/ viernes 31 de julio de 2020

Entre el drama y musicales, adiós al versátil y camaleónico Alan Parker

Con tan solo 14 largometrajes en su haber, su carrera en el cine osciló entre los grandes dramas y los musicales, un género al que se dedicó también realizando videos para artistas como Pink Floyd o Madonna.

Dirigió grandísimas películas, como Expreso de Medianoche (1978), Mississippi en Llamas (1989) o Fama (1980), pero a Alan Parker le faltó el Oscar para consagrarse como lo que era, uno de los grandes directores británicos del siglo XX.

Este viernes, un portavoz de la familia Parker confirmó la muerte del cineasta británico a los 76 años tras una "larga enfermedad".

Con tan solo 14 largometrajes en su haber, su carrera en el cine osciló entre los grandes dramas y los musicales, un género al que se dedicó también realizando videos para artistas como Pink Floyd o Madonna.

Foto: @TheAcademy

Y en sus películas quedó patente un marcado gusto por la estética, nacido de sus inicios en el mundo de la publicidad, donde realizó más de 500 anuncios para televisión. Esa fue su escuela de cine en una época en la que la industria cinematográfica no atravesaba su mejor momento en Gran Bretaña.

Nacido en Londres en 1944, compatibilizó la publicidad con la BBC, donde entre 1968 y 1978 fue realizador y guionista. Una experiencia que le enseñó a trabajar a un ritmo muy rápido, como siempre reconoció.

Su primera película fue para la televisión, The Evacuees (1975), sobre unos niños judíos durante la II Guerra Mundial. Ganó un Emmy Internacional y un BAFTA de Televisión, lo que le permitió entrar en el mundo del cine.

Su debut cinematográfico fue Bugsy Malone (1976), un musical satírico centrado en el nieto de Al Capone e interpretado enteramente por menores, con el que compitió por la Palma de Oro de Cannes. Obtuvo cinco premios BAFTA, dos de ellos para una jovencísima Jodie Foster -que ganó los de mejor promesa y mejor actriz secundaria por sus papeles en este filme y en Taxi Driver-.



Su siguiente trabajo en el cine fue el título que marcó su carrera como realizador, la durísima Expreso de Medianoche (1978), que fue su primera película americana.

Basada en la experiencia real de Billy Hayes, la película cuenta su encarcelamiento en una prisión turca por tráfico de drogas. Con guion de Oliver Stone y sin ahorrar crudeza, la película fue un éxito y logró dos Oscar, a mejor guion y mejor música, además de seis Globos de Oro y tres BAFTA.


Y si el giro había sido enorme de Bugsy al Expreso, Parker siguió dando muestra de su versatilidad con Fame (1980), una película por la que nadie apostó en un primer momento, pero que fue un gran éxito y lanzó a la fama a sus protagonistas.

Irene Cara, Gene Anthony Ray, Lee Curreri o Debbi Allen se convirtieron en ídolos de masas tras protagonizar esta historia de estudiantes en una escuela de arte en Nueva York. Tal fue el éxito, que la película se transformó en una serie de televisión, algo muy habitual hoy en día pero inusual a comienzos de los 80.

Dos años después llegarían Shoot the Moon, una película injustamente olvidada, con Albert Finney y Diane Keaton como protagonistas, y Pink Floyd: The Wall, objeto de culto para los seguidores del grupo británico y ejemplo de cine al servicio de la música.


Volvió a saltar al drama con Birdy (1984), una historia de amistad de dos adolescentes interpretados por Matthew Modine y Nicolas Cage, con la guerra y los problemas mentales como telón de fondo. Narrada con delicadeza, Parker se llevó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes.

Angel Heart (1987) fue otra película de éxito, con los actores de moda del momento -Mickey Rourke, Robert de Niro y Lisa Bonet-, que mezclaba thriller y horror en una película efectista que ha envejecido mal.

Todo lo contrario a Mississippi en Llamas (1988), un rotundo alegato contra el racismo, de plena vigencia en la actualidad, que narra con una horrible y tremenda exactitud las actividades del Ku Klux Klan, con un espectacular reparto formado por Gene Hackman -Oso de Plata al mejor actor en Berlín-, Willem Dafoe y Frances McDormand.

Aclamada por la crítica, fue nominada a cuatro Globos de Oro -de los que no consiguió ninguno- y a siete Oscar, pero solo se llevó el de dirección de Fotografía. La película triunfadora de aquella edición fue la sensiblera Rain Man.

La década de los 80 fue la más fructífera para Parker, que en los 90 solo brilló con dos musicales muy diferentes: The Commitments, un homenaje al soul con una espectacular banda sonora, y Evita, una floja adaptación del musical del mito argentino, a mayor gloria de Madonna y que contó con Antonio Banderas en el papel del Che.

