/ lunes 12 de septiembre de 2016

Alertan en la Asamblea sobre casos de ciberbullying

El ciberbullyng afecta a niños y jóvenes de 12 a 19 años de edad a través de hostigamiento en línea, según un análisis realizado por la Comisión de Atención al Desarrollo de la Niñez de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Con las nuevas tecnologías de comunicación, se hostiga en línea a las víctimas a toda hora y desde cualquier lugar, de tal manera que ese fenómeno se debe comprender como una forma de agresión, para que investigadores, educadores y autoridades prevengan las consecuencias.

Todo comienza en la convivencia escolar en la que los estudiantes frecuentemente  se hacen bromas pesadas, les ponen apodos a sus compañeros y reciben con novatadas a los alumnos de nuevo ingreso, situaciones que muchas veces pasan de la simple broma estudiantil a verdaderos casos de bullying o acoso escolar.

Hay dos características principales con las que se da este fenómeno, el primero radica en el hecho de que la víctima sea más vulnerable que el agresor y que la conducta hostil se presente en forma repetida, por lo que se debe detectar a tiempo para poder prevenirlo.

Óscar Ulises García, secretario técnico de dicha comisión, explicó que el bullying es toda agresión deliberada que un individuo o grupo ejerce sobre alguien de manera reiterada y sistemática, y sucede entre tres tipos de participantes: agresores, víctimas y espectadores activos o pasivos.

Agregó que cuando el hostigamiento se extiende a los medios digitales mediante mensajes de correo electrónico o de teléfono celular, blogs y redes sociales, entonces se considera acoso cibernético.

Dijo que esta problemática ha crecido porque antes no existían las redes sociales como Facebook, Twitter, Snapchat, Instagram, ni Youtube. “Hoy la mitad de la población mexicana es internauta, siendo en su mayoría jóvenes”. (Notimex)

El ciberbullyng afecta a niños y jóvenes de 12 a 19 años de edad a través de hostigamiento en línea, según un análisis realizado por la Comisión de Atención al Desarrollo de la Niñez de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Con las nuevas tecnologías de comunicación, se hostiga en línea a las víctimas a toda hora y desde cualquier lugar, de tal manera que ese fenómeno se debe comprender como una forma de agresión, para que investigadores, educadores y autoridades prevengan las consecuencias.

Todo comienza en la convivencia escolar en la que los estudiantes frecuentemente  se hacen bromas pesadas, les ponen apodos a sus compañeros y reciben con novatadas a los alumnos de nuevo ingreso, situaciones que muchas veces pasan de la simple broma estudiantil a verdaderos casos de bullying o acoso escolar.

Hay dos características principales con las que se da este fenómeno, el primero radica en el hecho de que la víctima sea más vulnerable que el agresor y que la conducta hostil se presente en forma repetida, por lo que se debe detectar a tiempo para poder prevenirlo.

Óscar Ulises García, secretario técnico de dicha comisión, explicó que el bullying es toda agresión deliberada que un individuo o grupo ejerce sobre alguien de manera reiterada y sistemática, y sucede entre tres tipos de participantes: agresores, víctimas y espectadores activos o pasivos.

Agregó que cuando el hostigamiento se extiende a los medios digitales mediante mensajes de correo electrónico o de teléfono celular, blogs y redes sociales, entonces se considera acoso cibernético.

Dijo que esta problemática ha crecido porque antes no existían las redes sociales como Facebook, Twitter, Snapchat, Instagram, ni Youtube. “Hoy la mitad de la población mexicana es internauta, siendo en su mayoría jóvenes”. (Notimex)