/ miércoles 3 de noviembre de 2021

¿Cuánto contaminan los festivales y qué hacen al respecto?

Organizadores y productores de diversos festivales en México hablan de lo que están haciendo para combatir la emergencia climática

Los especialistas han dicho que la emergencia más apremiante para toda la humanidad ya es el cambio climático.

Se trata de una situación que afecta a todo el planeta y de la que todos somos responsables, incluso si sólo nos referimos a actividades aparentemente inofensivas, como la de ir a un concierto o un festival de música.

Y es que, tanto los festivales como las giras de los artistas contaminan, debido a la transportación del personal, músicos y asistentes, la operación y mantenimiento de los foros, la venta de mercancías y alimentos y la publicidad con que estos se promocionan, entre otros conceptos que generan una huella de carbono.

Por ejemplo, de acuerdo con la guía para músicos de Green Touring Guide, del total de la huella de carbono de una gira, el 33 por ciento representa los viajes del público, el 34 por ciento el recinto y su mantenimiento, el 12 por ciento la venta de mercancías y alimentos, el 10 por ciento el alojamiento, el 9 por ciento los viajes del grupo y el 2 por ciento la publicidad.

Pero los consumidores también tienen su parte, y en ese renglón, cada asistente en un concierto suele generar un promedio de cinco kilos de dióxido de carbono.

Es por ello que desde hace algunos años, varios festivales están comenzando a tomar acciones concretas para minimizar su huella y en algunos casos neutralizar, además de compartir información con sus asistentes para que también tomen conciencia y actúen.

Independientemente de que cada vez más músicos y bandas se están involucrando de diversas maneras,

Ya hemos hablado en este espacio de iniciativas como la de Music Declares Emergency, que ha llamado a los artistas, empresas y consumidores a que adopten una mayor responsabilidad ante este fenómeno.

¿Pero qué se hace al respecto en la industria de los festivales? En el caso de México hay de todo, desde quienes llevan años implementando acciones concretas hasta los que aún están inseguros y titubeantes sobre lo que se tiene que hacer.

Foto: Cortesía

VIVE LATINO Y CORONA CAPITAL

Los dos festivales emblemáticos del gigante OCESA son los que van a la cabeza en esta carrera en favor del medio ambiente.

En el caso del primero, desde 2010 acogió a la organización ProNatura, que por medio de un programa denominado “Neutralizate” identifica cuánta contaminación se genera en un entorno como el de un festival y las formas en que este impacto se puede reducir y compensar.

De acuerdo con el coordinador de Neutralizate, Javier González, para cuantificar los gases contaminantes que genera un festival, los especialistas hacen un inventario de las actividades derivadas del mismo, como el traslado de personal e insumos, el montaje y desmontaje de los escenarios y los combustibles que se utilizan para la preparación de alimentos, y de esa manera calculan la cantidad que se generará de gases efecto invernadero (GEI).

Una vez calculada la cantidad de GEI que se producirán, se informa a los organizadores del evento y se les da la opción de compensar esas emisiones contaminantes multiplicando cada tonelada de gas contaminante por 10 dólares más IVA y el total es la cantidad que el festival deberá pagar para equilibrar su huella de carbono.

Pronatura, que trabaja con la Integradora de Comunidades Indígenas y Campesinas de Oaxaca (ICICO), destina esos recursos a la conservación y mejoramiento forestal en proyectos que también contemplan la captación de agua y la conservación de la biodiversidad.

Según datos presentados por organización civil, en 2015 el VL pagó 170 mil pesos por neutralizar 714 toneladas de CO2e, que equivalen al 87 por ciento de las emisiones generadas ese año.

De 2010 a 2016 neutralizaron 6 mil 454 toneladas de CO2e, las cuales se tradujeron en más de 660 mil pesos destinados a la conservación de los bosques en Oaxaca.

