/ viernes 2 de octubre de 2020

Glamour y realidad comparten la acera de Presidente Masaryk

Marcas de lujo y comerciantes informales se disputan el espacio en la exclusiva avenida

La pandemia por coronavirus no hizo distinciones entre clases sociales ni niveles socioeconómicos. Atacó por igual a las grandes marcas en golbales como a los comercios más humildes de México. Sin embargo, ambos están de vuelta y seguirán disputándose las calles, aun las más exclusivas.

Cumpliendo con las medidas restrictivas, las grandes marcas siguen aquí. Aquellos aparadores con vestimentas y artículos de lujo siguen ahí. Encendidos, ofertando las tendencias más actuales de la moda y el glamour. Aquel esplendor y lujo digno de una película de James Bond, aquél que sólo el Diablo podría vestir.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Hugo Boss no se fue, incluso abrió su tienda online exclusiva para los mexicanos. Cartier tampoco, renovó su sede en Polanco y también se unió al ecommerce. Gucci igual se aferró a México y abrió otra tienda en el complejo Artz Pedregal, donde comparte espacio con otras marcas como Prada, Dior y Fendi. De esto se dio fe en redes sociales, mientras en sus mostradores el silencio abundaba por parte de su personal.

Como éstas, las demás marcas que conviven en una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México, Polanco, se mantienen a flote en el mercado mexicano. Esas que todos pueden observar al transitar la avenida Presidente Masaryk, pero que sólo pocos pueden presumir.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Porque no cualquier mexicano acude a esta avenida para comprarse un reloj Rolex, una cartera Ferragamo, mientras espera los ajustes de su traje Hugo Boss o Massimo Dutti. De su vestido Dolce & Gabbana o Louis Vuitton.

No, la gran mayoría de los mexicanos tampoco se preocupa por salir de una de las más exclusivas zonas de la capital con un Tesla, con la más alta tecnología o un coche Infinity, la gama de lujo de Nissan, que también rompió récord de ventas por años consecutivos con uno de los vehículos más baratos del mercado: el Tsuru.

➡️ Apoyarán a comerciantes del Centro Histórico

A ellos tampoco les preocupa si el parquímetro donde estacionaron su vehículo cuenta con suficiente tiempo o abono para evitar que se lo lleve una grúa. A ellos les preocupa que la señora que vende gomitas y dulces en la esquina de Masaryk y Arquímides se haya puesto, pues si no con qué acompañará su camino a la oficina después del ajetreo al interior del Sistema de Transporte Colectivo Metro, donde literal tuvo que codearse con otros tantos.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Esos mexicanos están pendientes del regreso de la señora de los tamales por la mañana, del café por la tarde o del pan por las noches. Ellos recuerdan su ubicación porque tal vez su trabajo, en uno de los más prestigiosos corporativos de la zona, no les permite darse el lujo de ir a comer un corte fino en el restaurante Sonora Grill o el Cambalache. Al menos no diario, ni cada fin de semana.

Para ellos hay otros tantos. Aquellos que no los defraudan día a día. Sí, todos aquellos que no lucen sus productos en grandes aparadores. Esos que muestran sus productos en un carrito, en una carreta o que están montados en paredes de metal que delimitan un pequeño local sobre cuatro patas.

➡️ Pandemia pone en pausa un millón de posibles fotocívicas

Algunos, la gran mayoría, en el sector informal. Otros, arrastrando sus comercios de un lado a otro, como nómadas. Algunos más sorteando la contingencia sanitaria, pero también la ley. Muchos, de regreso. Otros, nunca se fueron, aun con las medidas restrictivas.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Estos son pequeños tenderos que venden a los transeúntes agua, refresco, dulces, papas y otros productos como cigarros sueltos. Son también carretas con dulces, gomitas, cacahuates y diversas golosinas.

Son adultos, jóvenes y hasta niños que venden sus productos en tan sólo 10 pesos, que venden fruta fresca. También son aquellos que se adaptan a la realidad, a sus necesidades. Ahora también son mexicanos que venden cubrebocas, desde los más básicos, hasta los más complejos, desde los de colores lisos, hasta los que tienen diseños, estampados, desde el triple capa hasta el que ya cuenta con careta integrada.

