/ domingo 13 de noviembre de 2016

Turismo encarece las rentas en Venecia

Centenares de venecianos se manifestaron por las calles de la ciudad para alertar del éxodo al que se ven obligados por la presión del turismo, que encarece los alquileres y complica su vida diaria.

Unas 300 personas desfilaron por el centro histórico durante esa concentración bautizada "Venexodus", bajo la mirada de los turistas.

"Sin los venecianos ya no me llamo Venecia", "Adiós Venecia" "Yo no me voy, ocupo y resisto", se podía leer en las pancartas que enarbolaban los habitantes o en los mensajes pegados en las maletas, según una periodista de la AFP.

Ante el ayuntamiento, un hombre vestido de "Dogo", como se conocía a los dirigentes históricos de la República de Venecia, se subió a una góndola para simbolizar la huida de los habitantes.

"Venecia pierde mil habitantes cada año. Ahora cuenta con menos de 55 mil, en comparación con 100 mil hace cuarenta años. El peligro es muy importante. Nos estamos convirtiendo en Pompeya, una ciudad que la gente visita, que dicen que es magnífica pero donde no vive nadie" explicó Matteo Secchi, presidente de la asociación Venessia.com, organizadora de la manifestación.

"Los venecianos no están contra los turistas. Es justo que los venecianos puedan visitar Venecia, pero también es justo que los venecianos puedan vivir ahí. El desafío es conseguir gestionar esos dos mundos diferentes" añadió.

Los manifestantes pidieron una verdadera política de alojamiento pública, ante la explosión de los alquileres. Los propietarios prefieren los alquileres de corta duración, y los habitantes aseguran que al mismo tiempo hay 2 mil apartamentos del sector público vacíos.

Centenares de venecianos se manifestaron por las calles de la ciudad para alertar del éxodo al que se ven obligados por la presión del turismo, que encarece los alquileres y complica su vida diaria.

Unas 300 personas desfilaron por el centro histórico durante esa concentración bautizada "Venexodus", bajo la mirada de los turistas.

"Sin los venecianos ya no me llamo Venecia", "Adiós Venecia" "Yo no me voy, ocupo y resisto", se podía leer en las pancartas que enarbolaban los habitantes o en los mensajes pegados en las maletas, según una periodista de la AFP.

Ante el ayuntamiento, un hombre vestido de "Dogo", como se conocía a los dirigentes históricos de la República de Venecia, se subió a una góndola para simbolizar la huida de los habitantes.

"Venecia pierde mil habitantes cada año. Ahora cuenta con menos de 55 mil, en comparación con 100 mil hace cuarenta años. El peligro es muy importante. Nos estamos convirtiendo en Pompeya, una ciudad que la gente visita, que dicen que es magnífica pero donde no vive nadie" explicó Matteo Secchi, presidente de la asociación Venessia.com, organizadora de la manifestación.

"Los venecianos no están contra los turistas. Es justo que los venecianos puedan visitar Venecia, pero también es justo que los venecianos puedan vivir ahí. El desafío es conseguir gestionar esos dos mundos diferentes" añadió.

Los manifestantes pidieron una verdadera política de alojamiento pública, ante la explosión de los alquileres. Los propietarios prefieren los alquileres de corta duración, y los habitantes aseguran que al mismo tiempo hay 2 mil apartamentos del sector público vacíos.