/ lunes 24 de junio de 2024

Lynn Conway: Una revolucionaria en una industria conservadora

La mujer trans fue subestimada durante décadas, a pesar de que ayudó a impulsar la revolución informática

Lynn Conway puede tener el récord de demora más larga entre ser despedida injustamente y recibir una disculpa por ello. En 1968, IBM –una empresa que ahora cubre su logotipo con una bandera arcoíris cada mes de junio para el Mes del Orgullo– despidió a Conway cuando expresó su intención de hacer su transición. Pero IBM se disculpó con la famosa experta en informática 52 años después, cuando Conway tenía 82 años.

Aunque el comienzo de Conway como mujer trans mientras estaba en IBM fue desfavorable, rápidamente encontró un nuevo trabajo con su nombre e identidad posteriores a la transición en el prestigioso Xerox PARC y durante muchos años ocultó a sus empleadores el hecho de que era trans para evitar ser injustamente despedida nuevamente.

Al hacerlo, Conway evitó convertirse en el blanco de la cobertura informativa sensacionalista y dañina sobre las personas trans que dominó los principales medios de comunicación en el siglo XX. Al mismo tiempo, sin embargo, esto significó que tampoco pudo contar su historia en su totalidad.

Incluso hoy en día, la cobertura de los medios de comunicación sobre las personas trans a menudo las posiciona como víctimas desafortunadas

A través de su trabajo innovador en el diseño de chips, Conway se unió a una larga lista de mujeres ilustres en la informática del siglo XX que hicieron de las computadoras las herramientas poderosas y flexibles que son hoy.

La coinvención de Conway de la integración a muy gran escala, o VLSI, impulsó el diseño de chips hacia el futuro. VLSI permitió que los circuitos grabados en la superficie de un chip de computadora aprovecharan el espacio lo más posible, asegurando la máxima cantidad de transistores en un chip.

Maximizar la cantidad de transistores en un chip significó que la computadora resultante que usara ese chip podría ser lo más rápida y poderosa posible. Por esta innovación, Conway recibió reconocimiento académico y de la industria. Sin embargo, ese reconocimiento se retrasó mucho.

El 'efecto Conway'

Sin embargo, como muchas otras mujeres en informática, Conway sintió que se le había negado el crédito debido por la forma en que a su co-inventor masculino de VLSI, Carver Mead, se le dio repetidamente más crédito y se lo percibió incorrectamente como el líder del proyecto que condujo a esta importante innovación. Aunque Mead no necesariamente buscó atribuirse el mérito injustamente, lo que Conway denominó el Efecto Conway le llevó a obtener más, o a veces todo, el crédito.

El efecto Conway es una versión ligeramente modificada de lo que se conoce como efecto Mathilda: las contribuciones científicas de las mujeres a menudo se atribuyen al hombre más cercano que trabaja en el mismo tema.

El efecto Conway afirma que las personas que son “otras” en informática, incluidas las mujeres y las personas de color de todos los géneros, forman un grupo que la sociedad no espera que haga grandes avances, por lo que no se les da todo el crédito cuando lo hacen porque no son literalmente pasados por alto.

Conway señaló que, después de un reconocimiento inicial juntos, Mead recibió premios exclusivos por su trabajo conjunto, además de ser celebrado junto con otros hombres en el Museo de Historia de la Computación en Silicon Valley. Ella y otras mujeres que habían realizado el mismo trabajo, incluso cuando ocupaban puestos de liderazgo, no fueron invitadas ni reconocidas de manera similar.

Conway escribió sobre su experiencia en el ensayo donde presentó el 'Efecto Conway'

“En 2009, mi desaparición fue total después de la gala de celebración del 50 aniversario del circuito integrado en el Museo de Historia de la Computación. Los medios de comunicación describieron a 16 hombres como “los padres fundadores del Valle. Fueron incluidos en el Salón de la Fama Nacional de Inventores por sus contribuciones a la microelectrónica. La mayor facturación fue para Gordon Moore y Carver Mead. No me invitaron al evento y ni siquiera sabía que estaba sucediendo”.

