/ martes 10 de agosto de 2021

El plan para “facebookificar” al mundo

Mark Zuckerberg anunció que el gigante de internet se seguirá expandiendo para convertirse en una "empresa metaversa"

El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció recientemente que el gigante tecnológico pasará de ser una empresa de redes sociales a convertirse en una "empresa metaversa", que funcionará en una "Internet incorporada" que combina los mundos real y virtual más que nunca.

¿Pero qué es "el metaverso"? Dado que casi tres mil millones de personas usan Facebook cada mes, la sugerencia de Zuckerberg de un cambio de dirección merece cierta atención.

El término no es nuevo, pero recientemente ha experimentado un aumento en la popularidad y la especulación sobre lo que todo esto podría significar en la práctica.

“Metaverso”, acuñado por el escritor de ciencia ficción Neal Stephenson en su novela Snow Crash de 1992, tiene un atractivo mucho más romántico. Los escritores tienen la costumbre de reconocer las tendencias que necesitan un nombre: el “ciberespacio” proviene de un libro de 1982 de William Gibson; “Robot” es de una obra de teatro de 1920 de Karel Čapek.

Neologismos recientes como “la nube” o el “Internet de las cosas” se nos han pegado precisamente porque son formas útiles de referirnos a tecnologías que se estaban volviendo cada vez más importantes. El metaverso se encuentra en esta misma categoría.

Si pasa demasiado tiempo leyendo sobre las grandes empresas tecnológicas como Apple, Facebook, Google y Microsoft, puede terminar sintiendo que los avances en la tecnología (como el surgimiento del metaverso) son inevitables. Es difícil no empezar a pensar en cómo estas nuevas tecnologías darán forma a nuestra sociedad, política y cultura, y cómo podríamos encajar en ese futuro.

Esta idea se llama “determinismo tecnológico”: el sentido de que los avances tecnológicos dan forma a nuestras relaciones sociales, relaciones de poder y cultura, con nosotros como meros pasajeros. Omite el hecho de que en una sociedad democrática tenemos voz y voto sobre cómo se desarrolla todo esto.

Para Facebook y otras grandes corporaciones, decididas a abrazar la “próxima gran cosa” antes que sus competidores, el metaverso es emocionante porque presenta una oportunidad para nuevos mercados, nuevos tipos de redes sociales, nuevos productos electrónicos de consumo y nuevas patentes.

¿Por qué nos emocionamos con las empresas de tecnología que invierten incontables miles de millones en nuevas formas de distraernos del mundo cotidiano que nos da aire para respirar, comida para comer y agua para beber?

Las ideas de estilo metaverso podrían ayudarnos a organizar nuestras sociedades de manera más productiva. Los estándares y protocolos compartidos que unen mundos virtuales dispares y realidades aumentadas en un único metaverso abierto podrían ayudar a las personas a trabajar juntas y reducir la duplicación de esfuerzos.

Internet ha tenido un gran éxito al conectar a personas de todo el mundo entre sí y funcionar como una especie de biblioteca moderna de Alejandría para albergar grandes almacenes de conocimiento. Sin embargo, también ha aumentado la privatización de los espacios públicos, ha invitado a la publicidad a todos los rincones de nuestras vidas, nos ha unido a un puñado de empresas gigantes más poderosas que muchos países y ha llevado al mundo virtual a consumir el mundo físico a través del daño ambiental.

Los problemas más profundos con el metaverso tienen que ver con el tipo de cosmovisión que representaría.

En una cosmovisión, podemos pensar en nosotros mismos como pasajeros dentro de una realidad singular que es como un contenedor para nuestras vidas. Esta vista probablemente sea familiar para la mayoría de los lectores y también describe lo que ves en algo como Facebook: una "plataforma" que existe independientemente de cualquiera de sus usuarios.

En otra, cada uno de nosotros crea la realidad en la que vivimos a través de lo que hacemos. Prácticas como el trabajo y los rituales conectan a las personas, la tierra, la vida y la espiritualidad, y juntos crean realidad.

La versión actual de Facebook puede aumentar su capacidad para conectarse con otras personas y comunidades. Pero al mismo tiempo limita la forma en que se conecta a ellos: características como seis "reacciones" preestablecidas a las publicaciones y el contenido elegido por algoritmos invisibles dan forma a toda la experiencia.

La idea de un metaverso, al trasladar aún más de nuestras vidas a una plataforma universal, extiende este problema a un nivel más profundo. Nos ofrece una posibilidad ilimitada de superar las limitaciones del mundo físico; sin embargo, al hacerlo, solo los reemplaza con restricciones impuestas por lo que permitirá el metaverso.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció recientemente que el gigante tecnológico pasará de ser una empresa de redes sociales a convertirse en una "empresa metaversa", que funcionará en una "Internet incorporada" que combina los mundos real y virtual más que nunca.

¿Pero qué es "el metaverso"? Dado que casi tres mil millones de personas usan Facebook cada mes, la sugerencia de Zuckerberg de un cambio de dirección merece cierta atención.

El término no es nuevo, pero recientemente ha experimentado un aumento en la popularidad y la especulación sobre lo que todo esto podría significar en la práctica.

“Metaverso”, acuñado por el escritor de ciencia ficción Neal Stephenson en su novela Snow Crash de 1992, tiene un atractivo mucho más romántico. Los escritores tienen la costumbre de reconocer las tendencias que necesitan un nombre: el “ciberespacio” proviene de un libro de 1982 de William Gibson; “Robot” es de una obra de teatro de 1920 de Karel Čapek.

