/ viernes 4 de diciembre de 2020

Un bono permitió a Yaretzi y Eder tomar clases

Ambos estudiantes extrañan ver y convivir con sus compañeros, porque ya no quieren estar en casa

Estado de México.- A unos cuantos kilómetros de los polvorines y el mercado de la capital de la pirotecnia, en Tultepec, Estado de México, todos los días desde sus habitaciones, Yaretzi y su hermano Eder Iván toman sus clases a distancia desde computadoras diferentes. Ambos estudian en escuelas de paga: ella el sexto de primaria en el Colegio Anton Semionovich Makarenko y él en tercero de secundaria en el Colegio Gandhi, ubicados en el mismo municipio.

La familia Hernández Cervantes adquirió el par de equipos sencillos, a mediados de 2020, gracias a un bono que le entregaron al padre, quien labora como técnico en un teatro de Bellas Artes. Fue un alivio, porque a él le recortaron el sueldo y las ventas por catálogo de su madre Claudia se volvieron nulas.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El pago de las colegiaturas de ambos niños es de tres mil 800 pesos mensuales, pero a eso se suma el material que piden todas las semanas para sus trabajos.

“Sí ha estado pesado (los gastos). En la secundaria nos apoyaron con algo, nos hicieron un plan de pagos, para que no estuviera tan pesado. En la primaria no hemos tenido mucho apoyo, al contrario, ahí se encajaron, y según por los libros digitales, se elevaron muchísimo”, explica Claudia Cervantes, madre de Yaretzi y Eder Iván.

Las clases son de lunes a viernes por videollamada. Iván a veces pasa todo el día pegado a la computadora, desde las 7:30 de la mañana hasta las 2:30 de la tarde o hasta casi las seis, tras entregar sus tareas o trabajos que realiza, para subirlos a una aplicación donde queda registrado cada uno. Yaretzi inicia a la misma hora, sólo que a las 8:30 le dan un receso de media hora para que desayune. Después debe conectarse para continuar con su maestra titular, o la de informática, música o educación física, hasta cerca del mediodía. Como su hermano, todos sus trabajos los sube en una aplicación de la escuela.

Claudia es la que apoya en los estudios a sus hijos. Antes de la pandemia acudía a dejarlos a la escuela y el tiempo libre lo dedicaba a sus ventas por catálogo y al hogar. Ahora ya no. Debe estar al pendiente para ir a comprar el material para las clases o buscar en internet las dudas que tienen sus hijos sobre sus materias.

Ella cree que ha disminuido el aprendizaje de sus hijos y lo atribuye al poco empeño que ponen los maestros a las clases virtuales.

Foto Erik Estrella

“En la secundaria creo que sí se esfuerzan por que les quede más claro, a pesar de que es a distancia. Y en la primaria es así de: ‘¿Entendieron?’. ‘No’. ‘No se preocupen’… Una vez teníamos una duda con un tema y le dije (a la maestra) por correo electrónico que sí por favor al otro día le volvía a explicar a Yaretzi, porque no le quedó claro. Y me dijo: ‘Ah no se preocupe, esas son las respuestas de su tarea’. Y yo pues dije ‘lo que queremos es que le quede claro’. En ese aspecto a la maestra sí le falta eso, meterle más empeño”, destaca.

Recurrir a clases particulares por el momento es complicado, sobre todo por la reducción de sus ingresos, pues apenas estiran los 14 mil pesos mensuales para los gastos de colegiaturas, comidas y otros servicios.

Ambos estudiantes extrañan ver y convivir con sus compañeros, porque ya no quieren estar en casa. Ya quieren salir a distraerse un poco, dice su madre. Sin embargo, prefiere que aguanten en tanto la pandemia de coronavirus no cese.

“Yo la verdad prefiero esperar a que esté todo más tranquilo, porque todavía están chicos y de repente se les olvida. Se (pueden) quitar el cubrebocas, abrazan a las amiguitas. Yo prefiero que sigan aquí en casa hasta que esto esté un poco más controlado, porque las escuelas no tienen planificado bien cómo sería el regreso a clases. Entonces prefiero que todo este ciclo sea a distancia, pero planear mejor el regreso y que los niños tengan mejor seguridad”.

Estado de México.- A unos cuantos kilómetros de los polvorines y el mercado de la capital de la pirotecnia, en Tultepec, Estado de México, todos los días desde sus habitaciones, Yaretzi y su hermano Eder Iván toman sus clases a distancia desde computadoras diferentes. Ambos estudian en escuelas de paga: ella el sexto de primaria en el Colegio Anton Semionovich Makarenko y él en tercero de secundaria en el Colegio Gandhi, ubicados en el mismo municipio.

La familia Hernández Cervantes adquirió el par de equipos sencillos, a mediados de 2020, gracias a un bono que le entregaron al padre, quien labora como técnico en un teatro de Bellas Artes. Fue un alivio, porque a él le recortaron el sueldo y las ventas por catálogo de su madre Claudia se volvieron nulas.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El pago de las colegiaturas de ambos niños es de tres mil 800 pesos mensuales, pero a eso se suma el material que piden todas las semanas para sus trabajos.

