/ viernes 30 de julio de 2021

Durand Jones and The Indications: Sonido soul de alto calibre

La banda norteamericana habló con El Sol de México sobre su tercer LP, que los consolida como uno de los exponentes más notables del nuevo soul

Cuando esta pandilla de soul brothers hizo su aparición en 2015 con un sencillo de vinilo de color azul, se corrieron rumores e hicieron apuestas fuertes. El nombre de Durand Jones and the Indications se postulaba como uno de los representantes más importantes de la nueva música soul.

Aquello fue en julio, un verano intenso para el grupo de Indiana que hacia fines del mismo año ya cobraba suficiente interés cuando finalmente llegó el esperado LP homónimo que cosechó una oleada de fanáticos que comenzaba con sus compañeros de la universidad, pero se extendía hasta la comunidad low-rider del área de California, sin mencionar a los coleccionistas y fanáticos del soul a nivel mundial que los arroparon con beneplácito.

➡️ MTV: 40 años de Music Television

¿Pero cómo es que un grupo de universitarios de Indiana decidió retomar la tradición de la dulce música soul? Aaron Frazer, segunda voz y baterista del conjunto, se apresura a hablar de sus orígenes con entusiasmo:

“Para mí, esta música llegó después de escuchar un montón de hip-hop. Yo quería ser productor y hacer beats. En aquel entonces estaba en la high school y cuando escuché a The Roots por primera vez, fue el momento en que me dije: Bien, puedes hacer hip-hop o puedes ser un músico más completo. Por aquellos días, en Indiana, yo estaba dentro de una banda de hip-hop pero al mismo tiempo comencé a interesarme por las bases de los beats, que básicamente eran música soul... También escuché a la Budhos Band y pensé que eran impresionantes, y poco después a Charles Bradley, con “The world (is going up in flames)” y ni siquiera creí que me estuviera permitido interpretar esta clase de música... En aquellos días, las cosas se fueron conectando y junto con Blake nos clavamos en escuchar la música del sello Daptone Records y comenzamos a movernos hacia esa dirección, alejándonos de las cosas que habíamos hecho previamente”.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Así como desde los primeros tiempos el trabajo de los sellos independientes ha sido fundamental para este nuevo renacer de los temas con armonías vocales y falsettos desgarradores. Y en efecto, Daptone Records mantuvo viva la flama desde el inicio del milenio con producciones de alto nivel sonoro y artistas de la talla de Sharon Jones y Charles Bradley; piezas que sirvieron como catalizadores para impulsar una nueva generación de sellos e intérpretes. Entre los que han cobrado más fuerza en la actualidad se encuentra precisamente Colemine Records, el sello independiente de Loveland, Ohio que sería fundamental en la carrera de los chicos de Bloomington. El guitarrista de la banda, Blake Rhein, toma la palabra y recuerda:

“Empezamos el contacto con Colemine casi al mismo tiempo que comenzamos a interesarnos en los discos de Daptone Records. Tenía la costumbre de visitar la tienda de discos en Bloomington, Indiana, que es donde estudié la universidad. Me gustaba revisar la sección de discos de 45 RPM y empecé a reconocer los sencillos de Colemine y sus bandas. Pensaba: Vaya, esto suena a viejo... pero es nuevo. Compré algunos discos y escuché que realmente tenían un sonido muy particular, así que le escribí a su dueño, Terry (Cole), que es una de las personas más amables de todo el planeta. Él fue muy generoso y creo que hablamos de lo que estábamos haciendo entonces. Él aún tenía presentaciones con su banda, The Jive Turkeys, hablamos sobre música y le comenté que tenía una banda a lo que me recomendó que continuáramos con las presentaciones. Después de un tiempo, tuvimos una reunión como grupo para hablar sobre Colemine y decidimos que debíamos entrar al estudio. Yo pensaba en Colemine Records y me decía: Bueno, ellos son exitosos y conoces al dueño, nosotros deseamos sacar un disco y tal vez ellos podrían hacerlo. Con eso en mente, comenzamos a impulsar el desarrollo de la banda, teníamos un objetivo: Grabar un disco con ese sonido picante y creo que Terry fue la persona correcta para hacerlo”.