Neologismos recientes como “la nube” o el “Internet de las cosas” se nos han pegado precisamente porque son formas útiles de referirnos a tecnologías que se estaban volviendo cada vez más importantes. El metaverso se encuentra en esta misma categoría.

Si pasa demasiado tiempo leyendo sobre las grandes empresas tecnológicas como Apple, Facebook, Google y Microsoft, puede terminar sintiendo que los avances en la tecnología (como el surgimiento del metaverso) son inevitables. Es difícil no empezar a pensar en cómo estas nuevas tecnologías darán forma a nuestra sociedad, política y cultura, y cómo podríamos encajar en ese futuro.

Esta idea se llama “determinismo tecnológico”: el sentido de que los avances tecnológicos dan forma a nuestras relaciones sociales, relaciones de poder y cultura, con nosotros como meros pasajeros. Omite el hecho de que en una sociedad democrática tenemos voz y voto sobre cómo se desarrolla todo esto.

Para Facebook y otras grandes corporaciones, decididas a abrazar la “próxima gran cosa” antes que sus competidores, el metaverso es emocionante porque presenta una oportunidad para nuevos mercados, nuevos tipos de redes sociales, nuevos productos electrónicos de consumo y nuevas patentes.

¿Por qué nos emocionamos con las empresas de tecnología que invierten incontables miles de millones en nuevas formas de distraernos del mundo cotidiano que nos da aire para respirar, comida para comer y agua para beber?

Las ideas de estilo metaverso podrían ayudarnos a organizar nuestras sociedades de manera más productiva. Los estándares y protocolos compartidos que unen mundos virtuales dispares y realidades aumentadas en un único metaverso abierto podrían ayudar a las personas a trabajar juntas y reducir la duplicación de esfuerzos.

Internet ha tenido un gran éxito al conectar a personas de todo el mundo entre sí y funcionar como una especie de biblioteca moderna de Alejandría para albergar grandes almacenes de conocimiento. Sin embargo, también ha aumentado la privatización de los espacios públicos, ha invitado a la publicidad a todos los rincones de nuestras vidas, nos ha unido a un puñado de empresas gigantes más poderosas que muchos países y ha llevado al mundo virtual a consumir el mundo físico a través del daño ambiental.

Los problemas más profundos con el metaverso tienen que ver con el tipo de cosmovisión que representaría.

En una cosmovisión, podemos pensar en nosotros mismos como pasajeros dentro de una realidad singular que es como un contenedor para nuestras vidas. Esta vista probablemente sea familiar para la mayoría de los lectores y también describe lo que ves en algo como Facebook: una "plataforma" que existe independientemente de cualquiera de sus usuarios.

En otra, cada uno de nosotros crea la realidad en la que vivimos a través de lo que hacemos. Prácticas como el trabajo y los rituales conectan a las personas, la tierra, la vida y la espiritualidad, y juntos crean realidad.

La versión actual de Facebook puede aumentar su capacidad para conectarse con otras personas y comunidades. Pero al mismo tiempo limita la forma en que se conecta a ellos: características como seis "reacciones" preestablecidas a las publicaciones y el contenido elegido por algoritmos invisibles dan forma a toda la experiencia.

La idea de un metaverso, al trasladar aún más de nuestras vidas a una plataforma universal, extiende este problema a un nivel más profundo. Nos ofrece una posibilidad ilimitada de superar las limitaciones del mundo físico; sin embargo, al hacerlo, solo los reemplaza con restricciones impuestas por lo que permitirá el metaverso.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Sociedad

Familias dan un hogar a niños migrantes que viajan solos

Fundación Juconi y ACNUR pusieron en marcha un programa para que los menores migrantes que solicitan asilo tengan casa en nuestro país

CDMX

CDMX impondrá multas a capitalinos que empaquen sus vehículos en otros estados

El Gobierno local recordó a los capitalinos que deben de dar de alta sus vehículos en la CdMx

CDMX

CDMX anuncia sedes y fechas de vacunación contra Covid-19 para rezagados

El gobierno de la Ciudad de México anunció que entre el 7 y el 10 de diciembre se habilitarán las sedes para vacunar contra el Covid-19 a las personas rezagadas

Turismo

Los Reyes Magos recorren las calles de Irapuato como en ningún otro lugar

En la víspera de su llegada, visitan las calles de la ciudad uno de los eventos que no te puedes perder

Turismo

Santa María del Río, la cuna del rebozo de seda

Adéntrate en uno de los lugares que siguen tejiendo a la usanza prehispánica: en telar de cintura

Turismo

Calvillo: qué hacer en la capital mundial de la guayaba

Paisajes inolvidables desde la Sierra Fría, del Laurel o las Presas de Malpaso y La Codorniz, ofrece el municipio hidrocálido a sus visitantes

Turismo

Zacatecas: recorre la magia de tres décadas de Patrimonio Cultural de la Humanidad

Sobran motivos para recorrer sus museos, sus calles coloniales y sus impresionantes templos

Turismo

Jardín de San Marcos, el corazón de Aguascalientes

Este pequeño edén citadino ha sido testigo las más bellas tradiciones de la capital

Turismo

Circuito del Nopal: con el sabor de esta tierra

El nopal, símbolo nacional, tiene en Guanajuato su ruta gastronómica