/ jueves 4 de noviembre de 2021

Cuttiecup: Mujeres arriba, tabús abajo

Se trata de una de las primeras empresas en ofrecer copas menstruales para el mercado de retail mexicano

El tabú de la menstruación femenina no sólo ha limitado la capacidad de las mujeres para aprender y expresar su sexualidad, explica la emprendedora Estefanía González. El hecho de que como sociedad queramos barrer bajo la alfombra todo lo relacionado con la higiene íntima de las mujeres las ha convertido en consumidoras vulnerables, dada la falta de información disponible sobre la oferta de este mercado.

Por eso hacía falta –explica– que llegaran aún más jugadoras para empezar a ofrecer variedad e innovación en el mercado de higiene íntima femenina. Y de paso, empezar a normalizarla en el plano público.

"Sabemos que especialmente en nuestro país todavía la menstruación es un tabú enorme y es por ello que detectamos una escasez dentro de la categoría de higiene íntima femenina tanto en productos como en variedad.

"Estamos tratando de romper todo el esquema generacional para que hoy pueda ser mucho más abierto y podamos empoderar a todas las mujeres y mejorar su calidad de vida. Así es como encontramos una oportunidad de empezar a ofrecer una nueva opción", explica Estefanía.

Cuttiecup, la empresa que Estefanía ha fundado junto a su socio Juan Pablo Valencia y de la cual es su directora general, es de las primeras en ofrecer copas menstruales en el mercado de retail mexicano.

A diferencia de las toallas femeninas o los tampones que son de un solo uso, la copa menstrual está pensada como un artículo de higiene femenina reutilizable hasta por cinco años, con capacidad para almacenar flujos abundantes durante el día y la noche así como durante actividades físicas y deportivas.

Las usuarias simplemente colocan la copa debajo del cuello uterino en el canal vaginal, ésta recolecta el flujo, y cuando se encuentra llena se vacía en el sanitario. Finalmente es lavada con agua y sanitizante para su reutilización.

Foto: Alejandro Aguilar

A falta de proveedores, actualmente el silicón grado médico quirúrgico utilizado para la manufactura de las copas de Cuttiecup es importado desde Asia sin embargo el producto final es ensamblado en México.

Según los socios, hay tres verticales de valor agregado en la propuesta. Primero, desde el lado financiero, la copa menstrual representa ahorros importantes pues se estima que una mexicana en promedio gasta 100 pesos mensuales en toallas o tampones de un solo uso, mientras que la copa cuesta 650 pesos y dura cinco años.

Desde el punto de vista medioambiental la reutilización de la copa elimina toneladas de residuos que terminan en vertederos y océanos.

Por último está la comodidad versus una toalla o tampones los cuales deben cambiarse cada cuatro horas frente a las 12 horas de la copa. Además ésta no genera malos olores, es cómoda y mantiene el ph natural; además de la conveniencia para las usuarias, quienes sólo requieren lavarla y volverla a colocar cuando es necesario.

"La copa menstrual básicamente les viene a proveer a todas las mujeres de una mucho mejor calidad de vida menstrual para todas".

Por ejemplo a partir de enero del 2021 en la Ciudad de México se prohibió la venta de plásticos de un solo uso, con lo que los tampones quedaron fuera del mercado por su envoltorio, vacío que Cuttiecup pretende llenar.

"Esto representa una oportunidad increíble porque para las mujeres que usaban tampones es regresar a la toalla, que es la que menos beneficios te da, o ya haces el cambio. Esperamos que esto se vaya replicando en otros estados de la República".

Según explican estos elementos en el mercado aunados a una mayor libertad sexual y de pensamiento entre las mujeres están empujando a la copa entre las consumidoras, especialmente las más jóvenes.

"La industria de la higiene femenina estaba muy cómoda porque no tenían realmente competencia, ya sea por barreras de normas sanitarias o leyes rígidas de competencia. Considero que producto de ello es que no innovó más allá de olores, colores y presentaciones de marketing.

"La copa menstrual es algo que todas hoy en día están volteando a ver. Te puedo asegurar que si a una chava le preguntas, han escuchado sobre ella o probablemente sus amigas ya la usan y ellas están a nada de hacer ese brinco. Justo lo que nosotras también estamos haciendo es educarlas para que ellas se animen a hacer el cambio".

¡COPAS PARA TODAS!

Cuttiecup es un proyecto que se ha venido incubando desde hace ocho años cuando Estefanía Gonzalez y Juan Pablo Valencia compartían aulas en la Universidad Iberoamericana, tiempo en que observaron el alto grado de desarrollo y oferta en los mercados europeos y norteamericanos de la higiene íntima femenina.

Luego de hacer un estudio de mercado los emprendedores descubrieron que la solución de la copa podía ser bien recibida más allá de clases sociales acomodadas, pues la falta de mayor valor agregado durante su vida menstrual es un mal que aqueja a todas las mujeres en México sin importar su origen.

"La idea inicial era que no había una solución fuera de los métodos tradicionales de la toalla o el tampón en México pero que ya estaban en muchos países de primer mundo. Creíamos que la solución iba a ser quizá sólo un lujo y nos dimos cuenta que muchas mujeres estaban buscando el producto.

"Esta escasez en el mercado viene de no entender los productos, de no entender cuál es la mejor opción para mí y de la educación que le han venido dando a las mujeres y es justo lo que estamos queriendo atacar, y romper ese estatus que hoy en día siguen existiendo en México".

Según cuentan Estefanía y Juan Pablo, el proyecto fue desarrollándose mientras cursaban la carrera de marketing y para cuando egresaron ya contaban con ángeles inversionistas, todos parte de la comunidad de la Ibero.

"No aplicamos para ningún fondo o salida de capital. Fue un proyecto que llamó mucho la atención y la mayoría de socios inversionistas son de la misma generación y edad que nosotros, vieron que había una necesidad que se tenía que cubrir".

De 2015 a marzo del 20202 fueron años en los que Estefanía y Juan Pablo se dedicaron a encontrar proveedores en el mercado asiático, visitar fábricas y principalmente a cumplir las normativas en la materia impuestas por la Cofepris.

Foto: Alejandro Aguilar

Justo en tiempo de pandemia y con todos los permisos en regla la marca pudo finalmente comenzar a tocar la puerta de los principales retailers del país apenas hace 14 meses.

"Los primeros años fueron duros. En el inter estuvimos haciendo posicionamiento de marca para que las mujeres nos conocieran y entender por qué llegábamos al mercado.

"Ya con el certificado de Cofepris tuvimos que sentarnos con cada tienda y explicarles por qué nuestro producto debía de estar dentro de estas opciones en la categoría, y así empezamos a crecer".

Estefanía explica que el haber visto la luz durante la pandemia ayudó a Cuttiecup a posicionarse más rápidamente entre las mujeres en la medida que más de ellas estuvieron conectadas a sus redes y comprando en línea.

"Nadie quería salir y estaban investigando qué cosas nuevas había y quién estaba disrumpiendo mercados. De esa manera muchas más mujeres nos voltearon a ver y cuando ya salimos a vender estaban listas".

Evidencia de ello es que a pesar de Cuttiecup ya se vende en las principales 15 cadenas nacionales de supermercados y farmacias, tales como Farmacias San Pablo, Walmart o La Comer, el 50 por ciento de los ingresos de la empresa llegan por el canal online, ya sea por plataformas web de los comercios, la tienda en línea propia o Amazon.

Con crecimientos mensuales en ventas del 35 por ciento, el siguiente objetivo en puerta para la marca es consolidar la presencia en Chile así como comenzar a vender en Perú, Colombia así como en Estados Unidos, donde ya cuentan con los permisos requeridos.

Asimismo, la empresa se encuentra ampliando su catálogo de productos para permanecer en la rutina de las usuarias mientras dura la vida útil de la copa, con desinfectantes, vasos y fundas así como productos asociados a cólicos menstruales.

"Aunque nuestra copa dura cinco años y nunca va a ser un producto de consumo, son 30, 40 años de menstruación, entonces tenemos un mercado inmenso de millones de mujeres sólo en México. Creo que este mercado tiene mucho hacia dónde moverse.

"El plan es llegar a todos los países en América y hay muchos de ellos donde todavía no hay una alternativa como la que trajimos a México. Y hacia adelante, y si me preguntas sobre nuestras ideas más locas, estamos empezando a hacer las primeras inversiones para ver una copa que recolecte toda la información asociada al ciclo menstrual de la mujer. En todo eso estamos apostando y estamos en los pasos apenas de bebe, gateando".



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

El tabú de la menstruación femenina no sólo ha limitado la capacidad de las mujeres para aprender y expresar su sexualidad, explica la emprendedora Estefanía González. El hecho de que como sociedad queramos barrer bajo la alfombra todo lo relacionado con la higiene íntima de las mujeres las ha convertido en consumidoras vulnerables, dada la falta de información disponible sobre la oferta de este mercado.

Por eso hacía falta –explica– que llegaran aún más jugadoras para empezar a ofrecer variedad e innovación en el mercado de higiene íntima femenina. Y de paso, empezar a normalizarla en el plano público.

"Sabemos que especialmente en nuestro país todavía la menstruación es un tabú enorme y es por ello que detectamos una escasez dentro de la categoría de higiene íntima femenina tanto en productos como en variedad.

"Estamos tratando de romper todo el esquema generacional para que hoy pueda ser mucho más abierto y podamos empoderar a todas las mujeres y mejorar su calidad de vida. Así es como encontramos una oportunidad de empezar a ofrecer una nueva opción", explica Estefanía.

Cuttiecup, la empresa que Estefanía ha fundado junto a su socio Juan Pablo Valencia y de la cual es su directora general, es de las primeras en ofrecer copas menstruales en el mercado de retail mexicano.

A diferencia de las toallas femeninas o los tampones que son de un solo uso, la copa menstrual está pensada como un artículo de higiene femenina reutilizable hasta por cinco años, con capacidad para almacenar flujos abundantes durante el día y la noche así como durante actividades físicas y deportivas.

Las usuarias simplemente colocan la copa debajo del cuello uterino en el canal vaginal, ésta recolecta el flujo, y cuando se encuentra llena se vacía en el sanitario. Finalmente es lavada con agua y sanitizante para su reutilización.

Foto: Alejandro Aguilar

A falta de proveedores, actualmente el silicón grado médico quirúrgico utilizado para la manufactura de las copas de Cuttiecup es importado desde Asia sin embargo el producto final es ensamblado en México.

Según los socios, hay tres verticales de valor agregado en la propuesta. Primero, desde el lado financiero, la copa menstrual representa ahorros importantes pues se estima que una mexicana en promedio gasta 100 pesos mensuales en toallas o tampones de un solo uso, mientras que la copa cuesta 650 pesos y dura cinco años.

Desde el punto de vista medioambiental la reutilización de la copa elimina toneladas de residuos que terminan en vertederos y océanos.

Por último está la comodidad versus una toalla o tampones los cuales deben cambiarse cada cuatro horas frente a las 12 horas de la copa. Además ésta no genera malos olores, es cómoda y mantiene el ph natural; además de la conveniencia para las usuarias, quienes sólo requieren lavarla y volverla a colocar cuando es necesario.

"La copa menstrual básicamente les viene a proveer a todas las mujeres de una mucho mejor calidad de vida menstrual para todas".

Por ejemplo a partir de enero del 2021 en la Ciudad de México se prohibió la venta de plásticos de un solo uso, con lo que los tampones quedaron fuera del mercado por su envoltorio, vacío que Cuttiecup pretende llenar.

"Esto representa una oportunidad increíble porque para las mujeres que usaban tampones es regresar a la toalla, que es la que menos beneficios te da, o ya haces el cambio. Esperamos que esto se vaya replicando en otros estados de la República".

Según explican estos elementos en el mercado aunados a una mayor libertad sexual y de pensamiento entre las mujeres están empujando a la copa entre las consumidoras, especialmente las más jóvenes.

"La industria de la higiene femenina estaba muy cómoda porque no tenían realmente competencia, ya sea por barreras de normas sanitarias o leyes rígidas de competencia. Considero que producto de ello es que no innovó más allá de olores, colores y presentaciones de marketing.

"La copa menstrual es algo que todas hoy en día están volteando a ver. Te puedo asegurar que si a una chava le preguntas, han escuchado sobre ella o probablemente sus amigas ya la usan y ellas están a nada de hacer ese brinco. Justo lo que nosotras también estamos haciendo es educarlas para que ellas se animen a hacer el cambio".

¡COPAS PARA TODAS!

Cuttiecup es un proyecto que se ha venido incubando desde hace ocho años cuando Estefanía Gonzalez y Juan Pablo Valencia compartían aulas en la Universidad Iberoamericana, tiempo en que observaron el alto grado de desarrollo y oferta en los mercados europeos y norteamericanos de la higiene íntima femenina.

Luego de hacer un estudio de mercado los emprendedores descubrieron que la solución de la copa podía ser bien recibida más allá de clases sociales acomodadas, pues la falta de mayor valor agregado durante su vida menstrual es un mal que aqueja a todas las mujeres en México sin importar su origen.

"La idea inicial era que no había una solución fuera de los métodos tradicionales de la toalla o el tampón en México pero que ya estaban en muchos países de primer mundo. Creíamos que la solución iba a ser quizá sólo un lujo y nos dimos cuenta que muchas mujeres estaban buscando el producto.

"Esta escasez en el mercado viene de no entender los productos, de no entender cuál es la mejor opción para mí y de la educación que le han venido dando a las mujeres y es justo lo que estamos queriendo atacar, y romper ese estatus que hoy en día siguen existiendo en México".

Según cuentan Estefanía y Juan Pablo, el proyecto fue desarrollándose mientras cursaban la carrera de marketing y para cuando egresaron ya contaban con ángeles inversionistas, todos parte de la comunidad de la Ibero.

