/ martes 10 de agosto de 2021

Natalie Imbruglia. Con una pequeña ayuda de sus amigos

Albert Hammond Jr., Romeo Stodart, Caroline Watkins y Katie Tunstall son algunos de los colegas que le ayudaron a la cantante a salir de un bloqueo creativo de cinco años

Hace un cuarto de siglo era prácticamente imposible prender la radio o la TV y no toparse con “Torn”, la canción insignia de Natalie Imbruglia. El tema, que se convirtió en su mayor éxito, venía incluido en su disco debut Left of the middle (1997) con el que la entonces veinteañera se dio a conocer en casi todo el mundo.

Gracias a ese primer álbum, la británica desplazó la nada despreciable cantidad de 7 millones de discos y continuó con una carrera en la que, si bien no volvió a repetir la popularidad de aquel hit, sí tuvo la oportunidad de publicar otros tres discos, que combinados sumaron otros tres millones de copias, incluso en la era en la que ya no se venden los discos físicos.

Hace un lustro, la artista publicó otro disco llamado Male, que es una especie de tributo a sus artistas favoritos (desde Daft Punk hasta The Cure, pasando por Neil Young, Pete Townshend y Tom Petty), el cual le permitió mantenerse presente en la memoria de sus seguidores, antes de volver con otro material propio.

Y el momento elegido para dicho regreso fue este 2021, primero con una canción de adelanto llamada "Build it better", con la que la cantante rompe un silencio de 6 años y lo hace de manera optimista:

“Esa canción creo que es divertida porque fue escrita antes de la pandemia… Se trata de dejar que las cosas se derrumben, para que puedas construir algo mejor. Fui inflexible a la hora de elegirla como primer sencillo, porque realmente siento que es un mensaje positivo para estos tiempos”, nos dice en entrevista con El Sol de México.

“Hay muchas cosas en este nuevo álbum que tratan sobre el equilibrio entre la fuerza y la fragilidad; sobre encontrar tu fuerza pero también tus debilidades, y simplemente dejar que las cosas se desmoronen para que puedas hacerte más fuerte”, agrega.

En julio pasado, Natalie Imbruglia dio a conocer un segundo sencillo llamado “Maybe it's great”, también con un matiz muy positivo que fue posible gracias a dos experiencias que ella misma relata:

“A menudo mis canciones son historias de mi vida o mensajes que me doy a mí misma, porque además pasé por un momento muy difícil del llamado “bloqueo de escritor”, que no me permitió escribir nada en al menos cinco años, así que estaba luchando por regresar, y luego de hacer un viaje a Nashville, como que la creatividad comenzó a fluir y todo fue más fácil. En lo personal estaba muy feliz, porque tuve a mi hijo, y esa experiencia de amor incondicional también ayudó a que todo comenzara a fluir y a que muchas de las canciones de este álbum fueran más positivas, inspiradas en esa experiencia”.

Foto: Cortesía Ocesa

Háblanos más del bloqueo creativo, ¿cómo lo experimentaste?

¡Oh, … Fue aterrador! Duró más de cinco años y creo que fue un golpe muy duro. Mi último álbum de canciones originales (Come to life, 2009) no tuvo un lanzamiento completo, pues sólo se lanzó en Australia y Nueva Zelanda, y eso me afectó bastante… Fue un momento muy difícil en el que estaba paralizada por el miedo y la falta de confianza, y creo que si pudiera darle un consejo a alguien que esté pasando por eso, sólo le diría que siga intentando, que no se preocupe por el resultado.

¿Y cómo saliste de ahí?

Tuve que escribir muchas canciones malas y hubo muchas lágrimas para llegar a escribir algo de lo que estuviera realmente orgullosa, que fue la canción "When you love too much", que escribí con Caroline Watkins, precisamente en Nashville; esa canción fue como un punto de inflexión para mí y me dio mucha confianza para seguir adelante con todo el álbum, y para creer que es lo mejor que he hecho hasta hoy”.

El álbum al que hace referencia la cantante llevará el título de Firebird, y saldrá a la luz en septiembre. Sobre el resto de las canciones y su sonido, Natalie dice que será bastante ecléctico, incluso con cierta vibra de rock ochentero, que obtuvo gracias a la ayuda de algunos personajes clave:

“Hay tantas influencias diferentes en este álbum, aunque sigue siendo un disco típico de Natalie Imbruglia, en el sentido de que me gusta contar historias. Ante todo, se trata de tener ese impacto emocional para aterrizar sobre lo que es la canción... Eso siempre es lo primero para mí”, nos cuenta.