En entrevista con El Sol de México, Armando Calvillo, quien es vocero de OCESA, aseguró que desde 2019 el VL cumplió varios de sus objetivos en este rubro, con la disminución de la huella de carbono y la plantación de árboles, que informó que es una campaña que tiene varios años haciéndose.

“También se ha visto que la gente que está en los festivales durante tantas horas ya no consuma tantos vasos... Estamos buscando utilizar materiales biodegradables, aunque en algunos festivales ya se utilizan vasos de cebada, que son compostables y biodegradables; en otros, como el Corona Capital 2019, utilizamos vasos de fécula de maíz”, dice Calvillo.

Asegura que precisamente el Corona Capital, que en 2019 recibió a 95 mil personas procedentes de varios países, por día, obtuvo un certificado ISO que lo ratifica como un evento sostenible.

Cuenta que otras actividades que se realizaron en este festival fueron la separación de residuos, en donde se incluyó la recolección de colillas de cigarros, que posteriormente se transformaron en macetas.

“Y todos los concesionarios de comida utilizaron cubiertos biodegradables; no hubo aluminio, plástico, ni nada de eso, porque fue un requisito fundamental que tenían que cumplir... Incluso contacté a una persona de Puerto Morelos que recicla el sargazo del Caribe mexicano y lo convierte en ladrillos, de los cuales trajimos una gran cantidad para hacer el muro del festival, donde se hizo la gran foto del 2019”, agrega.

Para 2020, el VL dijo que consolidaría las acciones emprendidas en ediciones anteriores, además de reforzar otras nuevas, como la introducción de vasos desechables fabricados con cebada y la eliminación de popotes, además de que todos los puestos de alimentos y bebidas tendrían que usar utensilios biodegradables.

El propio director del festival, Jordi Puig, dijo en una conferencia de prensa que uno de los ejes de cambio del VL sería la conciencia ambiental.

Por su parte, el vocero de la OCESA, que también es productora de festivales como A State of Trance 1000 y Flow Fest, agregó que la compañía está enfocada en que no sólo el VL y el Corona Capital contemplen estas iniciativas, sino que lo hagan la mayoría de los eventos que ellos producen.

“Incluso las marcas de patrocinadores también traen esa línea; nosotros les damos guías y algunos manuales… Y estamos haciendo muchas cosas para tener un impacto mayor, como dejar de hacer lonas plásticas y sustituirlas con pantallas”, anotó.

Foto: Ocesa

AKAMBA, BAHIDORÁ Y SOLAR

En lo que se refiere a eventos organizados por productoras independientes, también hay esfuerzos destacables como el de la agencia Ache, que produce festivales como Bahidorá, Akamba y Solar, todos ellos categoría “Leed Zero”, es decir que tienen una certificación de cero emisiones.

Ellos crearon un programa que busca compensar el impacto de la industria en el medio ambiente, presentando una Calculadora de huella de carbono, la cual ponen a disposición de todos los interesados para medir su impacto y así poder contrarrestarlo con bonos de compensación certificados.

La agencia señala en un comunicado que esta iniciativa se puso en práctica en concordancia con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático del año pasado (COP 25), en la que distintas empresas se comprometieron a acelerar la reducción de sus emisiones de carbono para alcanzar las cero emisiones netas para 2030.

Igual que en otros casos, los fondos recaudados por medio de los bonos de compensación se utilizan para que distintas comunidades de México, Argentina y Bolivia reciban beneficios económicos, sociales y ambientales.

De acuerdo con la agencia, que ofrece la posibilidad de producir eventos sustentables también para terceros, la próxima edición de Bahidorá se realizará tentativamente en febrero del 2022 y la de Akamba tentativamente en mayo.

HAY FESTIVAL

Por su parte, este festival, cuya edición 2021 de Querétaro se realizó en septiembre pasado, anunció una colaboración con la compañía de sustentabilidad, innovación e inclusión, Dow, para la puesta en marcha de un programa de sustentabilidad y medición de CO2 que tuvo como objetivo generar la realización de un evento ecológico, a través de la medición de su propia huella de carbono.

