/ lunes 26 de junio de 2017

China consolida avance económico en América Latina según reporte de la OCDE

La inversión extranjera directa hacia Latinoamérica proveniente de China alcanzó los 70 mil millones de dólares desde el año 2012, con lo cual esa nación cimenta su influencia económica en la región, de acuerdo con un informe de la OCDE.

El reporte del Centro Adrianne Arsht de América Latina del Consejo Atlántico y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) concluyó que mientras Estados Unidos desarrolla su propia estrategia en la región, “el compromiso económico de China avanza a toda velocidad”.

“China está completando la 'trifecta' económica con América Latina”, dijo Sean Miner, director asociado del proyecto China-América Latina del Centro Adrienne Arsht y coautor del informe “La IED (Inversión Extranjera Directa) china en América Latina: Nuevas Tendencias con Implicaciones Globales”.

Explicó que, primero a través del comercio, luego financiamiento y ahora la inversión directa, China consolida su presencia en la región “y se está colocando para ocupar la posición de Estados Unidos en la influencia a largo plazo”.

Puedes leer: 

El grueso de la inversión extranjera directa proveniente de China hacia la región desde 2003 ha tenido como destino Brasil y Perú, con un monto combinado de 79 mil millones de dólares.

México, Argentina, Bolivia y Chile han sido también centros receptores de estos flujos, al igual que otras naciones del continente y el Caribe, aunque los volúmenes registrados distan por mucho de los que se han destinado a las primeras dos.

De acuerdo con el reporte, entre 2013 y 2016 China destinó el 50 por ciento de su inversión directa al sector de servicios, en áreas como el transporte, las finanzas, la electricidad, las tecnologías informáticas y de comunicación y la energía alternativa.

Este volumen contrastó de manera notable frente al 21 por ciento que representaron los dineros destinados a este sector en años anteriores.

Ver más: 

Pese a todo, los ramos petroleros y de la minería continúan representando los mayores destinos de la inversión directa china, aunque entre 2013 y 2016 estos flujos representaron tan sólo 37 por ciento de la inversión total.

De manera adicional, China se ha convertido en una importante fuente crediticia para los países de la región con préstamos superiores a los 140 mil millones de dólares desde 2005.

El reporte destacó que China busca también fortalecer los lazos diplomáticos con la región, haciendo notar el hecho de que en los últimos tres años el presidente chino Xi Jinping ha visitado América Latina en tres ocasiones.

Ángel Melguizo, coautor del informe y jefe de la Unidad de América Latina y el Caribe de la OCDE, dijo que desde los préstamos a gobiernos, hasta inversiones directas en el sector privado, la presencia financiera de China en América Latina es notable.

“La IED china alcanza ya a una docena de países de la región, en sectores clave más allá del sector extractivo, como las telecomunicaciones y las energías alternativas. Pero la nueva asociación con China, basada en el comercio, las finanzas y la cooperación para el desarrollo, necesita una América Latina activa e integrada”, indicó.

Entérate: 

La inversión extranjera directa hacia Latinoamérica proveniente de China alcanzó los 70 mil millones de dólares desde el año 2012, con lo cual esa nación cimenta su influencia económica en la región, de acuerdo con un informe de la OCDE.

El reporte del Centro Adrianne Arsht de América Latina del Consejo Atlántico y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) concluyó que mientras Estados Unidos desarrolla su propia estrategia en la región, “el compromiso económico de China avanza a toda velocidad”.

“China está completando la 'trifecta' económica con América Latina”, dijo Sean Miner, director asociado del proyecto China-América Latina del Centro Adrienne Arsht y coautor del informe “La IED (Inversión Extranjera Directa) china en América Latina: Nuevas Tendencias con Implicaciones Globales”.

Explicó que, primero a través del comercio, luego financiamiento y ahora la inversión directa, China consolida su presencia en la región “y se está colocando para ocupar la posición de Estados Unidos en la influencia a largo plazo”.

Puedes leer: 

El grueso de la inversión extranjera directa proveniente de China hacia la región desde 2003 ha tenido como destino Brasil y Perú, con un monto combinado de 79 mil millones de dólares.

México, Argentina, Bolivia y Chile han sido también centros receptores de estos flujos, al igual que otras naciones del continente y el Caribe, aunque los volúmenes registrados distan por mucho de los que se han destinado a las primeras dos.

De acuerdo con el reporte, entre 2013 y 2016 China destinó el 50 por ciento de su inversión directa al sector de servicios, en áreas como el transporte, las finanzas, la electricidad, las tecnologías informáticas y de comunicación y la energía alternativa.

Este volumen contrastó de manera notable frente al 21 por ciento que representaron los dineros destinados a este sector en años anteriores.

Ver más: 

Pese a todo, los ramos petroleros y de la minería continúan representando los mayores destinos de la inversión directa china, aunque entre 2013 y 2016 estos flujos representaron tan sólo 37 por ciento de la inversión total.

De manera adicional, China se ha convertido en una importante fuente crediticia para los países de la región con préstamos superiores a los 140 mil millones de dólares desde 2005.

El reporte destacó que China busca también fortalecer los lazos diplomáticos con la región, haciendo notar el hecho de que en los últimos tres años el presidente chino Xi Jinping ha visitado América Latina en tres ocasiones.

Ángel Melguizo, coautor del informe y jefe de la Unidad de América Latina y el Caribe de la OCDE, dijo que desde los préstamos a gobiernos, hasta inversiones directas en el sector privado, la presencia financiera de China en América Latina es notable.

“La IED china alcanza ya a una docena de países de la región, en sectores clave más allá del sector extractivo, como las telecomunicaciones y las energías alternativas. Pero la nueva asociación con China, basada en el comercio, las finanzas y la cooperación para el desarrollo, necesita una América Latina activa e integrada”, indicó.

Entérate: