/ viernes 23 de abril de 2021

Entierros nocturnos: Nueva normalidad

Esta práctica se vuelve cada vez más común en Sao Paulo, debido a la crisis del Covid-19

En casi tres décadas de trabajo, los sepultureros más antiguos del mayor cementerio de Sao Paulo recuerdan haber hecho menos de 10 entierros nocturnos. Pero desde que se agravó la segunda ola de la pandemia en Brasil, esa excepción se transformó en regla.

El aumento vertiginoso de casos y muertes en Sao Paulo en los últimos meses obligó a la alcaldía de la ciudad más rica y poblada del país a adaptar su plan funerario para evitar un colapso: además de contratar más personal y vehículos para atender la demanda, fueron autorizadas jornadas nocturnas en cuatro de los 22 cementerios municipales, donde cada día se abren 600 fosas.

Uno de estos es el Vila Formosa, el más grande de Brasil y de América Latina, y una de las postales del costo letal de la pandemia en Brasil, donde ya fallecieron más de 360.000 personas por covid-19.

A las 18H00 ocurre el cambio de guardia y se encienden las dos enormes lámparas alimentadas por generadores que iluminan las tumbas e impregnan el lugar de olor a diésel. Es el inicio del otoño y en este camposanto arborizado en la periferia de Sao Paulo la temperatura ronda los 16 grados.

Ocho sepultureros vestidos con monos blancos, mascarillas y guantes llegan en dos camionetas. Bajan y se forman en círculo alrededor de las fosas, manos atrás del cuerpo, cabeza gacha; en señal de respeto guardan un minuto de silencio. En seguida, van por las palas y cargan el primer fallecido de la noche.

"¿No hay familiares?", pregunta uno. "No. Puede enterrar", responde otro con los documentos del difunto en mano.

En mayo de 2020, durante la primera ola de la pandemia, el camposanto incorporó tres excavadoras para abrir 60 fosas por día. Ahora, son seis máquinas cavando 200 fosas por día, dicen los sepultureros, que extienden su labor hasta las 22H00.

También contrataron unas 50 furgonetas para cargar cuerpos, porque los carros fúnebres no daban abasto. La alcaldía niega que vehículos de transporte escolar formen parte de esta flota, versión que circuló ampliamente en los medios locales.

Foto: AFP

Más de 300 entierros por día

Poco después llega una van con otro cajón. Un grupo grande de familiares rodea la fosa en donde será enterrado el hombre de 57 años, cuya ficha dice que falleció por covid-19.

Los hijos del difunto piden colocar una camiseta 'verdeamarela' de la selección brasileña sobre el féretro. "Es lo único que podemos hacer", dice emocionado el sepulturero que sostiene los documentos del entierro.

Cuatro hombres comienzan a depositar arena rojiza sobre el ataúd que, en segundos, queda cubierto. Los gritos de dolor se mezclan con el sonido de las palas y el zumbido de los generadores eléctricos.

Ya acostumbrados a la presencia de periodistas y fotógrafos, los sepultureros conversan pero piden no ser identificados. Casi todos vacunados, dicen que la pandemia golpeó más al personal administrativo de las funerarias, que a los que trabajaban como ellos en espacios abiertos.

"Yo quería que esto terminase rápido, porque es muy triste. Intentamos no emocionarnos en nuestro trabajo, pero es triste, es mucha gente, mucho tiempo", dice uno de los sepultureros mientras se quita un par de guantes verdes al término de su guardia.

El Vila Formosa alberga más de 1,5 millón de cadáveres en sus 750.000 m2. En marzo alcanzó su pico con 105 entierros en un único día, tres veces más que el promedio antes de la pandemia.

El 30 de marzo, la ciudad de Sao Paulo marcó un récord al enterrar 426 personas en una única jornada. La experiencia no ha vuelto a repetirse desde entonces; el promedio actual es de 391 muertos y 325 entierros por día.

La alcaldía advierte que si el promedio diario supera los 400 entierros, tomará nueva medidas, aunque descarta que el Vila Formosa pase a funcionar 24 horas.

El ayuntamiento analiza la construcción de un cementerio vertical en la zona este, mientras las cuadras del Vila Formosa se llenan con rapidez.

Los sepultureros calculan que en 12 meses ya usaron 26 lotes, superficie que en tiempos pre-pandémicos rendiría para más de dos años de entierros.

"Aquí hay espacio para seguir", dice uno de los hombres. "Ahora, a este ritmo no sé hasta cuándo habrá".

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

En casi tres décadas de trabajo, los sepultureros más antiguos del mayor cementerio de Sao Paulo recuerdan haber hecho menos de 10 entierros nocturnos. Pero desde que se agravó la segunda ola de la pandemia en Brasil, esa excepción se transformó en regla.

El aumento vertiginoso de casos y muertes en Sao Paulo en los últimos meses obligó a la alcaldía de la ciudad más rica y poblada del país a adaptar su plan funerario para evitar un colapso: además de contratar más personal y vehículos para atender la demanda, fueron autorizadas jornadas nocturnas en cuatro de los 22 cementerios municipales, donde cada día se abren 600 fosas.