De este modo implementaron diversas acciones de prevención y mitigación en rubros como sedes, producciones, audiovisuales, traslados, alimentos, bebidas, comunicación y marketing, así como la medición del CO2 generado en rubros como: Traslados de asistentes, energía, agua y residuos y alimentos y bebidas.

Así, determinaron que su edición 2021 produjo un total de 54.27 tCO2e durante sus cinco días de duración, segmentado de la siguiente forma: Traslados de Asistentes: 50.92 tCO2e (De acuerdo al control de vuelos y autobuses utilizados); Alimentos y Bebidas: 3.35 tCO2e (De acuerdo a los menús de participantes, staff y prensa) y Energía, Agua y Residuos: 0.00216 tCO2e (De acuerdo a los watts consumidos en el evento, conexiones de ponentes virtuales y equipo técnico utilizado en oficinas y sala de prensa).

Por medio de un comunicado, el festival informó que para compensar esta cantidad de CO2 implementarían el programa “Bosque Sustentable Sierra Gorda”, que contempla: Un donativo de $250 pesos mexicanos por cada tonelada de CO2.

Añadió que en su caso, las compensaciones de carbono son manejadas por Bosque Sustentable Sierra Gorda, quien busca la protección de bosques naturales para el sustento rural y los hábitats de flora y fauna, y que estas reducciones de emisiones de carbono están avaladas por el Gobierno del estado de Querétaro y el sistema Initiative for Climate Action Transparency.

Foto: Cortesía

HIPNOSIS

Acerca de este evento, que este año se realizará del 4 al 7 de noviembre en el Foro Indie Rocks y los Quarry Studios de la Ciudad de México, la directora del festival, Cynthia Flores, dijo a esta Redacción que están en pláticas para ver cómo se certificarse.

“No recuerdo cómo se llama este certificado de los festivales, pero lo estamos buscando. Durante la pandemia hemos estado viendo detalles de las asociaciones que dan esa certificación, porque creo que es un paso obligatorio para cualquier festival”, dijo.

Agregó que en su caso han introducido vasos con materiales renovables, aunque no especificó cuáles. Y dijo que en el caso de Hipnosis, ya no se imprimen flyers, pósters ni boletos físicos.

“Sabemos que los festivales producen y producen... Y eso da lugar a contaminación, por eso queremos hacerlo todo un poquito más juicioso, al eliminar esas cosas para no generar más basura”, agregó.

CLIMATE LIVE

Los pasados 16 y 23 de octubre se realizó otro festival, impulsado por un movimiento de jóvenes ambientalistas de más de 40 países, y cuyo objetivo es utilizar a la música como una herramienta para concientizar sobre la emergencia climática y hacer un llamado a los líderes mundiales para que tomen decisiones urgentes.

En su primera edición y debido a la pandemia, la mayoría de estos conciertos, que se realizaron simultáneamente en países como Suecia, Alemania, Colombia y México se hicieron vía remota, en streaming, aunque se tiene planeado que su edición del 2022 ya sea presencial.

La activista Martha Luz Cadena, quien es activista y vocera de la edición en México de Climate Live, dijo a este diario que en su caso realizarán una jornada de reforestación, además de que también medirán la huella de carbono de su edición 2021, para lo cual ya están poniendo sobre la mesa los números, que en su caso fueron: 320 litros de diesel, para utilizar una planta de luz durante 14 horas.

En cuanto a lo complicado que se antoja que la música sirva como un vehículo que realmente haga reaccionar a los líderes del mundo, Martha Luz dice que es algo muy complicado, aunque dijo que algunos países sí se están comprometiendo con el Acuerdo de París para disminuir las emisiones de efecto invernadero y transitar hacia energías limpias.

Sin embargo, reconoce que hay muchos países que no han cumplido con su compromiso y que en el caso de México ni siquiera se tiene una agenda ambiental clara para esa transición.

Agregó que además del festival, los miembros de Climate Live también impartirán talleres sobre cambio climático y activismo ambiental, por lo que invita a todos los interesados a buscarlos en las redes sociales.

