/ viernes 12 de enero de 2024

La Capilla, el teatro de Salvador Novo que resiste a 70 años de su creación

Boris Schoeman, su actual director asegura que a 70 años de la creación del espacio cultural, lo más complicado es conseguir los recursos financieros

Comenzó como un espacio íntimo de un dramaturgo para poder compartir sus habilidades artísticas con el público; hoy, siete décadas después de su creación es considerado como un semillero de talentos y una plataforma para llegar a nuevas latitudes.

Un 22 de enero de 1953 el dramaturgo, historiador, poeta y ensayista mexicano Salvador Novo inauguró el Teatro La Capilla, en la calle de Madrid 13, colonia del Carmen, en la ahora Alcaldía de Coyoacán.

A finales de los años cuarenta el mexicano adquirió el terreno y proyectó una casa de la cultura en donde pudo presentar obras como El presidente hereda, de Cesare Giulio Viola, con el que abrió el complejo; Paseo con el diablo, de Guido Cantini; Mamá nos obedece, de Víctor Ruiz Iriarte y montajes propios como A ocho columnas y El joven y los diálogos.

"Hay pocos espacios independientes que han podido durar tanto tiempo". / Foto: Galo Cañas Rodríguez | Cuartoscuro.com

“Es un espacio que tiene mucha historia, cumplió 70 años el año pasado, hay pocos espacios independientes que han podido durar tanto tiempo, fue un gran trabajo el realizado por Salvador Novo que creó este teatro, a partir de tener este lugar, también creó un restaurante para atender a sus comensales, fue todo un proyecto que le permitió dar a conocer sus obras y mucho teatro contemporáneo que se hacía en aquella época”, afirmó en entrevista el actual director La Capilla, Boris Schoemann.

Llevaba dos décadas de funcionamiento el teatro cuando su fundador falleció en 1974; de ahí, el teatro pasó a manos de su primo hermano Salvador López Antuñano, un médico cirujano que se mantuvo fiel al legado de Novo. La dirección la ocupó después Jesusa Rodríguez, actriz, directora y productora admiradora de los textos y vida de Novo.

Pero el funcionamiento del recinto se mantenía en paralelo a los sueños de Rodríguez de crear un nuevo espacio en donde pudiera fungir como una alternativa a las expresiones culturales de artistas emergentes. Fue como en 1990 creó el espacio Teatro Bar El Hábito, mismo que en 2005 cambió de administración a Las Reinas Chulas y quienes se encargaron de darle un nuevo nombre: Teatro Bar El Vicio.

Llegó sin pedirlo, pero mantiene su esencia

Al inicio de la década de los 2000, en su búsqueda por un lugar para presentar la obra Los Endebles, de Michel Marc Bouchard, Schoemann llegó a la puerta principal de La Capilla. El director nacido en París, Francia descubrió lo que ahora podría considerar como su hogar.

Yo llego al teatro por la huelga de la UNAM, iba a estrenar una obra en el CUT (Centro Universitario de Teatro) y estaba la UNAM cerrada y me dijeron que buscara un teatro independiente que pudiéramos rentar por tres meses y presentar la obra protagonizada por los alumnos del CUT. Nos prolongamos un año y cuando quise devolver las llaves, Jesusa (entonces directora) me pidió que me las quedara.

Me encontré con la cabeza de un teatro sin haberlo buscado y fue maravilloso.Boris Schoemann, actual director de La Capilla

Schoemann comparten la misma visión de Salvador Novo. Lejos de crear un complejo comercial, donde desfilen artistas de gran calibre, su intención es apostar por obras de calidad, textos que inviten a la reflexión, que dejen mensajes importantes en los espectadores y, claro, apoyar a las nuevas generaciones que buscan su primera oportunidad sobre el escenario.

Este teatro es un semillero porque es un paso importante para mucha gente para luego pode irse a otros espacios. Para mí ha sido una casa fundamental para crear muchas obras.

Foto: Francisco Rodríguez | Cuartoscuro.com

“No es un teatro comercial, no puede funcionar sólo de lo que podría meterse a nivel de taquilla porque cuesta mucho más de lo poco que se puede recaudar. Tampoco tiene pinta de un teatro donde puedes cobrar 500 o 700 pesos el boleto; a mí no me interesa tener un teatro que cobre esos precios, yo siempre busqué que los precios fueran los más económicos y accesibles al público”, explicó Schoemann.