“Sí ha estado pesado (los gastos). En la secundaria nos apoyaron con algo, nos hicieron un plan de pagos, para que no estuviera tan pesado. En la primaria no hemos tenido mucho apoyo, al contrario, ahí se encajaron, y según por los libros digitales, se elevaron muchísimo”, explica Claudia Cervantes, madre de Yaretzi y Eder Iván.

Las clases son de lunes a viernes por videollamada. Iván a veces pasa todo el día pegado a la computadora, desde las 7:30 de la mañana hasta las 2:30 de la tarde o hasta casi las seis, tras entregar sus tareas o trabajos que realiza, para subirlos a una aplicación donde queda registrado cada uno. Yaretzi inicia a la misma hora, sólo que a las 8:30 le dan un receso de media hora para que desayune. Después debe conectarse para continuar con su maestra titular, o la de informática, música o educación física, hasta cerca del mediodía. Como su hermano, todos sus trabajos los sube en una aplicación de la escuela.

Claudia es la que apoya en los estudios a sus hijos. Antes de la pandemia acudía a dejarlos a la escuela y el tiempo libre lo dedicaba a sus ventas por catálogo y al hogar. Ahora ya no. Debe estar al pendiente para ir a comprar el material para las clases o buscar en internet las dudas que tienen sus hijos sobre sus materias.

Ella cree que ha disminuido el aprendizaje de sus hijos y lo atribuye al poco empeño que ponen los maestros a las clases virtuales.

Foto Erik Estrella

“En la secundaria creo que sí se esfuerzan por que les quede más claro, a pesar de que es a distancia. Y en la primaria es así de: ‘¿Entendieron?’. ‘No’. ‘No se preocupen’… Una vez teníamos una duda con un tema y le dije (a la maestra) por correo electrónico que sí por favor al otro día le volvía a explicar a Yaretzi, porque no le quedó claro. Y me dijo: ‘Ah no se preocupe, esas son las respuestas de su tarea’. Y yo pues dije ‘lo que queremos es que le quede claro’. En ese aspecto a la maestra sí le falta eso, meterle más empeño”, destaca.

Recurrir a clases particulares por el momento es complicado, sobre todo por la reducción de sus ingresos, pues apenas estiran los 14 mil pesos mensuales para los gastos de colegiaturas, comidas y otros servicios.

Ambos estudiantes extrañan ver y convivir con sus compañeros, porque ya no quieren estar en casa. Ya quieren salir a distraerse un poco, dice su madre. Sin embargo, prefiere que aguanten en tanto la pandemia de coronavirus no cese.

“Yo la verdad prefiero esperar a que esté todo más tranquilo, porque todavía están chicos y de repente se les olvida. Se (pueden) quitar el cubrebocas, abrazan a las amiguitas. Yo prefiero que sigan aquí en casa hasta que esto esté un poco más controlado, porque las escuelas no tienen planificado bien cómo sería el regreso a clases. Entonces prefiero que todo este ciclo sea a distancia, pero planear mejor el regreso y que los niños tengan mejor seguridad”.

CDMX

Se agota Sputnik V y aplican AstraZeneca en CDMX

El Gobierno capitalino confirmó que se agotaron las dosis de la vacuna rusa por lo que en cuatro alcaldías se está aplicando la de AstraZeneca

República

Buscan vacunar a menores de 17 años en BC antes del regreso a clases

El gobernador Jaime Bonilla precisó que se planteará esta idea a la Secretaría de Salud federal

Justicia

Estoy feliz, pero faltan tres: Ainara sobre la vinculación a proceso de su presunto agresor

La joven que denunció a YosStop por el delito de pornografía infantil habló sobre la vinculación a proceso de uno de los presuntos implicados en su agresión sexual

Sociedad

Este mes termina desabasto en Instituto de Perinatología, promete SSa

Luego de que el personal médico tapizara durante más de una semana las instalaciones con cartulinas en las que además de informar que trabajaban bajo protesta

Sociedad

No cesan contagios por Covid: más de 18 mil en últimas 24 horas

El país suma 2 millones 848 mil 252 casos y 240 mil 906 muertes, en plena tercera ola de la epidemia

Doble Vía

Calendario astronómico 2021: lluvias de estrellas y eventos que le faltan al año

Si eres un amante de la astronomía saca el telescopio y no te pierdas las siguientes fechas

Finanzas

Bob Esponja llega a la Riviera Maya con primer resort de Nickelodeon

El mundo de Nickelodeon con Patricio Estrella, las Tortugas Ninja y Dora la Exploradora se transporta a este paradisiaco destino

República

Buscan vacunar a menores de 17 años en BC antes del regreso a clases

El gobernador Jaime Bonilla precisó que se planteará esta idea a la Secretaría de Salud federal

Mundo

Variante Delta del coronavirus arrecia en el mundo

Variante Delta aumenta en el mundo a obligando a las autoridades endurecer las restricciones sanitarias con confinamientos