/ viernes 11 de septiembre de 2020

En el caso de Peña, Juárez aplicaría la Ley: Francisco Martín Moreno

Ahí está Maximiliano, dice el autor de más de 30 novelas históricas para quien el verdadero Padre de la Patria es Juárez, el gran defensor de las instituciones de la República que en nada se parece a López Obrador

Francisco Martín Moreno habla con la misma furia y pasión del México de ayer y del de hoy. Al otro lado del teléfono se le escucha eufórico cuando se refiere a la Independencia, la Reforma, y particularmente a Juárez, “que nada tiene que ver con López Obrador”, la Revolución Mexicana, el fracaso histórico de la educación... y sí, también irritado cuando se refiere a la cuatroté, pero sobre todo a la catástrofe económica, el luto y el hambre que, afirma, ha dejado el mal manejo del Gobierno sobre la pandemia. No es optimista, dice, es imposible serlo.

Desde su novela histórica México Negro (1986), que invita a seguir la ruta del dinero que financió la Revolución Mexicana, el autor ha dedicado buena parte de su producción literaria a indagar en pasajes poco conocidos del pasado mexicano con un resultado que, cuando menos, provoca enojos. Y esa es la intención: “Un día que no me gano un enemigo es un día perdido...”, dice su biografía.

Su trabajo incluye títulos como México mutilado,la raza maldita (2004), que escarba en el trauma provocado por la derrota frente a Estados Unidos en la guerra de 1846. En México acribillado (2008), descubre a partir de una nota periodística publicada en primera plana en 1947, la verdad oculta detrás del asesinato de Álvaro Obregón en 1928: el presidente electo fue asesinado de 19 balazos y no de cinco impactos, como dice la historia oficial.

➡️ ¿Qué es la consulta popular?

Esta serie de Francisco Martín Moreno incluye otros títulos como México ante Dios (2006), México engañado (2015), México esclavizado (2018), El naufragio de México (2019) y más recientemente, Ladrón de esperanzas (2019) y Cuando México perdió la esperanza ( 2020). Ambas novelas, de ficción en tiempo presente, publicadas en plena cuatroté y que, en el primer caso, plantea el pacto de impunidad entre Antonio M. Lugo Olea, AMLO, y Ernesto Pasos Narro para allanar el camino del primero a la Presidencia; y en el segundo, el desencanto de los primeros 19 meses de la cuatroté.

Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

- ¿Acaso no hay material para escribir una novela con una visión más optimista del país?

-Tal vez sí, habría que pensarlo, pero la realidad es que si ves la evolución democrática de México verás que nunca hemos podido tener democracia y nunca hemos tenido Estado de derecho.

En todo el siglo XIX no hubo manera de tener una democracia. Me refiero al periodo después de la Independencia, quizá algún tiempo cuando la Restauración de la República (que inicia en julio de 1867, cuando Benito Juárez regresa a la capital de México tras la derrota del emperador Maximiliano, y termina con el triunfo de la Revolución de Tuxtepec, que dirigió Porfirio Díaz en 1876), aunque también tendría sus cuestionamientos. Después viene la dictadura de Porfirio Díaz, cuál democracia, cuál Estado de derecho... En el siglo XX tenemos la Revolución Mexicana, la diarquía Obregón-Calles perversa y retrógrada y después tenemos la dictadura perfecta. En todo el siglo XX, tampoco tuvimos democracia, y tampoco Estado de derecho y entonces llega la impunidad, el robo, el desorden, el caos.

Mientras México no tenga Estado de derecho no puedo ser optimista. Cómo puedo ser optimista cuando veo ahora que lo que hemos logrado construir en los últimos 30 años, llámese el INE, la CNDH, todos los organismos autónomos los está destruyendo López Obrador porque dice que por ahí se fugaba el dinero público. ¿Cómo no van a servir para nada? Es el patrimonio que heredamos de nuestros padres, debemos cuidarlo.