"No aplicamos para ningún fondo o salida de capital. Fue un proyecto que llamó mucho la atención y la mayoría de socios inversionistas son de la misma generación y edad que nosotros, vieron que había una necesidad que se tenía que cubrir".

De 2015 a marzo del 20202 fueron años en los que Estefanía y Juan Pablo se dedicaron a encontrar proveedores en el mercado asiático, visitar fábricas y principalmente a cumplir las normativas en la materia impuestas por la Cofepris.

Foto: Alejandro Aguilar

Justo en tiempo de pandemia y con todos los permisos en regla la marca pudo finalmente comenzar a tocar la puerta de los principales retailers del país apenas hace 14 meses.

"Los primeros años fueron duros. En el inter estuvimos haciendo posicionamiento de marca para que las mujeres nos conocieran y entender por qué llegábamos al mercado.

"Ya con el certificado de Cofepris tuvimos que sentarnos con cada tienda y explicarles por qué nuestro producto debía de estar dentro de estas opciones en la categoría, y así empezamos a crecer".

Estefanía explica que el haber visto la luz durante la pandemia ayudó a Cuttiecup a posicionarse más rápidamente entre las mujeres en la medida que más de ellas estuvieron conectadas a sus redes y comprando en línea.

"Nadie quería salir y estaban investigando qué cosas nuevas había y quién estaba disrumpiendo mercados. De esa manera muchas más mujeres nos voltearon a ver y cuando ya salimos a vender estaban listas".

Evidencia de ello es que a pesar de Cuttiecup ya se vende en las principales 15 cadenas nacionales de supermercados y farmacias, tales como Farmacias San Pablo, Walmart o La Comer, el 50 por ciento de los ingresos de la empresa llegan por el canal online, ya sea por plataformas web de los comercios, la tienda en línea propia o Amazon.

Con crecimientos mensuales en ventas del 35 por ciento, el siguiente objetivo en puerta para la marca es consolidar la presencia en Chile así como comenzar a vender en Perú, Colombia así como en Estados Unidos, donde ya cuentan con los permisos requeridos.

Asimismo, la empresa se encuentra ampliando su catálogo de productos para permanecer en la rutina de las usuarias mientras dura la vida útil de la copa, con desinfectantes, vasos y fundas así como productos asociados a cólicos menstruales.

"Aunque nuestra copa dura cinco años y nunca va a ser un producto de consumo, son 30, 40 años de menstruación, entonces tenemos un mercado inmenso de millones de mujeres sólo en México. Creo que este mercado tiene mucho hacia dónde moverse.

"El plan es llegar a todos los países en América y hay muchos de ellos donde todavía no hay una alternativa como la que trajimos a México. Y hacia adelante, y si me preguntas sobre nuestras ideas más locas, estamos empezando a hacer las primeras inversiones para ver una copa que recolecte toda la información asociada al ciclo menstrual de la mujer. En todo eso estamos apostando y estamos en los pasos apenas de bebe, gateando".



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

CDMX

Nuevo impuesto de apps no se cobrará a usuarios

El gobierno local asegura que el cobro sólo aplicará hacia las apps pues la iniciativa del código fiscal se blindó para no trasladarlo a los consumidores

Mundo

Alemania impondrá la vacunación obligatoria

Berlín prohibirá entrar a eventos a no vacunados; EU endurece requisitos para ingreso de viajeros

Sociedad

Ya hay casos sospechosos de Ómicron en México; tardarán días en confirmar: Ssa

El director Ricardo Cortés Alcalá, encargado del despacho de la Dirección General de Epidemiología de la Ssa, dijo que hay posibles sospechosos pero que aún no hay nada en concreto

Mundo

Bajo Observación | Latinoamérica vivió noviembre en calma

Al momento sólo Chile y Perú muestran tendencias recientes de aumentos de casos

Gossip

Llega a su final La casa de papel

Los creadores y el elenco de la serie se despiden del proyecto que revolucionó la televisión española y marcó un parteaguas en sus vidas

Gossip

Recuerdan su pasado a través de la música

Maná presenta una nueva versión de su tema Mariposa traicionera al lado de Alejandro Fernández

Literatura

Los niños tienen su propia fiesta en la FIL

Un espacio independiente ofrece diversas actividades y más de cinco mil libros infantiles a la venta

Gossip

Pedro Coronel regresa a su casa, el Palacio de Bellas Artes

Este año se cumple el centenario del pintor y escultor, con la exposición Pedro Coronel. 100 años, una ruta infinita 

Gossip

Enrique Guzmán regresa a los escenarios

Este sábado el artista se presenta en el Salón la Maraka de la Ciudad de México, junto con Los Rebeldes del Rock