Háblanos de Albert Hammond Jr., de The Strokes. ¿Cómo fue que pensaste en él para que participara en el disco?

Albert y yo hemos sido amigos durante muchos años y él me pidió que escribiéramos juntos desde hace muchos años, pero yo estaba demasiado asustada y poniendo excusas, así que hasta que recuperé la confianza fue que me acerqué, y él preguntó si a su vez podía traer a su ingeniero y productor, Gus Oberg, así que llegó el momento de juntarnos en el Rocking Hall Studio, en Byron Bay, que es un hermoso estudio en la selva tropical… La pasamos muy bien colaborando y escribimos un montón de cosas, pero “Maybe it's great” fue nuestra canción favorita.

También te acompañó Romeo Stodart (The Magic Numbers) en varias canciones.

Sí, Romeo es una de mis personas favoritas en el mundo. Es un alma tan gentil, y aunque es increíblemente talentoso, es muy humilde, amo su sensibilidad. Soy un gran fan de su banda, así que siempre quise trabajar con él… Realmente nos conectamos, por lo que terminamos haciendo tres de las canciones del disco, y sé que haremos más. Es uno de mis colaboradores favoritos, porque simplemente crea un ambiente en el que me siento tan cómoda que saca lo mejor de mí.

Pero la artista no se conformó con que un par de grandes nombres de la música la acompañaran en la concepción del disco. Katie Tunstall es otra de las cantautoras que no pudo decir que no al llamado de la artista:

“Soy una gran fan de Katie Tunstall, creo que es una supermujer… Y es que mientras con algunos colaboradores puedo pasar horas enteras hablando de lo que queremos expresar, ella simplemente llegó y tomó al toro por los cuernos de una manera realmente genial, tomando la historia que yo tenía (“"Nothing missing") y ayudándome a concretarla. Esa canción es muy importante para mí, porque se trata de darme cuenta de que no me falta nada, sobre esa epifanía de que iba por buen camino… Tuvimos una gran sesión con ella”, asegura.

Sé que debido a la pandemia hiciste este disco en diferentes lugares. ¿Fue difícil hacerlo en esas circunstancias?

Pensamos que lo sería, pero en realidad fue genial, porque era como estar en nuestra casa. Yo pude llevar a mi hijo, así que podía correr a abrazarlo siempre que lo necesitaba… Se sentía mucha camaradería, como cuando estás en una habitación charlando mucho, así que fue muy relajado y pudimos concentrarnos.

Foto: Cortesía Ocesa

¿Cuál es tu canción favorita de este nuevo disco y por qué?

¡Oh, Dios mío! No creo que tenga una… Es muy difícil, porque todas son canciones de mi vida. Creo que me encanta "Built it better", porque es algo fundamental en todo el álbum y también "Firebird". Ahora mismo estoy mirando la lista de las canciones del disco y creo que realmente no tengo una sola que sea la favorita. Por otro lado, "Not sorry" es tan diferente, que me gusta su actitud. Pero todas son especiales para mí.

Han pasado 24 años desde el éxito de "Torn" y aún sigue siendo tu canción más popular, ¿cómo te sientes al respecto?

Creo que es una canción increíble. Estoy agradecida de haber tenido la oportunidad de grabarla, y aún más agradecida de que mi versión de esa canción haya resonado en tanta gente, así que simplemente me siento bendecida. Esa canción ayudó a cambiar mi vida, y me ha dado tantas satisfacciones, porque es la que me ha permitido tener una carrera en la industria de la música durante tanto tiempo, así que todavía me encanta interpretarla, y aún trato de que suene fresca, como si fuera la primera vez.

Es la canción que no podría faltar en un recital tuyo.

¡Sí! Y odio cuando vas a un concierto, y algunos artistas no tocan la canción candente, la que todos esperan, así que desde el principio de mi carrera decidí hacerme amiga de ella y ser siempre humilde y agradecida por el éxito de la misma.

También tienes una carrera paralela en cine y teatro, cuéntanos un poco sobre eso.

Nunca me he considerado una gran actriz, pero tuve la suerte de conseguir un papel en Johnny English, con Rowan Atkinson, que es un genio de la comedia, y estoy muy agradecida por esa experiencia. Cuando me tomé un descanso de la música, estudié con una banda durante dos años, estudié actuación e hice una obra de Alan Ayckbourn sobre Cosas que hacemos por amor, y aprendí mucho. No he hecho mucho, me gustaría actuar más, pero obviamente mi prioridad en este momento es este nuevo disco… Ya veremos más adelante, si surge un buen papel y funciona con mi música, me encantaría explorar un poco más.