TAMBIÉN LO PUEDEN HACER POR IMAGEN

No es lo más recomendable, pero si muchas empresas y líderes no quieren emprender este cambio por el medio ambiente, también lo pueden hacer por mantener a sus clientes y seguidores.

Recientemente, Human Connections Media (HCM) publicó un estudio titulado "Sustentabilidad: el rol de las marcas", en el que detalla que la sustentabilidad también juega un papel importante para las marcas y su reputación hoy.

En un comunicado, HCM dijo que “las marcas reconocen la gran oportunidad que representa la sustentabilidad pero a la vez, se preguntan cuál es la mejor manera de hacerlo con autenticidad”.

Agregaron que en los últimos años ha habido un creciente interés por consumir marcas con compromiso ecológico, particularmente entre las generaciones más jóvenes, y que fue un proceso que la pandemia aceleró en más de un 60 por ciento.

“El 71 por ciento de los mexicanos buscan marcas con políticas ambientales. Además de que 9 de cada 10 consideran que sus decisiones de compra pueden cambiar el mundo”, de acuerdo con el reporte de tendencias ·MexicanConsumer, Shopper and Retail, de Kantar”.



TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Los especialistas han dicho que la emergencia más apremiante para toda la humanidad ya es el cambio climático.

Se trata de una situación que afecta a todo el planeta y de la que todos somos responsables, incluso si sólo nos referimos a actividades aparentemente inofensivas, como la de ir a un concierto o un festival de música.

Y es que, tanto los festivales como las giras de los artistas contaminan, debido a la transportación del personal, músicos y asistentes, la operación y mantenimiento de los foros, la venta de mercancías y alimentos y la publicidad con que estos se promocionan, entre otros conceptos que generan una huella de carbono.

Por ejemplo, de acuerdo con la guía para músicos de Green Touring Guide, del total de la huella de carbono de una gira, el 33 por ciento representa los viajes del público, el 34 por ciento el recinto y su mantenimiento, el 12 por ciento la venta de mercancías y alimentos, el 10 por ciento el alojamiento, el 9 por ciento los viajes del grupo y el 2 por ciento la publicidad.

Pero los consumidores también tienen su parte, y en ese renglón, cada asistente en un concierto suele generar un promedio de cinco kilos de dióxido de carbono.

Es por ello que desde hace algunos años, varios festivales están comenzando a tomar acciones concretas para minimizar su huella y en algunos casos neutralizar, además de compartir información con sus asistentes para que también tomen conciencia y actúen.

Independientemente de que cada vez más músicos y bandas se están involucrando de diversas maneras,

Ya hemos hablado en este espacio de iniciativas como la de Music Declares Emergency, que ha llamado a los artistas, empresas y consumidores a que adopten una mayor responsabilidad ante este fenómeno.

¿Pero qué se hace al respecto en la industria de los festivales? En el caso de México hay de todo, desde quienes llevan años implementando acciones concretas hasta los que aún están inseguros y titubeantes sobre lo que se tiene que hacer.

Foto: Cortesía

VIVE LATINO Y CORONA CAPITAL

Los dos festivales emblemáticos del gigante OCESA son los que van a la cabeza en esta carrera en favor del medio ambiente.

En el caso del primero, desde 2010 acogió a la organización ProNatura, que por medio de un programa denominado “Neutralizate” identifica cuánta contaminación se genera en un entorno como el de un festival y las formas en que este impacto se puede reducir y compensar.

De acuerdo con el coordinador de Neutralizate, Javier González, para cuantificar los gases contaminantes que genera un festival, los especialistas hacen un inventario de las actividades derivadas del mismo, como el traslado de personal e insumos, el montaje y desmontaje de los escenarios y los combustibles que se utilizan para la preparación de alimentos, y de esa manera calculan la cantidad que se generará de gases efecto invernadero (GEI).

