/ viernes 27 de mayo de 2016

Putin llega a Atenas en su primera visita en diez años a Grecia

Atenas.- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, llegó hoy a Atenas en su primera visita a Grecia en diez años, durante la que, además de mantener conversaciones políticas, viajará al Monte Athos, la república sagrada de los monjes ortodoxos, situada en la península de Calcídica (norte del país).

Putin, quien viaja acompañado por una nutrida delegación de ministros y empresarios, llegó al aeropuerto de Atenas a las 16.52 hora local (13.52 GMT), con más de una hora de retraso sobre lo inicialmente previsto.

A continuación se dirigió hacia el palacio presidencial, donde le recibirá el jefe de Estado griego, Prokopis Pavlópulos.

Luego el dirigente ruso se entrevistará con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, con quien mantendrá primero una reunión bilateral a la que seguirá un encuentro ampliado en el que participarán sus ministros.

La de hoy es una visita difícil, pues por un lado Grecia y Rusia tienen una larga relación y por el otro esta amistad está limitada actualmente por las sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) a Moscú a raíz del conflicto en Ucrania.

Pese a todo, ambos países tienen previsto firmar una serie de acuerdos a nivel ministerial, que van desde el ámbito turístico hasta el energético.

En concreto, las empresas petroleras de ambos países suscribirán un acuerdo para analizar las posibilidades de suministro y comercio petrolero.

Se prevé además que en sus conversaciones con Tsipras el presidente ruso reafirme el interés de su país en adquirir los ferrocarriles estatales griegos y el puerto de Salónica.

Ambas compañías están incluidas en el programa de privatizaciones que los acreedores impusieron a Grecia, pero cuya eventual venta a Rusia no convence a los socios occidentales.

Putin y Tsipras analizarán también el estado de las complicadas relaciones políticas entre Rusia y la UE y la OTAN.

El sábado, el presidente ruso visitará el monasterio ruso de San Pantaleón en el Monte Atos, la república sagrada de los monjes de la ortodoxia cristiana, que cumple mil años.

/RPE

Atenas.- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, llegó hoy a Atenas en su primera visita a Grecia en diez años, durante la que, además de mantener conversaciones políticas, viajará al Monte Athos, la república sagrada de los monjes ortodoxos, situada en la península de Calcídica (norte del país).

Putin, quien viaja acompañado por una nutrida delegación de ministros y empresarios, llegó al aeropuerto de Atenas a las 16.52 hora local (13.52 GMT), con más de una hora de retraso sobre lo inicialmente previsto.

A continuación se dirigió hacia el palacio presidencial, donde le recibirá el jefe de Estado griego, Prokopis Pavlópulos.

Luego el dirigente ruso se entrevistará con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, con quien mantendrá primero una reunión bilateral a la que seguirá un encuentro ampliado en el que participarán sus ministros.

La de hoy es una visita difícil, pues por un lado Grecia y Rusia tienen una larga relación y por el otro esta amistad está limitada actualmente por las sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) a Moscú a raíz del conflicto en Ucrania.

Pese a todo, ambos países tienen previsto firmar una serie de acuerdos a nivel ministerial, que van desde el ámbito turístico hasta el energético.

En concreto, las empresas petroleras de ambos países suscribirán un acuerdo para analizar las posibilidades de suministro y comercio petrolero.

Se prevé además que en sus conversaciones con Tsipras el presidente ruso reafirme el interés de su país en adquirir los ferrocarriles estatales griegos y el puerto de Salónica.

Ambas compañías están incluidas en el programa de privatizaciones que los acreedores impusieron a Grecia, pero cuya eventual venta a Rusia no convence a los socios occidentales.

Putin y Tsipras analizarán también el estado de las complicadas relaciones políticas entre Rusia y la UE y la OTAN.

El sábado, el presidente ruso visitará el monasterio ruso de San Pantaleón en el Monte Atos, la república sagrada de los monjes de la ortodoxia cristiana, que cumple mil años.

/RPE