/ viernes 19 de agosto de 2022

Si te ven gorda te tratan mal: personas con sobrepeso sufren por discriminación

“Sí es vanidad, pero me costó mucho trabajo y por eso lo quiero presumir”, afirma Érika luego de bajar 55 kilos de peso en un año y dejar atrás una larga etapa de frustración, enojo e inseguridades

“La gente que te ve gorda no te trata bien”, afirma Érika, una mujer de 52 años, que mide 1.53 metros y pesa 49 kilos. Lleva una vida sana y saludable y tiene el cuerpo que hasta hace algunos años anhelaba.

Sin embargo, hasta hace poco más de un año su situación era muy diferente pues pesaba 104 kilos, producto de una obesidad que la llevó a ser blanco de burlas y a sufrir inseguridades, pero, sobre todo, que un día la hizo levantarse y tomar la fuerza necesaria para hacer un cambio en su vida.

Te puede interesar: ¿Cómo saber si estoy comiendo carne de perro? Identifícala con estas características

“Yo estaba muy deprimida por mi sobrepeso, porque yo me veía al espejo y no era la Érika que siempre fui, a mí me daba mucho coraje haberme maltratado así, porque lo que yo veía en el espejo era el daño que yo había provocado a mi cuerpo por no superar problemas emocionales que se resuelven con un psicólogo”, comparte en una emotiva entrevista, con lágrimas en los ojos, pero a la vez, con una mirada segura y tranquila por haber logrado su objetivo.

Depresión y malas amistades

Érika Reyes Juárez nació en la Ciudad de México, pero vive en la ciudad de Puebla desde los 11 años, es diseñadora gráfica de profesión, y hace dos décadas llevaba una vida normal y exitosa, no padecía sobrepeso y recién había contraído matrimonio con un hombre de nacionalidad española, algo que la llevó a ganar sus primeros kilitos de más.

“Cuando me casé ya había subido un poco de peso, porque a él le encantaba la comida española, que tiene mucho carbohidrato, mucha harina y también le gustaba mucho la comida italiana, por eso gradualmente empecé a subir de peso”, señala, no obstante, nunca se imaginó que su vida daría un gran giro cuando dos años después se separó.

La separación fue algo que emocionalmente la afectó, sobre todo por no haber terminado bien su relación, una situación que posteriormente la orilló a llevar una vida social llena de malos hábitos alimenticios y malas prácticas, como el consumo de alcohol y desvelos constantes que la hicieron llegar a pesar cerca de 85 kilos.

“Las malas amistades son lo peor que te puede pasar cuando estás en una época de tu vida vulnerable, porque en lugar de que te sumen, te restan, y si te juntas igual con personas que tienen problemas como tú, con divorcios, decepciones, que emocionalmente no están estables, no es lo mejor que te puede pasar, porque si tú no eres de una forma te arrastran”, advierte.
La obesidad de Érika no solo le afectó anímica y emocionalmente sino también físicamente, pues al padecer durante 16 años sobrepeso llegó a perder cuatro centímetros de altura.

“Yo medía 1.57 metros, estuve gorda unos 16 años en dos períodos, y por eso perdí 4 centímetros de altura, porque se me juntaron las vértebras (de la columna); actualmente mido 1.53 metros”, confiesa.

De esta manera, el sobrepeso le creó una gran inseguridad que la llevó a sólo vestir ropa oscura porque según ella le hacia ver más delgada, y dejar de tomarse fotografías, pues en realidad no le gustaba como se veía.

“Te ves al espejo y ya no te gustas. Llegó un punto en el que no quería que me sacaran fotos porque no me gustaba verme (…) perdí la seguridad como mujer, la gente te ve gorda y no te trata bien”, enfatiza.

Pandemia, familia y amor

Luego de varios intenos por bajar de peso usando productos milagro sin conseguir éxito alguno, con la llegada de la pandemia Érika notó que su cuerpo comenzó a resentir la obesidad que padecía.

“Ya me dolía todo y me sentía pesada del cuerpo, a pesar de que toda mi vida he caminado muchísimo y comía poco”, rememora.

Algo que la ayudó a tomar la decisión de bajar de peso fue recordar la ideología con la que siempre la educaron sus padres, quienes desde pequeña la alentaron a que podía lograr todo lo que se propusiera, incluso, afirma que cuando alcanzó su máximo peso, su padre fue quien le insinuó que ya tenía que hacer ese cambio.