Una vez calculada la cantidad de GEI que se producirán, se informa a los organizadores del evento y se les da la opción de compensar esas emisiones contaminantes multiplicando cada tonelada de gas contaminante por 10 dólares más IVA y el total es la cantidad que el festival deberá pagar para equilibrar su huella de carbono.

Pronatura, que trabaja con la Integradora de Comunidades Indígenas y Campesinas de Oaxaca (ICICO), destina esos recursos a la conservación y mejoramiento forestal en proyectos que también contemplan la captación de agua y la conservación de la biodiversidad.

Según datos presentados por organización civil, en 2015 el VL pagó 170 mil pesos por neutralizar 714 toneladas de CO2e, que equivalen al 87 por ciento de las emisiones generadas ese año.

De 2010 a 2016 neutralizaron 6 mil 454 toneladas de CO2e, las cuales se tradujeron en más de 660 mil pesos destinados a la conservación de los bosques en Oaxaca.

En entrevista con El Sol de México, Armando Calvillo, quien es vocero de OCESA, aseguró que desde 2019 el VL cumplió varios de sus objetivos en este rubro, con la disminución de la huella de carbono y la plantación de árboles, que informó que es una campaña que tiene varios años haciéndose.

“También se ha visto que la gente que está en los festivales durante tantas horas ya no consuma tantos vasos... Estamos buscando utilizar materiales biodegradables, aunque en algunos festivales ya se utilizan vasos de cebada, que son compostables y biodegradables; en otros, como el Corona Capital 2019, utilizamos vasos de fécula de maíz”, dice Calvillo.

Asegura que precisamente el Corona Capital, que en 2019 recibió a 95 mil personas procedentes de varios países, por día, obtuvo un certificado ISO que lo ratifica como un evento sostenible.

Cuenta que otras actividades que se realizaron en este festival fueron la separación de residuos, en donde se incluyó la recolección de colillas de cigarros, que posteriormente se transformaron en macetas.

“Y todos los concesionarios de comida utilizaron cubiertos biodegradables; no hubo aluminio, plástico, ni nada de eso, porque fue un requisito fundamental que tenían que cumplir... Incluso contacté a una persona de Puerto Morelos que recicla el sargazo del Caribe mexicano y lo convierte en ladrillos, de los cuales trajimos una gran cantidad para hacer el muro del festival, donde se hizo la gran foto del 2019”, agrega.

Para 2020, el VL dijo que consolidaría las acciones emprendidas en ediciones anteriores, además de reforzar otras nuevas, como la introducción de vasos desechables fabricados con cebada y la eliminación de popotes, además de que todos los puestos de alimentos y bebidas tendrían que usar utensilios biodegradables.

El propio director del festival, Jordi Puig, dijo en una conferencia de prensa que uno de los ejes de cambio del VL sería la conciencia ambiental.

Por su parte, el vocero de la OCESA, que también es productora de festivales como A State of Trance 1000 y Flow Fest, agregó que la compañía está enfocada en que no sólo el VL y el Corona Capital contemplen estas iniciativas, sino que lo hagan la mayoría de los eventos que ellos producen.

“Incluso las marcas de patrocinadores también traen esa línea; nosotros les damos guías y algunos manuales… Y estamos haciendo muchas cosas para tener un impacto mayor, como dejar de hacer lonas plásticas y sustituirlas con pantallas”, anotó.

Foto: Ocesa

AKAMBA, BAHIDORÁ Y SOLAR

En lo que se refiere a eventos organizados por productoras independientes, también hay esfuerzos destacables como el de la agencia Ache, que produce festivales como Bahidorá, Akamba y Solar, todos ellos categoría “Leed Zero”, es decir que tienen una certificación de cero emisiones.

Ellos crearon un programa que busca compensar el impacto de la industria en el medio ambiente, presentando una Calculadora de huella de carbono, la cual ponen a disposición de todos los interesados para medir su impacto y así poder contrarrestarlo con bonos de compensación certificados.

