/ viernes 24 de junio de 2016

Infonavit subastará cinco mil viviendas recuperadas

  • Lo recaudado irá directamente a la Subcuenta de casas de los trabajadores
  •  Se espera que hacia finales de este año se vendan alrededor de 30 mil

En el Infonavit, como institución fundamental de la seguridad social del Estado mexicano, tenemos el deber de rendir cuentas a la sociedad y sobre todo a quienes son los auténticos dueños del Instituto, es decir, los trabajadores. Por ello, con ese afán de rendir cuentas, y transparentar acciones, la próxima semana se llevará a cabo una subasta pública de casas recuperadas, señaló su director general, David Penchyna Grub, al participar en el VI Congreso Internacional Cancún Investment Sumit 2016: Tendencias Inmobiliarias.

En el evento organizado por la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), A.C., Penchyna Grub dijo que próximamente, se subastarán alrededor de 5 mil viviendas y se espera que hacia el final de 2016, el total ascienda a alrededor de 30 mil. Dinero que irá directamente a la subcuenta de los derechohabientes del Infonavit. Y anunció que estas subastas se harán en todas las regiones del país.

Ante los profesionales inmobiliarios, señaló que en años anteriores la política de vivienda se orientó principalmente a generar oferta, lo que derivó en que hoy tengamos alrededor de 250 mil viviendas abandonadas, modelo que, afortunadamente, quedó atrás.

Es por ello que el Infonavit, acorde a la nueva política de vivienda, impulsada por el Gobierno de la República, está implementando nuevas opciones crediticias y, principalmente, está acercándose a la gente, convencidos de que “necesitamos saber qué quieren los derechohabientes, qué necesitan, dónde están, cuál es su realidad económica para poder ofertar el producto adecuado y no estar tratando de atinarle a que la oferta ajuste a la demanda”.

De igual manera, debemos ser conscientes de que los espacios en las ciudades son cada vez más costosos y fomentar la cultura de la vivienda vertical para logar así el crecimiento inteligente de las ciudades y fomentar el aprovechamiento óptimo de la infraestructura existente en los centros urbanos e inhibir la expansión de la mancha urbana, para lo cual es necesario escuchar y aprovechar el talento de los profesionales inmobiliarios, como parte indispensable de la cadena de valor.

Penchyna Grub agradeció a la AMPI la oportunidad de poder dialogar con todos ellos, y los conminó a ser autocríticos, propositivos, que denuncien lo que esté mal en el Infonavit y que planteen qué quieren del Instituto de ahora en adelante, porque esta relación no puede estar basada en un tarea de sólo comprar la vivienda que por mala originación está regresando el mercado, además de generar un justificado malestar social.

  • Lo recaudado irá directamente a la Subcuenta de casas de los trabajadores
  •  Se espera que hacia finales de este año se vendan alrededor de 30 mil

En el Infonavit, como institución fundamental de la seguridad social del Estado mexicano, tenemos el deber de rendir cuentas a la sociedad y sobre todo a quienes son los auténticos dueños del Instituto, es decir, los trabajadores. Por ello, con ese afán de rendir cuentas, y transparentar acciones, la próxima semana se llevará a cabo una subasta pública de casas recuperadas, señaló su director general, David Penchyna Grub, al participar en el VI Congreso Internacional Cancún Investment Sumit 2016: Tendencias Inmobiliarias.

En el evento organizado por la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), A.C., Penchyna Grub dijo que próximamente, se subastarán alrededor de 5 mil viviendas y se espera que hacia el final de 2016, el total ascienda a alrededor de 30 mil. Dinero que irá directamente a la subcuenta de los derechohabientes del Infonavit. Y anunció que estas subastas se harán en todas las regiones del país.

Ante los profesionales inmobiliarios, señaló que en años anteriores la política de vivienda se orientó principalmente a generar oferta, lo que derivó en que hoy tengamos alrededor de 250 mil viviendas abandonadas, modelo que, afortunadamente, quedó atrás.

Es por ello que el Infonavit, acorde a la nueva política de vivienda, impulsada por el Gobierno de la República, está implementando nuevas opciones crediticias y, principalmente, está acercándose a la gente, convencidos de que “necesitamos saber qué quieren los derechohabientes, qué necesitan, dónde están, cuál es su realidad económica para poder ofertar el producto adecuado y no estar tratando de atinarle a que la oferta ajuste a la demanda”.

De igual manera, debemos ser conscientes de que los espacios en las ciudades son cada vez más costosos y fomentar la cultura de la vivienda vertical para logar así el crecimiento inteligente de las ciudades y fomentar el aprovechamiento óptimo de la infraestructura existente en los centros urbanos e inhibir la expansión de la mancha urbana, para lo cual es necesario escuchar y aprovechar el talento de los profesionales inmobiliarios, como parte indispensable de la cadena de valor.

Penchyna Grub agradeció a la AMPI la oportunidad de poder dialogar con todos ellos, y los conminó a ser autocríticos, propositivos, que denuncien lo que esté mal en el Infonavit y que planteen qué quieren del Instituto de ahora en adelante, porque esta relación no puede estar basada en un tarea de sólo comprar la vivienda que por mala originación está regresando el mercado, además de generar un justificado malestar social.