➡️ Reabren verificentros de CDMX bajo estrictas medidas sanitarias

Todos ellos regresaron y seguirán a las afueras. Ahí en la calle. A ras de suelo. Sin lujos ni marcas. Compitiendo contra los grandes restaurantes, contra las grandes compañías.

Así, la realidad alcanzó a una de las zonas más exclusivas. Así, la pandemia volvió a relucir las grandes brechas, permitiendo compartir la misma acera a dos esferas completamente opuestas que buscan obtener ganancias de los bolsillos de los capitalinos.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Esta vez, en una nueva normalidad, donde se fue el ruido, se fueron los pitidos de los coches por el tráfico que abunda en la zona y se fueron las personas.

En una nueva normalidad que permite ver cajones de estacionamiento vacíos, que hace ver a las tiendas abandonadas, y que sólo permite apreciar a los vendedores o quienes se dedican a la atención al cliente y entre calles solitarias que son aprovechadas por los clásicos patinadores de la zona.

Así es como después de seis meses de pandemia las grandes marcas y los pequeños comerciantes se enfrentan y disputan una de las avenidas más prestigiosas de la Ciudad de México.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer


La pandemia por coronavirus no hizo distinciones entre clases sociales ni niveles socioeconómicos. Atacó por igual a las grandes marcas en golbales como a los comercios más humildes de México. Sin embargo, ambos están de vuelta y seguirán disputándose las calles, aun las más exclusivas.

Cumpliendo con las medidas restrictivas, las grandes marcas siguen aquí. Aquellos aparadores con vestimentas y artículos de lujo siguen ahí. Encendidos, ofertando las tendencias más actuales de la moda y el glamour. Aquel esplendor y lujo digno de una película de James Bond, aquél que sólo el Diablo podría vestir.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Hugo Boss no se fue, incluso abrió su tienda online exclusiva para los mexicanos. Cartier tampoco, renovó su sede en Polanco y también se unió al ecommerce. Gucci igual se aferró a México y abrió otra tienda en el complejo Artz Pedregal, donde comparte espacio con otras marcas como Prada, Dior y Fendi. De esto se dio fe en redes sociales, mientras en sus mostradores el silencio abundaba por parte de su personal.

Como éstas, las demás marcas que conviven en una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México, Polanco, se mantienen a flote en el mercado mexicano. Esas que todos pueden observar al transitar la avenida Presidente Masaryk, pero que sólo pocos pueden presumir.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Porque no cualquier mexicano acude a esta avenida para comprarse un reloj Rolex, una cartera Ferragamo, mientras espera los ajustes de su traje Hugo Boss o Massimo Dutti. De su vestido Dolce & Gabbana o Louis Vuitton.

No, la gran mayoría de los mexicanos tampoco se preocupa por salir de una de las más exclusivas zonas de la capital con un Tesla, con la más alta tecnología o un coche Infinity, la gama de lujo de Nissan, que también rompió récord de ventas por años consecutivos con uno de los vehículos más baratos del mercado: el Tsuru.

➡️ Apoyarán a comerciantes del Centro Histórico

A ellos tampoco les preocupa si el parquímetro donde estacionaron su vehículo cuenta con suficiente tiempo o abono para evitar que se lo lleve una grúa. A ellos les preocupa que la señora que vende gomitas y dulces en la esquina de Masaryk y Arquímides se haya puesto, pues si no con qué acompañará su camino a la oficina después del ajetreo al interior del Sistema de Transporte Colectivo Metro, donde literal tuvo que codearse con otros tantos.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Esos mexicanos están pendientes del regreso de la señora de los tamales por la mañana, del café por la tarde o del pan por las noches. Ellos recuerdan su ubicación porque tal vez su trabajo, en uno de los más prestigiosos corporativos de la zona, no les permite darse el lujo de ir a comer un corte fino en el restaurante Sonora Grill o el Cambalache. Al menos no diario, ni cada fin de semana.