La agencia señala en un comunicado que esta iniciativa se puso en práctica en concordancia con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático del año pasado (COP 25), en la que distintas empresas se comprometieron a acelerar la reducción de sus emisiones de carbono para alcanzar las cero emisiones netas para 2030.

Igual que en otros casos, los fondos recaudados por medio de los bonos de compensación se utilizan para que distintas comunidades de México, Argentina y Bolivia reciban beneficios económicos, sociales y ambientales.

De acuerdo con la agencia, que ofrece la posibilidad de producir eventos sustentables también para terceros, la próxima edición de Bahidorá se realizará tentativamente en febrero del 2022 y la de Akamba tentativamente en mayo.

HAY FESTIVAL

Por su parte, este festival, cuya edición 2021 de Querétaro se realizó en septiembre pasado, anunció una colaboración con la compañía de sustentabilidad, innovación e inclusión, Dow, para la puesta en marcha de un programa de sustentabilidad y medición de CO2 que tuvo como objetivo generar la realización de un evento ecológico, a través de la medición de su propia huella de carbono.

De este modo implementaron diversas acciones de prevención y mitigación en rubros como sedes, producciones, audiovisuales, traslados, alimentos, bebidas, comunicación y marketing, así como la medición del CO2 generado en rubros como: Traslados de asistentes, energía, agua y residuos y alimentos y bebidas.

Así, determinaron que su edición 2021 produjo un total de 54.27 tCO2e durante sus cinco días de duración, segmentado de la siguiente forma: Traslados de Asistentes: 50.92 tCO2e (De acuerdo al control de vuelos y autobuses utilizados); Alimentos y Bebidas: 3.35 tCO2e (De acuerdo a los menús de participantes, staff y prensa) y Energía, Agua y Residuos: 0.00216 tCO2e (De acuerdo a los watts consumidos en el evento, conexiones de ponentes virtuales y equipo técnico utilizado en oficinas y sala de prensa).

Por medio de un comunicado, el festival informó que para compensar esta cantidad de CO2 implementarían el programa “Bosque Sustentable Sierra Gorda”, que contempla: Un donativo de $250 pesos mexicanos por cada tonelada de CO2.

Añadió que en su caso, las compensaciones de carbono son manejadas por Bosque Sustentable Sierra Gorda, quien busca la protección de bosques naturales para el sustento rural y los hábitats de flora y fauna, y que estas reducciones de emisiones de carbono están avaladas por el Gobierno del estado de Querétaro y el sistema Initiative for Climate Action Transparency.

Foto: Cortesía

HIPNOSIS

Acerca de este evento, que este año se realizará del 4 al 7 de noviembre en el Foro Indie Rocks y los Quarry Studios de la Ciudad de México, la directora del festival, Cynthia Flores, dijo a esta Redacción que están en pláticas para ver cómo se certificarse.

“No recuerdo cómo se llama este certificado de los festivales, pero lo estamos buscando. Durante la pandemia hemos estado viendo detalles de las asociaciones que dan esa certificación, porque creo que es un paso obligatorio para cualquier festival”, dijo.

Agregó que en su caso han introducido vasos con materiales renovables, aunque no especificó cuáles. Y dijo que en el caso de Hipnosis, ya no se imprimen flyers, pósters ni boletos físicos.

“Sabemos que los festivales producen y producen... Y eso da lugar a contaminación, por eso queremos hacerlo todo un poquito más juicioso, al eliminar esas cosas para no generar más basura”, agregó.

CLIMATE LIVE

Los pasados 16 y 23 de octubre se realizó otro festival, impulsado por un movimiento de jóvenes ambientalistas de más de 40 países, y cuyo objetivo es utilizar a la música como una herramienta para concientizar sobre la emergencia climática y hacer un llamado a los líderes mundiales para que tomen decisiones urgentes.

En su primera edición y debido a la pandemia, la mayoría de estos conciertos, que se realizaron simultáneamente en países como Suecia, Alemania, Colombia y México se hicieron vía remota, en streaming, aunque se tiene planeado que su edición del 2022 ya sea presencial.

