/ viernes 17 de enero de 2020

Gringo en México, verdades y clichés

El director de la oficina en México de la AFP narra su experiencia en este país, al que llegó cargado de ideas preconcebidas, tanto positivas como negativas

Cuando te instalas por primera vez en un país para empezar en un nuevo puesto, aterrizas con una buena dosis de prejuicios. Cuando llegué a México, además de las maletas, una bicicleta y una guitarra, cargaba varios estereotipos: que es un país violento, que el aire es irrespirable, que las rutas son suicidas, que los terremotos son demasiado frecuentes, que hay una corrupción palpable a todo nivel.

Después de pasar algunas semanas en la capital, se impone una primera conclusión, similar a las que tuve al llegar a mis puestos previos de Washington o Jerusalén: todo es cierto, o casi.

LA VIOLENCIA

En México, no pasa un día sin su cuota de muertes violentas, ya sea por luchas entre los cárteles, ajustes de cuentas entre pandillas rivales, robos que salen mal o feminicidios. Las cifras oficiales hablan por sí solas: 250.mil asesinatos y unos 40 mil desaparecidos desde que el gobierno inició, a finales de 2016, una ofensiva federal contra los cárteles de la droga.

Asimismo, se cuentan 3 mil 366 feminicidios desde 2015, el número más alto en toda América Latina, y 100 colegas periodistas asesinados desde 2000, incluido Javier Valdez, nuestro corresponsal en el estado de Sinaloa. asesinado a tiros el 15 de mayo de 2017 en Culiacán, la capital del estado.

LA CONTAMINACIÓN

Combinada con los 2 mil 240 metros de altitud de Ciudad de México, la contaminación hace más difícil respirar, especialmente durante los primeros días. Llenar los pulmones de aire sin intentarlo adrede parece complicado. Especialmente cuando pasas cerca de los muy locales “peseros”, microbuses siempre atestados de gente que escupen su humo negro en la cara de los transeúntes.

Sin mencionar los escapes de las camionetas, la contraparte mexicana de las SUV estadounidenses, conducidas por chilangos que viven en hermosos barrios de la ciudad y que no parecen preocuparse por consideraciones ecológicas. Están más interesados en llegar a casa lo más rápido posible, que en disminuir el daño ambiental que provocan.

LAS RUTAS

Mientras la bienvenida que los mexicanos dan a los extranjeros es genuinamente cálida, en las calles es la guerra. Allí, algunos mexicanos se transforman en conductores de tanques bélicos, abalanzándose sobre todo lo que se mueve, incluso sobre vehículos mucho más grandes que el propio, y a menudo prefieren dar un golpe repentino de volante para pasar al ras de un peatón, en lugar de cederle el paso.

La consigna parece ser: nunca espere y disminuya la velocidad sólo cuando sea absolutamente necesario (en otras palabras, casi nunca). Cualquiera que no haya pasado un crucero en Ciudad de México nunca sabrá lo que es el extraño y milagroso alivio de haber llegado al otro lado en una sola pieza.

LA BICICLETA

La experiencia en bicicleta merece una explicación aparte. Es cierto que en los últimos años, la alcaldía de la Ciudad de México ha realizado grandes esfuerzos para promover la seguridad de más ciclistas, en particular mediante la construcción de una red de ciclovías alrededor del Bosque de Chapultepec, el Central Park de la capital mexicana.

Pero está claro que todavía son insuficientes. En un país donde se puede comprar un permiso de conducir y la educación vial no es obligatoria, las reglas se subestiman.

Muchos conductores estacionan sus autos sobre ciclovías, los camiones ignoran los carriles para ciclistas en las grandes arterias y las motocicletas los usan para eludir el tráfico. Incluso no es raro ver a madres empujando sus cochecitos de bebé sobre las sendas para bicicletas.

Pero un día a la semana es el paraíso de los ciclistas. Los automóviles están prohibidos todos los domingos en el centro de la ciudad, y miles de bicicletas se apoderan de sus calles.

