/ viernes 9 de octubre de 2015

Una fiesta por John

Liverpool se volcó ayer en las celebraciones del que habría sido el 75 cumpleaños de John Lennon, uno de los músicos más influyentes del siglo XX y un reclamo turístico de primer orden para su ciudad natal en el Reino Unido.

En La Caverna, el primer local donde tocaron Los Beatles, había un concierto con tres de los miembros originales de The Quarrymen, el grupo que formó Lennon con varios amigos del colegio en 1956.

El Hard Days Night Hotel, un establecimiento dedicado a la banda de Liverpool, ofreció también ayer un tradicional té británico acompañado del pastel de chocolate favorito de Lennon y un brandy Alexander, su coctel predilecto.

Para la ocasión, el musical Let it be dejó el West End londinense para verse durante cinco semanas y media, a partir de ayer, en el teatro Royal Court de Liverpool.

Otra de las múltiples actividades programadas era un tour especial de tres horas organizado por The Cavern Club, en el que se abrieron las puertas de algunos de los lugares más relevantes de la vida de Lennon que habitualmente están cerradas al público.

El paseo comenzó en el instituto Quarry Bank, donde estudió durante varios años el músico durante su adolescencia. Uno de los compañeros de colegio de Lennon se unió al grupo y “explicó cómo era la vida de John en aquella época”, detalló a Efe Victoria McDermott, organizadora del evento.

* El primer cruce

El grupo se detuvo en la iglesia de St Peter’s, un templo de estilo neoclásico construido a principios del siglo XIX donde John Lennon y Paul McCartney se cruzaron por primera vez, el 6 de julio de 1957.

Uno de los miembros de The Quarrymen, que actuaban allí aquel día junto a John, relató cómo fue ese primer encuentro con el que acabaría compartiendo la primera línea de Los Beatles con Lennon.

La calle Penny Lane y el orfanato de Strawberry Fields, ambos escenarios reconocibles en las canciones del cuarteto, así como la casa de la infancia de Lennon, son otros de   nos del tour, que habitualmente se puede contratar en una versión reducida.

* El Museo de Los Beatles

Según los datos del Beatles Story, el museo que reúne piezas originales del grupo, cerca de 250 mil personas visitan cada año Liverpool atraídas por el legado de Lennon, McCartney, George Harrison y Ringo Starr.

“La gente suele discutir sobre quién fue el quinto Beatle, si fue el representante Brian Epstein, el bajista Stuart Sutcliffe u otras personas. Para nosotros, el quinto Beatle es la ciudad de Liverpool, que ha abrazado la herencia musical y cultural de la banda”, señaló McDermott.

Lennon, que en alguna ocasión dijo que querría volver a vivir en Liverpool, continúa vivo en la memoria de su ciudad natal 35 años después de su asesinato a balazos en Nueva York.

Su hermana Julia Baird, una psicóloga infantil de 68 años que durante décadas trató de huir de la fama de Los Beatles, es ahora una de las principales defensoras del legado de su hermano y dirige The Cavern Club.

Como tantos otros, Baird lamenta que la carrera de Lennon terminara de forma abrupta a los 40 años, y explicó a Efe que imagina a su hermano, con 75 años, “pintando y dibujando, quizás escribiendo poesía”.

“Creo que John habría evolucionado hacia el arte, en lugar de hacia la música, y habría encontrado nuevos modos de expresar algunas de las profundas revelaciones que tuvo hacia el final de su vida, tanto en el plano espiritual como filosófico”, explicó a Efe Andrew Lansley, profesor de Música Popular en la Universidad de Gloucestershire.

Yoko publicó en su Facebook que…

“Hemos encendido la Imagine Peace Tower cada año, ahora por 9 años consecutivos. No me olvido de un año.  En el principio,  me sentía que era un deber para mí vagamente venir para promover la paz mundial.  Pero me di cuenta de que era mucho más rápido, más que eso”.

Liverpool se volcó ayer en las celebraciones del que habría sido el 75 cumpleaños de John Lennon, uno de los músicos más influyentes del siglo XX y un reclamo turístico de primer orden para su ciudad natal en el Reino Unido.

En La Caverna, el primer local donde tocaron Los Beatles, había un concierto con tres de los miembros originales de The Quarrymen, el grupo que formó Lennon con varios amigos del colegio en 1956.

El Hard Days Night Hotel, un establecimiento dedicado a la banda de Liverpool, ofreció también ayer un tradicional té británico acompañado del pastel de chocolate favorito de Lennon y un brandy Alexander, su coctel predilecto.

Para la ocasión, el musical Let it be dejó el West End londinense para verse durante cinco semanas y media, a partir de ayer, en el teatro Royal Court de Liverpool.

Otra de las múltiples actividades programadas era un tour especial de tres horas organizado por The Cavern Club, en el que se abrieron las puertas de algunos de los lugares más relevantes de la vida de Lennon que habitualmente están cerradas al público.

El paseo comenzó en el instituto Quarry Bank, donde estudió durante varios años el músico durante su adolescencia. Uno de los compañeros de colegio de Lennon se unió al grupo y “explicó cómo era la vida de John en aquella época”, detalló a Efe Victoria McDermott, organizadora del evento.

* El primer cruce

El grupo se detuvo en la iglesia de St Peter’s, un templo de estilo neoclásico construido a principios del siglo XIX donde John Lennon y Paul McCartney se cruzaron por primera vez, el 6 de julio de 1957.

Uno de los miembros de The Quarrymen, que actuaban allí aquel día junto a John, relató cómo fue ese primer encuentro con el que acabaría compartiendo la primera línea de Los Beatles con Lennon.

La calle Penny Lane y el orfanato de Strawberry Fields, ambos escenarios reconocibles en las canciones del cuarteto, así como la casa de la infancia de Lennon, son otros de   nos del tour, que habitualmente se puede contratar en una versión reducida.

* El Museo de Los Beatles

Según los datos del Beatles Story, el museo que reúne piezas originales del grupo, cerca de 250 mil personas visitan cada año Liverpool atraídas por el legado de Lennon, McCartney, George Harrison y Ringo Starr.

“La gente suele discutir sobre quién fue el quinto Beatle, si fue el representante Brian Epstein, el bajista Stuart Sutcliffe u otras personas. Para nosotros, el quinto Beatle es la ciudad de Liverpool, que ha abrazado la herencia musical y cultural de la banda”, señaló McDermott.

Lennon, que en alguna ocasión dijo que querría volver a vivir en Liverpool, continúa vivo en la memoria de su ciudad natal 35 años después de su asesinato a balazos en Nueva York.

Su hermana Julia Baird, una psicóloga infantil de 68 años que durante décadas trató de huir de la fama de Los Beatles, es ahora una de las principales defensoras del legado de su hermano y dirige The Cavern Club.

Como tantos otros, Baird lamenta que la carrera de Lennon terminara de forma abrupta a los 40 años, y explicó a Efe que imagina a su hermano, con 75 años, “pintando y dibujando, quizás escribiendo poesía”.

“Creo que John habría evolucionado hacia el arte, en lugar de hacia la música, y habría encontrado nuevos modos de expresar algunas de las profundas revelaciones que tuvo hacia el final de su vida, tanto en el plano espiritual como filosófico”, explicó a Efe Andrew Lansley, profesor de Música Popular en la Universidad de Gloucestershire.

Yoko publicó en su Facebook que…

“Hemos encendido la Imagine Peace Tower cada año, ahora por 9 años consecutivos. No me olvido de un año.  En el principio,  me sentía que era un deber para mí vagamente venir para promover la paz mundial.  Pero me di cuenta de que era mucho más rápido, más que eso”.