/ viernes 2 de octubre de 2020

Glamour y realidad comparten la acera de Presidente Masaryk

Marcas de lujo y comerciantes informales se disputan el espacio en la exclusiva avenida

La pandemia por coronavirus no hizo distinciones entre clases sociales ni niveles socioeconómicos. Atacó por igual a las grandes marcas en golbales como a los comercios más humildes de México. Sin embargo, ambos están de vuelta y seguirán disputándose las calles, aun las más exclusivas.

Cumpliendo con las medidas restrictivas, las grandes marcas siguen aquí. Aquellos aparadores con vestimentas y artículos de lujo siguen ahí. Encendidos, ofertando las tendencias más actuales de la moda y el glamour. Aquel esplendor y lujo digno de una película de James Bond, aquél que sólo el Diablo podría vestir.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Hugo Boss no se fue, incluso abrió su tienda online exclusiva para los mexicanos. Cartier tampoco, renovó su sede en Polanco y también se unió al ecommerce. Gucci igual se aferró a México y abrió otra tienda en el complejo Artz Pedregal, donde comparte espacio con otras marcas como Prada, Dior y Fendi. De esto se dio fe en redes sociales, mientras en sus mostradores el silencio abundaba por parte de su personal.

Como éstas, las demás marcas que conviven en una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México, Polanco, se mantienen a flote en el mercado mexicano. Esas que todos pueden observar al transitar la avenida Presidente Masaryk, pero que sólo pocos pueden presumir.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Porque no cualquier mexicano acude a esta avenida para comprarse un reloj Rolex, una cartera Ferragamo, mientras espera los ajustes de su traje Hugo Boss o Massimo Dutti. De su vestido Dolce & Gabbana o Louis Vuitton.

No, la gran mayoría de los mexicanos tampoco se preocupa por salir de una de las más exclusivas zonas de la capital con un Tesla, con la más alta tecnología o un coche Infinity, la gama de lujo de Nissan, que también rompió récord de ventas por años consecutivos con uno de los vehículos más baratos del mercado: el Tsuru.

➡️ Apoyarán a comerciantes del Centro Histórico

A ellos tampoco les preocupa si el parquímetro donde estacionaron su vehículo cuenta con suficiente tiempo o abono para evitar que se lo lleve una grúa. A ellos les preocupa que la señora que vende gomitas y dulces en la esquina de Masaryk y Arquímides se haya puesto, pues si no con qué acompañará su camino a la oficina después del ajetreo al interior del Sistema de Transporte Colectivo Metro, donde literal tuvo que codearse con otros tantos.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Esos mexicanos están pendientes del regreso de la señora de los tamales por la mañana, del café por la tarde o del pan por las noches. Ellos recuerdan su ubicación porque tal vez su trabajo, en uno de los más prestigiosos corporativos de la zona, no les permite darse el lujo de ir a comer un corte fino en el restaurante Sonora Grill o el Cambalache. Al menos no diario, ni cada fin de semana.

Para ellos hay otros tantos. Aquellos que no los defraudan día a día. Sí, todos aquellos que no lucen sus productos en grandes aparadores. Esos que muestran sus productos en un carrito, en una carreta o que están montados en paredes de metal que delimitan un pequeño local sobre cuatro patas.

➡️ Pandemia pone en pausa un millón de posibles fotocívicas

Algunos, la gran mayoría, en el sector informal. Otros, arrastrando sus comercios de un lado a otro, como nómadas. Algunos más sorteando la contingencia sanitaria, pero también la ley. Muchos, de regreso. Otros, nunca se fueron, aun con las medidas restrictivas.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Estos son pequeños tenderos que venden a los transeúntes agua, refresco, dulces, papas y otros productos como cigarros sueltos. Son también carretas con dulces, gomitas, cacahuates y diversas golosinas.

Son adultos, jóvenes y hasta niños que venden sus productos en tan sólo 10 pesos, que venden fruta fresca. También son aquellos que se adaptan a la realidad, a sus necesidades. Ahora también son mexicanos que venden cubrebocas, desde los más básicos, hasta los más complejos, desde los de colores lisos, hasta los que tienen diseños, estampados, desde el triple capa hasta el que ya cuenta con careta integrada.

