/ lunes 8 de noviembre de 2021

Inteligencia Artificial alentaría plagios

El perfeccionamiento de las herramientas digitales para la escritura provoca preocupación entre los académicos

El dramático aumento del aprendizaje en línea durante la pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve las preocupaciones sobre el papel de la tecnología en la vigilancia de exámenes, y también en las trampas de los estudiantes.

Algunas universidades han informado de más trampas durante la pandemia, y tales preocupaciones se están desarrollando en un clima donde las tecnologías que permiten la automatización de la escritura continúan mejorando.

En los últimos dos años, la capacidad de la inteligencia artificial para generar escritura ha avanzado significativamente, particularmente con el desarrollo de lo que se conoce como el generador de lenguaje GPT-3. Con esto, empresas como Google, Microsoft y NVIDIA ahora pueden producir texto "similar a un humano".

La escritura generada por inteligencia artificial ha aumentado los riesgos de cómo las universidades y las escuelas medirán lo que constituye una mala conducta académica, como el plagio. Como académicos interesados en la integridad académica y las intersecciones del trabajo, la sociedad y el trabajo de los educadores, creemos que los educadores y los padres deben, como mínimo, prestar mucha atención a estos importantes avances.

El uso de la tecnología en la redacción académica ya está muy extendido. Por ejemplo, muchas universidades ya usan detectores de plagio basados en texto como Turnitin, mientras que los estudiantes pueden usar Grammarly, un asistente de escritura basado en la nube. Los ejemplos de soporte de escritura incluyen generación automática de texto, extracción, predicción, minería, llenado de formularios, paráfrasis, traducción y transcripción.

Los avances en la tecnología de IA han llevado a que se ofrezcan nuevas herramientas, productos y servicios a los escritores para mejorar el contenido y la eficiencia. A medida que estos mejoren, pronto se podrán generar y escribir artículos o ensayos completos mediante inteligencia artificial. En las escuelas, las implicaciones de tales desarrollos indudablemente darán forma al futuro del aprendizaje, la escritura y la enseñanza.

Desafortunadamente, con la tecnología, los estudiantes pueden usar su ingenio y espíritu empresarial para hacer trampa. Estas preocupaciones también son aplicables a los miembros de la facultad, académicos y escritores en otros campos, lo que genera nuevas preocupaciones en torno a la integridad académica y la inteligencia artificial, tales como:

Si un escrito fue escrito en un 49 por ciento por IA y el 51 por ciento restante fue escrito por un humano, ¿se considera trabajo original?

¿Qué pasa si un ensayo fue escrito al 100% por IA, pero un estudiante hizo parte de la codificación por sí mismo? ¿Qué califica como "asistencia de IA" en contraposición a "trampa académica"? ¿Se aplican las mismas reglas a los estudiantes que a los académicos e investigadores?

Hacemos estas preguntas en nuestra propia investigación, y sabemos que, frente a todo esto, los educadores deberán considerar cómo se puede evaluar de manera efectiva la escritura a medida que mejoran estas tecnologías.

Por el momento, hay poca orientación, política o supervisión disponible con respecto a la tecnología, la inteligencia artificial y la integridad académica para los maestros y líderes educativos.

Durante el 2020, el COVID-19 ha empujado a más estudiantes hacia el aprendizaje en línea, una esfera en la que los maestros pueden familiarizarse menos con sus propios estudiantes y, por lo tanto, potencialmente, con su escritura.

Si bien sigue siendo imposible predecir el futuro de estas tecnologías y sus implicaciones en la educación, podemos intentar discernir algunas de las tendencias y trayectorias más amplias que afectarán la enseñanza, el aprendizaje y la investigación.

Una preocupación clave en el futuro es el aparente movimiento hacia una mayor automatización de la educación, donde las empresas de tecnología educativa ofrecen productos como herramientas de escritura como soluciones propuestas para los diversos "problemas" dentro de la educación.

En general, el panorama tradicional que rodea la integridad académica y la autoría está siendo remodelado rápidamente por los desarrollos tecnológicos. Estos desarrollos tecnológicos también despiertan preocupaciones sobre un cambio de control profesional lejos de los educadores y cada vez más nuevas expectativas de alfabetización digital en entornos laborales precarios.

Estas complejidades, preocupaciones y preguntas requerirán más reflexión y discusión. Se requerirá que los actores de la educación en todos los niveles respondan y reconsideren las definiciones, así como los valores que rodean el plagio, la originalidad, la ética académica y el trabajo académico en un futuro muy cercano.



TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

El dramático aumento del aprendizaje en línea durante la pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve las preocupaciones sobre el papel de la tecnología en la vigilancia de exámenes, y también en las trampas de los estudiantes.

Algunas universidades han informado de más trampas durante la pandemia, y tales preocupaciones se están desarrollando en un clima donde las tecnologías que permiten la automatización de la escritura continúan mejorando.

En los últimos dos años, la capacidad de la inteligencia artificial para generar escritura ha avanzado significativamente, particularmente con el desarrollo de lo que se conoce como el generador de lenguaje GPT-3. Con esto, empresas como Google, Microsoft y NVIDIA ahora pueden producir texto "similar a un humano".

La escritura generada por inteligencia artificial ha aumentado los riesgos de cómo las universidades y las escuelas medirán lo que constituye una mala conducta académica, como el plagio. Como académicos interesados en la integridad académica y las intersecciones del trabajo, la sociedad y el trabajo de los educadores, creemos que los educadores y los padres deben, como mínimo, prestar mucha atención a estos importantes avances.

