/ lunes 10 de junio de 2019

Ya basta de actos cobardes y violentos

Formar parte del servicio público implica un compromiso absoluto para millones de personas, ya que muchas de las tareas que desempeñamos tienen que ver con el beneficio de la ciudadanía. Los horarios extendidos y lo exhaustivo de la tarea es con la finalidad de entregar buenos resultados, máxime si se trata de cargos obtenidos por elección popular.

A diferencia de otras épocas, muchas de las actividades que se realizan en este país han adquirido un carácter peligroso, ya que la inmersión de grupos de la delincuencia organizada ha crispado seriamente los ánimos, sobretodo si en las decisiones que acarrean esas profesiones se busca el bienestar general en detrimento de los privilegios de los que gozan algunos sectores.

Periodistas, defensores de derechos humanos, investigadores, cuerpos policiacos y militares, así como el servicio público relacionado con ello, viven en estado de vulnerabilidad frente a un Estado inerte y carente de soluciones a corto, mediano y largo plazo. Hace unos pocos días se vivió un evento lamentable en uno de los recintos más importantes del país: el Senado de la República. La Senadora Citlali Hernández, recibió un libro en sus oficinas de la Cámara alta, el cual en realidad era un explosivo que, al abrirlo, estalló provocando heridas a la legisladora, las cuales, dentro de todo lo malo de la situación, afortunadamente fueron leves.

El atentado nos deja varias reflexiones que son importantes colocar sobre la mesa de discusión para posteriores análisis. Hasta la legislatura pasada, los estándares de seguridad en los espacios legislativos federales eran estrictos y con acciones clave en caso de algún siniestro. Al día de hoy, lamentablemente hay un estado de vulnerabilidad en dichos recintos y para muestra lo sucedido el pasado miércoles. Si bien se señaló que se encontró un resquicio, la situación es un ejemplo de lo frágiles que son las medidas de seguridad y que, por el bien de todos y cada uno de los empleados se debe fortalecer.

Por otro lado, el clima de confrontación que ha sido generado por algunos actores políticos nos ha dejado como consecuencia este tipo de cobardes actos.

Senadora del grupo parlamentario del PRI

Formar parte del servicio público implica un compromiso absoluto para millones de personas, ya que muchas de las tareas que desempeñamos tienen que ver con el beneficio de la ciudadanía. Los horarios extendidos y lo exhaustivo de la tarea es con la finalidad de entregar buenos resultados, máxime si se trata de cargos obtenidos por elección popular.

A diferencia de otras épocas, muchas de las actividades que se realizan en este país han adquirido un carácter peligroso, ya que la inmersión de grupos de la delincuencia organizada ha crispado seriamente los ánimos, sobretodo si en las decisiones que acarrean esas profesiones se busca el bienestar general en detrimento de los privilegios de los que gozan algunos sectores.

Periodistas, defensores de derechos humanos, investigadores, cuerpos policiacos y militares, así como el servicio público relacionado con ello, viven en estado de vulnerabilidad frente a un Estado inerte y carente de soluciones a corto, mediano y largo plazo. Hace unos pocos días se vivió un evento lamentable en uno de los recintos más importantes del país: el Senado de la República. La Senadora Citlali Hernández, recibió un libro en sus oficinas de la Cámara alta, el cual en realidad era un explosivo que, al abrirlo, estalló provocando heridas a la legisladora, las cuales, dentro de todo lo malo de la situación, afortunadamente fueron leves.

El atentado nos deja varias reflexiones que son importantes colocar sobre la mesa de discusión para posteriores análisis. Hasta la legislatura pasada, los estándares de seguridad en los espacios legislativos federales eran estrictos y con acciones clave en caso de algún siniestro. Al día de hoy, lamentablemente hay un estado de vulnerabilidad en dichos recintos y para muestra lo sucedido el pasado miércoles. Si bien se señaló que se encontró un resquicio, la situación es un ejemplo de lo frágiles que son las medidas de seguridad y que, por el bien de todos y cada uno de los empleados se debe fortalecer.

Por otro lado, el clima de confrontación que ha sido generado por algunos actores políticos nos ha dejado como consecuencia este tipo de cobardes actos.

Senadora del grupo parlamentario del PRI

lunes 03 de junio de 2019

Las renuncias de alerta

lunes 06 de mayo de 2019

Un enorme paso para las mujeres

lunes 29 de abril de 2019

Pensión sin retrasos ni recortes

lunes 22 de abril de 2019

Afromexicanos como sujetos colectivos

domingo 07 de abril de 2019

El reconocimiento de afromexicanos

lunes 01 de abril de 2019

La lucha contra la pobreza extrema

Cargar Más