/ viernes 23 de junio de 2023

Los humanos no somos tan distintos de los robots

Tecnologías como la del chatGPT en realidad son muy parecidas a los seres humanos, por ejemplo en la forma en que ambos reciclamos el lenguaje al interactuar con terceros

El ChatGPT sigue siendo un tema candente en universidades como la mía, donde los miembros de la facultad están profundamente preocupados por la integridad académica, mientras que los administradores nos invitan a "aprovechar los beneficios" de esta nueva frontera.

Es un ejemplo clásico de lo que mi colega Punya Mishra llama el "ciclo de fatalidad y exageración" en torno a las nuevas tecnologías. Del mismo modo, la cobertura mediática de la interacción entre humanos e IA, ya sea paranoico o fanático, tiende a enfatizar su novedad.

Puede interesarte: Frenan uso de Inteligencia Artificial en los Grammy

En cierto sentido, es innegablemente nuevo. Las interacciones con ChatGPT pueden sentirse como algo sin precedentes, como cuando un periodista tecnológico no pudo lograr que un chatbot dejara de declararle su amor. En mi opinión, sin embargo, el límite entre humanos y máquinas, en términos de la forma en que interactuamos entre nosotros, es más borroso de lo que la mayoría de la gente quisiera admitir, y esa borrosidad explica gran parte del discurso que gira en torno a ChatGPT.

Cuando me piden que marque una casilla para confirmar que no soy un robot, no lo pienso dos veces, por supuesto que no soy un robot. Por otro lado, cuando mi cliente de correo electrónico sugiere una palabra o frase para completar mi oración, o cuando mi teléfono adivina la siguiente palabra que estoy a punto de enviar, empiezo a dudar de mí mismo. ¿Es eso lo que quise decir? ¿Se me habría ocurrido si la aplicación no lo hubiera sugerido? ¿Soy parte robot? Estos grandes modelos de lenguaje han sido entrenados en cantidades masivas de lenguaje humano "natural". ¿Esto hace que los robots sean parte humanos?

Los chatbots de IA son nuevos, pero los debates públicos sobre el cambio de idioma no lo son. Como antropólogo lingüístico, encuentro que las reacciones humanas a ChatGPT son de lo más interesante. Observar detenidamente tales reacciones revela las creencias sobre el lenguaje que subyacen en la relación ambivalente, incómoda y en constante evolución de las personas con los interlocutores de la IA.

ChatGPT y similares son un espejo del lenguaje humano. Los seres humanos son muy originales y poco originales en lo que respecta al lenguaje. Los chatbots reflejan esto, revelando tendencias y patrones que ya están presentes en las interacciones con otros humanos.

¿Creadores o imitadores?

Recientemente, el famoso lingüista Noam Chomsky y sus colegas argumentaron que los chatbots están "atrapados en una fase prehumana o no humana de la evolución cognitiva" porque sólo pueden describir y predecir, no explicar.

En lugar de recurrir a una capacidad infinita para generar nuevas frases, lo compensan con una gran cantidad de información, lo que les permite hacer predicciones sobre qué palabras usar con un alto grado de precisión.

Esto está en consonancia con el reconocimiento histórico de Chomsky de que el lenguaje humano no puede producirse simplemente mediante la imitación de los hablantes adultos por parte de los niños.

La facultad del lenguaje humano tenía que ser generativa, ya que los niños no reciben suficiente información para dar cuenta de todas las formas que producen, muchas de las cuales no podrían haber oído antes. Esa es la única forma de explicar por qué los humanos, a diferencia de otros animales con sofisticados sistemas de comunicación, tienen una capacidad teóricamente infinita para generar nuevas frases.

Sin embargo, hay un problema con ese argumento. A pesar de que los humanos son infinitamente capaces de generar nuevas cadenas de lenguaje, las personas generalmente no lo hacen. Los seres humanos reciclan constantemente fragmentos de lenguaje que han encontrado antes y dan forma a su discurso de manera que responda, consciente o inconscientemente, al discurso de los demás, presentes o ausentes.

Lo que la IA revela sobre los humanos

La concepción popular del lenguaje humano ve la comunicación principalmente como algo que tiene lugar entre personas que inventan nuevas frases desde cero. Sin embargo, esa suposición se rompe cuando Woebot, una aplicación de terapia de IA, es entrenada para interactuar con clientes humanos por terapeutas humanos, utilizando conversaciones de sesiones de terapia de persona a persona.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Se rompe cuando uno de mis compositores favoritos, Colin Meloy de The Decemberists, le dice a ChatGPT que escriba letras y acordes en su propio estilo. Meloy encontró la canción resultante "notablemente mediocre" y carente de intuición, pero también asombrosamente en la zona de una canción de diciembre.

Las personas como Chomsky que dicen que los chatbots no se parecen a los hablantes humanos tienen razón. Sin embargo, también lo son aquellos como Bajtín que señalan que nunca controlamos realmente nuestras palabras, al menos, no tanto como nos imaginamos. En ese sentido, ChatGPT nos obliga a considerar de nuevo una vieja pregunta: ¿Cuánto de nuestro idioma es realmente nuestro?


* Antropólogo lingüístico de la Universidad Estatal de Arizona.

El ChatGPT sigue siendo un tema candente en universidades como la mía, donde los miembros de la facultad están profundamente preocupados por la integridad académica, mientras que los administradores nos invitan a "aprovechar los beneficios" de esta nueva frontera.

Es un ejemplo clásico de lo que mi colega Punya Mishra llama el "ciclo de fatalidad y exageración" en torno a las nuevas tecnologías. Del mismo modo, la cobertura mediática de la interacción entre humanos e IA, ya sea paranoico o fanático, tiende a enfatizar su novedad.