El uso de la tecnología en la redacción académica ya está muy extendido. Por ejemplo, muchas universidades ya usan detectores de plagio basados en texto como Turnitin, mientras que los estudiantes pueden usar Grammarly, un asistente de escritura basado en la nube. Los ejemplos de soporte de escritura incluyen generación automática de texto, extracción, predicción, minería, llenado de formularios, paráfrasis, traducción y transcripción.

Los avances en la tecnología de IA han llevado a que se ofrezcan nuevas herramientas, productos y servicios a los escritores para mejorar el contenido y la eficiencia. A medida que estos mejoren, pronto se podrán generar y escribir artículos o ensayos completos mediante inteligencia artificial. En las escuelas, las implicaciones de tales desarrollos indudablemente darán forma al futuro del aprendizaje, la escritura y la enseñanza.

Desafortunadamente, con la tecnología, los estudiantes pueden usar su ingenio y espíritu empresarial para hacer trampa. Estas preocupaciones también son aplicables a los miembros de la facultad, académicos y escritores en otros campos, lo que genera nuevas preocupaciones en torno a la integridad académica y la inteligencia artificial, tales como:

Si un escrito fue escrito en un 49 por ciento por IA y el 51 por ciento restante fue escrito por un humano, ¿se considera trabajo original?

¿Qué pasa si un ensayo fue escrito al 100% por IA, pero un estudiante hizo parte de la codificación por sí mismo? ¿Qué califica como "asistencia de IA" en contraposición a "trampa académica"? ¿Se aplican las mismas reglas a los estudiantes que a los académicos e investigadores?

Hacemos estas preguntas en nuestra propia investigación, y sabemos que, frente a todo esto, los educadores deberán considerar cómo se puede evaluar de manera efectiva la escritura a medida que mejoran estas tecnologías.

Por el momento, hay poca orientación, política o supervisión disponible con respecto a la tecnología, la inteligencia artificial y la integridad académica para los maestros y líderes educativos.

Durante el 2020, el COVID-19 ha empujado a más estudiantes hacia el aprendizaje en línea, una esfera en la que los maestros pueden familiarizarse menos con sus propios estudiantes y, por lo tanto, potencialmente, con su escritura.

Si bien sigue siendo imposible predecir el futuro de estas tecnologías y sus implicaciones en la educación, podemos intentar discernir algunas de las tendencias y trayectorias más amplias que afectarán la enseñanza, el aprendizaje y la investigación.

Una preocupación clave en el futuro es el aparente movimiento hacia una mayor automatización de la educación, donde las empresas de tecnología educativa ofrecen productos como herramientas de escritura como soluciones propuestas para los diversos "problemas" dentro de la educación.

En general, el panorama tradicional que rodea la integridad académica y la autoría está siendo remodelado rápidamente por los desarrollos tecnológicos. Estos desarrollos tecnológicos también despiertan preocupaciones sobre un cambio de control profesional lejos de los educadores y cada vez más nuevas expectativas de alfabetización digital en entornos laborales precarios.

Estas complejidades, preocupaciones y preguntas requerirán más reflexión y discusión. Se requerirá que los actores de la educación en todos los niveles respondan y reconsideren las definiciones, así como los valores que rodean el plagio, la originalidad, la ética académica y el trabajo académico en un futuro muy cercano.



TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Sociedad

No pasa nada: AMLO responde ante retén a prensa en Badiraguato

En Badiraguato, un grupo de civiles armados detuvo al convoy de la prensa que cubre la gira presidencial

Sociedad

Mi vida corre peligro: Ceci Flores dejará de buscar a su hijo Alejandro

La líder del colectivo Madres Buscadoras de Sonora envió mensajes a través de Twitter sobre la situación en la que se encuentra por la búsqueda de uno de sus hijos

Sociedad

México reporta primer caso confirmado de viruela del mono

El subsecretario Hugo López-Gatell explicó que el caso se encuentra bajo tratamiento en la Ciudad de México

OMG!

¡Qué oso! Dua Lipa cae en pleno concierto y se descubre el playback [video]

A pesar de que uno de sus bailarines le ayudó a levantarse rápidamente, la pista siguió sonando con la voz de Dua Lipa

Mundo

Kamala Harris pide que se prohíban las armas de asalto en EU

La vicepresidenta de EU hizo este llamado tras los tiroteos en un supermercado de Buffalo y la primaria de Uvalde, en Texas

Gossip

Silvio Rodríguez, en el Zócalo: lo que debes saber del concierto gratuito

La cantante Vivir Quintana abrirá la presentación del trovador cubano

República

Se accidenta avioneta donde viajaba la alcaldesa de Tepic

Geraldine Ponce resultó herida con golpes leves y viajaba con integrantes de su equipo de trabajo

Moda

Festival de Cannes 2022: estos fueron los mejores looks de las celebridades

Cara Delevingne, Bella Hadid, Eva Longoria y la duquesa de Cambridge impusieron moda en la 75 edición del festival cinematográfico

Realeza

El rey Felipe, invitado VIP en la final de la Champions para apoyar al Real Madrid

Esta es la segunda final de la Champions League a la que asiste. La primera fue en 2016, cuando el Real Madrid le ganó al Atlético en Milán