/ martes 7 de febrero de 2023

Los alimentos chatarra podrían afectar al cerebro

Productos como las galletas, papas fritas, comidas congeladas y comida rápida podrían contribuir al deterioro cognitivo, de acuerdo con los estudios recientes

Los científicos saben desde hace años que las dietas poco saludables, en particular las que tienen un alto contenido de grasas y azúcares, pueden causar cambios perjudiciales en el cerebro y provocar un deterioro cognitivo.

Muchos factores que contribuyen al deterioro cognitivo están fuera del control de una persona, como la genética y los factores socioeconómicos. Pero las investigaciones en curso indican cada vez más que una dieta deficiente es un factor de riesgo de deterioro de la memoria durante el envejecimiento normal y aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Entérate de: Una gran idea contra el sedentarismo

Pero al evaluar cómo algunas dietas pueden erosionar la salud del cerebro a medida que envejecemos, la investigación sobre los efectos de consumir alimentos mínimamente procesados contra ultraprocesados ha sido escasa, es decir, hasta ahora.

Dos estudios recientes a gran escala sugieren que comer alimentos ultraprocesados puede exacerbar el deterioro cognitivo relacionado con la edad y aumentar el riesgo de desarrollar demencia. En contraste, otro estudio reciente informó que el consumo de alimentos ultraprocesados no se asoció con una peor cognición en personas mayores de 60 años.

Aunque se necesita más investigación, como neurocientífico que investiga cómo la dieta puede influir en la cognición más adelante en la vida, encuentro que estos primeros estudios agregan una nueva capa para considerar cuán fundamental es la nutrición para la salud del cerebro.


Muchos ingredientes, nutrición mínima

Los alimentos ultraprocesados tienden a ser más bajos en nutrientes y fibra y más altos en azúcar, grasa y sal en comparación con los alimentos sin procesar o mínimamente procesados.

Algunos ejemplos de alimentos ultraprocesados incluyen refrescos, galletas envasadas, papas fritas, comidas congeladas, nueces con sabor, yogur con sabor, bebidas alcohólicas destiladas y comidas rápidas. Incluso los panes envasados, incluidos los ricos en cereales integrales nutritivos, califican como ultraprocesados en muchos casos debido a los aditivos y conservantes que contienen.

Otra forma de verlo: Es probable que no encuentre los ingredientes que componen la mayoría de estos alimentos en la cocina de su casa.

Pero no confunda los ultraprocesados con los alimentos procesados, que aún conservan la mayoría de sus características naturales, aunque hayan sufrido algún tipo de procesamiento, como vegetales enlatados, pasta seca o fruta congelada.

Pexels

Sobre la investigación

En un estudio de diciembre de 2022, los investigadores compararon la tasa de deterioro cognitivo durante aproximadamente ocho años entre grupos de personas que consumieron diferentes cantidades de alimentos ultraprocesados.

Al comienzo del estudio, más de 10 mil participantes que vivían en Brasil informaron sobre sus hábitos alimenticios de los 12 meses anteriores. Luego, durante los años siguientes, los investigadores evaluaron el desempeño cognitivo de los participantes con pruebas estándar de memoria y función ejecutiva.

Aquellos que comieron una dieta que contenía más alimentos ultraprocesados al comienzo del estudio mostraron un deterioro cognitivo ligeramente mayor en comparación con aquellos que comieron poco o nada de alimentos ultraprocesados. Esta fue una diferencia relativamente modesta en la tasa de deterioro cognitivo entre los grupos experimentales.

Todavía no está claro si la pequeña diferencia en el deterioro cognitivo asociado con un mayor consumo de alimentos ultraprocesados tendrá un efecto significativo a nivel de una persona individual.

Muchos alimentos ultraprocesados tienen un alto contenido de aditivos, conservantes o colorantes, pero también tienen otras características de una dieta poco saludable, como ser bajos en fibra y nutrientes. Por lo tanto, no está claro si comer alimentos que se han procesado más tiene un impacto negativo adicional en la salud más allá de la baja calidad de la dieta.

Por ejemplo, podrías comer una hamburguesa y papas fritas de una cadena de comida rápida, que sería alta en grasas, azúcar y sal, además de ser ultraprocesada. Podría hacer esa misma comida en casa, que también podría tener un alto contenido de grasa, azúcar y sal, pero no sería ultraprocesada. Se necesita más investigación para determinar si uno es peor que el otro.


Dietas saludables para el cerebro

La dieta mediterránea hace hincapié en el consumo de alimentos de origen vegetal y grasas saludables, como el aceite de oliva, las semillas y los frutos secos. La dieta cetogénica es alta en grasas y baja en carbohidratos, siendo la principal fuente de fibra los vegetales. Ambas dietas minimizan o eliminan el consumo de azúcar.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Nuestra investigación y el trabajo de otros muestran que ambas dietas pueden revertir algunos de estos cambios y mejorar la función cognitiva, posiblemente al reducir la inflamación dañina.

* Profesora Asociada de Neurobiología y Envejecimiento Cognitivo, Universidad de Florida.


Los científicos saben desde hace años que las dietas poco saludables, en particular las que tienen un alto contenido de grasas y azúcares, pueden causar cambios perjudiciales en el cerebro y provocar un deterioro cognitivo.

Muchos factores que contribuyen al deterioro cognitivo están fuera del control de una persona, como la genética y los factores socioeconómicos. Pero las investigaciones en curso indican cada vez más que una dieta deficiente es un factor de riesgo de deterioro de la memoria durante el envejecimiento normal y aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Entérate de: Una gran idea contra el sedentarismo

Pero al evaluar cómo algunas dietas pueden erosionar la salud del cerebro a medida que envejecemos, la investigación sobre los efectos de consumir alimentos mínimamente procesados contra ultraprocesados ha sido escasa, es decir, hasta ahora.