Puede interesarte: Frenan uso de Inteligencia Artificial en los Grammy

En cierto sentido, es innegablemente nuevo. Las interacciones con ChatGPT pueden sentirse como algo sin precedentes, como cuando un periodista tecnológico no pudo lograr que un chatbot dejara de declararle su amor. En mi opinión, sin embargo, el límite entre humanos y máquinas, en términos de la forma en que interactuamos entre nosotros, es más borroso de lo que la mayoría de la gente quisiera admitir, y esa borrosidad explica gran parte del discurso que gira en torno a ChatGPT.

Cuando me piden que marque una casilla para confirmar que no soy un robot, no lo pienso dos veces, por supuesto que no soy un robot. Por otro lado, cuando mi cliente de correo electrónico sugiere una palabra o frase para completar mi oración, o cuando mi teléfono adivina la siguiente palabra que estoy a punto de enviar, empiezo a dudar de mí mismo. ¿Es eso lo que quise decir? ¿Se me habría ocurrido si la aplicación no lo hubiera sugerido? ¿Soy parte robot? Estos grandes modelos de lenguaje han sido entrenados en cantidades masivas de lenguaje humano "natural". ¿Esto hace que los robots sean parte humanos?

Los chatbots de IA son nuevos, pero los debates públicos sobre el cambio de idioma no lo son. Como antropólogo lingüístico, encuentro que las reacciones humanas a ChatGPT son de lo más interesante. Observar detenidamente tales reacciones revela las creencias sobre el lenguaje que subyacen en la relación ambivalente, incómoda y en constante evolución de las personas con los interlocutores de la IA.

ChatGPT y similares son un espejo del lenguaje humano. Los seres humanos son muy originales y poco originales en lo que respecta al lenguaje. Los chatbots reflejan esto, revelando tendencias y patrones que ya están presentes en las interacciones con otros humanos.

¿Creadores o imitadores?

Recientemente, el famoso lingüista Noam Chomsky y sus colegas argumentaron que los chatbots están "atrapados en una fase prehumana o no humana de la evolución cognitiva" porque sólo pueden describir y predecir, no explicar.

En lugar de recurrir a una capacidad infinita para generar nuevas frases, lo compensan con una gran cantidad de información, lo que les permite hacer predicciones sobre qué palabras usar con un alto grado de precisión.

Esto está en consonancia con el reconocimiento histórico de Chomsky de que el lenguaje humano no puede producirse simplemente mediante la imitación de los hablantes adultos por parte de los niños.

La facultad del lenguaje humano tenía que ser generativa, ya que los niños no reciben suficiente información para dar cuenta de todas las formas que producen, muchas de las cuales no podrían haber oído antes. Esa es la única forma de explicar por qué los humanos, a diferencia de otros animales con sofisticados sistemas de comunicación, tienen una capacidad teóricamente infinita para generar nuevas frases.

Sin embargo, hay un problema con ese argumento. A pesar de que los humanos son infinitamente capaces de generar nuevas cadenas de lenguaje, las personas generalmente no lo hacen. Los seres humanos reciclan constantemente fragmentos de lenguaje que han encontrado antes y dan forma a su discurso de manera que responda, consciente o inconscientemente, al discurso de los demás, presentes o ausentes.

Lo que la IA revela sobre los humanos

La concepción popular del lenguaje humano ve la comunicación principalmente como algo que tiene lugar entre personas que inventan nuevas frases desde cero. Sin embargo, esa suposición se rompe cuando Woebot, una aplicación de terapia de IA, es entrenada para interactuar con clientes humanos por terapeutas humanos, utilizando conversaciones de sesiones de terapia de persona a persona.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Se rompe cuando uno de mis compositores favoritos, Colin Meloy de The Decemberists, le dice a ChatGPT que escriba letras y acordes en su propio estilo. Meloy encontró la canción resultante "notablemente mediocre" y carente de intuición, pero también asombrosamente en la zona de una canción de diciembre.

Las personas como Chomsky que dicen que los chatbots no se parecen a los hablantes humanos tienen razón. Sin embargo, también lo son aquellos como Bajtín que señalan que nunca controlamos realmente nuestras palabras, al menos, no tanto como nos imaginamos. En ese sentido, ChatGPT nos obliga a considerar de nuevo una vieja pregunta: ¿Cuánto de nuestro idioma es realmente nuestro?


* Antropólogo lingüístico de la Universidad Estatal de Arizona.

Mundo

Guerra en Ucrania: un devastador costo humano por la invasión

La invasión a Ucrania se ha visto desplazada por la guerra en Gaza; sin embargo, también se habla de un genocidio que está escasamente documetado

Sociedad

México preside mundial contra el lavado de dinero

Eliza de Anda Madrazo se convierte en la primera mujer en 20 años en asumir el cargo

CDMX

Disminuyen los robos de osamentas

Luego del hurto de los restos de un bebé en 2022, las autoridades de Iztapalapa colocaron 100 cámaras

Finanzas

Más de 2 millones de aficionados usan pasaporte digital para partidos de futbol

Usando tecnología biométrica y la IA se crea una identificación para acceder a los estadios de fútbol

Finanzas

Empresas coreanas de construcción buscan instalarse en México

Noventa y seis empresas coreanas del sector de autopartes han elegido a México como destino de inversión desde 2006

Metrópoli

Hoy No Circula: ¿qué autos se ven afectados el 24 de febrero?

Debido a la mala calidad del aire, la contingencia ambiental se mantendrá durante el sábado 24 de febrero