Uno de estos es el Vila Formosa, el más grande de Brasil y de América Latina, y una de las postales del costo letal de la pandemia en Brasil, donde ya fallecieron más de 360.000 personas por covid-19.

A las 18H00 ocurre el cambio de guardia y se encienden las dos enormes lámparas alimentadas por generadores que iluminan las tumbas e impregnan el lugar de olor a diésel. Es el inicio del otoño y en este camposanto arborizado en la periferia de Sao Paulo la temperatura ronda los 16 grados.

Ocho sepultureros vestidos con monos blancos, mascarillas y guantes llegan en dos camionetas. Bajan y se forman en círculo alrededor de las fosas, manos atrás del cuerpo, cabeza gacha; en señal de respeto guardan un minuto de silencio. En seguida, van por las palas y cargan el primer fallecido de la noche.

"¿No hay familiares?", pregunta uno. "No. Puede enterrar", responde otro con los documentos del difunto en mano.

En mayo de 2020, durante la primera ola de la pandemia, el camposanto incorporó tres excavadoras para abrir 60 fosas por día. Ahora, son seis máquinas cavando 200 fosas por día, dicen los sepultureros, que extienden su labor hasta las 22H00.

También contrataron unas 50 furgonetas para cargar cuerpos, porque los carros fúnebres no daban abasto. La alcaldía niega que vehículos de transporte escolar formen parte de esta flota, versión que circuló ampliamente en los medios locales.

Foto: AFP

Más de 300 entierros por día

Poco después llega una van con otro cajón. Un grupo grande de familiares rodea la fosa en donde será enterrado el hombre de 57 años, cuya ficha dice que falleció por covid-19.

Los hijos del difunto piden colocar una camiseta 'verdeamarela' de la selección brasileña sobre el féretro. "Es lo único que podemos hacer", dice emocionado el sepulturero que sostiene los documentos del entierro.

Cuatro hombres comienzan a depositar arena rojiza sobre el ataúd que, en segundos, queda cubierto. Los gritos de dolor se mezclan con el sonido de las palas y el zumbido de los generadores eléctricos.

Ya acostumbrados a la presencia de periodistas y fotógrafos, los sepultureros conversan pero piden no ser identificados. Casi todos vacunados, dicen que la pandemia golpeó más al personal administrativo de las funerarias, que a los que trabajaban como ellos en espacios abiertos.

"Yo quería que esto terminase rápido, porque es muy triste. Intentamos no emocionarnos en nuestro trabajo, pero es triste, es mucha gente, mucho tiempo", dice uno de los sepultureros mientras se quita un par de guantes verdes al término de su guardia.

El Vila Formosa alberga más de 1,5 millón de cadáveres en sus 750.000 m2. En marzo alcanzó su pico con 105 entierros en un único día, tres veces más que el promedio antes de la pandemia.

El 30 de marzo, la ciudad de Sao Paulo marcó un récord al enterrar 426 personas en una única jornada. La experiencia no ha vuelto a repetirse desde entonces; el promedio actual es de 391 muertos y 325 entierros por día.

La alcaldía advierte que si el promedio diario supera los 400 entierros, tomará nueva medidas, aunque descarta que el Vila Formosa pase a funcionar 24 horas.

El ayuntamiento analiza la construcción de un cementerio vertical en la zona este, mientras las cuadras del Vila Formosa se llenan con rapidez.

Los sepultureros calculan que en 12 meses ya usaron 26 lotes, superficie que en tiempos pre-pandémicos rendiría para más de dos años de entierros.

"Aquí hay espacio para seguir", dice uno de los hombres. "Ahora, a este ritmo no sé hasta cuándo habrá".

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Política

Dialogan México y EU sobre energía

La Cuatroté le expone a secretaria de Energía estadounidense la reforma eléctrica

CDMX

Denuncian una mala formación de peritos en la CDMX

La especialista Ana Yeli Pérez propone perseguir de oficio este delito que sólo se atiende con denuncia

Sociedad

"Regreso a clases será con seguridad y prudencia", responde Graue a AMLO

El rector de la UNAM demandó respeto a la autonomía para mantener el equilibrio respetuoso de la Universidad pública y el Estado

Mundo

Bajo Observación | Casos caen en la cuna del Ómicron

El país africano fue el primero en registrar la variante Ómicron, la cual le llevó a registrar casos récord

Gossip

Fernando de la Mora ofrece fiesta musical en Sonora

El tenor Fernando de la Mora inicia el año en México.

Literatura

Gana con una trama sobre sus orígenes

Cristian Alarcón recibió el prestigiado Premio Alfaguara de Novela 2022 por El tercer paraíso

Gossip

Las mujeres dan una mirada nueva al cine de horror

El realizador M. Night Shyamalan, creador de Señales y El sexto sentido, asegura que en las directoras está el futuro del cine de género. Estrena hoy la tercera temporada de Servant, donde funge como productor principal

Cine

Sundance celebra el cine a la distancia

El festival de cine inició este jueves en un formato virtual, luego de cancelar las funciones presenciales por la cuarta ola Covid

Mundo

Ómicron sepulta esperanza de inmunidad de rebaño

La posibilidad de alcanzar la llamada “inmunidad de rebaño” se ha visto reducida debido al comportamiento de las nuevas variantes del Covid-19