“Mis papás me educaron como una campeona, de chiquita siempre me dijeron que yo podía hacer todo, salir adelante y jamás me dijeron ‘no puedes’, por eso estaban deprimidos de verme así, incluso en la pandemia mi papá me dijo ‘hija, creo que ya abusaste y haz algo’”, recuerda.

Ya con la decisión tomada, a principios del 2021, Érika comenzó a restringir su alimentación y logró bajar un par de kilos, pero algo que definitivamente fue uno de sus principales motores para lograr su objetivo fue que, luego de estar diez años soltera, inició una nueva relación sentimental y su pareja le aconsejó ir con un especialista en nutrición y obesidad.

“Yo ya estaba decidida a hacer un cambio porque ya no estaba feliz conmigo, me sentía muy acomplejada, muy mal de salir a la calle”, puntualiza.

Una vez que acudió con el especialista se dio cuenta de que pesaba 104 kilos y, después de una valoración, emprendió un plan alimenticio que consistió en una dieta muy restringida, a base de grasas.

“Comencé a ir al médico y me mandó una dieta, al segundo día yo ya daba de gritos, porque era una dieta muy restringida, muy matadora y decía que ya no podía, pero si no hubiera sido por mi novio, que siempre estuvo ahí y me terapeaba (la habría dejado)”, relata ahora con sentido del humor.

Nada fue fácil

Desafortunadamente su relación terminó unos meses después y, aunque pudo haber sido uno de los momentos en los que podía haber recaído, entre más perdía peso más se motivaba, gracias a la disciplina y la constancia que mantuvo durante los primeros meses de dieta, entre los que logró perder entre 5 y 8 kilos mensuales.

Hace un mes, Érika terminó su primera dieta y después de un año alcanzó su objetivo de llegar a los 47 kilos, que es un peso permitido por la estatura que actualmente tiene; ahora pesa 49 kilos y se encuentra en su etapa de mantenimiento; una vez concluida esta segunda fase, continuará con un régimen alimenticio acorde a su edad, estatura y actividad física para el resto de su vida.

“Por mucho tiempo me sentí completamente derrotada y desvalorizada por mí misma, yo no estaba contenta y me deprimía, era como un túnel sin salida porque no sabía cómo arreglar el desmadre que yo misma había provocado. No fue nada fácil, por eso tienes que estar súper seguro de lo quieres para ser feliz, porque una persona obesa no creo que sea feliz, yo no lo fui”, admite.

Para ella, asumir un reto así de complicado requiere siempre de soporte afectivo para conseguir tus objetivos, ya sea una pareja, un familiar o un verdadero amigo; asimismo, recalca la importancia de llevar el proceso con la ayuda de un psicólogo, tener siempre supervisión médica y obedecer todas y cada una de sus indicaciones.

Por otra parte, destaca que la importancia de tener un objetivo claro y estar convencido de que se quiere llegar al peso ideal, radica en tener conciencia, alejarse de todo lo que te distrae para cumplir tus metas. En su caso, dejó de salir con amigos, incluso dejó de ver a su familia al menos los primeros 6 u 8 meses del proceso para evitar antojos.

“Yo me la pasé sin comer nada que no fuera de mi régimen alimenticio. No comí chiles en nogada, ni antojitos en septiembre, hojaldras en noviembre, tampoco estuve en la cena de navidad y año nuevo, en mi cumpleaños todos comimos lo de mi dieta y sí hubo pastel, pero yo no me comí ni una sola rebanada”, puntualiza.

Érika Reyes Juárez es hoy una mujer diferente, luce delgada y su semblante cambió, se nota radiante y segura de sí misma, se arregla coqueta y se mira al espejo gustosa de recuperar a su yo de años atrás.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“Ahora estoy feliz porque logré recuperar a Erika y yo estoy muy orgullosa de mí por haber logrado esto. Me veo al espejo y yo me digo a mí misma que ‘soy bien chingona’ y me siento poderosa, invencible, pero todo en buen sentido. Me quiero ver bonita en todos lados y que la gente diga ‘qué chica más guapa’, y sí es vanidad, pero me costó mucho trabajo y por eso lo quiero presumir y creo que es muy válido”, remata.


“La gente que te ve gorda no te trata bien”, afirma Érika, una mujer de 52 años, que mide 1.53 metros y pesa 49 kilos. Lleva una vida sana y saludable y tiene el cuerpo que hasta hace algunos años anhelaba.

Sin embargo, hasta hace poco más de un año su situación era muy diferente pues pesaba 104 kilos, producto de una obesidad que la llevó a ser blanco de burlas y a sufrir inseguridades, pero, sobre todo, que un día la hizo levantarse y tomar la fuerza necesaria para hacer un cambio en su vida.