Fuera y dentro de un nuevo rol

Conway trabajó y vivió tranquilamente durante gran parte de su carrera, logrando avances importantes que remodelaron el campo de la informática mientras intentaba no presentarse como una mujer trans que trabaja en una industria conservadora.

Más adelante en su vida, se dio cuenta de que el perfil bajo que había tratado de mantener sería insostenible si su carrera llegaba a aparecer en los libros de historia, lo que finalmente sucedió. También quería atribuirse el mérito de sus innovaciones anteriores a la transición.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe noticias relevantes sobre más ideas disruptivas

Como resultado, en 1999 se declaró públicamente trans y se convirtió en una firme defensora de los derechos de las personas trans y de otras personas trans en la alta tecnología. Mantuvo un sitio web detallado que hablaba de su experiencia trans para tratar de ayudar a otras personas trans, especialmente a las mujeres trans a punto de salir del armario, a sentirse menos solas. Incluso participó en una versión de “Los Monólogos de la Vagina” en 2004 protagonizada por mujeres trans. Conway falleció el pasado 9 de junio a la edad de 86 años.


* La autora es académica de la Universidad de Virginia. Traducción de El Sol de México.

Lynn Conway puede tener el récord de demora más larga entre ser despedida injustamente y recibir una disculpa por ello. En 1968, IBM –una empresa que ahora cubre su logotipo con una bandera arcoíris cada mes de junio para el Mes del Orgullo– despidió a Conway cuando expresó su intención de hacer su transición. Pero IBM se disculpó con la famosa experta en informática 52 años después, cuando Conway tenía 82 años.

Aunque el comienzo de Conway como mujer trans mientras estaba en IBM fue desfavorable, rápidamente encontró un nuevo trabajo con su nombre e identidad posteriores a la transición en el prestigioso Xerox PARC y durante muchos años ocultó a sus empleadores el hecho de que era trans para evitar ser injustamente despedida nuevamente.

Al hacerlo, Conway evitó convertirse en el blanco de la cobertura informativa sensacionalista y dañina sobre las personas trans que dominó los principales medios de comunicación en el siglo XX. Al mismo tiempo, sin embargo, esto significó que tampoco pudo contar su historia en su totalidad.

Incluso hoy en día, la cobertura de los medios de comunicación sobre las personas trans a menudo las posiciona como víctimas desafortunadas

A través de su trabajo innovador en el diseño de chips, Conway se unió a una larga lista de mujeres ilustres en la informática del siglo XX que hicieron de las computadoras las herramientas poderosas y flexibles que son hoy.

La coinvención de Conway de la integración a muy gran escala, o VLSI, impulsó el diseño de chips hacia el futuro. VLSI permitió que los circuitos grabados en la superficie de un chip de computadora aprovecharan el espacio lo más posible, asegurando la máxima cantidad de transistores en un chip.

Maximizar la cantidad de transistores en un chip significó que la computadora resultante que usara ese chip podría ser lo más rápida y poderosa posible. Por esta innovación, Conway recibió reconocimiento académico y de la industria. Sin embargo, ese reconocimiento se retrasó mucho.

El 'efecto Conway'

Sin embargo, como muchas otras mujeres en informática, Conway sintió que se le había negado el crédito debido por la forma en que a su co-inventor masculino de VLSI, Carver Mead, se le dio repetidamente más crédito y se lo percibió incorrectamente como el líder del proyecto que condujo a esta importante innovación. Aunque Mead no necesariamente buscó atribuirse el mérito injustamente, lo que Conway denominó el Efecto Conway le llevó a obtener más, o a veces todo, el crédito.