Para ellos hay otros tantos. Aquellos que no los defraudan día a día. Sí, todos aquellos que no lucen sus productos en grandes aparadores. Esos que muestran sus productos en un carrito, en una carreta o que están montados en paredes de metal que delimitan un pequeño local sobre cuatro patas.

➡️ Pandemia pone en pausa un millón de posibles fotocívicas

Algunos, la gran mayoría, en el sector informal. Otros, arrastrando sus comercios de un lado a otro, como nómadas. Algunos más sorteando la contingencia sanitaria, pero también la ley. Muchos, de regreso. Otros, nunca se fueron, aun con las medidas restrictivas.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Estos son pequeños tenderos que venden a los transeúntes agua, refresco, dulces, papas y otros productos como cigarros sueltos. Son también carretas con dulces, gomitas, cacahuates y diversas golosinas.

Son adultos, jóvenes y hasta niños que venden sus productos en tan sólo 10 pesos, que venden fruta fresca. También son aquellos que se adaptan a la realidad, a sus necesidades. Ahora también son mexicanos que venden cubrebocas, desde los más básicos, hasta los más complejos, desde los de colores lisos, hasta los que tienen diseños, estampados, desde el triple capa hasta el que ya cuenta con careta integrada.

➡️ Reabren verificentros de CDMX bajo estrictas medidas sanitarias

Todos ellos regresaron y seguirán a las afueras. Ahí en la calle. A ras de suelo. Sin lujos ni marcas. Compitiendo contra los grandes restaurantes, contra las grandes compañías.

Así, la realidad alcanzó a una de las zonas más exclusivas. Así, la pandemia volvió a relucir las grandes brechas, permitiendo compartir la misma acera a dos esferas completamente opuestas que buscan obtener ganancias de los bolsillos de los capitalinos.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Esta vez, en una nueva normalidad, donde se fue el ruido, se fueron los pitidos de los coches por el tráfico que abunda en la zona y se fueron las personas.

En una nueva normalidad que permite ver cajones de estacionamiento vacíos, que hace ver a las tiendas abandonadas, y que sólo permite apreciar a los vendedores o quienes se dedican a la atención al cliente y entre calles solitarias que son aprovechadas por los clásicos patinadores de la zona.

Así es como después de seis meses de pandemia las grandes marcas y los pequeños comerciantes se enfrentan y disputan una de las avenidas más prestigiosas de la Ciudad de México.

Foto: Adrián Vázquez | El Sol de México

Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer


Sociedad

Los LeBarón exigen tener autogobierno

Presentaron ante el Cabildo de Galeana, Chihuahua, una propuesta para que la comunidad tenga sus propias autoridades y jueces

Sociedad

Alerta la SIP por ataque del narco a la prensa

El organismo criticó que el presidente López Obrador no cesa en sus descalificaciones contra medios informativos

Política

Morena gobierna en ciudades con miedo

En México, 64.5 por ciento de la población de 18 años y más considera que es inseguro vivir en su ciudad

Finanzas

Economía creció 5% en septiembre: Inegi

El Inegi resaltó que el impulso de la economía provino de las actividades terciarias, que están ligadas al comercio, turismo o servicios

Celebridades

Muere Chris Ayers, la voz de Freezer en Dragon Ball Super

Una enfermedad pulmonar crónica que padecía sería la causa del fallecimiento del actor de doblaje

Mundo

Austria exigirá certificado de vacunación para ingresar al trabajo

Entre el 1 y el 14 de noviembre se establece un periodo de transición en el que todos aquellos trabajadores que carezcan de un certificado Covid-19 deberán usar una mascarilla FFP2 en todo momento

Política

Diputados se enfrascan en jaloneos, manotazos e insultos por miscelánea fiscal

Debido al enfrentamiento, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez, decretó un receso en la sesión

Salud

OMS pide disminuir consumo de alcohol para reducir cáncer de mama

El riesgo de cáncer de mama aumenta con cada unidad de alcohol diario