Dos estudios recientes a gran escala sugieren que comer alimentos ultraprocesados puede exacerbar el deterioro cognitivo relacionado con la edad y aumentar el riesgo de desarrollar demencia. En contraste, otro estudio reciente informó que el consumo de alimentos ultraprocesados no se asoció con una peor cognición en personas mayores de 60 años.

Aunque se necesita más investigación, como neurocientífico que investiga cómo la dieta puede influir en la cognición más adelante en la vida, encuentro que estos primeros estudios agregan una nueva capa para considerar cuán fundamental es la nutrición para la salud del cerebro.


Muchos ingredientes, nutrición mínima

Los alimentos ultraprocesados tienden a ser más bajos en nutrientes y fibra y más altos en azúcar, grasa y sal en comparación con los alimentos sin procesar o mínimamente procesados.

Algunos ejemplos de alimentos ultraprocesados incluyen refrescos, galletas envasadas, papas fritas, comidas congeladas, nueces con sabor, yogur con sabor, bebidas alcohólicas destiladas y comidas rápidas. Incluso los panes envasados, incluidos los ricos en cereales integrales nutritivos, califican como ultraprocesados en muchos casos debido a los aditivos y conservantes que contienen.

Otra forma de verlo: Es probable que no encuentre los ingredientes que componen la mayoría de estos alimentos en la cocina de su casa.

Pero no confunda los ultraprocesados con los alimentos procesados, que aún conservan la mayoría de sus características naturales, aunque hayan sufrido algún tipo de procesamiento, como vegetales enlatados, pasta seca o fruta congelada.

Pexels

Sobre la investigación

En un estudio de diciembre de 2022, los investigadores compararon la tasa de deterioro cognitivo durante aproximadamente ocho años entre grupos de personas que consumieron diferentes cantidades de alimentos ultraprocesados.

Al comienzo del estudio, más de 10 mil participantes que vivían en Brasil informaron sobre sus hábitos alimenticios de los 12 meses anteriores. Luego, durante los años siguientes, los investigadores evaluaron el desempeño cognitivo de los participantes con pruebas estándar de memoria y función ejecutiva.

Aquellos que comieron una dieta que contenía más alimentos ultraprocesados al comienzo del estudio mostraron un deterioro cognitivo ligeramente mayor en comparación con aquellos que comieron poco o nada de alimentos ultraprocesados. Esta fue una diferencia relativamente modesta en la tasa de deterioro cognitivo entre los grupos experimentales.

Todavía no está claro si la pequeña diferencia en el deterioro cognitivo asociado con un mayor consumo de alimentos ultraprocesados tendrá un efecto significativo a nivel de una persona individual.

Muchos alimentos ultraprocesados tienen un alto contenido de aditivos, conservantes o colorantes, pero también tienen otras características de una dieta poco saludable, como ser bajos en fibra y nutrientes. Por lo tanto, no está claro si comer alimentos que se han procesado más tiene un impacto negativo adicional en la salud más allá de la baja calidad de la dieta.

Por ejemplo, podrías comer una hamburguesa y papas fritas de una cadena de comida rápida, que sería alta en grasas, azúcar y sal, además de ser ultraprocesada. Podría hacer esa misma comida en casa, que también podría tener un alto contenido de grasa, azúcar y sal, pero no sería ultraprocesada. Se necesita más investigación para determinar si uno es peor que el otro.


Dietas saludables para el cerebro

La dieta mediterránea hace hincapié en el consumo de alimentos de origen vegetal y grasas saludables, como el aceite de oliva, las semillas y los frutos secos. La dieta cetogénica es alta en grasas y baja en carbohidratos, siendo la principal fuente de fibra los vegetales. Ambas dietas minimizan o eliminan el consumo de azúcar.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Nuestra investigación y el trabajo de otros muestran que ambas dietas pueden revertir algunos de estos cambios y mejorar la función cognitiva, posiblemente al reducir la inflamación dañina.

* Profesora Asociada de Neurobiología y Envejecimiento Cognitivo, Universidad de Florida.


Metrópoli

Se mantiene la contingencia ambiental y el doble Hoy No Circula para este viernes

La CAMe explicó que persisten condiciones como radiación solar intensa, altas temperaturas y viento débil que provocan concentraciones máximas de ozono

Mundo

Senado de EU veta por segunda vez legislación que busca restringir la migración

Con 43 votos a favor y 50 en contra, esa normativa que incluía medidas para restringir el acceso al asilo en la frontera sur se hundió en el Senado

Sociedad

Madre de Emiliano pide respeto sobre muerte del pequeño: "no causen más morbo y dolor"

La madre de Emiliano se despidió de él con un mensaje y agradeció la solidaridad de la gente

Justicia

Lozoya podría perder su casa; tribunal da pie a la Federación para quedarse la residencia

El fallo aún no es definitivo, pues Lozoya aún puede ampararse ante la decisión

Elecciones 2024

Siguen 12 personas hospitalizadas tras colapso de templete en mitin de Álvarez Máynez

El candidato presidencial de Movimiento Ciudadano informó que 94 personas ya fueron dadas de alta; el número de fallecidos se mantiene en 9

Sociedad

Entre aplausos, el obispo Salvador Rangel reaparece en una misa en Chilapa

La reaparición pública de Rangel Mendoza se da casi un mes después de que fuera reportado como desaparecido en Morelos