Faltan recursos

Sin embargo, durante las más de dos décadas que lleva en la dirección, Schoemann reconoce que lo más complicado ha sido conseguir recursos financieros para mantenerlo en pie; la falta de apoyo gubernamental ha hecho tambalear al recinto, a pesar de que la familia López Antuñano siga apoyando.

“Si no hay un financiamiento público que permita pagar la renta, la luz, los 15 empleados que tiene el teatro entre sus dos salas, los técnicos, la administración, la limpieza, la taquilla, la difusión, cafetería, es mucha gente la que necesitamos para poder hacer funcionar este espacio todos los días del año.

Foto: Alejandro Aguilar | El Sol de México

“Realmente ser un espacio que propone apoyo de alguna manera a mucha gente de la comunidad artística teatral para poder presentarse es difícil”, dijo el director.

En el año se apoyan un promedio de 100 grupos y se ofrecen alrededor de 700 funciones.

Ahora, la visión de Schoemann será distinta, busca hacer coproducciones con jóvenes talentos con el fin de darle una mayor frescura al teatro, recrear nuevas ideas y, en parte, ir delegando responsabilidades.

Los espacios necesitan renovarse.

"Durante 23 años tuve las riendas del teatro y puse las políticas de una visión más orientada al teatro contemporáneo, apoyar a muchos jóvenes que salían de escuelas y darles un espacio para poder crear.

No vamos a quitar la esencia del teatro con esta codirección artística que tengo planeada, pero habrá nuevos proyectos o una nueva manera de programar, de organizarnos a nivel de programación y técnico”, enfatizó.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

El legado de Novo se mantendrá vigente por muchos años más, indicó Schoemann, siempre y cuando existan visiones que busquen apoyar a los talentos emergentes y brindar oportunidades a quienes no las tengan.

Comenzó como un espacio íntimo de un dramaturgo para poder compartir sus habilidades artísticas con el público; hoy, siete décadas después de su creación es considerado como un semillero de talentos y una plataforma para llegar a nuevas latitudes.

Un 22 de enero de 1953 el dramaturgo, historiador, poeta y ensayista mexicano Salvador Novo inauguró el Teatro La Capilla, en la calle de Madrid 13, colonia del Carmen, en la ahora Alcaldía de Coyoacán.

A finales de los años cuarenta el mexicano adquirió el terreno y proyectó una casa de la cultura en donde pudo presentar obras como El presidente hereda, de Cesare Giulio Viola, con el que abrió el complejo; Paseo con el diablo, de Guido Cantini; Mamá nos obedece, de Víctor Ruiz Iriarte y montajes propios como A ocho columnas y El joven y los diálogos.

"Hay pocos espacios independientes que han podido durar tanto tiempo". / Foto: Galo Cañas Rodríguez | Cuartoscuro.com

“Es un espacio que tiene mucha historia, cumplió 70 años el año pasado, hay pocos espacios independientes que han podido durar tanto tiempo, fue un gran trabajo el realizado por Salvador Novo que creó este teatro, a partir de tener este lugar, también creó un restaurante para atender a sus comensales, fue todo un proyecto que le permitió dar a conocer sus obras y mucho teatro contemporáneo que se hacía en aquella época”, afirmó en entrevista el actual director La Capilla, Boris Schoemann.

Llevaba dos décadas de funcionamiento el teatro cuando su fundador falleció en 1974; de ahí, el teatro pasó a manos de su primo hermano Salvador López Antuñano, un médico cirujano que se mantuvo fiel al legado de Novo. La dirección la ocupó después Jesusa Rodríguez, actriz, directora y productora admiradora de los textos y vida de Novo.

Pero el funcionamiento del recinto se mantenía en paralelo a los sueños de Rodríguez de crear un nuevo espacio en donde pudiera fungir como una alternativa a las expresiones culturales de artistas emergentes. Fue como en 1990 creó el espacio Teatro Bar El Hábito, mismo que en 2005 cambió de administración a Las Reinas Chulas y quienes se encargaron de darle un nuevo nombre: Teatro Bar El Vicio.

Llegó sin pedirlo, pero mantiene su esencia

Al inicio de la década de los 2000, en su búsqueda por un lugar para presentar la obra Los Endebles, de Michel Marc Bouchard, Schoemann llegó a la puerta principal de La Capilla. El director nacido en París, Francia descubrió lo que ahora podría considerar como su hogar.

