/ lunes 3 de abril de 2017

Familias se niegan a dejar viviendas ante creciente del río Pichucalco

  • Zona “devorada” por río Pichucalco

Por Raquel May Olán, El Heraldo de Tabasco

VILLAHERMOSA, Tab. (OEM-Informex).- Familias de la colonia La Providencia en la Majahua, continúan habitando sus casas pese al peligro eminente de que sean devoradas por el río Pichucalco, como pasó el domingo con casi una docena de viviendas. Lo anterior, pese a que las autoridades estatales les pidieron evacuar la zona de alto riesgo.

Y es que de acuerdo a los vecinos y a como se pudo constatar con el arribo de este medio de comunicación, el deslave propiciado por el afluente continÚa impactando a esta demarcación, e incluso ha aumentado su diámetro, así se observa en el nivel de las viviendas desplomadas.

El domingo pasado, el tramo dañado comprendía unos 50 metros de largo por 20 de ancho, no obstante,  AYER se extendió por lo menos dos metros de diámetro, llevándose por completo la banqueta y obligando a los vecinos a improvisar un pasadizo a orillas de la laguna la Majahua, para poder atravesar a sus casas.

Al lugar arribó personal del Instituto de Vivienda de Tabasco (INVITAB), quienes acudieron para documentar los daños con fotografías, videos y testimonios de los habitantes.

María Atila Marín López, líder de La Providencia, reconoció que están habitando una zona irregular y perteneciente a la federación, sin embargo, aseguraron que no tienen otro sitio a donde ir, por lo que esperan una  reubicación.

En tanto, hicieron responsable a las autoridades locales de lo que les pueda pasar, pues están conscientes de que en cualquier momento las casas pueden colapsar y sepultarlos mientras duermen.

“Si el Gobierno no tiene una solución para nosotros como habitantes de esta comunidad, que no quiera reubicar por familia, pues entonces seguiremos bajo el riesgo y el riesgo de las autoridades porque a ellos los hacemos responsables”, dijo.

A lo que continuó: vivimos en la zozobra latente, porque no sabemos qué va a pasar, si el derrumbe seguirá a hasta las otras casas, o se va a desaparecer la colonia, vamos a aparecer en el rio o de plano quedará a gente sepultada mientras duerme.

La Providencia, es una colonia situada entre el caudal conocido como Pichucalco y la laguna la Majahua, misma en donde sus habitantes nunca habían sufrido una catástrofe de esta magnitud, durante los más de 50 años de haberse creado.

Y es que debido a la erosión del referido rio, al menos una docena de familias se quedaron sin casas, pues estas se desplomaron quedando solo en un montón de escombro.

La líder vecinal expresó que la mayoría de estas familias contaban con escrituras y realizaban pagos de predial ante el municipio de Centro, mientras que otros solo tenían  un derecho de posesión.

“Tenemos escrituras, se pagaba un predial, aparte de eso los que no pagaban predial tienen un derecho de posesión que se manejaba en esos entonces, pero la verdad es que estamos habitando una zona irregular, una zona federal, hay gente que tiene más de 40 y 50 años que vino en la zona”, apuntó.

Finalmente, recordó que los predios se comenzaron a comprar desde hace casi 60 años, y durante un tiempo fue una zona turística donde funcionaba un vivero y un conocido restaurante.

“Ellos compraron los lotes a módico precio hace 50 o 60 años, se fue regularizando, nos metieron el alumbrado público, el agua potable, esto era prácticamente una zona turística porque se hizo un vivero, se hizo una cooperativa, había un restaurante, ósea, las autoridades reconocían que esta colonia pertenece a Centro”, concluyó.

El lugar permanece acordonado, sin embargo, el daño se expande conforme pasan las horas, por lo que las más de 60 casas de los alrededores corren el riesgo de también desplomarse.

  • Zona “devorada” por río Pichucalco

Por Raquel May Olán, El Heraldo de Tabasco

VILLAHERMOSA, Tab. (OEM-Informex).- Familias de la colonia La Providencia en la Majahua, continúan habitando sus casas pese al peligro eminente de que sean devoradas por el río Pichucalco, como pasó el domingo con casi una docena de viviendas. Lo anterior, pese a que las autoridades estatales les pidieron evacuar la zona de alto riesgo.

Y es que de acuerdo a los vecinos y a como se pudo constatar con el arribo de este medio de comunicación, el deslave propiciado por el afluente continÚa impactando a esta demarcación, e incluso ha aumentado su diámetro, así se observa en el nivel de las viviendas desplomadas.

El domingo pasado, el tramo dañado comprendía unos 50 metros de largo por 20 de ancho, no obstante,  AYER se extendió por lo menos dos metros de diámetro, llevándose por completo la banqueta y obligando a los vecinos a improvisar un pasadizo a orillas de la laguna la Majahua, para poder atravesar a sus casas.

Al lugar arribó personal del Instituto de Vivienda de Tabasco (INVITAB), quienes acudieron para documentar los daños con fotografías, videos y testimonios de los habitantes.

María Atila Marín López, líder de La Providencia, reconoció que están habitando una zona irregular y perteneciente a la federación, sin embargo, aseguraron que no tienen otro sitio a donde ir, por lo que esperan una  reubicación.

En tanto, hicieron responsable a las autoridades locales de lo que les pueda pasar, pues están conscientes de que en cualquier momento las casas pueden colapsar y sepultarlos mientras duermen.

“Si el Gobierno no tiene una solución para nosotros como habitantes de esta comunidad, que no quiera reubicar por familia, pues entonces seguiremos bajo el riesgo y el riesgo de las autoridades porque a ellos los hacemos responsables”, dijo.

A lo que continuó: vivimos en la zozobra latente, porque no sabemos qué va a pasar, si el derrumbe seguirá a hasta las otras casas, o se va a desaparecer la colonia, vamos a aparecer en el rio o de plano quedará a gente sepultada mientras duerme.

La Providencia, es una colonia situada entre el caudal conocido como Pichucalco y la laguna la Majahua, misma en donde sus habitantes nunca habían sufrido una catástrofe de esta magnitud, durante los más de 50 años de haberse creado.

Y es que debido a la erosión del referido rio, al menos una docena de familias se quedaron sin casas, pues estas se desplomaron quedando solo en un montón de escombro.

La líder vecinal expresó que la mayoría de estas familias contaban con escrituras y realizaban pagos de predial ante el municipio de Centro, mientras que otros solo tenían  un derecho de posesión.

“Tenemos escrituras, se pagaba un predial, aparte de eso los que no pagaban predial tienen un derecho de posesión que se manejaba en esos entonces, pero la verdad es que estamos habitando una zona irregular, una zona federal, hay gente que tiene más de 40 y 50 años que vino en la zona”, apuntó.

Finalmente, recordó que los predios se comenzaron a comprar desde hace casi 60 años, y durante un tiempo fue una zona turística donde funcionaba un vivero y un conocido restaurante.

“Ellos compraron los lotes a módico precio hace 50 o 60 años, se fue regularizando, nos metieron el alumbrado público, el agua potable, esto era prácticamente una zona turística porque se hizo un vivero, se hizo una cooperativa, había un restaurante, ósea, las autoridades reconocían que esta colonia pertenece a Centro”, concluyó.

El lugar permanece acordonado, sin embargo, el daño se expande conforme pasan las horas, por lo que las más de 60 casas de los alrededores corren el riesgo de también desplomarse.