➡️ Reabren verificentros de CDMX bajo estrictas medidas sanitarias

Todos ellos regresaron y seguirán a las afueras. Ahí en la calle. A ras de suelo. Sin lujos ni marcas. Compitiendo contra los grandes restaurantes, contra las grandes compañías.

Así, la realidad alcanzó a una de las zonas más exclusivas. Así, la pandemia volvió a relucir las grandes brechas, permitiendo compartir la misma acera a dos esferas completamente opuestas que buscan obtener ganancias de los bolsillos de los capitalinos.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Esta vez, en una nueva normalidad, donde se fue el ruido, se fueron los pitidos de los coches por el tráfico que abunda en la zona y se fueron las personas.

En una nueva normalidad que permite ver cajones de estacionamiento vacíos, que hace ver a las tiendas abandonadas, y que sólo permite apreciar a los vendedores o quienes se dedican a la atención al cliente y entre calles solitarias que son aprovechadas por los clásicos patinadores de la zona.

Así es como después de seis meses de pandemia las grandes marcas y los pequeños comerciantes se enfrentan y disputan una de las avenidas más prestigiosas de la Ciudad de México.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer


La pandemia por coronavirus no hizo distinciones entre clases sociales ni niveles socioeconómicos. Atacó por igual a las grandes marcas en golbales como a los comercios más humildes de México. Sin embargo, ambos están de vuelta y seguirán disputándose las calles, aun las más exclusivas.

Cumpliendo con las medidas restrictivas, las grandes marcas siguen aquí. Aquellos aparadores con vestimentas y artículos de lujo siguen ahí. Encendidos, ofertando las tendencias más actuales de la moda y el glamour. Aquel esplendor y lujo digno de una película de James Bond, aquél que sólo el Diablo podría vestir.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Hugo Boss no se fue, incluso abrió su tienda online exclusiva para los mexicanos. Cartier tampoco, renovó su sede en Polanco y también se unió al ecommerce. Gucci igual se aferró a México y abrió otra tienda en el complejo Artz Pedregal, donde comparte espacio con otras marcas como Prada, Dior y Fendi. De esto se dio fe en redes sociales, mientras en sus mostradores el silencio abundaba por parte de su personal.

Como éstas, las demás marcas que conviven en una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México, Polanco, se mantienen a flote en el mercado mexicano. Esas que todos pueden observar al transitar la avenida Presidente Masaryk, pero que sólo pocos pueden presumir.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Porque no cualquier mexicano acude a esta avenida para comprarse un reloj Rolex, una cartera Ferragamo, mientras espera los ajustes de su traje Hugo Boss o Massimo Dutti. De su vestido Dolce & Gabbana o Louis Vuitton.

No, la gran mayoría de los mexicanos tampoco se preocupa por salir de una de las más exclusivas zonas de la capital con un Tesla, con la más alta tecnología o un coche Infinity, la gama de lujo de Nissan, que también rompió récord de ventas por años consecutivos con uno de los vehículos más baratos del mercado: el Tsuru.

➡️ Apoyarán a comerciantes del Centro Histórico

A ellos tampoco les preocupa si el parquímetro donde estacionaron su vehículo cuenta con suficiente tiempo o abono para evitar que se lo lleve una grúa. A ellos les preocupa que la señora que vende gomitas y dulces en la esquina de Masaryk y Arquímides se haya puesto, pues si no con qué acompañará su camino a la oficina después del ajetreo al interior del Sistema de Transporte Colectivo Metro, donde literal tuvo que codearse con otros tantos.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Esos mexicanos están pendientes del regreso de la señora de los tamales por la mañana, del café por la tarde o del pan por las noches. Ellos recuerdan su ubicación porque tal vez su trabajo, en uno de los más prestigiosos corporativos de la zona, no les permite darse el lujo de ir a comer un corte fino en el restaurante Sonora Grill o el Cambalache. Al menos no diario, ni cada fin de semana.