Foto: Cortesía

La evolución de la agrupación ha sido constante y su segundo álbum, American Love Call (2019) fue un ejemplo de aquello. Ahora es recurrente la famosa historia del demo de $452 dólares (presupuesto que incluía una caja de cerveza para la sesión de grabación) pero parece tan lejana cuando escuchas los coros y las orquestaciones de la segunda referencia de los soul brothers de Indiana. Un cocktail perfecto entre la sensualidad de Marvin Gaye y la conciencia política del mejor Curtis Mayfield, que llegaba en un momento de gran agitación dentro su tierra natal, un catálogo de canciones donde Jones y Frazer se perciben más libres en la composición, explotando en gran medida sus inquietudes políticas. Un proceso donde este último se desvela como un cantante por cuenta propia y emprende su propia aventura en solitario. Han sido un par de años muy intensos que el mismo Frazer resume con cierta nostalgia:

“Siempre he creído que los artistas somos como esponjas y que hay un periodo en el que absorbemos todo lo que podemos, y después lo liberamos. De modo que cada tanto tenemos este periodo de descarga donde se refleja qué estuviste escuchando y dónde estamos en nuestro viaje como fanáticos de la música y estudiosos de esta. Creo que originalmente los detalles que nos gustaban fueron las grabaciones lo-fi con baterías muy intensas, bajos cadenciosos… Un estilo muy soul de finales de los sesentas. Y entonces casi por accidente descubro que también podía cantar, realmente no tenía intención de cantar en esta banda, fue una especie de accidente. Pero entonces, cuando tuvimos múltiples cantantes dentro del grupo fue cuando comenzamos a interesarnos por el estilo de los grupos vocales de soul, ese momento a principios de los setentas que refleja el estilo de los grupos vocales de doo-wop de los cincuentas, conserva el estilo de producción, y para ese momento ya contaba con la mejor tecnología de grabación. De modo que American Love Call mantuvo esa tradición del sweet soul vocal, y creo que fue parcialmente por eso que nos descubrimos como parte de la comunidad low-rider.

➡️ El reguetón, ¿bueno para el cerebro?

Sobre su nuevo álbum, Private space, que ve la luz este 30 de julio, Aaron considera que evolucionaron porque las cosas que escucharon han cambiado de nuevo:

“Y ahora podríamos decir que estamos un poco dentro de lo que se conoce como modern soul: Grabaciones con un toque más jazz, progresiones de acordes y el sonido de la batería un poco diferente, con un estilo sólido y nuevos matices”.

El sencillo “Private space” continúa el recorrido de la banda hacia una nebulosa de tonalidades sonoras y composiciones donde musicalmente podríamos ubicarnos en la Motown recién mudada a Los Ángeles, el invierno del ’74 con Gil Scott Heron y algún guiño a Sixto Rodriguez. “Witchoo”, que fue elegida como primer sencillo, tiene esa aura de sofisticación y sonido disco, perfecto para una noche de baile y romance, mientras que “Love will work it out”, el tema más reciente para introducirnos dentro de este nuevo universo, oscila entre la melancolía y la reflexión que se mecen entre armonías vocales y el ritmo del bajo.

Es inevitable considerar el momento y las condiciones en que estas grabaciones fueron concebidas para comprender la dualidad presente a lo largo de todo el álbum: Un lamento por las pérdidas, tanto como una celebración por la vida; instantes de reflexión interna, intensa y personal para después cobijarnos con momentos de bienestar y un sonido soul de alto calibre: Rítmico, emotivo, expresivo y apasionado.

“Siempre hemos tratado de reflejar la realidad que vivimos de algún modo, así lo hicimos en American Love Call. Durand sería el primero en decir que desde nuestro primer disco hemos creído que el deber de un artista es reflejar los tiempos que se viven, entonces consideramos que si algo va a florecer es nuestra responsabilidad hablar de la situación política, pero al mismo tiempo somos grandes creyentes de lo importante que es el “escapismo”, en el sentido de crear espacios y momentos donde puedas vivir dentro de una fantasía por un segundo”, señala emotivamente el baterista.

Ser amable y tierno en este momento político es una forma de rebeldía y eso es lo que la gente busca, es por lo que la gente está luchando en muchas comunidades en este momento. Space… intenta abarcar estos dos momentos, puedes ser un luchador todo el tiempo, pero también es válido disfrutar de un momento de relajación y ternura, abandonar este “modo de sobrevivencia” por un momento. El álbum contiene todos esos detalles, porque la vida de la gente necesita de esos detalles”, agrega.

