércoles 27 de enero de 2021

Google y Facebook contra los editores de noticias

Esta semana surgió en Australia un debate sobre el valor que tiene el consumo de noticias a través de las redes sociales y los buscadores de internet

Los gigantes informáticos Google y Facebook son los protagonistas de un alegato que se ha desatado en ese país, en el que ambas empresas le dijeron a un comité del Senado que están preparados para tomar medidas drásticas si entra en vigor un código de negociación de medios, que los obligaría a pagar a los editores de noticias por tener enlaces a sus sitios.

Google aseguró que no tendría "otra opción real" que desconectar por completo a los usuarios australianos de su motor de búsqueda insignia, según el director general australiano de esa compañía, Mel Silva.

Por su parte, los representantes de Facebook, dijeron que eliminarían los enlaces a artículos de noticias del suministro de noticias de los usuarios australianos si el código entraba en vigor tal como está actualmente.

En respuesta, el gobierno australiano no muestra signos de retroceder, y el primer ministro Scott Morrison y el tesorero Josh Frydenberg dijeron que no responderían a las amenazas.

Foto: Reuters

¿POCO O MUCHO VALOR?

Facebook afirma que las noticias tienen poco valor real para su negocio, que no gana dinero directamente con las noticias y que, para un usuario australiano promedio, menos del 5 por ciento de su suministro de noticias se compone de enlaces a noticias australianas.

Pero esto es difícil de cuadrar con otra información. En 2020, el Informe de noticias digitales de la Universidad de Canberra encontró que alrededor del 52 por ciento de los australianos reciben noticias a través de las redes sociales, y el número está creciendo. Facebook también se jacta de sus inversiones en noticias a través de acuerdos con editores y de nuevos productos como Facebook News.

Google también dice que gana poco dinero con las noticias, mientras que al mismo tiempo invierte mucho en productos de noticias como News Showcase.

Entonces, si bien los enlaces a noticias pueden no ser una publicidad directa para Facebook o Google, ambos ven la presencia de noticias como un aspecto importante del compromiso de la audiencia con sus productos.

Si bien ambas empresas están dispuestas a dar algo de dinero a los editores de noticias, quieren hacer negocios en sus propios términos. Pero Google y Facebook son dos de las empresas más grandes y rentables de la época, y cada una tiene mucho más poder de negociación que cualquier editor de noticias. El código de negociación de los medios de comunicación se propone deshacer este desequilibrio.

De hecho, Google y Facebook no parecen querer aceptar el papel social único de las noticias, y el periodismo de interés público en particular. Tampoco reconocen que podrían estar involucrados de alguna manera en el declive del negocio de las noticias durante la última década o dos, en lugar de señalar con el dedo los cambios impersonales en la tecnología publicitaria.

El código de negociación de los medios que se está introduciendo es demasiado sistemático para que ellos quieran aceptarlo. Preferirían elegir acuerdos comerciales con una “consideración comercial genuina” y no estar sujetos a un conjunto de reglas de arbitraje de talla única.

El senador independiente Rex Patrick dio en el clavo cuando preguntó por qué Google no admitiría que el problema fundamental eran los ingresos, más que los detalles técnicos o las cuestiones de principios.

Google y Facebook están preparados para aceptar los procesos del comité del Senado, siempre que puedan modificar el arreglo. No quieren ser vistos como poco cooperativos.

La amenaza de irse (o como dijo Simon Milner de Facebook, la "explicación" de por qué se verían obligados a hacerlo) es su peor escenario. Parece probable que se arriesguen a perder un número significativo de usuarios si lo hicieran, o al menos a que estén mucho menos comprometidos y, por lo tanto, a generar menos ingresos publicitarios.

Google ya ha realizado experimentos a pequeña escala para probar la eliminación de noticias australianas de las búsquedas. Esto puede ser una demostración de que la amenaza de retirarse de Australia podría ser seria.

La gente sabe que las noticias son importantes, que dan forma a sus interacciones con el mundo, les dan significado y les ayudan a navegar sus vidas. Entonces, ¿a quién culparían los australianos si Google y Facebook realmente cumplen? ¿El gobierno o a los gigantes tecnológicos amigables que ven todos los días?

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Los gigantes informáticos Google y Facebook son los protagonistas de un alegato que se ha desatado en ese país, en el que ambas empresas le dijeron a un comité del Senado que están preparados para tomar medidas drásticas si entra en vigor un código de negociación de medios, que los obligaría a pagar a los editores de noticias por tener enlaces a sus sitios.

Google aseguró que no tendría "otra opción real" que desconectar por completo a los usuarios australianos de su motor de búsqueda insignia, según el director general australiano de esa compañía, Mel Silva.

Por su parte, los representantes de Facebook, dijeron que eliminarían los enlaces a artículos de noticias del suministro de noticias de los usuarios australianos si el código entraba en vigor tal como está actualmente.

En respuesta, el gobierno australiano no muestra signos de retroceder, y el primer ministro Scott Morrison y el tesorero Josh Frydenberg dijeron que no responderían a las amenazas.

