/ jueves 21 de enero de 2021

¿Por qué abrir las ventanas del automóvil puede prevenir contagios?

Las corrientes de aire podrían ayudar a mantener a los pasajeros y conductores a salvo del virus, señala un estudio de dos universidades norteamericanas

Un estudio de flujo de aire ofrece información para pasajeros y conductores sobre qué medidas tomar durante sus trayectos

Durante buena parte del 2020, la mayoría de los científicos estudiaron las múltiples formas en las que se comporta y se propaga el coronavirus, desde los espacios cerrados hasta el transporte público, los hospitales, gimnasios y restaurantes.

Pero uno de los espacios a los que no les habían puesto suficiente atención, fue el de los automóviles, esos espacios pequeños y herméticos que millones de ciudadanos siguieron utilizando durante y después del confinamiento.

En un reciente estudio realizado por físicos de las universidades de Amherst, en Massachusetts y de Brown, en Rhode Island, y publicado a principios de enero en el diario Science Advances, se sugiere que abrir ciertas ventanas puede crear corrientes de aire que podrían ayudar a mantener a los pasajeros y conductores a salvo de enfermedades infecciosas como el Covid-19.

Para realizar el estudio, los físicos Varghese Mathai, Asimanshu Das, Jeffrey Bailey y Kenneth Breuer, utilizaron simulaciones por computadora para mapear cómo las partículas cargadas de virus en el aire podrían fluir a través del interior de un espacio como el automóvil.

El equipo de investigación utilizó lo que se conoce como “simulaciones dinámicas de fluidos computacionales”, un tipo de experimentos que se llevan a cabo para crear autos de carrera con menor resistencia y aviones con mejor sustentación.

En el estudio, los científicos simularon un automóvil Toyota Prius conduciendo a 50 millas por hora, con dos personas en su interior: un conductor y un pasajero en el asiento trasero derecho, que suele ser la disposición de asientos más común en el caso de los taxis y de algunos viajes compartidos.

De esta forma, los físicos hallaron que la forma en que el aire fluye alrededor del exterior del auto en movimiento crea un gradiente de presión en el interior del coche, con la presión del aire en la parte delantera ligeramente más baja que la presión del aire que hay en la parte trasera. Así, determinaron que el aire que circula dentro del auto tiende a fluir desde la parte trasera hacia la delantera.

Foto: AFP

Posteriormente y con el aire acondicionado encendido, modelaron el flujo de aire interior y el movimiento de aerosoles simulados cuando se abrieron o cerraron diferentes combinaciones de ventanas, encontrando que la tasa de ventilación era más baja cuando las cuatro ventanas estaban cerradas.

En este escenario, encontraron que del 8 al 10 por ciento de los aerosoles exhalados por uno de los pasajeros podría llegar a otra persona, y que cuando todas las ventanas estaban completamente abiertas, las tasas de ventilación aumentaron y que la entrada de aire fresco expulsó muchas de las partículas en el aire fuera del auto.

Estos datos concuerdan con las recomendaciones emitidas por diferentes instancias de salud pública, en las que se sugiere abrir las ventanas de los autos para reducir la propagación del coronavirus en espacios cerrados.

Conscientes de que no siempre es factible tener todas las ventanas abiertas -por ejemplo, durante el invierno- el equipo de físicos también modeló otras opciones y encontró que otra solución puede ser que solo se abran las ventanas que estén frente a cada ocupante, ya que esa combinación permite que el flujo de aire fresco forme una barrera entre el conductor y el pasajero.

El doctor Mathai también ha determinado que abrir las ventanas hasta la mitad parece proporcionar el mismo beneficio que abrirlas por completo, mientras que abrirlas solo durante una cuarta parte del trayecto era menos efectivo, e invitó a las personas empresas de viajes compartidos a fomentar estas investigaciones.

Por su parte, el doctor Richard Corsi, experto en calidad del aire de la Universidad Estatal de Portland, quien ha desarrollado su propio modelo de inhalación de aerosoles de coronavirus en diversos escenarios, elogió este estudio pero advirtió que cambiar la cantidad de pasajeros en el auto o la velocidad del mismo podría afectar los resultados.

De acuerdo con Corsi, realizar un viaje en automóvil de 20 minutos con alguien que está contagiado puede ser mucho más riesgoso que compartir un aula con esa persona, durante 60 minutos.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Un estudio de flujo de aire ofrece información para pasajeros y conductores sobre qué medidas tomar durante sus trayectos

Durante buena parte del 2020, la mayoría de los científicos estudiaron las múltiples formas en las que se comporta y se propaga el coronavirus, desde los espacios cerrados hasta el transporte público, los hospitales, gimnasios y restaurantes.

Pero uno de los espacios a los que no les habían puesto suficiente atención, fue el de los automóviles, esos espacios pequeños y herméticos que millones de ciudadanos siguieron utilizando durante y después del confinamiento.

En un reciente estudio realizado por físicos de las universidades de Amherst, en Massachusetts y de Brown, en Rhode Island, y publicado a principios de enero en el diario Science Advances, se sugiere que abrir ciertas ventanas puede crear corrientes de aire que podrían ayudar a mantener a los pasajeros y conductores a salvo de enfermedades infecciosas como el Covid-19.