Yo llego al teatro por la huelga de la UNAM, iba a estrenar una obra en el CUT (Centro Universitario de Teatro) y estaba la UNAM cerrada y me dijeron que buscara un teatro independiente que pudiéramos rentar por tres meses y presentar la obra protagonizada por los alumnos del CUT. Nos prolongamos un año y cuando quise devolver las llaves, Jesusa (entonces directora) me pidió que me las quedara.

Me encontré con la cabeza de un teatro sin haberlo buscado y fue maravilloso.Boris Schoemann, actual director de La Capilla

Schoemann comparten la misma visión de Salvador Novo. Lejos de crear un complejo comercial, donde desfilen artistas de gran calibre, su intención es apostar por obras de calidad, textos que inviten a la reflexión, que dejen mensajes importantes en los espectadores y, claro, apoyar a las nuevas generaciones que buscan su primera oportunidad sobre el escenario.

Este teatro es un semillero porque es un paso importante para mucha gente para luego pode irse a otros espacios. Para mí ha sido una casa fundamental para crear muchas obras.

Foto: Francisco Rodríguez | Cuartoscuro.com

“No es un teatro comercial, no puede funcionar sólo de lo que podría meterse a nivel de taquilla porque cuesta mucho más de lo poco que se puede recaudar. Tampoco tiene pinta de un teatro donde puedes cobrar 500 o 700 pesos el boleto; a mí no me interesa tener un teatro que cobre esos precios, yo siempre busqué que los precios fueran los más económicos y accesibles al público”, explicó Schoemann.

Faltan recursos

Sin embargo, durante las más de dos décadas que lleva en la dirección, Schoemann reconoce que lo más complicado ha sido conseguir recursos financieros para mantenerlo en pie; la falta de apoyo gubernamental ha hecho tambalear al recinto, a pesar de que la familia López Antuñano siga apoyando.

“Si no hay un financiamiento público que permita pagar la renta, la luz, los 15 empleados que tiene el teatro entre sus dos salas, los técnicos, la administración, la limpieza, la taquilla, la difusión, cafetería, es mucha gente la que necesitamos para poder hacer funcionar este espacio todos los días del año.

Foto: Alejandro Aguilar | El Sol de México

“Realmente ser un espacio que propone apoyo de alguna manera a mucha gente de la comunidad artística teatral para poder presentarse es difícil”, dijo el director.

En el año se apoyan un promedio de 100 grupos y se ofrecen alrededor de 700 funciones.

Ahora, la visión de Schoemann será distinta, busca hacer coproducciones con jóvenes talentos con el fin de darle una mayor frescura al teatro, recrear nuevas ideas y, en parte, ir delegando responsabilidades.

Los espacios necesitan renovarse.

"Durante 23 años tuve las riendas del teatro y puse las políticas de una visión más orientada al teatro contemporáneo, apoyar a muchos jóvenes que salían de escuelas y darles un espacio para poder crear.

No vamos a quitar la esencia del teatro con esta codirección artística que tengo planeada, pero habrá nuevos proyectos o una nueva manera de programar, de organizarnos a nivel de programación y técnico”, enfatizó.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

El legado de Novo se mantendrá vigente por muchos años más, indicó Schoemann, siempre y cuando existan visiones que busquen apoyar a los talentos emergentes y brindar oportunidades a quienes no las tengan.

Justicia

Prisión domiciliaria de Murillo Karam manda un mensaje de impunidad: CoVAJ

La FGR afirma que Murillo Karam autorizó actos de tortura contra "El Cepillo", presunto integrante de Guerreros Unidos, grupo vinculado al caso Ayotzinapa

Elecciones 2024

Policía resguarda a candidata Graciela Villarreal tras ataque en mitin de El Carmen, NL

La candidata de Morena-PVEM dijo que se encuentra bien y su colaborador está fuera de peligro, luego dos hombres abrieron fuego durante su mitin

Metrópoli

Indagan violento intento de desalojo en la colonia Buenavista

Al menos 24 familias fueron amedrentadas para dejar sus viviendas

CDMX

Alcaldes exigen activar Plan DN-III por agua contaminada en la alcaldía Benito Juárez

Los alcaldes de Benito Juárez, Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo exigen que se declare emergencia sanitaria en todas las colonias con registro de agua contaminada

Sociedad

México denuncia ante ONU las violaciones a su Embajada en Ecuador

Con sustento en evidencia fotográfica y una relatoría técnica de los hechos, México presentó las acciones que constituyen la "flagrante violación al derecho internacional"

Tecnología

Cada minuto hay 300 ciberataques

Las personas siguen cayendo en anuncios que prometen ganar mucho dinero, alertan