/ sábado 9 de abril de 2016

Ordena INAI a Pemex revelar importaciones

  • La empresa pretendió reservar la información por 12 años ante petición de un particular

Martha Elva González / El Sol de México

Petróleos Mexicanos (Pemex) debe dar a conocer el valor total y el volumen de cada una de las importaciones de gasolina y diesel, así como de otros productos petrolíferos comprados a Estados Unidos entre el primero de enero del 2000 a octubre de 2015, ordenó el Instituto Nacional de Transparencia (INAI), luego que la empresa pretendió reservar la información por 12 años.

Al presentar el asunto ante el pleno, el comisionado Rosendo Evgueni Monterrey dijo que, “al conocer esa información, se puede medir el desempeño de la hoy empresa Pemex Transformación Industrial, en el abastecimiento de combustibles al mercado nacional, además, favorece la rendición de cuentas, respecto de la erogación de los recursos públicos que se emplean para la compra de esos productos”.

En respuesta a un particular que solicitó esa información, Pemex dijo que “no podía ser entregada por estar reservada, en términos del secreto comercial e industrial”.

De manera adicional, refirió que de acuerdo con la Ley de Petróleos Mexicanos, su Consejo de Administración adoptó las medidas necesarias para “el resguardo y protección de la información relacionada con las actividades empresariales, económicas e industriales, que desarrollen sus empresas productivas subsidiarias y que signifiquen obtener o mantener una ventaja competitiva o económica frente a terceros”.

Y pretendió que la información relacionada se buscara en el “volumen de comercio exterior”, que -dijo- es pública y está en la “base de datos institucional de Pemex”, de ahí que proporcionó el vínculo electrónico correspondiente, para su consulta, pero, inconforme con la respuesta, el particular interpuso recurso de revisión ante el INAI.

En sus alegatos, el sujeto obligado, además de reiterar la reserva, señaló que la información solicitada se refiere a actividades de carácter comercial e industrial, realizadas como nueva empresa productiva del Estado, denominada Pemex Transformación Industrial, de ahí que dicha información sea protegida por el secreto comercial o industrial.

En el análisis, el comisionado Monterrey indicó que la divulgación de la información “no puede significar una desventaja competitiva frente a terceros, toda vez que no está íntimamente relacionada con métodos o procesos de producción.

“Tampoco con medios o formas de distribuciones o comercialización, ni mucho menos con conocimiento técnico-industrial interno, sino que la misma, únicamente, refiere a datos numéricos, pesos y centavos”.

Apuntó que, tras una búsqueda de información pública, pudo constatar que Pemex ha dado a conocer el valor de las importaciones de gasolina y diesel, así como de otros productos petrolíferos, posterior a la fecha de que éste fuera considerado, una empresa productiva del Estado.

Y respecto a esa información emitida, por sus características, “no da lugar a advertir que ésta pueda ser considerada como de datos clasificados o confidenciales”.

Lo anterior, “porque se trata de información a través de la cual el Estado garantiza el correcto desahogo de las actividades con las que el sujeto obligado cuenta como empresa productiva.

  • La empresa pretendió reservar la información por 12 años ante petición de un particular

Martha Elva González / El Sol de México

Petróleos Mexicanos (Pemex) debe dar a conocer el valor total y el volumen de cada una de las importaciones de gasolina y diesel, así como de otros productos petrolíferos comprados a Estados Unidos entre el primero de enero del 2000 a octubre de 2015, ordenó el Instituto Nacional de Transparencia (INAI), luego que la empresa pretendió reservar la información por 12 años.

Al presentar el asunto ante el pleno, el comisionado Rosendo Evgueni Monterrey dijo que, “al conocer esa información, se puede medir el desempeño de la hoy empresa Pemex Transformación Industrial, en el abastecimiento de combustibles al mercado nacional, además, favorece la rendición de cuentas, respecto de la erogación de los recursos públicos que se emplean para la compra de esos productos”.

En respuesta a un particular que solicitó esa información, Pemex dijo que “no podía ser entregada por estar reservada, en términos del secreto comercial e industrial”.

De manera adicional, refirió que de acuerdo con la Ley de Petróleos Mexicanos, su Consejo de Administración adoptó las medidas necesarias para “el resguardo y protección de la información relacionada con las actividades empresariales, económicas e industriales, que desarrollen sus empresas productivas subsidiarias y que signifiquen obtener o mantener una ventaja competitiva o económica frente a terceros”.

Y pretendió que la información relacionada se buscara en el “volumen de comercio exterior”, que -dijo- es pública y está en la “base de datos institucional de Pemex”, de ahí que proporcionó el vínculo electrónico correspondiente, para su consulta, pero, inconforme con la respuesta, el particular interpuso recurso de revisión ante el INAI.

En sus alegatos, el sujeto obligado, además de reiterar la reserva, señaló que la información solicitada se refiere a actividades de carácter comercial e industrial, realizadas como nueva empresa productiva del Estado, denominada Pemex Transformación Industrial, de ahí que dicha información sea protegida por el secreto comercial o industrial.

En el análisis, el comisionado Monterrey indicó que la divulgación de la información “no puede significar una desventaja competitiva frente a terceros, toda vez que no está íntimamente relacionada con métodos o procesos de producción.

“Tampoco con medios o formas de distribuciones o comercialización, ni mucho menos con conocimiento técnico-industrial interno, sino que la misma, únicamente, refiere a datos numéricos, pesos y centavos”.

Apuntó que, tras una búsqueda de información pública, pudo constatar que Pemex ha dado a conocer el valor de las importaciones de gasolina y diesel, así como de otros productos petrolíferos, posterior a la fecha de que éste fuera considerado, una empresa productiva del Estado.

Y respecto a esa información emitida, por sus características, “no da lugar a advertir que ésta pueda ser considerada como de datos clasificados o confidenciales”.

Lo anterior, “porque se trata de información a través de la cual el Estado garantiza el correcto desahogo de las actividades con las que el sujeto obligado cuenta como empresa productiva.