Te puede interesar: ¿Cómo saber si estoy comiendo carne de perro? Identifícala con estas características

“Yo estaba muy deprimida por mi sobrepeso, porque yo me veía al espejo y no era la Érika que siempre fui, a mí me daba mucho coraje haberme maltratado así, porque lo que yo veía en el espejo era el daño que yo había provocado a mi cuerpo por no superar problemas emocionales que se resuelven con un psicólogo”, comparte en una emotiva entrevista, con lágrimas en los ojos, pero a la vez, con una mirada segura y tranquila por haber logrado su objetivo.

Depresión y malas amistades

Érika Reyes Juárez nació en la Ciudad de México, pero vive en la ciudad de Puebla desde los 11 años, es diseñadora gráfica de profesión, y hace dos décadas llevaba una vida normal y exitosa, no padecía sobrepeso y recién había contraído matrimonio con un hombre de nacionalidad española, algo que la llevó a ganar sus primeros kilitos de más.

“Cuando me casé ya había subido un poco de peso, porque a él le encantaba la comida española, que tiene mucho carbohidrato, mucha harina y también le gustaba mucho la comida italiana, por eso gradualmente empecé a subir de peso”, señala, no obstante, nunca se imaginó que su vida daría un gran giro cuando dos años después se separó.

La separación fue algo que emocionalmente la afectó, sobre todo por no haber terminado bien su relación, una situación que posteriormente la orilló a llevar una vida social llena de malos hábitos alimenticios y malas prácticas, como el consumo de alcohol y desvelos constantes que la hicieron llegar a pesar cerca de 85 kilos.

“Las malas amistades son lo peor que te puede pasar cuando estás en una época de tu vida vulnerable, porque en lugar de que te sumen, te restan, y si te juntas igual con personas que tienen problemas como tú, con divorcios, decepciones, que emocionalmente no están estables, no es lo mejor que te puede pasar, porque si tú no eres de una forma te arrastran”, advierte.
La obesidad de Érika no solo le afectó anímica y emocionalmente sino también físicamente, pues al padecer durante 16 años sobrepeso llegó a perder cuatro centímetros de altura.

“Yo medía 1.57 metros, estuve gorda unos 16 años en dos períodos, y por eso perdí 4 centímetros de altura, porque se me juntaron las vértebras (de la columna); actualmente mido 1.53 metros”, confiesa.

De esta manera, el sobrepeso le creó una gran inseguridad que la llevó a sólo vestir ropa oscura porque según ella le hacia ver más delgada, y dejar de tomarse fotografías, pues en realidad no le gustaba como se veía.

“Te ves al espejo y ya no te gustas. Llegó un punto en el que no quería que me sacaran fotos porque no me gustaba verme (…) perdí la seguridad como mujer, la gente te ve gorda y no te trata bien”, enfatiza.

Pandemia, familia y amor

Luego de varios intenos por bajar de peso usando productos milagro sin conseguir éxito alguno, con la llegada de la pandemia Érika notó que su cuerpo comenzó a resentir la obesidad que padecía.

“Ya me dolía todo y me sentía pesada del cuerpo, a pesar de que toda mi vida he caminado muchísimo y comía poco”, rememora.

Algo que la ayudó a tomar la decisión de bajar de peso fue recordar la ideología con la que siempre la educaron sus padres, quienes desde pequeña la alentaron a que podía lograr todo lo que se propusiera, incluso, afirma que cuando alcanzó su máximo peso, su padre fue quien le insinuó que ya tenía que hacer ese cambio.

“Mis papás me educaron como una campeona, de chiquita siempre me dijeron que yo podía hacer todo, salir adelante y jamás me dijeron ‘no puedes’, por eso estaban deprimidos de verme así, incluso en la pandemia mi papá me dijo ‘hija, creo que ya abusaste y haz algo’”, recuerda.

Ya con la decisión tomada, a principios del 2021, Érika comenzó a restringir su alimentación y logró bajar un par de kilos, pero algo que definitivamente fue uno de sus principales motores para lograr su objetivo fue que, luego de estar diez años soltera, inició una nueva relación sentimental y su pareja le aconsejó ir con un especialista en nutrición y obesidad.

“Yo ya estaba decidida a hacer un cambio porque ya no estaba feliz conmigo, me sentía muy acomplejada, muy mal de salir a la calle”, puntualiza.