La música como evasión de la realidad, el ritmo como un motor para continuar a pesar de la adversidad. Dentro de esta evolución concéntrica, en el tercer capítulo de su historia, el sonido de Durand Jones & the Indications flirtea sin pena con los estilos de la década de los setentas e incluso gráficamente nos presentan una imagen que rememora las tapas de agrupaciones como the Dells o Isley Brothers. Un sonido fresco y equilibrado con mucho ritmo, perfecto para la pista de baile y memorables momentos de intimidad.

Foto: Cortesía

Aunque Private space también presenta ciertos elementos particulares de aquel momento convulso en lo político, económico y social donde muchos compositores y escuchas buscaban una respuesta en la frecuencia del radio o en las portadas de los discos, un paralelismo inevitable con nuestra propia realidad.

“Creo que hay una conexión con esas temáticas futuristas y mágicas de finales de los setentas que en general buscaban una utopía, una esperanza. Quizás la conexión de este disco con aquellas temáticas no es intencional, pero sí podría decir que existe una conexión entre el escapismo, el espacio exterior, el futuro, la esperanza... Tal vez, como en aquellos tiempos estamos buscando la respuesta en otros lugares, en otras realidades, buscamos la respuesta en canciones de amor”, comenta Rhein, a manera de reflexión.

Los chicos de Indiana liderados por Durand Jones despegaron en un momento complicado para la música soul: Justo cuando la luz de estrellas como Sharon Jones y Charles Bradley se extinguieron. Hubo quien consideró que aquel era el final de ese hermoso boom, pero dentro de los cuarteles de nuevos sellos independientes se fraguaron los planes para una explosión y una nueva comunidad de soul people emergió para continuar con la tradición a partir de nuevas visiones y discursos.

Aquellos que antes eran estudiantes con un presupuesto de un par de cientos de dólares hoy son una apuesta segura en términos económicos y el vehículo que ha llevado la palabra del soul a nuevas generaciones y latitudes que siguen sus pasos de cerca. La emoción del guitarrista es evidente cuando concluye:

“Pensar en que existen otras bandas que quieren tocar música como nosotros es increíble… Estamos orgullosos de formar parte de una comunidad que incluye a gente tan talentosa como los artistas de Daptone / Penrose. El ambiente es muy agradable, nos apoyamos unos a otros, es genial ser parte de una comunidad de gente creativa que comparte la misma pasión que tú”.

➡️ Natural | Música contra la emergencia climática

Private space, el tercer disco de estudio de Durand Jones and the Indications, es una colección de 10 temas concebidos durante el encierro pandémico que habrán de compartir espacio en los muebles de discos juntos a las grandes leyendas del género. El legado de unos jóvenes que en su momento solo deseaban editar un disco y hoy sirven de inspiración para una nueva camada de gente soul. De modo que la conclusión de Aaron Frazer va directamente para esa nueva generación:

“Creo que esas personas que podemos considerar como nuestros héroes pueden ser recreados en cualquier estilo. Basta con mirar a Curtis Mayfield, Gil Scott Heron o Smokey Robinson. Personajes como ellos lo intentaron permanentemente, realmente intentaron hacer cosas nuevas una y otra vez, incluso cuando no funcionaron muy bien. Entonces siento que si realmente quieres hacer música como todas esas leyendas simplemente debes intentarlo y no detenerte a pensar en nada”.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Cuando esta pandilla de soul brothers hizo su aparición en 2015 con un sencillo de vinilo de color azul, se corrieron rumores e hicieron apuestas fuertes. El nombre de Durand Jones and the Indications se postulaba como uno de los representantes más importantes de la nueva música soul.

Aquello fue en julio, un verano intenso para el grupo de Indiana que hacia fines del mismo año ya cobraba suficiente interés cuando finalmente llegó el esperado LP homónimo que cosechó una oleada de fanáticos que comenzaba con sus compañeros de la universidad, pero se extendía hasta la comunidad low-rider del área de California, sin mencionar a los coleccionistas y fanáticos del soul a nivel mundial que los arroparon con beneplácito.

