/ domingo 18 de marzo de 2018

El Viacrucis, un sueño cumplido por José Refugio Acevedo

Lleva 52 años interpretando diferentes personajes dentro de la pasión de Cristo que se realiza en Iztapalapa

Don José Refugio Acevedo, es un hombre de 65 años de edad, con 52 años ininterrumpidos participando activamente en la representación de la pasión de Cristo en Iztapalapa, es un representante activo y reconocido entre los participantes del Viacrucis que lo ven año con año.

A él le tocó el cambio de los organizadores anteriores, con orgullo y mucha seguridad, Don Acevedo platica cómo han mejorado año con año la logística y espectáculo que deben ofrecer a los asistentes, con un equipo de 9 representantes y 55 socios, logran año con año cambiar las escenografías, trajes, caracterizaciones y demás parafernalia con el apoyo de los vecinos y comerciantes de la delegación Iztapalapa, para él, es un compromiso actualizar y mejorar en cada edición, ya que por eso formaron el comité, porque antes, era muy sencillo todo, reciclaban escenarios y trajes, “a nosotros nos gusta renovar todo para que la gente lo vea y cada año le sorprenda igual o mejor”.

Para don Acevedo todo comenzó como un sueño, cuando él iba en la primaria, siempre salía a ver pasar la procesión, desde su casa el salía por que se emocionaba cuando veía pasar a los soldados en los caballos, a la masa de gente todos viendo a esos hombres disfrazados que iban gritando y abriendo paso, desde entonces, siempre tuvo la idea de salir, él pensaba “cuando sea grande voy a salir, a ver qué se siente nada más”. Fue hasta los 12 años cuando por fin dejaron a José Refugio Acevedo participar representando un papel, el de solado, “ese fue mi primer papel, cuando empecé yo solo decía, pues a ver qué se siente, y me gustó, entonces seguí y seguí y seguí, ahora veme, ya metí tanto que ahora nosotros estamos al frente y a cargo de esto”.

Don Acevedo, ha representado tantos papeles que le cuesta trabajo hacer el recuento exacto de cada personaje que ha interpretado, y se niega a decir que un personaje es más importante que otro, “todos los personajes son importantes sabiéndolos desempeñar bien, yo primero salí de soldado, después como el enviado de Herodes, luego hice el papel de teniente, de pregonero, salí tocando clarín también, de sargento segundo, de capitán, de ahí fui Herodes por 12 años desde el 1988 hasta el 2000, después Caifás, luego Anás y ahora otra vez soy Herodes desde el 2015 y contando” comenta Don Acevedo con una sonrisa orgullosa mientras observa sus viejas fotografías.

Aunque se niega a reconocer que haya personajes más importantes por su profesionalismo, que le hace decir que se debe dar la misma importancia a cada uno, sí nos platica que a él le gusta es Caifás, personaje que representó en 2004, solo porque es el que tiene más diálogos y más apariciones, a Don Acevedo le gusta pararse frente a todos y que lo vean como cuando él era un niño que veía a los romanos pasar por las calles de los barrios de Iztapalapa.

Para él es un honor tener tantos años siendo elegido como Herodes, 15 años en total haciendo al mismo personaje, a pesar de que cada año las personas pueden inscribirse para realizar un papel, los 55 socios del Comité Organizador son los que votan para elegir al actor, ese es el honor que siente Don Acevedo al ver que tengan la confianza de que está desempeñando un buen papel con Herodes, yo hasta me dejo crecer la barba solo para representar el papel y que se vea mejor.

“Es una experiencia muy bonita el participar en esto, estando arriba uno ve a las personas y hasta le echa más ganas para que otras generaciones se identifiquen con el personaje, y luego ellos también busquen representarlo. Porque luego muchos, por ejemplo, los Nazarenos tienen mandas o prometen algo y por eso sienten esa pasión de hacer el recorrido cargando sus propias cruces, y pues hay muchos, también, que no sienten realmente el papel, solo buscan impresionar a la novia, tener su ratito de fama o solo venir a cotorrear, pero a mí me gusta que cuando la gente vea mis personajes se inspire, que se identifiquen y que incluso ellos quieran representarlo con el mismo compromiso que yo les tengo a todo esto”.

Además de tener que aprenderse diálogos, movimientos y tiempos, el señor Acevedo ha gastado gran parte de su tiempo y dinero en planear sus vestuarios, mandarlos a confeccionar con anticipación y hacer las adecuaciones pertinentes para que cada año se renueve al personaje.

