/ domingo 14 de junio de 2020

México es un país racista, lamenta Kalimba

Como buen entusiasta de la música negra, Kalimba sabe que todo lo que se escucha en la actualidad tiene una raíz en los géneros madre, como el blues, el jazz y el funk

Aunque sus inicios se dieron en el pop más comercial con OV7, Kalimba siempre ha tenido una vena funk que lo ha llevado a explorar géneros como el jazz. No es extraño entonces que hoy este intérprete de 38 años se aventure en los ritmos latinos que le han puesto ritmo al mundo en los últimos 15 años.

“La industria latina entendió, desde Puerto Rico, Cuba, Colombia, Miami, si nos cerrábamos a una sola fórmula, nunca íbamos a trascender en el pop”, observa el músico, quien para su nuevo proyecto se aventura en el reguetón.

El género de moda ha puesto de manifiesto que el trabajo colectivo es la clave de éxito en la industria musical actual, asegura Kalimba, al tiempo que sigue destacando la raíz negra de la música y observa con descontento cómo el racismo no es un tema del siglo pasado, sino de una dolorosa vigencia.

“A mí siempre me sorprendió que en los plantíos de algodón hubiera 300 negros controlados por 50 blancos. ¿Cómo es que su la raza negra es más fuerte fue dominada por la raza blanca? ¿Por qué nunca se rebelaban? Me puse a investigar y fue porque no sabían leer. Y eso deriva en ignorancia, en no conocer tus derechos. No los dejaban leer, eso fue lo que pasó”, asegura.

“Aquí en México vivimos muchísimo racismo hacia el prieto, hacia el de tez moreno, hacia el veracruzano, hacia el indígena, hacia todas las razas originarias. Y esto no va a parar hasta que crezcamos en cultura y en educación”, añade.

Kalimba beat

Consciente de que no es posible dar la espalda al sonido actual, tomará el riesgo de estrenarse en el pop urbano, sin perder su esencia. “El disco siguiente será de pop urbano. Todas son canciones románticas, seguiré siendo romántico pero con una base más bailable, más enfocado a lo latino”, dice el cantante, quien acaba de lanzar Una canción así, en la que colabora con Juan Magán y Akapellah.

“Hay que ver qué quiere escuchar la nueva generación y dónde está esta nueva generación, que ya no está en la radio, sino en los antros y en las playlists. La juventud hoy vive de experiencias, de momentos. Y por ahí han atacado. Y lo han hecho en masa. No hay canciones hoy día de un solo cantante. Creo que Despacito la escribieron entre 12 personas. Los artistas ya no se cierran sólo porque pertenezcan a una disquera o una editorial. En el momento en que entendió eso la industria musical, la rompió”, argumenta.

Para él, los reguetoneros entendieron que no existe una fórmula básica para hacer música y que el trabajo colectivo es la nueva tendencia de la industria. Por eso, afirma, no es de extrañarse que, en las canciones de este género, haya tantos cantantes y músicos haciendo lo que mejor saben hacer.

“Hubo varias veces que yo le pedí a mi disquera anterior que me dejara hacer duetos o tríos o cuartetos en mis canciones. Les planteaba que trajeran a Reik o a Luis Fonsi, que metiéramos un rap o un solo de guitarra de Alex Lora. Siempre propuse eso y me decían que la gente no iba a entenderle. Y entonces llega el reguetón a enseñarnos que todo eso sí es posible, que puede haber hasta seis artistas en una misma canción y es un guamazo, es durísima”, considera Kalimba.

Aunque sus inicios se dieron en el pop más comercial con OV7, Kalimba siempre ha tenido una vena funk que lo ha llevado a explorar géneros como el jazz. No es extraño entonces que hoy este intérprete de 38 años se aventure en los ritmos latinos que le han puesto ritmo al mundo en los últimos 15 años.

“La industria latina entendió, desde Puerto Rico, Cuba, Colombia, Miami, si nos cerrábamos a una sola fórmula, nunca íbamos a trascender en el pop”, observa el músico, quien para su nuevo proyecto se aventura en el reguetón.

