/ miércoles 20 de febrero de 2019

Falsas órdenes de desalojo y grupos de golpeadores asedian a capitalinos

Quienes viven en la San Rafael o Centro temen por los grupos de golpeadores que acosan a los inquilinos

Con falsas órdenes de desalojo y usando grupos de golpeadores, cientos de capitalinos han sido echados de sus viviendas. Organizaciones vecinales afirman que en el fondo de esta problemática subyacen intereses de empresas inmobiliarias, ya que los casos ocurren en colonias centrales como San Rafael, Roma, Juárez o Centro, que representan un gran mercado de vivienda.

De hecho en estas zonas se aprobaron dos Sistemas de Actuación por Cooperación (SAC): el Alameda-Reforma, Doctores y el Distrito San Pablo. Los SAC son instrumentos de desarrollo inmobiliario a través de los cuales el gobierno capitalino otorga facilidades a los desarrolladores para romper con las resistencias existentes en los territorios.

Ayer en conferencia de prensa personas desalojadas y líderes vecinales denunciaron que el modus operandi incluye a personal de oficinas del gobierno capitalino, coyotes, despachos de abogados y las propias empresas inmobiliarias. Incluso, sin dar nombres, mencionaron que en alguna parte del proceso podrían participar figuras políticas de la ciudad.

“Hay una corrupción compartida entre inmobiliarios, las distintas instancias judiciales y de administración y gestión del suelo en la Ciudad y una serie de actores que van alrededor”, dijo Pablo Gaytán, representante de la organización Comunidades Metropolitanas, quien afirmó que a esto se han sumado grupos de golpeadores que acosan a los inquilinos.

En este contexto fue que celebraron que la ley constitucional de los Derechos Humanos y sus Garantías incluyera en el artículo 60 el derecho de audiencia a los afectados por desalojos, así como el pago de indemnizaciones en caso de ser privados de sus bienes y el derecho a tener un realojamiento adecuado en un radio de 15 kilómetros del predio en conflicto.

Foto: David Deolarte

VIVIR CON MIEDO

Para Gaytán en los últimos casos de desalojo se han usado grupos de golpeadores, presuntamente contratados por las propias inmobiliarias a través de personas que se hacen pasar por los supuestos propietarios de los inmuebles, para acosar y atemorizar a los inquilinos, con el objetivo de que éstos se cansen y se vayan voluntariamente del inmueble.

Es el caso de la señora Rufina Galindo López, quien habita en la calle Emiliano Zapata 56, en el Centro Histórico, detrás del Palacio Nacional. Ahí en julio de 2016 fueron desalojados de manera violenta 10 de los 24 departamentos. Posteriormente se echó a más gente al grado de que ahora solamente permanecen cuatro departamentos habitados.

No obstante, la semana pasada, contó la señora Galindo López, una treintena de sujetos desconocidos ingresaron al edificio y han permanecido ahí desde entonces acosando a las familias que aún pelean por su patrimonio, consumiendo drogas, escuchando música con alto volumen y hablando en lenguaje soez.

“Hay gente que anda por todo el edificio. A mi vecina no la dejaron pasar porque le dijeron que no vivía ahí.Yo tengo miedo, se drogan en la noche donde está mi ventana,. Nadie ha ido de las autoridades. No nos agreden, pero su presencia es nefasta, no se puede vivir”, lamentó.

Con falsas órdenes de desalojo y usando grupos de golpeadores, cientos de capitalinos han sido echados de sus viviendas. Organizaciones vecinales afirman que en el fondo de esta problemática subyacen intereses de empresas inmobiliarias, ya que los casos ocurren en colonias centrales como San Rafael, Roma, Juárez o Centro, que representan un gran mercado de vivienda.

De hecho en estas zonas se aprobaron dos Sistemas de Actuación por Cooperación (SAC): el Alameda-Reforma, Doctores y el Distrito San Pablo. Los SAC son instrumentos de desarrollo inmobiliario a través de los cuales el gobierno capitalino otorga facilidades a los desarrolladores para romper con las resistencias existentes en los territorios.