En las esquinas, voluntarios armados con megáfono les explican los beneficios de un casco, la importancia de hidratarse y protegerse del sol, o dónde reparar un pinchazo. La calma dura poco. Al final del día, la jungla urbana resurge y las bicicletas solo pueden volver a resistir.

LOS TERREMOTOS

La amenaza de los terremotos es omnipresente, y no sólo en el inconsciente colectivo.

De vez en cuando -cuatro veces en los últimos dos meses- un ligero temblor recuerda a la población y a los recién llegados que lo peor está por venir. En casas, oficinas, salas de espectáculos, supermercados, esquinas, terminales de autobuses, aeropuertos, etcétera, las señales indican el procedimiento a seguir, así como los lugares más seguros en caso de terremoto.

Como incentivo para respetar estas consignas -una de ellas, quizás la más útil, recomienda no entrar en pánico- aún son visibles los restos del último terremoto, que en 2017 mató a 369 personas. Los letreros colgados en las ruinas de edificios derrumbados indican que se emprenderán trabajos para reconstruirlos. No se estipula ninguna fecha.

LA CORRUPCIÓN

En lo que llevo de estadía, no la he comprobado de primera mano, pero puedo decir que la corrupción es recurrente en las conversaciones. Junto a la inseguridad y la delincuencia, es el problema más preocupante para los mexicanos. Nadie parece haber tomado muy en serio a su presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien prometió hacer una gran limpieza en ese tema. Da la sensación de que la gente común tiene poca fe en sus líderes, funcionarios públicos e incluso en los oficiales de policía, que deben hacer cumplir la ley.

Sin embargo, las personas se corrompen con facilidad. Tienen poco o ningún respeto por los oficiales. Basta con mirar la forma en que se pasan los semáforos rojos bajo las narices de los policías que en vano hacen sonar sus silbatos.

Por momentos, tengo la impresión de caminar bajo el sol de Tel Aviv o Jerusalén, la misma distracción alucinada de los conductores, la misma costumbre de mirar su teléfono móvil, especialmente en las esquinas, antes de detenerse a tres milímetros de una anciana que cruza con su perro. Pero hasta ahí va la comparación. En Israel, la policía hace al menos el intento por detener ese comportamiento, fotografiando por ejemplo la matrícula del infractor. En México, los agentes, desplomados en sus motocicletas o bebiendo una Coca-Cola, son testigos de este tipo de escena sin siquiera levantar una ceja.


¿Y LOS MEXICANOS?

La gran dificultad es conciliar la imagen que algunos de ellos ofrecen y la sonrisa y la amabilidad de la mayoría en la calle, los edificios públicos, los museos, en la gran cantidad de restaurantes y cafeterías.

En este último caso en particular, estamos lejos de la sordidez y la oscuridad de otros cielos. El servicio suele ser atento, sonriente, y a veces incluso... rápido. Sin mencionar el menú, tan rico como soleado. Y no sólo en las taquerías donde se sirven durante todo el día los famosos tacos que se comen parado en el pavimento y en platos de plástico.

Los "ancianos" advierten a los gringos recién llegados de su país aséptico y sobre la siniestra maldición de Moctezuma, que podría golpear su sistema digestivo mal preparado para aguantar chiles incendiarios y agua adulterada.

La experiencia confirma que es posible escapar a esta maldición intestinal atribuida a este rey débil e indeciso cuyo reinado marcó el inicio de la conquista española del siglo XVI. Un cliché más sobre el colapso de México después de dos meses aquí. ¡Vamos, chíngale!

¿Quieres ser el primero en leer nuestras historias de FinD? Suscríbete AQUÍ

Cuando te instalas por primera vez en un país para empezar en un nuevo puesto, aterrizas con una buena dosis de prejuicios. Cuando llegué a México, además de las maletas, una bicicleta y una guitarra, cargaba varios estereotipos: que es un país violento, que el aire es irrespirable, que las rutas son suicidas, que los terremotos son demasiado frecuentes, que hay una corrupción palpable a todo nivel.

Después de pasar algunas semanas en la capital, se impone una primera conclusión, similar a las que tuve al llegar a mis puestos previos de Washington o Jerusalén: todo es cierto, o casi.