El género de moda ha puesto de manifiesto que el trabajo colectivo es la clave de éxito en la industria musical actual, asegura Kalimba, al tiempo que sigue destacando la raíz negra de la música y observa con descontento cómo el racismo no es un tema del siglo pasado, sino de una dolorosa vigencia.

“A mí siempre me sorprendió que en los plantíos de algodón hubiera 300 negros controlados por 50 blancos. ¿Cómo es que su la raza negra es más fuerte fue dominada por la raza blanca? ¿Por qué nunca se rebelaban? Me puse a investigar y fue porque no sabían leer. Y eso deriva en ignorancia, en no conocer tus derechos. No los dejaban leer, eso fue lo que pasó”, asegura.

“Aquí en México vivimos muchísimo racismo hacia el prieto, hacia el de tez moreno, hacia el veracruzano, hacia el indígena, hacia todas las razas originarias. Y esto no va a parar hasta que crezcamos en cultura y en educación”, añade.

Kalimba beat

Consciente de que no es posible dar la espalda al sonido actual, tomará el riesgo de estrenarse en el pop urbano, sin perder su esencia. “El disco siguiente será de pop urbano. Todas son canciones románticas, seguiré siendo romántico pero con una base más bailable, más enfocado a lo latino”, dice el cantante, quien acaba de lanzar Una canción así, en la que colabora con Juan Magán y Akapellah.

“Hay que ver qué quiere escuchar la nueva generación y dónde está esta nueva generación, que ya no está en la radio, sino en los antros y en las playlists. La juventud hoy vive de experiencias, de momentos. Y por ahí han atacado. Y lo han hecho en masa. No hay canciones hoy día de un solo cantante. Creo que Despacito la escribieron entre 12 personas. Los artistas ya no se cierran sólo porque pertenezcan a una disquera o una editorial. En el momento en que entendió eso la industria musical, la rompió”, argumenta.

Para él, los reguetoneros entendieron que no existe una fórmula básica para hacer música y que el trabajo colectivo es la nueva tendencia de la industria. Por eso, afirma, no es de extrañarse que, en las canciones de este género, haya tantos cantantes y músicos haciendo lo que mejor saben hacer.

“Hubo varias veces que yo le pedí a mi disquera anterior que me dejara hacer duetos o tríos o cuartetos en mis canciones. Les planteaba que trajeran a Reik o a Luis Fonsi, que metiéramos un rap o un solo de guitarra de Alex Lora. Siempre propuse eso y me decían que la gente no iba a entenderle. Y entonces llega el reguetón a enseñarnos que todo eso sí es posible, que puede haber hasta seis artistas en una misma canción y es un guamazo, es durísima”, considera Kalimba.

Metrópoli

Incendio consume oficinas en avenida Patriotismo, alcaldía Miguel Hidalgo

El incendio se originó en una estación eléctrica de la colonia Escandón

Finanzas

Aeroméxico suspende los vuelos entre CDMX y Ecuador; esto puedes hacer

Desde abril, cuando México rompió relaciones diplomáticas con Ecuador, Aeroméxico disminuyó el número de vuelos que salían a ese país

Sociedad

CNTE toma plazas comerciales en Oaxaca

Los maestros de la Sección 22 realizará una consulta con sus líderes y el 28 de mayo definirán qué acciones siguen en su movimiento

Finanzas

Tasa de desocupación alcanza el nivel más bajo desde que hay registro

En el primer trimestre la tasa de desocupación alcanzó un nivel de 2.54 %, de acuerdo con el Inegi

Mundo

Las imágenes son horribles, dice la ONU sobre ataque de Israel a campo de desplazados en Gaza

Volker Türk, el jefe de Derechos Humanos de la ONU, pidió que Israel cumpla con la orden de la Corte Internacional de Justicia y que detenga su ofensiva militar en Gaza

CDMX

La Comar ya no se mudará a la Anzures y busca otras opciones

Desde el domingo, vecinos de la colonia Verónica Anzures realizaron una protesta para que la Comar no mude a esa zona sus oficinas de atención a migrantes