/ miércoles 8 de febrero de 2023

Refrigeradores solares, una gran solución

La instalación de estos aparatos en los países en desarrollo sería una forma efectiva de reducir el hambre y el desperdicio de alimentos, además de contrarrestar el cambio climático

La pérdida y el desperdicio de alimentos son problemas importantes en todo el mundo. Cuando los alimentos se tiran o se echan a perder, las economías se vuelven menos productivas y las personas pasan hambre.

También daña el clima de la Tierra al generar metano, un potente gas de efecto invernadero. La pérdida y el desperdicio de alimentos representan el 4 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Si el desperdicio de alimentos fuera un país, sería el tercer mayor emisor del mundo, por delante de India y sólo por detrás de China y Estados Unidos.

Entérate: #Data | No toda la comida contamina igual

En todo el mundo, cada año se pierden o desperdician mil 300 millones de toneladas de alimentos. Se prevé que la población de la Tierra aumente de 8 mil millones en la actualidad a aproximadamente 10 mil millones para 2050. Alimentar a tanta gente requerirá que las naciones aumenten la producción agrícola en más del 70 por ciento y reduzcan la pérdida y el desperdicio de alimentos.

Expandir las cadenas de frío de los alimentos a los países menos desarrollados del mundo puede tener enormes impactos. Pero también genera preocupaciones si no se hace de una manera que evite contribuir al cambio climático.

Los países en desarrollo necesitan cadenas de frío que funcionen con energía renovable y utilicen refrigerantes alternativos con menores impactos climáticos. Como académica que se enfoca en el desarrollo sostenible, el crecimiento verde y el cambio climático, creo que expandir las cadenas de frío en el mundo en desarrollo, particularmente en el África subsahariana, no solo beneficiará al medio ambiente, sino que también brindará importantes beneficios sociales, como el empoderamiento de las mujeres.

En 2021, más de 700 millones de personas pasaban hambre en todo el mundo: 425 millones en Asia, 278 millones en África y 57 millones en el Caribe y América Latina. Muchos países de estas regiones tienen una capacidad mínima de almacenamiento en frío para evitar que los alimentos se echen a perder antes de que puedan comerse.

La pérdida de alimentos es un problema global / Pexels

Proyectos prometedores

Veo al África subsahariana como un candidato ideal para la introducción de cadenas de frío alimentarias por varias razones. Primero, la mayor parte de la pérdida y desperdicio de alimentos ocurre durante las etapas de cosecha y poscosecha. La instalación de sistemas sostenibles de cadena de frío en estas etapas puede reducir en gran medida las pérdidas en un punto temprano.

En segundo lugar, gran parte de la región carece de cadenas de frío alimentarias. Invertir aquí ofrece la oportunidad de pasar por alto los sistemas convencionales y saltar directamente a los diseños sostenibles.

Desde mi punto de vista, un enfoque de abajo hacia arriba que comience a nivel de finca es la estrategia más viable. En particular, los productores de leche en Uganda están organizados en cooperativas, que han invertido en almacenamiento en cadena de frío.

Esto los hizo mucho más resistentes a las interrupciones comerciales durante la pandemia de COVID-19 que otros sectores, como el pescado y las verduras, que sufrieron grandes pérdidas cuando los productores no pudieron llevar sus productos a los mercados.

Nigeria tiene la tasa anual más alta de pérdida y desperdicio de alimentos en África: 415 libras (190 kilos) per cápita. En el norte de Nigeria, un proyecto piloto de seis meses que instaló cámaras frigoríficas con energía solar para siete pequeños mercados de frutas y verduras preservó la calidad de los productos y permitió que los mercados cobraran precios más altos.

El acceso a la electricidad es tan bajo como el 55 por ciento en algunas partes de Nigeria, y la mayor parte de su electricidad proviene del gas y el petróleo. El almacenamiento en frío con energía renovable ofrece una alternativa más limpia.

Invertir en cadenas de frío con energía renovable en los países menos desarrollados del mundo ayudará a estimular el crecimiento verde

Otros experimentos han producido resultados similares en el noroeste de Kenia y en las islas Wakatobi de Indonesia, donde el 78 por ciento de la población depende del pescado como alimento básico. Las instalaciones de almacenamiento en frío con energía solar ayudaron a estas comunidades a ahorrar dinero y reducir los desechos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Para promover una refrigeración eficiente y respetuosa con el clima, incluidos el aire acondicionado y la refrigeración, el Programa Medioambiental de las Naciones Unidas ha organizado una Coalición Global Cool que incluye ciudades, países, empresas y organizaciones internacionales.

Veo esta asociación como una forma de avanzar tanto en el desarrollo sostenible como en el cambio climático. En mi opinión, invertir en cadenas de frío con energía renovable en los países menos desarrollados del mundo ayudará a estimular el crecimiento verde, proteger la naturaleza y alimentar a las personas hambrientas del mundo.


* Investigadora posdoctoral en política internacional de medio ambiente y recursos, Universidad de Tufts.




TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

La pérdida y el desperdicio de alimentos son problemas importantes en todo el mundo. Cuando los alimentos se tiran o se echan a perder, las economías se vuelven menos productivas y las personas pasan hambre.

También daña el clima de la Tierra al generar metano, un potente gas de efecto invernadero. La pérdida y el desperdicio de alimentos representan el 4 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Si el desperdicio de alimentos fuera un país, sería el tercer mayor emisor del mundo, por delante de India y sólo por detrás de China y Estados Unidos.