Foto: @antoniobanderas

Otra gran drama, Angela's Ashes (1999) -adaptación del best seller de Frank McCourt sobre los irlandeses que emigraron a Estados Unidos a comienzos del siglo XX-, y The Life of David Gale (2003) -protagonizado por Kevin Spacey, Kate Winslet y Laura Linney- cerraron una filmografía corta pero intensa.

Fue nombrado Comendador de la Orden del Imperio Británico en 2005 y ocupó el cargo de presidente del British Film Institute.


"La vida no será igual", compañros y amigos lamentan su muerte

Nada más conocerse la noticia, varios compañeros se han apresurado a destacar el talento del realizador.

"Alan Parker hizo muchísimas películas maravillosas. Simplemente maravillosas. Un talento enorme. Como estoy seguro que sabes. DEP Alan Parker", escribió en sus redes sociales el director Nick Murphy.

El productor David Puttnam confesó, por su parte, que "siempre" estuvo "impresionado" por el "talento" de Parker, su "amigo más antiguo y cercano".

"Mi vida y la de muchos otros que lo quisieron nunca será igual", agregó Puttnam, quien produjo alguna de las mejores películas de Parker, como Melody (1971) o El Expreso de Medianoche (1978).

El Instituto de Cine Británico expresó su tristeza por la partida del cineasta, mientras la Academia del Cine estadounidense calificó al dos veces nominado al Oscar como un "camaleón".

"Su trabajo nos entretuvo, nos conectó y nos dio una fuerte sensación de tiempo y lugar. Un talento extraordinario, lo vamos a extrañar mucho", añadió.

La organización de los premios Bafta mencionó: "Nos entristece profundamente escuchar el fallecimiento de Alan Parker, miembro del BAFTA. Como cineasta ganador del BAFTA, nos trajo alegría con Bugsy Malone, The Commitments, Midnight Express y muchos más".

En tanto, el actor español Antonio Banderas dijo que fue un gran director y lo comprobó gracias a Evita.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Dirigió grandísimas películas, como Expreso de Medianoche (1978), Mississippi en Llamas (1989) o Fama (1980), pero a Alan Parker le faltó el Oscar para consagrarse como lo que era, uno de los grandes directores británicos del siglo XX.

Este viernes, un portavoz de la familia Parker confirmó la muerte del cineasta británico a los 76 años tras una "larga enfermedad".

Con tan solo 14 largometrajes en su haber, su carrera en el cine osciló entre los grandes dramas y los musicales, un género al que se dedicó también realizando videos para artistas como Pink Floyd o Madonna.

Foto: @TheAcademy

Y en sus películas quedó patente un marcado gusto por la estética, nacido de sus inicios en el mundo de la publicidad, donde realizó más de 500 anuncios para televisión. Esa fue su escuela de cine en una época en la que la industria cinematográfica no atravesaba su mejor momento en Gran Bretaña.

Nacido en Londres en 1944, compatibilizó la publicidad con la BBC, donde entre 1968 y 1978 fue realizador y guionista. Una experiencia que le enseñó a trabajar a un ritmo muy rápido, como siempre reconoció.

Su primera película fue para la televisión, The Evacuees (1975), sobre unos niños judíos durante la II Guerra Mundial. Ganó un Emmy Internacional y un BAFTA de Televisión, lo que le permitió entrar en el mundo del cine.

Su debut cinematográfico fue Bugsy Malone (1976), un musical satírico centrado en el nieto de Al Capone e interpretado enteramente por menores, con el que compitió por la Palma de Oro de Cannes. Obtuvo cinco premios BAFTA, dos de ellos para una jovencísima Jodie Foster -que ganó los de mejor promesa y mejor actriz secundaria por sus papeles en este filme y en Taxi Driver-.



Su siguiente trabajo en el cine fue el título que marcó su carrera como realizador, la durísima Expreso de Medianoche (1978), que fue su primera película americana.

Basada en la experiencia real de Billy Hayes, la película cuenta su encarcelamiento en una prisión turca por tráfico de drogas. Con guion de Oliver Stone y sin ahorrar crudeza, la película fue un éxito y logró dos Oscar, a mejor guion y mejor música, además de seis Globos de Oro y tres BAFTA.


Y si el giro había sido enorme de Bugsy al Expreso, Parker siguió dando muestra de su versatilidad con Fame (1980), una película por la que nadie apostó en un primer momento, pero que fue un gran éxito y lanzó a la fama a sus protagonistas.

Irene Cara, Gene Anthony Ray, Lee Curreri o Debbi Allen se convirtieron en ídolos de masas tras protagonizar esta historia de estudiantes en una escuela de arte en Nueva York. Tal fue el éxito, que la película se transformó en una serie de televisión, algo muy habitual hoy en día pero inusual a comienzos de los 80.

Dos años después llegarían Shoot the Moon, una película injustamente olvidada, con Albert Finney y Diane Keaton como protagonistas, y Pink Floyd: The Wall, objeto de culto para los seguidores del grupo británico y ejemplo de cine al servicio de la música.