¿Cómo ser optimista? Imposible cuando llegan al poder personas para tratar de gobernar este país con recetas sacadas del bote de la basura de la historia económica de México. A lo mejor un día voy a escribir, no sé: Santa Claus y López Obrador, a lo mejor un día me animo a hacer eso.

Ilustración: Alejandro Oyervides

- Los dos últimos títulos de sus libros hablan de esperanza, ¿cuál es esa esperanza?

- Esa esperanza nace de cuando López Obrador llega al poder diciendo que van a faltar cárceles para encerrar a la mafia del poder, pero después dice que la va a perdonar. ¿Quién de la mafia del poder está en la cárcel? Ni siquiera Lozoya. Es un gran embuste. A todos nos gustó porque era una maravilla de promesa, pero ahí comenzó la desesperanza.

En la campaña hubo promesas altamente seductoras: ‘Primero los pobres’, en un país donde 50-60 millones están en la pobreza a quién no le va a gustar. Pero nada más en este año la cifra va a crecer en 16 millones de pobres. Es una traición a las promesas de campaña, por eso le puse a mi novela Cuando México perdió la esperanza (…) 2019 fue una catástrofe económica y ahora decrecimos en este segundo trimestre 20 por ciento. Nunca habíamos visto cifras así en la historia económica de México y el Presidente se niega a rescatar a las empresas, y no hablo de los monstruos empresariales, pero si 80 por ciento del empleo lo crean la pequeñas y medianas empresas a esas son a las que hay que rescatar. La quiebra masiva va a significar el desempleo masivo y esa es una de las promesas incumplidas de campaña.

Francisco Martín Moreno expresa su irritación. Enumera las medidas adoptadas por la cuatroté y de memoria cita cifras que ilustran el daño que le están causando al país: la cancelación del aeropuerto internacional de Texcoco, y la pérdida de al menos 80 mil millones de dólares; el cierre de ProMéxico y del Consejo de Promoción Turística, que reportó a México 192 mil millones de pesos... y advierte: “Vamos a perder la paciencia de la gente”.


- El Presidente dice que el pueblo lo apoya...

- En un país con 60 por ciento de las personas en pobreza y sin formación académica, porque la educación en México fracasó catastróficamente, no sólo en este sexenio, sino históricamente, es fácil convencerlos.


- Pero, ¿quién es el “pueblo”?

- Para los dictadores como López Obrador es un fantasma que nunca ha existido más que en su imaginación, por eso se atreven a tomar decisiones en su nombre, pero cuando el pueblo, verdaderamente el pueblo, se enoja, entonces nos matamos entre nosotros, como sucedió en la Revolución, donde hubo un millón de muertos.

Recuerda el Archivo Casasola, esas fotografías en las que se observa de las líneas de telégrafos y de electricidad, sobre las vías del ferrocarril, gente colgada, creando un horizonte macabro y siniestro. Cuando el pueblo se enoja, cuidado...

Foto: Roberto Hernández | El Sol de México


- Este “pueblo” del que se habla tiene algo que ver con ciudadanía, sociedad...

- Nada. Y es eso que se generan tantas divisiones, porque cuando el ciudadano ilustrado reacciona y refuta una decisión que supuestamente tiene una inspiración “popular” le llaman “conservador, troglodita, fifí, rufián”. Cuando discutes una decisión del ser supremo político que interpreta la voluntad popular, la reacción es que te acusan de conservador. El ciudadano informado, que entiende el concepto de la República no puede estar de acuerdo con estas decisiones ilícitas, en donde alguien se erige como intérprete de la voluntad popular sin serlo.

➡️ En debate | Juicio a expresidentes


- ¿El “pueblo” es sabio o se equivoca también?