LA VIOLENCIA

En México, no pasa un día sin su cuota de muertes violentas, ya sea por luchas entre los cárteles, ajustes de cuentas entre pandillas rivales, robos que salen mal o feminicidios. Las cifras oficiales hablan por sí solas: 250.mil asesinatos y unos 40 mil desaparecidos desde que el gobierno inició, a finales de 2016, una ofensiva federal contra los cárteles de la droga.

Asimismo, se cuentan 3 mil 366 feminicidios desde 2015, el número más alto en toda América Latina, y 100 colegas periodistas asesinados desde 2000, incluido Javier Valdez, nuestro corresponsal en el estado de Sinaloa. asesinado a tiros el 15 de mayo de 2017 en Culiacán, la capital del estado.

LA CONTAMINACIÓN

Combinada con los 2 mil 240 metros de altitud de Ciudad de México, la contaminación hace más difícil respirar, especialmente durante los primeros días. Llenar los pulmones de aire sin intentarlo adrede parece complicado. Especialmente cuando pasas cerca de los muy locales “peseros”, microbuses siempre atestados de gente que escupen su humo negro en la cara de los transeúntes.

Sin mencionar los escapes de las camionetas, la contraparte mexicana de las SUV estadounidenses, conducidas por chilangos que viven en hermosos barrios de la ciudad y que no parecen preocuparse por consideraciones ecológicas. Están más interesados en llegar a casa lo más rápido posible, que en disminuir el daño ambiental que provocan.

LAS RUTAS

Mientras la bienvenida que los mexicanos dan a los extranjeros es genuinamente cálida, en las calles es la guerra. Allí, algunos mexicanos se transforman en conductores de tanques bélicos, abalanzándose sobre todo lo que se mueve, incluso sobre vehículos mucho más grandes que el propio, y a menudo prefieren dar un golpe repentino de volante para pasar al ras de un peatón, en lugar de cederle el paso.

La consigna parece ser: nunca espere y disminuya la velocidad sólo cuando sea absolutamente necesario (en otras palabras, casi nunca). Cualquiera que no haya pasado un crucero en Ciudad de México nunca sabrá lo que es el extraño y milagroso alivio de haber llegado al otro lado en una sola pieza.

LA BICICLETA

La experiencia en bicicleta merece una explicación aparte. Es cierto que en los últimos años, la alcaldía de la Ciudad de México ha realizado grandes esfuerzos para promover la seguridad de más ciclistas, en particular mediante la construcción de una red de ciclovías alrededor del Bosque de Chapultepec, el Central Park de la capital mexicana.

Pero está claro que todavía son insuficientes. En un país donde se puede comprar un permiso de conducir y la educación vial no es obligatoria, las reglas se subestiman.

Muchos conductores estacionan sus autos sobre ciclovías, los camiones ignoran los carriles para ciclistas en las grandes arterias y las motocicletas los usan para eludir el tráfico. Incluso no es raro ver a madres empujando sus cochecitos de bebé sobre las sendas para bicicletas.

Pero un día a la semana es el paraíso de los ciclistas. Los automóviles están prohibidos todos los domingos en el centro de la ciudad, y miles de bicicletas se apoderan de sus calles.

En las esquinas, voluntarios armados con megáfono les explican los beneficios de un casco, la importancia de hidratarse y protegerse del sol, o dónde reparar un pinchazo. La calma dura poco. Al final del día, la jungla urbana resurge y las bicicletas solo pueden volver a resistir.

LOS TERREMOTOS

La amenaza de los terremotos es omnipresente, y no sólo en el inconsciente colectivo.

De vez en cuando -cuatro veces en los últimos dos meses- un ligero temblor recuerda a la población y a los recién llegados que lo peor está por venir. En casas, oficinas, salas de espectáculos, supermercados, esquinas, terminales de autobuses, aeropuertos, etcétera, las señales indican el procedimiento a seguir, así como los lugares más seguros en caso de terremoto.