Ayer en conferencia de prensa personas desalojadas y líderes vecinales denunciaron que el modus operandi incluye a personal de oficinas del gobierno capitalino, coyotes, despachos de abogados y las propias empresas inmobiliarias. Incluso, sin dar nombres, mencionaron que en alguna parte del proceso podrían participar figuras políticas de la ciudad.

“Hay una corrupción compartida entre inmobiliarios, las distintas instancias judiciales y de administración y gestión del suelo en la Ciudad y una serie de actores que van alrededor”, dijo Pablo Gaytán, representante de la organización Comunidades Metropolitanas, quien afirmó que a esto se han sumado grupos de golpeadores que acosan a los inquilinos.

En este contexto fue que celebraron que la ley constitucional de los Derechos Humanos y sus Garantías incluyera en el artículo 60 el derecho de audiencia a los afectados por desalojos, así como el pago de indemnizaciones en caso de ser privados de sus bienes y el derecho a tener un realojamiento adecuado en un radio de 15 kilómetros del predio en conflicto.

Foto: David Deolarte

VIVIR CON MIEDO

Para Gaytán en los últimos casos de desalojo se han usado grupos de golpeadores, presuntamente contratados por las propias inmobiliarias a través de personas que se hacen pasar por los supuestos propietarios de los inmuebles, para acosar y atemorizar a los inquilinos, con el objetivo de que éstos se cansen y se vayan voluntariamente del inmueble.

Es el caso de la señora Rufina Galindo López, quien habita en la calle Emiliano Zapata 56, en el Centro Histórico, detrás del Palacio Nacional. Ahí en julio de 2016 fueron desalojados de manera violenta 10 de los 24 departamentos. Posteriormente se echó a más gente al grado de que ahora solamente permanecen cuatro departamentos habitados.

No obstante, la semana pasada, contó la señora Galindo López, una treintena de sujetos desconocidos ingresaron al edificio y han permanecido ahí desde entonces acosando a las familias que aún pelean por su patrimonio, consumiendo drogas, escuchando música con alto volumen y hablando en lenguaje soez.

“Hay gente que anda por todo el edificio. A mi vecina no la dejaron pasar porque le dijeron que no vivía ahí.Yo tengo miedo, se drogan en la noche donde está mi ventana,. Nadie ha ido de las autoridades. No nos agreden, pero su presencia es nefasta, no se puede vivir”, lamentó.

México

México suma 90 mil 664 casos confirmados de Covid-19

López-Gatell reiteró que “hoy no se acaba la epidemia" ni las restricciones de la movilidad en el espacio público

Sociedad

Morena exige al INE rigor para avalar nuevos partidos políticos

Alfonso Ramírez Cuéllar pidió también a las organizaciones civiles acompañar el proceso

Mundo

Detonan artefacto en canal de televisión en Guayaquil, foco del coronavirus en Ecuador

El presidente Lenín Moreno, tras solidarizarse con Teleamazonas por el ataque, manifestó en Twitter que "la libertad de expresión incomoda a quienes se ven afectados por las denuncias de la prensa libre"

Mundo

Bajo observación | Potencias europeas, en camino a la normalidad

De acuerdo con datos de Google, Alemania fue una de las potencias europeas donde las personas guardaron menos la sana distancia

Celebridades

Famosos hacen llamado de conciencia ante pandemia Covid-19

Belinda, Andrea Legarreta, Dulce María, Claudia Álvarez, se unen a campaña social de una firma japonesa que busca ayudar a más de 60 mil personas

Mundo

Conductor intenta arrollar a multitud en protesta por muerte George Floyd

Miles de personas avanzaban por la autopista I-35W, que estaba cortada al tráfico, cuando el camión cisterna arremetió a gran velocidad

México

Todas las entidades, salvo Zacatecas, permanecen en semáforo rojo

Imprescindible que la sociedad sepa que el peligro persiste: López Gatell

Sociedad

Este 1 de junio no es un día para salir de nuestras casas: Alcalde

Este lunes 1 de junio termina la sana distancia e inicia la nueva normalidad con todas aquellas empresas clasificadas como actividad esencial

CDMX

CDMX habilita ciclovías para evitar contagios por Covid-19

Ecobici realizará préstamos gratuitos de bicicletas en Ciclovía Emergente en Álvaro Obregón, Polyforum y Parque Hundido