No quiero terminar sin hablar del disco de covers que hiciste hace seis años. ¿Cómo te fue? ¿Recibiste retroalimentación de alguno de los autores de las canciones?

¡No! Para ser honesta, estaba demasiado asustada como para preguntarle a alguien si le había gustado. Sólo elegí esas canciones porque significan mucho para mí y porque soy una gran admiradora de esos artistas, así que sólo espero que mis versiones les hagan algo de justicia… Pero siempre es aterrador, porque a muchas personas no les gusta que se hagan versiones de algunas canciones, así que yo simplemente decidí no llamar mucho la atención ni preguntarles qué pensaban de ellas.

La que más llamó mi atención fue la versión que hiciste de The Cure… en estilo country.

“Friday I’m in love”… Y tengo que decirte que es muy divertido tocarla en vivo… Esa canción hace que la multitud se mueva, créeme.

Unos días después de que el álbum Firebird vea la luz, Natalie Imbruglia lo presentará en vivo, mientras continúa a la espera, igual que todo el mundo, de ver cómo sigue el curso de la pandemia, antes de pensar en más presentaciones en vivo o incluso en alguna gira.

“Sí, estamos buscando tener una gira el próximo año, pero obviamente dependerá de ver qué esté pasando con la pandemia, por lo que no habrá anuncios ni confirmaciones hasta que las cosas estén seguras”, concluye.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Hace un cuarto de siglo era prácticamente imposible prender la radio o la TV y no toparse con “Torn”, la canción insignia de Natalie Imbruglia. El tema, que se convirtió en su mayor éxito, venía incluido en su disco debut Left of the middle (1997) con el que la entonces veinteañera se dio a conocer en casi todo el mundo.

Gracias a ese primer álbum, la británica desplazó la nada despreciable cantidad de 7 millones de discos y continuó con una carrera en la que, si bien no volvió a repetir la popularidad de aquel hit, sí tuvo la oportunidad de publicar otros tres discos, que combinados sumaron otros tres millones de copias, incluso en la era en la que ya no se venden los discos físicos.

Hace un lustro, la artista publicó otro disco llamado Male, que es una especie de tributo a sus artistas favoritos (desde Daft Punk hasta The Cure, pasando por Neil Young, Pete Townshend y Tom Petty), el cual le permitió mantenerse presente en la memoria de sus seguidores, antes de volver con otro material propio.

Y el momento elegido para dicho regreso fue este 2021, primero con una canción de adelanto llamada "Build it better", con la que la cantante rompe un silencio de 6 años y lo hace de manera optimista:

“Esa canción creo que es divertida porque fue escrita antes de la pandemia… Se trata de dejar que las cosas se derrumben, para que puedas construir algo mejor. Fui inflexible a la hora de elegirla como primer sencillo, porque realmente siento que es un mensaje positivo para estos tiempos”, nos dice en entrevista con El Sol de México.

“Hay muchas cosas en este nuevo álbum que tratan sobre el equilibrio entre la fuerza y la fragilidad; sobre encontrar tu fuerza pero también tus debilidades, y simplemente dejar que las cosas se desmoronen para que puedas hacerte más fuerte”, agrega.

En julio pasado, Natalie Imbruglia dio a conocer un segundo sencillo llamado “Maybe it's great”, también con un matiz muy positivo que fue posible gracias a dos experiencias que ella misma relata:

“A menudo mis canciones son historias de mi vida o mensajes que me doy a mí misma, porque además pasé por un momento muy difícil del llamado “bloqueo de escritor”, que no me permitió escribir nada en al menos cinco años, así que estaba luchando por regresar, y luego de hacer un viaje a Nashville, como que la creatividad comenzó a fluir y todo fue más fácil. En lo personal estaba muy feliz, porque tuve a mi hijo, y esa experiencia de amor incondicional también ayudó a que todo comenzara a fluir y a que muchas de las canciones de este álbum fueran más positivas, inspiradas en esa experiencia”.

Foto: Cortesía Ocesa

Háblanos más del bloqueo creativo, ¿cómo lo experimentaste?

¡Oh, … Fue aterrador! Duró más de cinco años y creo que fue un golpe muy duro. Mi último álbum de canciones originales (Come to life, 2009) no tuvo un lanzamiento completo, pues sólo se lanzó en Australia y Nueva Zelanda, y eso me afectó bastante… Fue un momento muy difícil en el que estaba paralizada por el miedo y la falta de confianza, y creo que si pudiera darle un consejo a alguien que esté pasando por eso, sólo le diría que siga intentando, que no se preocupe por el resultado.