Foto: Reuters

¿POCO O MUCHO VALOR?

Facebook afirma que las noticias tienen poco valor real para su negocio, que no gana dinero directamente con las noticias y que, para un usuario australiano promedio, menos del 5 por ciento de su suministro de noticias se compone de enlaces a noticias australianas.

Pero esto es difícil de cuadrar con otra información. En 2020, el Informe de noticias digitales de la Universidad de Canberra encontró que alrededor del 52 por ciento de los australianos reciben noticias a través de las redes sociales, y el número está creciendo. Facebook también se jacta de sus inversiones en noticias a través de acuerdos con editores y de nuevos productos como Facebook News.

Google también dice que gana poco dinero con las noticias, mientras que al mismo tiempo invierte mucho en productos de noticias como News Showcase.

Entonces, si bien los enlaces a noticias pueden no ser una publicidad directa para Facebook o Google, ambos ven la presencia de noticias como un aspecto importante del compromiso de la audiencia con sus productos.

Si bien ambas empresas están dispuestas a dar algo de dinero a los editores de noticias, quieren hacer negocios en sus propios términos. Pero Google y Facebook son dos de las empresas más grandes y rentables de la época, y cada una tiene mucho más poder de negociación que cualquier editor de noticias. El código de negociación de los medios de comunicación se propone deshacer este desequilibrio.

De hecho, Google y Facebook no parecen querer aceptar el papel social único de las noticias, y el periodismo de interés público en particular. Tampoco reconocen que podrían estar involucrados de alguna manera en el declive del negocio de las noticias durante la última década o dos, en lugar de señalar con el dedo los cambios impersonales en la tecnología publicitaria.

El código de negociación de los medios que se está introduciendo es demasiado sistemático para que ellos quieran aceptarlo. Preferirían elegir acuerdos comerciales con una “consideración comercial genuina” y no estar sujetos a un conjunto de reglas de arbitraje de talla única.

El senador independiente Rex Patrick dio en el clavo cuando preguntó por qué Google no admitiría que el problema fundamental eran los ingresos, más que los detalles técnicos o las cuestiones de principios.

Google y Facebook están preparados para aceptar los procesos del comité del Senado, siempre que puedan modificar el arreglo. No quieren ser vistos como poco cooperativos.

La amenaza de irse (o como dijo Simon Milner de Facebook, la "explicación" de por qué se verían obligados a hacerlo) es su peor escenario. Parece probable que se arriesguen a perder un número significativo de usuarios si lo hicieran, o al menos a que estén mucho menos comprometidos y, por lo tanto, a generar menos ingresos publicitarios.

Google ya ha realizado experimentos a pequeña escala para probar la eliminación de noticias australianas de las búsquedas. Esto puede ser una demostración de que la amenaza de retirarse de Australia podría ser seria.

La gente sabe que las noticias son importantes, que dan forma a sus interacciones con el mundo, les dan significado y les ayudan a navegar sus vidas. Entonces, ¿a quién culparían los australianos si Google y Facebook realmente cumplen? ¿El gobierno o a los gigantes tecnológicos amigables que ven todos los días?

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

CDMX

Calzada Zaragoza colapsa por lluvia; cierran estaciones de Línea A del Metro

La Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil activó alerta roja en la alcaldía Iztapalapa

Política

Morena asegura que nunca propuso nacionalizar Afores

Horas después de que el Frente Amplio para la defensa del Ahorro y Patrimonio de los trabajadores, que encabeza el senador Francisco Javier Salazar Saénz, hizo pública la carta, el grupo político desconoce su contenido y autoría

CDMX

Ofrece Consejo Ciudadano de la FGJCM acompañamiento a víctimas del desplome de L12

El Consejo afirmó que se favorecerá el derecho a la verdad, la justicia y que los daños causados serán integralmente reparados

Mundo

#Data | Mexicanas migrantes aún no recuperan todos sus empleos

A marzo de este año el número de migrantes mexicanos empleados fue 1.2% superior a lo visto en febrero del 2020

Mundo

Uruguay va por una ganadería sostenible

El país sudamericano es uno de los que se está tomando más en serio sus compromisos para el año 2025, cuando le tocará rendir cuentas sobre sus emisiones

Gossip

HBO vuelve apostar por producciones mexicanas con "La muchacha que limpia"

Con su estreno en junio, será la primera producción mexicana que transmita HBO en tres años, luego de concluir Sr. Ávila en 2018

Gossip

Doña Olga, la guardiana del legendario bar Barba Azul

En el documental La mami, la directora española Laura Herrero Garvin cuenta su historia

Celebridades

Lola, la hija de Madonna posa con un look de diseño mexicano

El shooting forma parte de la nueva edición de una revista neoyorquina 

Gossip

Danka, hija de Daniela Castro, debuta en televisión con "¿Qué le pasa a mi familia?"

Danka actúa como Sol a lado de Rafael Inclán, Emilio Osorio, Mauricio Abad, Julián Gil, Diana Barcho, Mane de la Parra, Eva Cedeño