“En los trajes he invertido mucho dinero, porque a mí me gusta salir diferente cada año, aunque sea el mismo personaje, me gusta salir con diferente traje, o por lo menos algo nuevo que sea parte del traje anterior, hay trajes que me salen hasta en 6 mil pesos, solo la confección, porque aparte hay que comprar otros elementos, por ejemplo las coronas que uso para Herodes o los Bicornios que uso para hacer a Caifás también cuestan entre 3 mil hasta 6 mil pesos, y es que éstas las mando a hacer con un artesano al que le quedan muy bien, les pone níquel, aluminio y hasta bronce a las piezas, y sabede su chamba porque él es el que hace los cáliz de algunas iglesias de por acá, si no me hace una pieza nueva por lo menos le mando a pulir todo lo que voy a usar, el chiste es verse bien bien.”

Don Acevedo conserva sus más de 50 vestuarios en su casa, él los ve como una inversión y como un recuerdo de su paso a lo largo de la historia de esta tradición anual de Iztapalapa, “En mi casa yo aún guardo todos mis trajes, y hasta mi esposa luego me dice que ya me deshaga de todo eso, pero pues no, mi trabajo me han costado tenerlos y comprarlos, pero no se crea, si luego hasta en problemas con la familia se anda metiendo uno cuando participa de lleno en esto, porque no solo es el gasto, también se sacrifica a la familia y el tiempo, porque son 3 meses prácticamente que nos dedicamos nada más a esto, muchos de los que conozco sí se han llegado a separar porque la familia no los apoyó o no entendió la pasión de entregarse por completo a la organización y representación en Iztapalapa”.

Don José Refugio Acevedo, es un hombre de 65 años de edad, con 52 años ininterrumpidos participando activamente en la representación de la pasión de Cristo en Iztapalapa, es un representante activo y reconocido entre los participantes del Viacrucis que lo ven año con año.

A él le tocó el cambio de los organizadores anteriores, con orgullo y mucha seguridad, Don Acevedo platica cómo han mejorado año con año la logística y espectáculo que deben ofrecer a los asistentes, con un equipo de 9 representantes y 55 socios, logran año con año cambiar las escenografías, trajes, caracterizaciones y demás parafernalia con el apoyo de los vecinos y comerciantes de la delegación Iztapalapa, para él, es un compromiso actualizar y mejorar en cada edición, ya que por eso formaron el comité, porque antes, era muy sencillo todo, reciclaban escenarios y trajes, “a nosotros nos gusta renovar todo para que la gente lo vea y cada año le sorprenda igual o mejor”.

Para don Acevedo todo comenzó como un sueño, cuando él iba en la primaria, siempre salía a ver pasar la procesión, desde su casa el salía por que se emocionaba cuando veía pasar a los soldados en los caballos, a la masa de gente todos viendo a esos hombres disfrazados que iban gritando y abriendo paso, desde entonces, siempre tuvo la idea de salir, él pensaba “cuando sea grande voy a salir, a ver qué se siente nada más”. Fue hasta los 12 años cuando por fin dejaron a José Refugio Acevedo participar representando un papel, el de solado, “ese fue mi primer papel, cuando empecé yo solo decía, pues a ver qué se siente, y me gustó, entonces seguí y seguí y seguí, ahora veme, ya metí tanto que ahora nosotros estamos al frente y a cargo de esto”.

Don Acevedo, ha representado tantos papeles que le cuesta trabajo hacer el recuento exacto de cada personaje que ha interpretado, y se niega a decir que un personaje es más importante que otro, “todos los personajes son importantes sabiéndolos desempeñar bien, yo primero salí de soldado, después como el enviado de Herodes, luego hice el papel de teniente, de pregonero, salí tocando clarín también, de sargento segundo, de capitán, de ahí fui Herodes por 12 años desde el 1988 hasta el 2000, después Caifás, luego Anás y ahora otra vez soy Herodes desde el 2015 y contando” comenta Don Acevedo con una sonrisa orgullosa mientras observa sus viejas fotografías.

Aunque se niega a reconocer que haya personajes más importantes por su profesionalismo, que le hace decir que se debe dar la misma importancia a cada uno, sí nos platica que a él le gusta es Caifás, personaje que representó en 2004, solo porque es el que tiene más diálogos y más apariciones, a Don Acevedo le gusta pararse frente a todos y que lo vean como cuando él era un niño que veía a los romanos pasar por las calles de los barrios de Iztapalapa.