Para ellos hay otros tantos. Aquellos que no los defraudan día a día. Sí, todos aquellos que no lucen sus productos en grandes aparadores. Esos que muestran sus productos en un carrito, en una carreta o que están montados en paredes de metal que delimitan un pequeño local sobre cuatro patas.

➡️ Pandemia pone en pausa un millón de posibles fotocívicas

Algunos, la gran mayoría, en el sector informal. Otros, arrastrando sus comercios de un lado a otro, como nómadas. Algunos más sorteando la contingencia sanitaria, pero también la ley. Muchos, de regreso. Otros, nunca se fueron, aun con las medidas restrictivas.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Estos son pequeños tenderos que venden a los transeúntes agua, refresco, dulces, papas y otros productos como cigarros sueltos. Son también carretas con dulces, gomitas, cacahuates y diversas golosinas.

Son adultos, jóvenes y hasta niños que venden sus productos en tan sólo 10 pesos, que venden fruta fresca. También son aquellos que se adaptan a la realidad, a sus necesidades. Ahora también son mexicanos que venden cubrebocas, desde los más básicos, hasta los más complejos, desde los de colores lisos, hasta los que tienen diseños, estampados, desde el triple capa hasta el que ya cuenta con careta integrada.

➡️ Reabren verificentros de CDMX bajo estrictas medidas sanitarias

Todos ellos regresaron y seguirán a las afueras. Ahí en la calle. A ras de suelo. Sin lujos ni marcas. Compitiendo contra los grandes restaurantes, contra las grandes compañías.

Así, la realidad alcanzó a una de las zonas más exclusivas. Así, la pandemia volvió a relucir las grandes brechas, permitiendo compartir la misma acera a dos esferas completamente opuestas que buscan obtener ganancias de los bolsillos de los capitalinos.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Esta vez, en una nueva normalidad, donde se fue el ruido, se fueron los pitidos de los coches por el tráfico que abunda en la zona y se fueron las personas.

En una nueva normalidad que permite ver cajones de estacionamiento vacíos, que hace ver a las tiendas abandonadas, y que sólo permite apreciar a los vendedores o quienes se dedican a la atención al cliente y entre calles solitarias que son aprovechadas por los clásicos patinadores de la zona.

Así es como después de seis meses de pandemia las grandes marcas y los pequeños comerciantes se enfrentan y disputan una de las avenidas más prestigiosas de la Ciudad de México.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer


Mundo

Biden toma el control de un país abrumado

El presidente electo llega con la misión de unir al país; Trump se despide ensalzando su gobierno y desmarcándose de violencia

Mundo

Pandemia marcará la suerte del nuevo Presidente de EU

De su éxito en enfrentar el Covid-19 y reactivar la economía dependerá controlar a los grupos trumpistas

Mundo

Guía para la investidura de Biden, así se llevará a cabo la ceremonia en Washington

Autoridades desplegaron fuerzas de seguridad en el Capitolio de EU ante posibles disturbios por parte de seguidores de Trump

Mundo

Donald Trump abandona la Casa Blanca

El mandatario estadounidense dejó el recinto sin asistir a la toma de protesta del presidente entrante, Joe Biden

Mundo

Italia demandará a Pfizer por retraso en entrega de vacunas anticovid

La farmacéutica advirtió a Italia que "no entregará las dosis de la próxima semana y que además reducirá ligeramente su número"

Mundo

#Data | Las esperanzas puestas en Biden

Los estadounidenses creen que, a diferencia de Donald Trump, el nuevo presidente hará una diferencia

Finanzas

Bajo observación | Destinos turísticos pagan con más casos de Covid las vacaciones decembrinas

México registró este martes un nuevo récord de fallecimientos por covid-19, el tercero en lo que va de enero

Sociedad

Retrasan aplicación de la segunda dosis de vacuna anticovid para médicos

Tendrán que esperar más de los 21 días previstos debido a la reducción de envíos por parte de la farmacéutica

Mundo

Natural | Bolsonaro, enemigo del Amazonas

Desde su llegada al poder, el 1 de enero de 2018, el presidente brasileño ha permitido la deforestación de la mayor selva tropical del mundo, misma que usa como su motor económico