➡️ MTV: 40 años de Music Television

¿Pero cómo es que un grupo de universitarios de Indiana decidió retomar la tradición de la dulce música soul? Aaron Frazer, segunda voz y baterista del conjunto, se apresura a hablar de sus orígenes con entusiasmo:

“Para mí, esta música llegó después de escuchar un montón de hip-hop. Yo quería ser productor y hacer beats. En aquel entonces estaba en la high school y cuando escuché a The Roots por primera vez, fue el momento en que me dije: Bien, puedes hacer hip-hop o puedes ser un músico más completo. Por aquellos días, en Indiana, yo estaba dentro de una banda de hip-hop pero al mismo tiempo comencé a interesarme por las bases de los beats, que básicamente eran música soul... También escuché a la Budhos Band y pensé que eran impresionantes, y poco después a Charles Bradley, con “The world (is going up in flames)” y ni siquiera creí que me estuviera permitido interpretar esta clase de música... En aquellos días, las cosas se fueron conectando y junto con Blake nos clavamos en escuchar la música del sello Daptone Records y comenzamos a movernos hacia esa dirección, alejándonos de las cosas que habíamos hecho previamente”.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Así como desde los primeros tiempos el trabajo de los sellos independientes ha sido fundamental para este nuevo renacer de los temas con armonías vocales y falsettos desgarradores. Y en efecto, Daptone Records mantuvo viva la flama desde el inicio del milenio con producciones de alto nivel sonoro y artistas de la talla de Sharon Jones y Charles Bradley; piezas que sirvieron como catalizadores para impulsar una nueva generación de sellos e intérpretes. Entre los que han cobrado más fuerza en la actualidad se encuentra precisamente Colemine Records, el sello independiente de Loveland, Ohio que sería fundamental en la carrera de los chicos de Bloomington. El guitarrista de la banda, Blake Rhein, toma la palabra y recuerda:

“Empezamos el contacto con Colemine casi al mismo tiempo que comenzamos a interesarnos en los discos de Daptone Records. Tenía la costumbre de visitar la tienda de discos en Bloomington, Indiana, que es donde estudié la universidad. Me gustaba revisar la sección de discos de 45 RPM y empecé a reconocer los sencillos de Colemine y sus bandas. Pensaba: Vaya, esto suena a viejo... pero es nuevo. Compré algunos discos y escuché que realmente tenían un sonido muy particular, así que le escribí a su dueño, Terry (Cole), que es una de las personas más amables de todo el planeta. Él fue muy generoso y creo que hablamos de lo que estábamos haciendo entonces. Él aún tenía presentaciones con su banda, The Jive Turkeys, hablamos sobre música y le comenté que tenía una banda a lo que me recomendó que continuáramos con las presentaciones. Después de un tiempo, tuvimos una reunión como grupo para hablar sobre Colemine y decidimos que debíamos entrar al estudio. Yo pensaba en Colemine Records y me decía: Bueno, ellos son exitosos y conoces al dueño, nosotros deseamos sacar un disco y tal vez ellos podrían hacerlo. Con eso en mente, comenzamos a impulsar el desarrollo de la banda, teníamos un objetivo: Grabar un disco con ese sonido picante y creo que Terry fue la persona correcta para hacerlo”.

Foto: Cortesía

La evolución de la agrupación ha sido constante y su segundo álbum, American Love Call (2019) fue un ejemplo de aquello. Ahora es recurrente la famosa historia del demo de $452 dólares (presupuesto que incluía una caja de cerveza para la sesión de grabación) pero parece tan lejana cuando escuchas los coros y las orquestaciones de la segunda referencia de los soul brothers de Indiana. Un cocktail perfecto entre la sensualidad de Marvin Gaye y la conciencia política del mejor Curtis Mayfield, que llegaba en un momento de gran agitación dentro su tierra natal, un catálogo de canciones donde Jones y Frazer se perciben más libres en la composición, explotando en gran medida sus inquietudes políticas. Un proceso donde este último se desvela como un cantante por cuenta propia y emprende su propia aventura en solitario. Han sido un par de años muy intensos que el mismo Frazer resume con cierta nostalgia:

