/ miércoles 7 de septiembre de 2016

Tras hallazgo de bombas en Francia, hay dos detenidos

Dos personas se encuentran detenidas en Francia tras el hallazgo este fin de semana de un coche abandonado y lleno de bombonas de gas cerca de la catedral Nôtre Dame de París, cuya investigación está en manos de la Fiscalía Antiterrorista.

Los detenidos, según los medios franceses, son los propietarios del vehículo, un hombre y una mujer de 34 y 29 años fichados por los servicios secretos, cuya nacionalidad e identidad no ha trascendido.

Según "France 2", procedían de la región de Orleans y fueron detenidos en un área de servicio de la autopista cuando circulaban en dirección a España. Además, se está buscando a una joven de 19 años también fichada que hace unas semanas había tratado de viajar a Siria para integrarse en grupos yihadistas.

El coche abandonado a escasos 300 metros de Nôtre Dame, un Peugeot 607, no tenía matrícula y, según un camarero de un bar próximo, fue abandonado hacia las 02.00 de la madrugada del domingo con las luces de emergencia encendidas.

Tras varias llamadas a las fuerzas del orden del responsable del bar y del camarero, en las que denunciaban la presencia del vehículo con varios signos sospechosos -siempre según su relato-, los agentes se hicieron cargo del caso al menos cuatro horas más tarde.

Expertos de la Policía Técnica y Científica examinaron el vehículo y encontraron en él una bombona de gas vacía en los asientos delanteros y otras seis llenas en el maletero.

Las bombas no estaban conectadas a ningún detonador o cable pirotécnico, pero su hallazgo en una de las zonas más turísticas de la ciudad ha despertado las alarmas por el actual contexto de amenaza terrorista, que según el primer ministro, Manuel Valls, nunca ha sido tan elevada en el país.

En esa misma línea, el titular de Interior, Bernard Cazeneuve, insistió en que Francia se encuentra "a un nivel de amenaza extremadamente elevado", y recordó que desde comienzos de año se ha detenido a 260 personas en el marco de investigaciones terroristas, y que "muchos de ellos" preparaban atentados.

Sólo en el mes de agosto se desbarataron tres atentados.

Hallan un coche con bombas de gas cerca de catedral de París

Las autoridades francesas detuvieron hoy a varias personas por su presunta vinculación con un vehículo cargado de bombonas de gas que fue descubierto el pasado fin de semana en las inmediaciones de la catedral de Notre Dame de París.

El auto, que fue descubierto en la madrugada del sábado al domingo, llamó la atención de la policía porque carecía de placas, informó en exclusiva en su web el diario Le Figaro.

La cajuela del vehículo contenía al menos seis cilindros de gas, cinco llenos y uno más vacío que no estaban conectados a ningún detonador ni artefacto de explosivo.

Fuentes de la investigación explicaron que en el vehículo no había nadie y que parecía abandonado, aunque tenía las luces de intermitencia prendidas.

Debido a las características del caso y a la alta amenaza terrorista actual en Francia, la sección antiterrorista de la brigada criminal de París y los servicios de inteligencia franceses se hicieron cargo de la investigación.

Dos personas se encuentran detenidas en Francia tras el hallazgo este fin de semana de un coche abandonado y lleno de bombonas de gas cerca de la catedral Nôtre Dame de París, cuya investigación está en manos de la Fiscalía Antiterrorista.

Los detenidos, según los medios franceses, son los propietarios del vehículo, un hombre y una mujer de 34 y 29 años fichados por los servicios secretos, cuya nacionalidad e identidad no ha trascendido.

Según "France 2", procedían de la región de Orleans y fueron detenidos en un área de servicio de la autopista cuando circulaban en dirección a España. Además, se está buscando a una joven de 19 años también fichada que hace unas semanas había tratado de viajar a Siria para integrarse en grupos yihadistas.

El coche abandonado a escasos 300 metros de Nôtre Dame, un Peugeot 607, no tenía matrícula y, según un camarero de un bar próximo, fue abandonado hacia las 02.00 de la madrugada del domingo con las luces de emergencia encendidas.

Tras varias llamadas a las fuerzas del orden del responsable del bar y del camarero, en las que denunciaban la presencia del vehículo con varios signos sospechosos -siempre según su relato-, los agentes se hicieron cargo del caso al menos cuatro horas más tarde.

Expertos de la Policía Técnica y Científica examinaron el vehículo y encontraron en él una bombona de gas vacía en los asientos delanteros y otras seis llenas en el maletero.

Las bombas no estaban conectadas a ningún detonador o cable pirotécnico, pero su hallazgo en una de las zonas más turísticas de la ciudad ha despertado las alarmas por el actual contexto de amenaza terrorista, que según el primer ministro, Manuel Valls, nunca ha sido tan elevada en el país.

En esa misma línea, el titular de Interior, Bernard Cazeneuve, insistió en que Francia se encuentra "a un nivel de amenaza extremadamente elevado", y recordó que desde comienzos de año se ha detenido a 260 personas en el marco de investigaciones terroristas, y que "muchos de ellos" preparaban atentados.

Sólo en el mes de agosto se desbarataron tres atentados.

Hallan un coche con bombas de gas cerca de catedral de París

Las autoridades francesas detuvieron hoy a varias personas por su presunta vinculación con un vehículo cargado de bombonas de gas que fue descubierto el pasado fin de semana en las inmediaciones de la catedral de Notre Dame de París.

El auto, que fue descubierto en la madrugada del sábado al domingo, llamó la atención de la policía porque carecía de placas, informó en exclusiva en su web el diario Le Figaro.

La cajuela del vehículo contenía al menos seis cilindros de gas, cinco llenos y uno más vacío que no estaban conectados a ningún detonador ni artefacto de explosivo.

Fuentes de la investigación explicaron que en el vehículo no había nadie y que parecía abandonado, aunque tenía las luces de intermitencia prendidas.

Debido a las características del caso y a la alta amenaza terrorista actual en Francia, la sección antiterrorista de la brigada criminal de París y los servicios de inteligencia franceses se hicieron cargo de la investigación.