Para él es un honor tener tantos años siendo elegido como Herodes, 15 años en total haciendo al mismo personaje, a pesar de que cada año las personas pueden inscribirse para realizar un papel, los 55 socios del Comité Organizador son los que votan para elegir al actor, ese es el honor que siente Don Acevedo al ver que tengan la confianza de que está desempeñando un buen papel con Herodes, yo hasta me dejo crecer la barba solo para representar el papel y que se vea mejor.

“Es una experiencia muy bonita el participar en esto, estando arriba uno ve a las personas y hasta le echa más ganas para que otras generaciones se identifiquen con el personaje, y luego ellos también busquen representarlo. Porque luego muchos, por ejemplo, los Nazarenos tienen mandas o prometen algo y por eso sienten esa pasión de hacer el recorrido cargando sus propias cruces, y pues hay muchos, también, que no sienten realmente el papel, solo buscan impresionar a la novia, tener su ratito de fama o solo venir a cotorrear, pero a mí me gusta que cuando la gente vea mis personajes se inspire, que se identifiquen y que incluso ellos quieran representarlo con el mismo compromiso que yo les tengo a todo esto”.

Además de tener que aprenderse diálogos, movimientos y tiempos, el señor Acevedo ha gastado gran parte de su tiempo y dinero en planear sus vestuarios, mandarlos a confeccionar con anticipación y hacer las adecuaciones pertinentes para que cada año se renueve al personaje.

“En los trajes he invertido mucho dinero, porque a mí me gusta salir diferente cada año, aunque sea el mismo personaje, me gusta salir con diferente traje, o por lo menos algo nuevo que sea parte del traje anterior, hay trajes que me salen hasta en 6 mil pesos, solo la confección, porque aparte hay que comprar otros elementos, por ejemplo las coronas que uso para Herodes o los Bicornios que uso para hacer a Caifás también cuestan entre 3 mil hasta 6 mil pesos, y es que éstas las mando a hacer con un artesano al que le quedan muy bien, les pone níquel, aluminio y hasta bronce a las piezas, y sabede su chamba porque él es el que hace los cáliz de algunas iglesias de por acá, si no me hace una pieza nueva por lo menos le mando a pulir todo lo que voy a usar, el chiste es verse bien bien.”

Don Acevedo conserva sus más de 50 vestuarios en su casa, él los ve como una inversión y como un recuerdo de su paso a lo largo de la historia de esta tradición anual de Iztapalapa, “En mi casa yo aún guardo todos mis trajes, y hasta mi esposa luego me dice que ya me deshaga de todo eso, pero pues no, mi trabajo me han costado tenerlos y comprarlos, pero no se crea, si luego hasta en problemas con la familia se anda metiendo uno cuando participa de lleno en esto, porque no solo es el gasto, también se sacrifica a la familia y el tiempo, porque son 3 meses prácticamente que nos dedicamos nada más a esto, muchos de los que conozco sí se han llegado a separar porque la familia no los apoyó o no entendió la pasión de entregarse por completo a la organización y representación en Iztapalapa”.

Finanzas

Banjercito invierte 27 mdp en biométricos

Con estos dispositivos, el banco capturará huellas digitales, el rostro y la voz de los cuentahabientes

Justicia

Interpol emite ficha roja contra el exsecretario de Seguridad, Jesús Orta

La ficha roja, también fue emitida contra la secretaria general de la Policía Federal, Frida Martínez Zamora

CDMX

Vecinos piden orden en Nuevo Polanco, acusan caos inmobiliario

El Plan Parcial de Desarrollo Urbano ayudaría a contener el crecimiento desordenado

Mundo

#Data | Matrimonio gay legal, tendencia en ascenso

Del 2000 a la fecha un total de 30 países han expedido leyes que lo avalan, prioritariamente en Europa y América Latina

Política

Acusan a Irma Eréndira Sandoval de proteger a hermano

Un morenista se unió a la oposición en los señalamientos a la titular de la SFP de encubrir la corrupción

CDMX

Baja la venta de las flores de cempasúchil

Hay gente visitando el mercado de flores, pues a pesar de las restricciones para visitar a sus difuntos, han optado por celebrarlos poniendo altares en casa

Mundo

Furia en Italia por nuevas medidas anti-covid

Las acciones europeas cayeron ayer debido a que la aversión al riesgo lastró los mercados ante el agresivo rebrote de contagios en la UE

Mundo

Nadadores de Perú regresan al mar por el virus

El cierre de las albercas locales obliga a los deportistas a utilizar el mar abierto como lugar de entrenamiento

Sociedad

México supera 10 veces proyección de muertes por Covid

Las estadísticas se acercan peligrosamente a las 90 mil defunciones en poco más de siete meses