“Siempre he creído que los artistas somos como esponjas y que hay un periodo en el que absorbemos todo lo que podemos, y después lo liberamos. De modo que cada tanto tenemos este periodo de descarga donde se refleja qué estuviste escuchando y dónde estamos en nuestro viaje como fanáticos de la música y estudiosos de esta. Creo que originalmente los detalles que nos gustaban fueron las grabaciones lo-fi con baterías muy intensas, bajos cadenciosos… Un estilo muy soul de finales de los sesentas. Y entonces casi por accidente descubro que también podía cantar, realmente no tenía intención de cantar en esta banda, fue una especie de accidente. Pero entonces, cuando tuvimos múltiples cantantes dentro del grupo fue cuando comenzamos a interesarnos por el estilo de los grupos vocales de soul, ese momento a principios de los setentas que refleja el estilo de los grupos vocales de doo-wop de los cincuentas, conserva el estilo de producción, y para ese momento ya contaba con la mejor tecnología de grabación. De modo que American Love Call mantuvo esa tradición del sweet soul vocal, y creo que fue parcialmente por eso que nos descubrimos como parte de la comunidad low-rider.

➡️ El reguetón, ¿bueno para el cerebro?

Sobre su nuevo álbum, Private space, que ve la luz este 30 de julio, Aaron considera que evolucionaron porque las cosas que escucharon han cambiado de nuevo:

“Y ahora podríamos decir que estamos un poco dentro de lo que se conoce como modern soul: Grabaciones con un toque más jazz, progresiones de acordes y el sonido de la batería un poco diferente, con un estilo sólido y nuevos matices”.

El sencillo “Private space” continúa el recorrido de la banda hacia una nebulosa de tonalidades sonoras y composiciones donde musicalmente podríamos ubicarnos en la Motown recién mudada a Los Ángeles, el invierno del ’74 con Gil Scott Heron y algún guiño a Sixto Rodriguez. “Witchoo”, que fue elegida como primer sencillo, tiene esa aura de sofisticación y sonido disco, perfecto para una noche de baile y romance, mientras que “Love will work it out”, el tema más reciente para introducirnos dentro de este nuevo universo, oscila entre la melancolía y la reflexión que se mecen entre armonías vocales y el ritmo del bajo.

Es inevitable considerar el momento y las condiciones en que estas grabaciones fueron concebidas para comprender la dualidad presente a lo largo de todo el álbum: Un lamento por las pérdidas, tanto como una celebración por la vida; instantes de reflexión interna, intensa y personal para después cobijarnos con momentos de bienestar y un sonido soul de alto calibre: Rítmico, emotivo, expresivo y apasionado.

“Siempre hemos tratado de reflejar la realidad que vivimos de algún modo, así lo hicimos en American Love Call. Durand sería el primero en decir que desde nuestro primer disco hemos creído que el deber de un artista es reflejar los tiempos que se viven, entonces consideramos que si algo va a florecer es nuestra responsabilidad hablar de la situación política, pero al mismo tiempo somos grandes creyentes de lo importante que es el “escapismo”, en el sentido de crear espacios y momentos donde puedas vivir dentro de una fantasía por un segundo”, señala emotivamente el baterista.

Ser amable y tierno en este momento político es una forma de rebeldía y eso es lo que la gente busca, es por lo que la gente está luchando en muchas comunidades en este momento. Space… intenta abarcar estos dos momentos, puedes ser un luchador todo el tiempo, pero también es válido disfrutar de un momento de relajación y ternura, abandonar este “modo de sobrevivencia” por un momento. El álbum contiene todos esos detalles, porque la vida de la gente necesita de esos detalles”, agrega.

La música como evasión de la realidad, el ritmo como un motor para continuar a pesar de la adversidad. Dentro de esta evolución concéntrica, en el tercer capítulo de su historia, el sonido de Durand Jones & the Indications flirtea sin pena con los estilos de la década de los setentas e incluso gráficamente nos presentan una imagen que rememora las tapas de agrupaciones como the Dells o Isley Brothers. Un sonido fresco y equilibrado con mucho ritmo, perfecto para la pista de baile y memorables momentos de intimidad.

Foto: Cortesía

Aunque Private space también presenta ciertos elementos particulares de aquel momento convulso en lo político, económico y social donde muchos compositores y escuchas buscaban una respuesta en la frecuencia del radio o en las portadas de los discos, un paralelismo inevitable con nuestra propia realidad.