La activista Martha Luz Cadena, quien es activista y vocera de la edición en México de Climate Live, dijo a este diario que en su caso realizarán una jornada de reforestación, además de que también medirán la huella de carbono de su edición 2021, para lo cual ya están poniendo sobre la mesa los números, que en su caso fueron: 320 litros de diesel, para utilizar una planta de luz durante 14 horas.

En cuanto a lo complicado que se antoja que la música sirva como un vehículo que realmente haga reaccionar a los líderes del mundo, Martha Luz dice que es algo muy complicado, aunque dijo que algunos países sí se están comprometiendo con el Acuerdo de París para disminuir las emisiones de efecto invernadero y transitar hacia energías limpias.

Sin embargo, reconoce que hay muchos países que no han cumplido con su compromiso y que en el caso de México ni siquiera se tiene una agenda ambiental clara para esa transición.

Agregó que además del festival, los miembros de Climate Live también impartirán talleres sobre cambio climático y activismo ambiental, por lo que invita a todos los interesados a buscarlos en las redes sociales.

TAMBIÉN LO PUEDEN HACER POR IMAGEN

No es lo más recomendable, pero si muchas empresas y líderes no quieren emprender este cambio por el medio ambiente, también lo pueden hacer por mantener a sus clientes y seguidores.

Recientemente, Human Connections Media (HCM) publicó un estudio titulado "Sustentabilidad: el rol de las marcas", en el que detalla que la sustentabilidad también juega un papel importante para las marcas y su reputación hoy.

En un comunicado, HCM dijo que “las marcas reconocen la gran oportunidad que representa la sustentabilidad pero a la vez, se preguntan cuál es la mejor manera de hacerlo con autenticidad”.

Agregaron que en los últimos años ha habido un creciente interés por consumir marcas con compromiso ecológico, particularmente entre las generaciones más jóvenes, y que fue un proceso que la pandemia aceleró en más de un 60 por ciento.

“El 71 por ciento de los mexicanos buscan marcas con políticas ambientales. Además de que 9 de cada 10 consideran que sus decisiones de compra pueden cambiar el mundo”, de acuerdo con el reporte de tendencias ·MexicanConsumer, Shopper and Retail, de Kantar”.



TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

CDMX

CDMX se abastece de nuevas pruebas nasales para detectar Covid-19

Eduardo Clark informó que el gobierno de CDMX adquirió más de 320 mil pruebas de antígenos para la detección del Covid-19

Finanzas

Trabajo informal: la mayor preocupación en materia laboral para 2022

Dos millones de empleadores no inscriben a sus trabajadores en el IMSS, detalló el director de Relaciones Institucionales de ManpowerGroup

Mundo

Continúa efecto de corriente en el Pacífico Mexicano tras explosión de volcán en Tonga

La indicación de no meterse al mar a realizar actividades continúa para los bañistas de Colima

Sociedad

Disputa entre cárteles desató incendios en Juárez, Chihuahua

Las primeras versiones que han logrado recuperar las autoridades en el estado de Chihuahua de los hechos ocurridos en Juárez atienden a una presunta disputa por el Valle de Juárez

CDMX

CDMX firma convenio tecnológico con Veracruz para digitalización de trámites

El gobernador de Veracruz aseguró que el convenio permitirá que la entidad tenga acceso a programas que han sido un ejemplo de eficiencia

CDMX

Propone diputada hasta cinco años de prisión a montachoques

La diputada de Morena refirió que los grupos delictivos han actualizado sus métodos de operación, pues identifican a sus posibles víctimas

Sociedad

Asesinan en ataque armado a excandidato de alcaldía en Veracruz

Un menor de edad fue atendido por paramédicos debido a que fue herido de un rozón de bala

CDMX

CDMX se abastece de nuevas pruebas nasales para detectar Covid-19

Eduardo Clark informó que el gobierno de CDMX adquirió más de 320 mil pruebas de antígenos para la detección del Covid-19