El efecto Conway es una versión ligeramente modificada de lo que se conoce como efecto Mathilda: las contribuciones científicas de las mujeres a menudo se atribuyen al hombre más cercano que trabaja en el mismo tema.

El efecto Conway afirma que las personas que son “otras” en informática, incluidas las mujeres y las personas de color de todos los géneros, forman un grupo que la sociedad no espera que haga grandes avances, por lo que no se les da todo el crédito cuando lo hacen porque no son literalmente pasados por alto.

Conway señaló que, después de un reconocimiento inicial juntos, Mead recibió premios exclusivos por su trabajo conjunto, además de ser celebrado junto con otros hombres en el Museo de Historia de la Computación en Silicon Valley. Ella y otras mujeres que habían realizado el mismo trabajo, incluso cuando ocupaban puestos de liderazgo, no fueron invitadas ni reconocidas de manera similar.

Conway escribió sobre su experiencia en el ensayo donde presentó el 'Efecto Conway'

“En 2009, mi desaparición fue total después de la gala de celebración del 50 aniversario del circuito integrado en el Museo de Historia de la Computación. Los medios de comunicación describieron a 16 hombres como “los padres fundadores del Valle. Fueron incluidos en el Salón de la Fama Nacional de Inventores por sus contribuciones a la microelectrónica. La mayor facturación fue para Gordon Moore y Carver Mead. No me invitaron al evento y ni siquiera sabía que estaba sucediendo”.

Fuera y dentro de un nuevo rol

Conway trabajó y vivió tranquilamente durante gran parte de su carrera, logrando avances importantes que remodelaron el campo de la informática mientras intentaba no presentarse como una mujer trans que trabaja en una industria conservadora.

Más adelante en su vida, se dio cuenta de que el perfil bajo que había tratado de mantener sería insostenible si su carrera llegaba a aparecer en los libros de historia, lo que finalmente sucedió. También quería atribuirse el mérito de sus innovaciones anteriores a la transición.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe noticias relevantes sobre más ideas disruptivas

Como resultado, en 1999 se declaró públicamente trans y se convirtió en una firme defensora de los derechos de las personas trans y de otras personas trans en la alta tecnología. Mantuvo un sitio web detallado que hablaba de su experiencia trans para tratar de ayudar a otras personas trans, especialmente a las mujeres trans a punto de salir del armario, a sentirse menos solas. Incluso participó en una versión de “Los Monólogos de la Vagina” en 2004 protagonizada por mujeres trans. Conway falleció el pasado 9 de junio a la edad de 86 años.


* La autora es académica de la Universidad de Virginia. Traducción de El Sol de México.

Justicia

Carlos Ahumada cumple protocolos de extradición y se va a casa

La FGJCDMX acusa que el empresario debe cumplir el resto de su condena por el delito de fraude genérico, que es un año, 10 meses y 23 días

CDMX

CDMX, un paraíso para el robo de autopartes: alcanza cifra récord en 2023

En 10 años las denuncias de este delito ante la Fiscalía de la Ciudad de México pasaron de un promedio de 4.8 al día a 30 investigaciones diarias

Finanzas

Mota-Engil firma acuerdo con Pemex para construir planta de fertilizantes en Veracruz

La compañía inició en 2008 sus operaciones en el país, donde ha realizado varios proyectos de infraestructura como el Tren Maya

Mundo

Asistentes al mitin de Trump vieron al tirador casi dos minutos antes de disparar

Desde que los asistentes se percataron de la presencia de Thomas Crook hasta que disparó pasaron al menos 1 minuto y 57 segundos, según la cadena CNN

México

AMLO pide a EU controlar la venta de armas ante el atentado a Trump

López Obrador propuso que los candidatos a la Presidencia de EU firmaran un compromiso de regular la venta de armas en ese país

Mundo

Declaran culpable al senador demócrata Bob Menéndez por corrupción

Tras el veredicto, el senador podría pasar el resto de sus días en la cárcel