Una vez que acudió con el especialista se dio cuenta de que pesaba 104 kilos y, después de una valoración, emprendió un plan alimenticio que consistió en una dieta muy restringida, a base de grasas.

“Comencé a ir al médico y me mandó una dieta, al segundo día yo ya daba de gritos, porque era una dieta muy restringida, muy matadora y decía que ya no podía, pero si no hubiera sido por mi novio, que siempre estuvo ahí y me terapeaba (la habría dejado)”, relata ahora con sentido del humor.

Nada fue fácil

Desafortunadamente su relación terminó unos meses después y, aunque pudo haber sido uno de los momentos en los que podía haber recaído, entre más perdía peso más se motivaba, gracias a la disciplina y la constancia que mantuvo durante los primeros meses de dieta, entre los que logró perder entre 5 y 8 kilos mensuales.

Hace un mes, Érika terminó su primera dieta y después de un año alcanzó su objetivo de llegar a los 47 kilos, que es un peso permitido por la estatura que actualmente tiene; ahora pesa 49 kilos y se encuentra en su etapa de mantenimiento; una vez concluida esta segunda fase, continuará con un régimen alimenticio acorde a su edad, estatura y actividad física para el resto de su vida.

“Por mucho tiempo me sentí completamente derrotada y desvalorizada por mí misma, yo no estaba contenta y me deprimía, era como un túnel sin salida porque no sabía cómo arreglar el desmadre que yo misma había provocado. No fue nada fácil, por eso tienes que estar súper seguro de lo quieres para ser feliz, porque una persona obesa no creo que sea feliz, yo no lo fui”, admite.

Para ella, asumir un reto así de complicado requiere siempre de soporte afectivo para conseguir tus objetivos, ya sea una pareja, un familiar o un verdadero amigo; asimismo, recalca la importancia de llevar el proceso con la ayuda de un psicólogo, tener siempre supervisión médica y obedecer todas y cada una de sus indicaciones.

Por otra parte, destaca que la importancia de tener un objetivo claro y estar convencido de que se quiere llegar al peso ideal, radica en tener conciencia, alejarse de todo lo que te distrae para cumplir tus metas. En su caso, dejó de salir con amigos, incluso dejó de ver a su familia al menos los primeros 6 u 8 meses del proceso para evitar antojos.

“Yo me la pasé sin comer nada que no fuera de mi régimen alimenticio. No comí chiles en nogada, ni antojitos en septiembre, hojaldras en noviembre, tampoco estuve en la cena de navidad y año nuevo, en mi cumpleaños todos comimos lo de mi dieta y sí hubo pastel, pero yo no me comí ni una sola rebanada”, puntualiza.

Érika Reyes Juárez es hoy una mujer diferente, luce delgada y su semblante cambió, se nota radiante y segura de sí misma, se arregla coqueta y se mira al espejo gustosa de recuperar a su yo de años atrás.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“Ahora estoy feliz porque logré recuperar a Erika y yo estoy muy orgullosa de mí por haber logrado esto. Me veo al espejo y yo me digo a mí misma que ‘soy bien chingona’ y me siento poderosa, invencible, pero todo en buen sentido. Me quiero ver bonita en todos lados y que la gente diga ‘qué chica más guapa’, y sí es vanidad, pero me costó mucho trabajo y por eso lo quiero presumir y creo que es muy válido”, remata.


Sociedad

Se disparan los casos de dengue en México, ¿cuáles son los estados más afectados?

Las muertes también se cuadruplicaron; las personas con este padecimiento piensan que no van a sobrevivir

Sociedad

Hay 500 extranjeros recluidos en penales federales

Entre los principales delitos figuran delincuencia organizada, portación de armas exclusivas del Ejército y contra la salud

Metrópoli

Invaden 9 mil hombres las zonas exclusivas del Metro

Los juzgados cívicos sancionan a los sujetos por ocupar espacios para mujeres en el Metro y Metrobús

Política

Reponen elecciones en tres municipios de Chiapas

En dos procesos ordinarios anteriores se pasó de 10 elecciones extraordinarias en 2018 a seis en 2022 y serán tres en 2024

Política

Miguel Ángel Yunes puede rendir protesta “enmascarado”

El senador electo es acusado de uso de documentación falso y fraude procesal

Sociedad

Mueren ahogados 7 jóvenes en el río Calzada de Coatzacoalcos, Veracruz

Durante el rescate surgieron versiones que se trataba de una familia, sin embargo, con el paso de los minutos se conoció que eran varios jóvenes