Volvió a saltar al drama con Birdy (1984), una historia de amistad de dos adolescentes interpretados por Matthew Modine y Nicolas Cage, con la guerra y los problemas mentales como telón de fondo. Narrada con delicadeza, Parker se llevó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes.

Angel Heart (1987) fue otra película de éxito, con los actores de moda del momento -Mickey Rourke, Robert de Niro y Lisa Bonet-, que mezclaba thriller y horror en una película efectista que ha envejecido mal.

Todo lo contrario a Mississippi en Llamas (1988), un rotundo alegato contra el racismo, de plena vigencia en la actualidad, que narra con una horrible y tremenda exactitud las actividades del Ku Klux Klan, con un espectacular reparto formado por Gene Hackman -Oso de Plata al mejor actor en Berlín-, Willem Dafoe y Frances McDormand.

Aclamada por la crítica, fue nominada a cuatro Globos de Oro -de los que no consiguió ninguno- y a siete Oscar, pero solo se llevó el de dirección de Fotografía. La película triunfadora de aquella edición fue la sensiblera Rain Man.

La década de los 80 fue la más fructífera para Parker, que en los 90 solo brilló con dos musicales muy diferentes: The Commitments, un homenaje al soul con una espectacular banda sonora, y Evita, una floja adaptación del musical del mito argentino, a mayor gloria de Madonna y que contó con Antonio Banderas en el papel del Che.

Foto: @antoniobanderas

Otra gran drama, Angela's Ashes (1999) -adaptación del best seller de Frank McCourt sobre los irlandeses que emigraron a Estados Unidos a comienzos del siglo XX-, y The Life of David Gale (2003) -protagonizado por Kevin Spacey, Kate Winslet y Laura Linney- cerraron una filmografía corta pero intensa.

Fue nombrado Comendador de la Orden del Imperio Británico en 2005 y ocupó el cargo de presidente del British Film Institute.


"La vida no será igual", compañros y amigos lamentan su muerte

Nada más conocerse la noticia, varios compañeros se han apresurado a destacar el talento del realizador.

"Alan Parker hizo muchísimas películas maravillosas. Simplemente maravillosas. Un talento enorme. Como estoy seguro que sabes. DEP Alan Parker", escribió en sus redes sociales el director Nick Murphy.

El productor David Puttnam confesó, por su parte, que "siempre" estuvo "impresionado" por el "talento" de Parker, su "amigo más antiguo y cercano".

"Mi vida y la de muchos otros que lo quisieron nunca será igual", agregó Puttnam, quien produjo alguna de las mejores películas de Parker, como Melody (1971) o El Expreso de Medianoche (1978).

El Instituto de Cine Británico expresó su tristeza por la partida del cineasta, mientras la Academia del Cine estadounidense calificó al dos veces nominado al Oscar como un "camaleón".

"Su trabajo nos entretuvo, nos conectó y nos dio una fuerte sensación de tiempo y lugar. Un talento extraordinario, lo vamos a extrañar mucho", añadió.

La organización de los premios Bafta mencionó: "Nos entristece profundamente escuchar el fallecimiento de Alan Parker, miembro del BAFTA. Como cineasta ganador del BAFTA, nos trajo alegría con Bugsy Malone, The Commitments, Midnight Express y muchos más".

En tanto, el actor español Antonio Banderas dijo que fue un gran director y lo comprobó gracias a Evita.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Política

Alianza Federalista vale un tercio de la economía

Los 10 estados de la alianza reciben de la Federación sólo 10 por ciento de lo que aportan a la economía

Mundo

Terremoto de 7 grados sacude a Grecia y Turquía

Hasta el momento no se han reportado muertos, sin embargo, el sismo de 7 grados dejó graves daños materiales y derrumbes

Sociedad

Suspenden la evaluación a pruebas de Covid hasta nuevo aviso

InDRE ha autorizado 152 pruebas diferentes para la detección del virus SARS-CoV-2 y ha rechazado 77

Finanzas

Se está cumpliendo nuestro pronóstico: AMLO celebra recuperación del PIB

El Inegi dio a conocer que la economía del país registró en el tercer trimestre del año un crecimiento del 12%

Mundo

Terremoto de 7 grados sacude a Grecia y Turquía

Hasta el momento no se han reportado muertos, sin embargo, el sismo de 7 grados dejó graves daños materiales y derrumbes

Finanzas

Consume local y reactiva la economía de tu entidad

Fomentar y comprar de manera habitual en comercios de la comunidad tiene muchas ventajas

Salud

Puntos a favor de no usar brasier

Aunque podría considerarse una prenda necesaria, durante la permanencia en casa muchas mujeres han decidido dejar de usarla

Automotriz

Elige tu primera moto

Si vas a incursionar en este mundo de dos ruedas, busca que tu experiencia será memorable y emocionante

Finanzas

PIB de México se contrae 8.6% en tercer trimestre

El PIB de México sumó ya seis trimestres consecutivos con resultados negativos en su comparación anual