“Creo que hay una conexión con esas temáticas futuristas y mágicas de finales de los setentas que en general buscaban una utopía, una esperanza. Quizás la conexión de este disco con aquellas temáticas no es intencional, pero sí podría decir que existe una conexión entre el escapismo, el espacio exterior, el futuro, la esperanza... Tal vez, como en aquellos tiempos estamos buscando la respuesta en otros lugares, en otras realidades, buscamos la respuesta en canciones de amor”, comenta Rhein, a manera de reflexión.

Los chicos de Indiana liderados por Durand Jones despegaron en un momento complicado para la música soul: Justo cuando la luz de estrellas como Sharon Jones y Charles Bradley se extinguieron. Hubo quien consideró que aquel era el final de ese hermoso boom, pero dentro de los cuarteles de nuevos sellos independientes se fraguaron los planes para una explosión y una nueva comunidad de soul people emergió para continuar con la tradición a partir de nuevas visiones y discursos.

Aquellos que antes eran estudiantes con un presupuesto de un par de cientos de dólares hoy son una apuesta segura en términos económicos y el vehículo que ha llevado la palabra del soul a nuevas generaciones y latitudes que siguen sus pasos de cerca. La emoción del guitarrista es evidente cuando concluye:

“Pensar en que existen otras bandas que quieren tocar música como nosotros es increíble… Estamos orgullosos de formar parte de una comunidad que incluye a gente tan talentosa como los artistas de Daptone / Penrose. El ambiente es muy agradable, nos apoyamos unos a otros, es genial ser parte de una comunidad de gente creativa que comparte la misma pasión que tú”.

➡️ Natural | Música contra la emergencia climática

Private space, el tercer disco de estudio de Durand Jones and the Indications, es una colección de 10 temas concebidos durante el encierro pandémico que habrán de compartir espacio en los muebles de discos juntos a las grandes leyendas del género. El legado de unos jóvenes que en su momento solo deseaban editar un disco y hoy sirven de inspiración para una nueva camada de gente soul. De modo que la conclusión de Aaron Frazer va directamente para esa nueva generación:

“Creo que esas personas que podemos considerar como nuestros héroes pueden ser recreados en cualquier estilo. Basta con mirar a Curtis Mayfield, Gil Scott Heron o Smokey Robinson. Personajes como ellos lo intentaron permanentemente, realmente intentaron hacer cosas nuevas una y otra vez, incluso cuando no funcionaron muy bien. Entonces siento que si realmente quieres hacer música como todas esas leyendas simplemente debes intentarlo y no detenerte a pensar en nada”.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Sociedad

No hay avances en investigación de caso Ayotzinapa: padres de los 43 normalistas

López Obrador encabeza una comisión que atiende la desaparición en Ayotzinapa como un asunto de Estado,

CDMX

CDMX se mantiene en semáforo amarillo, pero más cerca del verde

Autoridades capitalinas anunciaron que van seis semanas a la baja en casos positivos y hospitalizados por coronavirus

CDMX

Vacunarán la próxima semana a personas de 18 a 29 años en alcaldías faltantes

La capital del país estaría cubriendo con al menos una dosis a todos los adultos

Finanzas

China no hará intercambios con extranjeros: prohíbe las criptotransacciones    

Para combatir las actividades relacionadas con las criptomonedas, ahora consideradas ilegales, el Banco Popular de China y otros departamentos tomarán una serie de medidas

Automotriz

Acura RDX 2022 derrocha estilo y tecnología

El SUV de la marca japonesa presume un rediseño exterior e integra mayor tecnología que lo hacen más atractivo

México

Denuncian al fiscal Gertz Manero ante la UIF por presuntos delitos financieros

Alonso Castillo Cuevas, familiar político del titular de la FGR, denunció el presunto manejo de 7.8 millones de dólares en cuentas bancarias radicadas en paraísos fiscales

Turismo

Machupicchu, el primer destino carbono neutral

Es considerado una de las maravillas del mundo y ahora promotor del turismo verde

Sociedad

Academia Mexicana de la Lengua apoya a científicos del Conacyt

En una misiva firmada por más de 30 miembros de la Academia, la institución señaló que el hostigamiento por parte de la Fiscalía General de la República

Mundo

Cancelan vuelos en España por erupción del volcán de La Palma

Hasta el momento, en la isla de La Palma hay más de 6 mil evacuados por una erupción que podría durar semanas