Para realizar el estudio, los físicos Varghese Mathai, Asimanshu Das, Jeffrey Bailey y Kenneth Breuer, utilizaron simulaciones por computadora para mapear cómo las partículas cargadas de virus en el aire podrían fluir a través del interior de un espacio como el automóvil.

El equipo de investigación utilizó lo que se conoce como “simulaciones dinámicas de fluidos computacionales”, un tipo de experimentos que se llevan a cabo para crear autos de carrera con menor resistencia y aviones con mejor sustentación.

En el estudio, los científicos simularon un automóvil Toyota Prius conduciendo a 50 millas por hora, con dos personas en su interior: un conductor y un pasajero en el asiento trasero derecho, que suele ser la disposición de asientos más común en el caso de los taxis y de algunos viajes compartidos.

De esta forma, los físicos hallaron que la forma en que el aire fluye alrededor del exterior del auto en movimiento crea un gradiente de presión en el interior del coche, con la presión del aire en la parte delantera ligeramente más baja que la presión del aire que hay en la parte trasera. Así, determinaron que el aire que circula dentro del auto tiende a fluir desde la parte trasera hacia la delantera.

Foto: AFP

Posteriormente y con el aire acondicionado encendido, modelaron el flujo de aire interior y el movimiento de aerosoles simulados cuando se abrieron o cerraron diferentes combinaciones de ventanas, encontrando que la tasa de ventilación era más baja cuando las cuatro ventanas estaban cerradas.

En este escenario, encontraron que del 8 al 10 por ciento de los aerosoles exhalados por uno de los pasajeros podría llegar a otra persona, y que cuando todas las ventanas estaban completamente abiertas, las tasas de ventilación aumentaron y que la entrada de aire fresco expulsó muchas de las partículas en el aire fuera del auto.

Estos datos concuerdan con las recomendaciones emitidas por diferentes instancias de salud pública, en las que se sugiere abrir las ventanas de los autos para reducir la propagación del coronavirus en espacios cerrados.

Conscientes de que no siempre es factible tener todas las ventanas abiertas -por ejemplo, durante el invierno- el equipo de físicos también modeló otras opciones y encontró que otra solución puede ser que solo se abran las ventanas que estén frente a cada ocupante, ya que esa combinación permite que el flujo de aire fresco forme una barrera entre el conductor y el pasajero.

El doctor Mathai también ha determinado que abrir las ventanas hasta la mitad parece proporcionar el mismo beneficio que abrirlas por completo, mientras que abrirlas solo durante una cuarta parte del trayecto era menos efectivo, e invitó a las personas empresas de viajes compartidos a fomentar estas investigaciones.

Por su parte, el doctor Richard Corsi, experto en calidad del aire de la Universidad Estatal de Portland, quien ha desarrollado su propio modelo de inhalación de aerosoles de coronavirus en diversos escenarios, elogió este estudio pero advirtió que cambiar la cantidad de pasajeros en el auto o la velocidad del mismo podría afectar los resultados.

De acuerdo con Corsi, realizar un viaje en automóvil de 20 minutos con alguien que está contagiado puede ser mucho más riesgoso que compartir un aula con esa persona, durante 60 minutos.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Sociedad

Lilia Cedillo consigue rectoría de la BUAP; primera mujer rectora de la universidad

La doctora obtuvo 72 mil 187 de los 88 mil votos emitidos este día por la comunidad universitaria

Sociedad

Casa Blanca condena uso de lazo similar a látigo contra migrantes haitianos

Circularon imágenes de un guardia fronterizo estadounidense a caballo cargando contra varios de ellos cerca de un campamento junto al río en Texas

Sociedad

México reporta en las últimas 24 horas 3 mil 367 contagios por Covid-19

Las entidades que más casos positivos acumulan a día de hoy son: CDMX, Edomex, Nuevo León, Guanajuato y Jalisco

Finanzas

Recorta Hacienda 30% apoyo a Pymes

El gasto para respaldar a micronegocios, a través de la Secretaría de Economía, caerá 126 mdp en 2022

CDMX

#Data | El metro y metrobús, por debajo de su uso prepandemia

Durante junio pasado, el sistema de transporte público más grande del país, contabilizó un total de 85 millones de usuarios atendidos

Mundo

Trudeau, reelecto en Canadá, promete un "futuro mejor"

Trudeau obtuvo el lunes un tercer mandato tras una difícil campaña en elecciones anticipadas que él mismo había convocado

Sociedad

Haitianos piden asilo: “Moriremos como hombres, no como basura”

Los migrantes llegan a gastar hasta mil 600 dólares en su viaje de la ciudad de Tapachula, Chiapas, a Acuña, en el estado de Coahuila

Sociedad

Atentado en Salamanca: Le mandan bomba el día de su cumpleaños

Aunque aún no se conoce la causa, el gobernador de Guanajuato calificó el ataque como “un acto terrorista”

Cultura

Mario Vargas Llosa narra su historia en la serie Una vida en palabras

El escritor narra a su hijo primogénito Álvaro los momentos alegres, difíciles y hostiles que ha pasado en su vida