¿Y cómo saliste de ahí?

Tuve que escribir muchas canciones malas y hubo muchas lágrimas para llegar a escribir algo de lo que estuviera realmente orgullosa, que fue la canción "When you love too much", que escribí con Caroline Watkins, precisamente en Nashville; esa canción fue como un punto de inflexión para mí y me dio mucha confianza para seguir adelante con todo el álbum, y para creer que es lo mejor que he hecho hasta hoy”.

El álbum al que hace referencia la cantante llevará el título de Firebird, y saldrá a la luz en septiembre. Sobre el resto de las canciones y su sonido, Natalie dice que será bastante ecléctico, incluso con cierta vibra de rock ochentero, que obtuvo gracias a la ayuda de algunos personajes clave:

“Hay tantas influencias diferentes en este álbum, aunque sigue siendo un disco típico de Natalie Imbruglia, en el sentido de que me gusta contar historias. Ante todo, se trata de tener ese impacto emocional para aterrizar sobre lo que es la canción... Eso siempre es lo primero para mí”, nos cuenta.

Háblanos de Albert Hammond Jr., de The Strokes. ¿Cómo fue que pensaste en él para que participara en el disco?

Albert y yo hemos sido amigos durante muchos años y él me pidió que escribiéramos juntos desde hace muchos años, pero yo estaba demasiado asustada y poniendo excusas, así que hasta que recuperé la confianza fue que me acerqué, y él preguntó si a su vez podía traer a su ingeniero y productor, Gus Oberg, así que llegó el momento de juntarnos en el Rocking Hall Studio, en Byron Bay, que es un hermoso estudio en la selva tropical… La pasamos muy bien colaborando y escribimos un montón de cosas, pero “Maybe it's great” fue nuestra canción favorita.

También te acompañó Romeo Stodart (The Magic Numbers) en varias canciones.

Sí, Romeo es una de mis personas favoritas en el mundo. Es un alma tan gentil, y aunque es increíblemente talentoso, es muy humilde, amo su sensibilidad. Soy un gran fan de su banda, así que siempre quise trabajar con él… Realmente nos conectamos, por lo que terminamos haciendo tres de las canciones del disco, y sé que haremos más. Es uno de mis colaboradores favoritos, porque simplemente crea un ambiente en el que me siento tan cómoda que saca lo mejor de mí.

Pero la artista no se conformó con que un par de grandes nombres de la música la acompañaran en la concepción del disco. Katie Tunstall es otra de las cantautoras que no pudo decir que no al llamado de la artista:

“Soy una gran fan de Katie Tunstall, creo que es una supermujer… Y es que mientras con algunos colaboradores puedo pasar horas enteras hablando de lo que queremos expresar, ella simplemente llegó y tomó al toro por los cuernos de una manera realmente genial, tomando la historia que yo tenía (“"Nothing missing") y ayudándome a concretarla. Esa canción es muy importante para mí, porque se trata de darme cuenta de que no me falta nada, sobre esa epifanía de que iba por buen camino… Tuvimos una gran sesión con ella”, asegura.

Sé que debido a la pandemia hiciste este disco en diferentes lugares. ¿Fue difícil hacerlo en esas circunstancias?

Pensamos que lo sería, pero en realidad fue genial, porque era como estar en nuestra casa. Yo pude llevar a mi hijo, así que podía correr a abrazarlo siempre que lo necesitaba… Se sentía mucha camaradería, como cuando estás en una habitación charlando mucho, así que fue muy relajado y pudimos concentrarnos.

Foto: Cortesía Ocesa

¿Cuál es tu canción favorita de este nuevo disco y por qué?

¡Oh, Dios mío! No creo que tenga una… Es muy difícil, porque todas son canciones de mi vida. Creo que me encanta "Built it better", porque es algo fundamental en todo el álbum y también "Firebird". Ahora mismo estoy mirando la lista de las canciones del disco y creo que realmente no tengo una sola que sea la favorita. Por otro lado, "Not sorry" es tan diferente, que me gusta su actitud. Pero todas son especiales para mí.

Han pasado 24 años desde el éxito de "Torn" y aún sigue siendo tu canción más popular, ¿cómo te sientes al respecto?

Creo que es una canción increíble. Estoy agradecida de haber tenido la oportunidad de grabarla, y aún más agradecida de que mi versión de esa canción haya resonado en tanta gente, así que simplemente me siento bendecida. Esa canción ayudó a cambiar mi vida, y me ha dado tantas satisfacciones, porque es la que me ha permitido tener una carrera en la industria de la música durante tanto tiempo, así que todavía me encanta interpretarla, y aún trato de que suene fresca, como si fuera la primera vez.

