/ viernes 22 de abril de 2016

Queman maestros y padres uniformes escolares en Coita en rechazo a reformas educativas

Por Omar Ruiz | Corresponsal

Ocozocoautla.- Un conglomerado de poco más de 500 personas, entre maestros y padres de familia de este municipio, marchó por las principales calles de la ciudad para exigir respeto a la educación y levantar la voz para que los gobiernos federal y estatal intervengan en dar marcha atrás a las reformas estructurales.

El contingente comenzó a reunirse la tarde de noche del pasado jueves en el parque de Unión Hidalgo, al sur de la ciudad, en donde luego de una hora después de lo citado, alrededor de las 18:00 horas, comenzó a partir hacia el centro coiteco.

Las consignas fueron claras, exigían cero represiones a las protestas, y más diálogo con acuerdos que favorezcan a la educación, pues consideraron que es un atropello a la enseñanza y hacia el magisterio “la mal llamada reforma educativa”.

[ad id="113700"]

Expusieron que están hartos de que en los últimos tiempos se haya politizado la educación y que Chiapas siga siendo uno de los estados con mayor rezago del sector, sobre todo porque aún existen aulas en condiciones deplorables para ejercer la profesión.

Los gritos de venceremos retumbaban en la zona centro, cuando caminaban sobre la avenida central, acercándose al parque, por lo que la algarabía de lucha se hizo más fuerte en el momento en que se plantaron frente al palacio municipal.

Allí los padres de familia hicieron uso del micrófono y condenaron al gobierno por las detenciones y represiones contra el sector educativo, además de convocar a la quema de los uniformes que repartiera la administración estatal, demostrando con ello su molestia por las formas en que se ha manejado a la educación en Chiapas.

Los uniformes, junto con mochilas y útiles escolares que entregara el gobierno fueron colocados al centro del contingente, frente a la presidencia, y allí, en montón, comenzaron a arder.

El denso humo y llamarada de gran tamaño se distinguía a gran distancia, mientras que los padres de familia continuaban con sus discursos, resumiendo su acción de quema en la frase “nuestros hijos no son propaganda política”.

Asimismo muchos maestros de esta ciudad que se hicieron presentes en esta marcha exhortaron a la ciudadanía a continuar con las acciones a favor de no permitir que se logre establecer las reformas estructurales, “porque no sólo afectarán a los maestros, sino a toda la sociedad”, afirmaron.

Por Omar Ruiz | Corresponsal

Ocozocoautla.- Un conglomerado de poco más de 500 personas, entre maestros y padres de familia de este municipio, marchó por las principales calles de la ciudad para exigir respeto a la educación y levantar la voz para que los gobiernos federal y estatal intervengan en dar marcha atrás a las reformas estructurales.

El contingente comenzó a reunirse la tarde de noche del pasado jueves en el parque de Unión Hidalgo, al sur de la ciudad, en donde luego de una hora después de lo citado, alrededor de las 18:00 horas, comenzó a partir hacia el centro coiteco.

Las consignas fueron claras, exigían cero represiones a las protestas, y más diálogo con acuerdos que favorezcan a la educación, pues consideraron que es un atropello a la enseñanza y hacia el magisterio “la mal llamada reforma educativa”.

[ad id="113700"]

Expusieron que están hartos de que en los últimos tiempos se haya politizado la educación y que Chiapas siga siendo uno de los estados con mayor rezago del sector, sobre todo porque aún existen aulas en condiciones deplorables para ejercer la profesión.

Los gritos de venceremos retumbaban en la zona centro, cuando caminaban sobre la avenida central, acercándose al parque, por lo que la algarabía de lucha se hizo más fuerte en el momento en que se plantaron frente al palacio municipal.

Allí los padres de familia hicieron uso del micrófono y condenaron al gobierno por las detenciones y represiones contra el sector educativo, además de convocar a la quema de los uniformes que repartiera la administración estatal, demostrando con ello su molestia por las formas en que se ha manejado a la educación en Chiapas.

Los uniformes, junto con mochilas y útiles escolares que entregara el gobierno fueron colocados al centro del contingente, frente a la presidencia, y allí, en montón, comenzaron a arder.

El denso humo y llamarada de gran tamaño se distinguía a gran distancia, mientras que los padres de familia continuaban con sus discursos, resumiendo su acción de quema en la frase “nuestros hijos no son propaganda política”.

Asimismo muchos maestros de esta ciudad que se hicieron presentes en esta marcha exhortaron a la ciudadanía a continuar con las acciones a favor de no permitir que se logre establecer las reformas estructurales, “porque no sólo afectarán a los maestros, sino a toda la sociedad”, afirmaron.