Como incentivo para respetar estas consignas -una de ellas, quizás la más útil, recomienda no entrar en pánico- aún son visibles los restos del último terremoto, que en 2017 mató a 369 personas. Los letreros colgados en las ruinas de edificios derrumbados indican que se emprenderán trabajos para reconstruirlos. No se estipula ninguna fecha.

LA CORRUPCIÓN

En lo que llevo de estadía, no la he comprobado de primera mano, pero puedo decir que la corrupción es recurrente en las conversaciones. Junto a la inseguridad y la delincuencia, es el problema más preocupante para los mexicanos. Nadie parece haber tomado muy en serio a su presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien prometió hacer una gran limpieza en ese tema. Da la sensación de que la gente común tiene poca fe en sus líderes, funcionarios públicos e incluso en los oficiales de policía, que deben hacer cumplir la ley.

Sin embargo, las personas se corrompen con facilidad. Tienen poco o ningún respeto por los oficiales. Basta con mirar la forma en que se pasan los semáforos rojos bajo las narices de los policías que en vano hacen sonar sus silbatos.

Por momentos, tengo la impresión de caminar bajo el sol de Tel Aviv o Jerusalén, la misma distracción alucinada de los conductores, la misma costumbre de mirar su teléfono móvil, especialmente en las esquinas, antes de detenerse a tres milímetros de una anciana que cruza con su perro. Pero hasta ahí va la comparación. En Israel, la policía hace al menos el intento por detener ese comportamiento, fotografiando por ejemplo la matrícula del infractor. En México, los agentes, desplomados en sus motocicletas o bebiendo una Coca-Cola, son testigos de este tipo de escena sin siquiera levantar una ceja.


¿Y LOS MEXICANOS?

La gran dificultad es conciliar la imagen que algunos de ellos ofrecen y la sonrisa y la amabilidad de la mayoría en la calle, los edificios públicos, los museos, en la gran cantidad de restaurantes y cafeterías.

En este último caso en particular, estamos lejos de la sordidez y la oscuridad de otros cielos. El servicio suele ser atento, sonriente, y a veces incluso... rápido. Sin mencionar el menú, tan rico como soleado. Y no sólo en las taquerías donde se sirven durante todo el día los famosos tacos que se comen parado en el pavimento y en platos de plástico.

Los "ancianos" advierten a los gringos recién llegados de su país aséptico y sobre la siniestra maldición de Moctezuma, que podría golpear su sistema digestivo mal preparado para aguantar chiles incendiarios y agua adulterada.

La experiencia confirma que es posible escapar a esta maldición intestinal atribuida a este rey débil e indeciso cuyo reinado marcó el inicio de la conquista española del siglo XVI. Un cliché más sobre el colapso de México después de dos meses aquí. ¡Vamos, chíngale!

¿Quieres ser el primero en leer nuestras historias de FinD? Suscríbete AQUÍ

Política

INAI investiga divulgación de datos de la periodista de NYT en mañanera de AMLO

AMLO difundió el teléfono celular de una periodista de NYT en su conferencia de prensa en Palacio Nacional

Finanzas

Advierte Banxico mayores riesgos para la inflación

Algunos riesgos previstos son escalamiento de los conflictos geopolíticos, así como factores climáticos, geopolíticos y macrofinancieros

Sociedad

Zaldívar niega haber presionado a algún juez por orden de AMLO

Tras negar que hubiera aceptado presiones del presidente López Obrador, Zaldívar argumentó que “el diálogo entre poderes no solo es positivo, sino necesario”

Política

Morena elige a corcholatas perdedoras para ocupar puestos plurinominales

En la lista definitiva de senadores y diputados plurinominales de Morena figuran Adán Augusto López, Marcelo Ebrard, Gerardo Fernández Noroña y Ricardo Monreal

Justicia

Vinculan a proceso al exfiscal de Veracruz, Jorge “N”

El exfiscal Jorge "N" permaneció tres años prófugo, sin embargo, fue detenido en Puerto Escondido, Oaxaca

Sociedad

Comuneros aprovechan sequía para invadir terrenos del Lago de Pátzcuaro

Habitantes de las inmediaciones de los lagos amplían en esta sequía sus propiedades con vallas y bardas