/ viernes 13 de octubre de 2017

EU aprovecha TLCAN para impulsar contenido regional en sector automotriz

Buscan que el contenido se amplíe hasta 85% además de añadir componentes modernos que en su mayoría proceden de Asia

El Gobierno de Donald Trump está intentando usar el TLCAN para impulsar la utilización de metales básicos industriales estadounidenses, al proponer normas sobre contenido en el sector automotriz que obligan a recurrir al acero, aluminio, cobre y resinas plásticas fabricadas en Norteamérica.

Tres personas que fueron informadas sobre el asunto dijeron que la propuesta estadounidense de normas de origen incluiría por vez primera estos materiales en el listado de contenido del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Este listado es utilizado para verificar el nivel de contenido regional de vehículos y autopartes para que puedan ser incluidos en cargamentos libres de aranceles a los tres países.

Los negociadores estadounidenses entregaron su propuesta a sus pares mexicanos y canadienses el viernes. Otras fuentes conocedoras de las conversaciones dijeron que la propuesta incluye elevar el umbral del valor del contenido general norteamericano para autos, camiones y grandes motores hasta el 85% desde el actual 62.5%

Además, se incluyó por primera vez un requisito específico de contenido estadounidense del 50%. Una portavoz de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos declinó hacer comentarios sobre la proposición automotriz.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, se comprometió a cerrar los "resquicios" en la lista de partes, que, en su opinión, permiten que demasiadas autopartes baratas de Asia y otras regiones entren en Estados Unidos. La propuesta daría también un impulso a las industrias del acero y el aluminio, que Ross busca proteger de importaciones subsidiadas con revisiones de seguridad nacional.

En algunos casos, el requisito propuesto sobre acero, aluminio, cobre y plásticos ayudaría a los fabricantes de vehículos y autopartes a cumplir con los umbrales más altos. Las plantas automotrices en Norteamérica ya usan sobre todo acero y aluminio norteamericano, pero el valor de los metales no cuenta para alcanzar el umbral porque no está en el listado.

No obstante, el mayor problema es que el gobierno de Trump también quiere que el listado de contenido de autopartes se amplíe e incluya muchos componentes de autos y camiones modernos que no existían cuando el TLCAN fue negociado por vez primera a comienzos de la década de 1990, como sofisticados sistemas electrónicos que proceden en su mayoría de Asia.

El Gobierno de Donald Trump está intentando usar el TLCAN para impulsar la utilización de metales básicos industriales estadounidenses, al proponer normas sobre contenido en el sector automotriz que obligan a recurrir al acero, aluminio, cobre y resinas plásticas fabricadas en Norteamérica.

Tres personas que fueron informadas sobre el asunto dijeron que la propuesta estadounidense de normas de origen incluiría por vez primera estos materiales en el listado de contenido del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Este listado es utilizado para verificar el nivel de contenido regional de vehículos y autopartes para que puedan ser incluidos en cargamentos libres de aranceles a los tres países.

Los negociadores estadounidenses entregaron su propuesta a sus pares mexicanos y canadienses el viernes. Otras fuentes conocedoras de las conversaciones dijeron que la propuesta incluye elevar el umbral del valor del contenido general norteamericano para autos, camiones y grandes motores hasta el 85% desde el actual 62.5%

Además, se incluyó por primera vez un requisito específico de contenido estadounidense del 50%. Una portavoz de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos declinó hacer comentarios sobre la proposición automotriz.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, se comprometió a cerrar los "resquicios" en la lista de partes, que, en su opinión, permiten que demasiadas autopartes baratas de Asia y otras regiones entren en Estados Unidos. La propuesta daría también un impulso a las industrias del acero y el aluminio, que Ross busca proteger de importaciones subsidiadas con revisiones de seguridad nacional.

En algunos casos, el requisito propuesto sobre acero, aluminio, cobre y plásticos ayudaría a los fabricantes de vehículos y autopartes a cumplir con los umbrales más altos. Las plantas automotrices en Norteamérica ya usan sobre todo acero y aluminio norteamericano, pero el valor de los metales no cuenta para alcanzar el umbral porque no está en el listado.

No obstante, el mayor problema es que el gobierno de Trump también quiere que el listado de contenido de autopartes se amplíe e incluya muchos componentes de autos y camiones modernos que no existían cuando el TLCAN fue negociado por vez primera a comienzos de la década de 1990, como sofisticados sistemas electrónicos que proceden en su mayoría de Asia.