/ domingo 28 de agosto de 2016

Taylor Swift “Soy la Número 1”

En la actualidad ya no queda nada de aquella tierna niña que creció en una granja donde se cultivaban árboles de Navidad y ganó un concurso nacional de poesía con su poema titulado Monstruo en mi Closet.

Desde 2006 con un repertorio musical de temas country y pop compuestas durante su primer año de preparatoria, Taylor Swift ha sabido ganarse a sus fans, pues cada vez son más las personas (de diversas generaciones) que se suman al seguimiento de su carrera.

Y me atrevo a decir que ya no queda nada de la “Dulce Niña Na Na Na” (como diría la canción de Los Kumbia Kings) porque hace unos meses, tras el truene de la cantante con el DJ Calvin Harris, fueron muchas las versiones que surgieron en el mundo del espectáculo.

La más sonada hablaba de celos profesionales por parte del escocés, al no aceptar que su chica fuera la estrella musical número uno, ya que según la lista anual The Celebrity 100 en la revista Forbes, Swift fue incrementando sus ganancias y pasó de 18 millones de dólares ganados en 2009 a 64 millones en 2014. Sin duda, en pleno 2016 esta última cantidad es superior.

Aunque su lista de amores también es bastante codiciada y se encuentran, ni más ni menos que el cantante Joe Jonas, el actor Taylor Lautner, el músico John Mayer, el actor Jake Gyllenhaal, el político Conor Kennedy, Harry Styles, integrante de One Direction y el más reciente Tom Hiddleston por quien dejó a Calvin. DON’T WORRY BE HAPPY

A sus 29 años y con tremenda fortuna, seguro nada le preocupa a la rubia, pues ella misma reconoce a la cantante y compositora canadiense Shania Twain como su mayor influencia, aunque también se declara fanática de hueso colorado de Britney Spears. Sus seguidores cada día la quieren más y mantiene su puesto de popularidad en la industria musical.

En la actualidad ya no queda nada de aquella tierna niña que creció en una granja donde se cultivaban árboles de Navidad y ganó un concurso nacional de poesía con su poema titulado Monstruo en mi Closet.

Desde 2006 con un repertorio musical de temas country y pop compuestas durante su primer año de preparatoria, Taylor Swift ha sabido ganarse a sus fans, pues cada vez son más las personas (de diversas generaciones) que se suman al seguimiento de su carrera.

Y me atrevo a decir que ya no queda nada de la “Dulce Niña Na Na Na” (como diría la canción de Los Kumbia Kings) porque hace unos meses, tras el truene de la cantante con el DJ Calvin Harris, fueron muchas las versiones que surgieron en el mundo del espectáculo.

La más sonada hablaba de celos profesionales por parte del escocés, al no aceptar que su chica fuera la estrella musical número uno, ya que según la lista anual The Celebrity 100 en la revista Forbes, Swift fue incrementando sus ganancias y pasó de 18 millones de dólares ganados en 2009 a 64 millones en 2014. Sin duda, en pleno 2016 esta última cantidad es superior.

Aunque su lista de amores también es bastante codiciada y se encuentran, ni más ni menos que el cantante Joe Jonas, el actor Taylor Lautner, el músico John Mayer, el actor Jake Gyllenhaal, el político Conor Kennedy, Harry Styles, integrante de One Direction y el más reciente Tom Hiddleston por quien dejó a Calvin. DON’T WORRY BE HAPPY

A sus 29 años y con tremenda fortuna, seguro nada le preocupa a la rubia, pues ella misma reconoce a la cantante y compositora canadiense Shania Twain como su mayor influencia, aunque también se declara fanática de hueso colorado de Britney Spears. Sus seguidores cada día la quieren más y mantiene su puesto de popularidad en la industria musical.