Entérate: #Data | No toda la comida contamina igual

En todo el mundo, cada año se pierden o desperdician mil 300 millones de toneladas de alimentos. Se prevé que la población de la Tierra aumente de 8 mil millones en la actualidad a aproximadamente 10 mil millones para 2050. Alimentar a tanta gente requerirá que las naciones aumenten la producción agrícola en más del 70 por ciento y reduzcan la pérdida y el desperdicio de alimentos.

Expandir las cadenas de frío de los alimentos a los países menos desarrollados del mundo puede tener enormes impactos. Pero también genera preocupaciones si no se hace de una manera que evite contribuir al cambio climático.

Los países en desarrollo necesitan cadenas de frío que funcionen con energía renovable y utilicen refrigerantes alternativos con menores impactos climáticos. Como académica que se enfoca en el desarrollo sostenible, el crecimiento verde y el cambio climático, creo que expandir las cadenas de frío en el mundo en desarrollo, particularmente en el África subsahariana, no solo beneficiará al medio ambiente, sino que también brindará importantes beneficios sociales, como el empoderamiento de las mujeres.

En 2021, más de 700 millones de personas pasaban hambre en todo el mundo: 425 millones en Asia, 278 millones en África y 57 millones en el Caribe y América Latina. Muchos países de estas regiones tienen una capacidad mínima de almacenamiento en frío para evitar que los alimentos se echen a perder antes de que puedan comerse.

La pérdida de alimentos es un problema global / Pexels

Proyectos prometedores

Veo al África subsahariana como un candidato ideal para la introducción de cadenas de frío alimentarias por varias razones. Primero, la mayor parte de la pérdida y desperdicio de alimentos ocurre durante las etapas de cosecha y poscosecha. La instalación de sistemas sostenibles de cadena de frío en estas etapas puede reducir en gran medida las pérdidas en un punto temprano.

En segundo lugar, gran parte de la región carece de cadenas de frío alimentarias. Invertir aquí ofrece la oportunidad de pasar por alto los sistemas convencionales y saltar directamente a los diseños sostenibles.

Desde mi punto de vista, un enfoque de abajo hacia arriba que comience a nivel de finca es la estrategia más viable. En particular, los productores de leche en Uganda están organizados en cooperativas, que han invertido en almacenamiento en cadena de frío.

Esto los hizo mucho más resistentes a las interrupciones comerciales durante la pandemia de COVID-19 que otros sectores, como el pescado y las verduras, que sufrieron grandes pérdidas cuando los productores no pudieron llevar sus productos a los mercados.

Nigeria tiene la tasa anual más alta de pérdida y desperdicio de alimentos en África: 415 libras (190 kilos) per cápita. En el norte de Nigeria, un proyecto piloto de seis meses que instaló cámaras frigoríficas con energía solar para siete pequeños mercados de frutas y verduras preservó la calidad de los productos y permitió que los mercados cobraran precios más altos.

El acceso a la electricidad es tan bajo como el 55 por ciento en algunas partes de Nigeria, y la mayor parte de su electricidad proviene del gas y el petróleo. El almacenamiento en frío con energía renovable ofrece una alternativa más limpia.

Invertir en cadenas de frío con energía renovable en los países menos desarrollados del mundo ayudará a estimular el crecimiento verde

Otros experimentos han producido resultados similares en el noroeste de Kenia y en las islas Wakatobi de Indonesia, donde el 78 por ciento de la población depende del pescado como alimento básico. Las instalaciones de almacenamiento en frío con energía solar ayudaron a estas comunidades a ahorrar dinero y reducir los desechos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Para promover una refrigeración eficiente y respetuosa con el clima, incluidos el aire acondicionado y la refrigeración, el Programa Medioambiental de las Naciones Unidas ha organizado una Coalición Global Cool que incluye ciudades, países, empresas y organizaciones internacionales.

Veo esta asociación como una forma de avanzar tanto en el desarrollo sostenible como en el cambio climático. En mi opinión, invertir en cadenas de frío con energía renovable en los países menos desarrollados del mundo ayudará a estimular el crecimiento verde, proteger la naturaleza y alimentar a las personas hambrientas del mundo.


* Investigadora posdoctoral en política internacional de medio ambiente y recursos, Universidad de Tufts.




TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

CDMX

Dos extranjeros entre las víctimas del helicóptero que cayó en Coyoacán, confirma Fiscalía

Espera el resultado de las muestras biológicas realizadas a familiares para entregar los cuerpos a los deudos

Metrópoli

Incendio consume pastizales en Nezahualcóyotl, Edomex

Al lugar arribaron bomberos del municipio mexiquense y de la Ciudad de México

Mundo

Gustavo Petro suspende reunión de gabinete con Ecuador tras asalto de embajada mexicana

Petro hizo el anuncio al saber que Daniel Noboa aseguró en una entrevista que no se arrepiente de haber ordenado el asalto a la embajada

CDMX

Ciudad de México supera hoy su récord histórico de calor

La Ciudad de México vive este 15 de abril de 2024 el día más caluroso de los últimos 26 años

CDMX

Diesel, presunto contaminante del agua en Benito Juárez

Al parecer el contaminante llegó al agua a través de alguna falla antigua, fracturación o grieta

Finanzas

Afores tienen plusvalías por 68, 307 mdp en primer trimestre

Las cifras positivas que registraron las Afores se dan en medio de la aprobación del Fondo para Pensiones del Bienestar