Es la canción que no podría faltar en un recital tuyo.

¡Sí! Y odio cuando vas a un concierto, y algunos artistas no tocan la canción candente, la que todos esperan, así que desde el principio de mi carrera decidí hacerme amiga de ella y ser siempre humilde y agradecida por el éxito de la misma.

También tienes una carrera paralela en cine y teatro, cuéntanos un poco sobre eso.

Nunca me he considerado una gran actriz, pero tuve la suerte de conseguir un papel en Johnny English, con Rowan Atkinson, que es un genio de la comedia, y estoy muy agradecida por esa experiencia. Cuando me tomé un descanso de la música, estudié con una banda durante dos años, estudié actuación e hice una obra de Alan Ayckbourn sobre Cosas que hacemos por amor, y aprendí mucho. No he hecho mucho, me gustaría actuar más, pero obviamente mi prioridad en este momento es este nuevo disco… Ya veremos más adelante, si surge un buen papel y funciona con mi música, me encantaría explorar un poco más.

No quiero terminar sin hablar del disco de covers que hiciste hace seis años. ¿Cómo te fue? ¿Recibiste retroalimentación de alguno de los autores de las canciones?

¡No! Para ser honesta, estaba demasiado asustada como para preguntarle a alguien si le había gustado. Sólo elegí esas canciones porque significan mucho para mí y porque soy una gran admiradora de esos artistas, así que sólo espero que mis versiones les hagan algo de justicia… Pero siempre es aterrador, porque a muchas personas no les gusta que se hagan versiones de algunas canciones, así que yo simplemente decidí no llamar mucho la atención ni preguntarles qué pensaban de ellas.

La que más llamó mi atención fue la versión que hiciste de The Cure… en estilo country.

“Friday I’m in love”… Y tengo que decirte que es muy divertido tocarla en vivo… Esa canción hace que la multitud se mueva, créeme.

Unos días después de que el álbum Firebird vea la luz, Natalie Imbruglia lo presentará en vivo, mientras continúa a la espera, igual que todo el mundo, de ver cómo sigue el curso de la pandemia, antes de pensar en más presentaciones en vivo o incluso en alguna gira.

“Sí, estamos buscando tener una gira el próximo año, pero obviamente dependerá de ver qué esté pasando con la pandemia, por lo que no habrá anuncios ni confirmaciones hasta que las cosas estén seguras”, concluye.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Política

Prisión preventiva oficiosa castiga la pobreza: Arturo Zaldívar

Lo señalado por el ministro ocurre tan sólo un día después de que el Máximo Tribunal declarara inválida la prisión preventiva oficiosa por delitos de contrabando

Valle de México

CDMX, entre los cuatro estados que llevan la delantera en vacunación contra Covid-19

El gobierno de México aseguró que la próxima semana todos los adultos mayores de 18 años contarán con al menos una dosis de la vacuna anticovid

Sociedad

Jorge Alcocer acepta desabasto de medicamentos oncológicos

El secretario de Salud aceptó la falta de insumos para los tratamientos contra el cáncer durante su comparecencia en San Lázaro

Sociedad

Organizaciones exigen comparecencia de Gertz ante el Senado

El Colectivo vs la Imunidemia indicó que Gertz Manero debe explicar el “estado procesal de los casos más relevantes de corrupción"

Finanzas

Grupo Posadas solicita protección de la Ley de Quiebra de EU tras reestructura de deuda

La reestructura permitirá reducir el pago del servicio de la deuda y extender el plazo de vencimiento, informó el grupo hotelero

Finanzas

México busca resolver disputa del sector automotriz con EU en panel del T-MEC

México recurrirá a un panel de expertos para dirimir sus diferencias respecto a la interpretación de Estados Unidos sobre la aplicación de las reglas de origen en el sector automotriz

Sociedad

Comunidad LGBTTTI de la caravana migrante denuncia discriminación

En esta caravana viajan miembros de este grupo procedentes de Honduras, Ecuador, Cuba, El Salvador, Nicaragua, Guatemala.

Finanzas

Presentan moneda conmemorativa de AMLO: te decimos cuánto cuesta y dónde comprarla

De acuerdo con los fabricantes, la moneda es un símbolo de celebración por los 3 años de mandato de López Obrador

Sociedad

Ejércitos de México y EU se reúnen para revisar seguridad en la frontera

"La junta tuvo como propósito fomentar la cooperación en materia de seguridad en la franja fronteriza" señaló el general Luis Cresencio