En ocasiones ha sido sabio, por ejemplo, cuando la Guerra de Reforma, en la Independencia, en la Revolución, pero la educación en México falló. Cuando llega Iturbide al poder 98 por ciento de los mexicanos no sabía ni leer ni escribir, era un país analfabeto porque durante el Virreinato los curas se dedicaron a amasar grandes fortunas y a educar a los hijos de los criollos y abandonaron a las masas, al pueblo en general. Cuando finalmente logramos derrocar a Porfirio Díaz en 1911, 85 por ciento de los mexicanos no sabía ni leer ni escribir. Estoy hablando de hace un siglo, ahora muchos saben leer y escribir, pero son analfabetas funcionales. ¿En qué descansa la sabiduría? En la ilustración, en el conocimiento, y claro está, también en las emociones, sí, también cuentan, pero creo que la sabiduría descansa en la ilustración y en nuestro país, lamentablemente la ilustración brilla por su ausencia. ¿Qué es lo que sigue? Que un tirano lucre con las emociones de la gente, y las emociones, por definición, son irracionales.

¿Cómo va a acabar la cuatroté? No por la sabiduría del pueblo, se va a acabar por el dolor del pueblo, porque el hambre va a entrar por la ventana de los hogares mexicanos de una manera trágica, porque vamos a acabar con 95 millones de pobres en 2024. ¿Qué va a pasar?, no es que el pueblo sea sabio, es que el pueblo tiene hambre y un pueblo hambriento es capaz de lo que sea.


-¿Este pueblo enojado puede terminar como en la Revolución?


- Por supuesto que sí. Seneca, el filósofo romano preguntaba “¿qué hace un pueblo antes de morirse de hambre?” Y cada día, en el seno de las familias mexicanas se incuba una nueva tragedia. Sí creo que, en algún momento, con la gente desesperada, sin empleo y sin ingresos, claro que pueden empezarse a ver brotes violentos (...) la desesperación nos puede llevar a una convulsión social de proporciones inimaginables.

Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

- “Quiero pasar a la historia como Benito Juárez”, así se expresó el Presidente desde su campaña y habla repetidamente de este personaje como una fuente de inspiración para la Cuarta Transformación. ¿Qué piensa?


- Él quiere que lo contemplen como a Benito Juárez, o con una mezcla de Benito Juárez con Madero, o una mezcla de Juárez y Cárdenas, pero está lucrando con la ignorancia popular. ¿Te imaginas a un Juárez que rompió relaciones con el Vaticano? ¿Te imaginas pidiéndole ayuda al Papa, como lo hizo López Obrador cuando le pidió que lo ayudara para combatir la delincuencia en México? Todas las medidas que ha tomado López Obrador están reñidas con el juarismo. Lo que hizo Juárez en materia de conectividad fue maravilloso, porque él inicia el ferrocarril de Veracruz a México, él impulsa la conectividad, ¿y qué hace López Obrador? Acaba con la conectividad. ¿Qué hizo Juárez? Como abogado era un defensor del Estado de derecho, de la separación de los poderes de la Federación, ¿Qué ha hecho López Obrador? Tratar de dominar y sobornar al Poder Judicial de la Federación. Juárez jamás se lo hubiera permitido como abogado y como respetuoso de las instituciones de la República. ¿Te puedes imaginar a un Benito Juárez gritando: 'Váyanse al diablo con las instituciones de la República'? No, fue el gran defensor de las instituciones de la República. Cuando mandó fusilar a Maximiliano ya lo había enjuiciado, cumplió con ese requisito. El gran defensor de las instituciones de la República se llama Benito Juárez, él es el Padre de la Patria.

Él dice yo soy Juárez, pero ¿cómo vas a ser Juárez? No te pareces absolutamente en nada. Cuando era gobernador de Oaxaca ve el esfuerzo que hizo en materia educativa y cómo López Obrador acabó con una reforma educativa que sí, tenía errores, pero buscaba que los maestros se capacitaran.


- ¿Si en este momento gobernara Juárez enjuiciaría a Peña Nieto?

Es inescapable enjuiciar a Peña Nieto. Fue un gobierno de bandidos, eso sí, no destruyó la economía, tuvimos un crecimiento muy pequeñito, magro, ni hablar, así fue, dos por ciento, pero la economía estaba funcionando. Que hay que enjuiciarlo por ladrón a él y a muchos, claro que sí, pero no los van a enjuiciar porque hay un pacto de impunidad que suscribieron Videgaray, Peña Nieto y López Obrador a cambio de que le pavimentaran el camino a la Presidencia de la República. Claro que no va a tocar a Videgaray ni a Peña Nieto, y eso se llama no respetar la Ley. Claro que Juárez sí aplicaría la Ley y lo vimos con Maximiliano.

Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

➡️ Juicio a expresidentes antes del 15 de septiembre: AMLO

Lo primero que debió hacer López Obrador es crear un fiscal general autónomo, como ocurrió en Perú, donde ya metieron a cuatro expresidentes a la cárcel; en Brasil y Guatemala, lo mismo. Y nosotros tenemos un fiscal a modo. ¿A dónde vamos? A ningún lado, ¿dónde está el Estado de derecho? En ningún lado. Volvimos al país de un solo hombre, y siempre hemos tratado de superar esto, desde los aztecas teníamos un tlatoani, y el Imperio Azteca se conducía de acuerdo con su voluntad. Después el Virreinato, que se regía de acuerdo con los estados de ánimo del virrey. Luego tuvimos caudillos, caciques, jefes máximos, presidentes de la República de la dictadura perfecta, siempre de acuerdo con los estados ánimo de alguien y nunca de acuerdo con la Ley.

Martín Moreno cierra la entrevista así, con la misma intensidad del principio. Pero avisa que viene un nuevo libro, La felicidad de la inconsciencia, el año que entra, quizá “después de que México recupere la Cámara de Diputados y se ponga orden en este país”.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Francisco Martín Moreno habla con la misma furia y pasión del México de ayer y del de hoy. Al otro lado del teléfono se le escucha eufórico cuando se refiere a la Independencia, la Reforma, y particularmente a Juárez, “que nada tiene que ver con López Obrador”, la Revolución Mexicana, el fracaso histórico de la educación... y sí, también irritado cuando se refiere a la cuatroté, pero sobre todo a la catástrofe económica, el luto y el hambre que, afirma, ha dejado el mal manejo del Gobierno sobre la pandemia. No es optimista, dice, es imposible serlo.

Desde su novela histórica México Negro (1986), que invita a seguir la ruta del dinero que financió la Revolución Mexicana, el autor ha dedicado buena parte de su producción literaria a indagar en pasajes poco conocidos del pasado mexicano con un resultado que, cuando menos, provoca enojos. Y esa es la intención: “Un día que no me gano un enemigo es un día perdido...”, dice su biografía.

Su trabajo incluye títulos como México mutilado,la raza maldita (2004), que escarba en el trauma provocado por la derrota frente a Estados Unidos en la guerra de 1846. En México acribillado (2008), descubre a partir de una nota periodística publicada en primera plana en 1947, la verdad oculta detrás del asesinato de Álvaro Obregón en 1928: el presidente electo fue asesinado de 19 balazos y no de cinco impactos, como dice la historia oficial.

➡️ ¿Qué es la consulta popular?

Esta serie de Francisco Martín Moreno incluye otros títulos como México ante Dios (2006), México engañado (2015), México esclavizado (2018), El naufragio de México (2019) y más recientemente, Ladrón de esperanzas (2019) y Cuando México perdió la esperanza ( 2020). Ambas novelas, de ficción en tiempo presente, publicadas en plena cuatroté y que, en el primer caso, plantea el pacto de impunidad entre Antonio M. Lugo Olea, AMLO, y Ernesto Pasos Narro para allanar el camino del primero a la Presidencia; y en el segundo, el desencanto de los primeros 19 meses de la cuatroté.

Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

- ¿Acaso no hay material para escribir una novela con una visión más optimista del país?

-Tal vez sí, habría que pensarlo, pero la realidad es que si ves la evolución democrática de México verás que nunca hemos podido tener democracia y nunca hemos tenido Estado de derecho.

En todo el siglo XIX no hubo manera de tener una democracia. Me refiero al periodo después de la Independencia, quizá algún tiempo cuando la Restauración de la República (que inicia en julio de 1867, cuando Benito Juárez regresa a la capital de México tras la derrota del emperador Maximiliano, y termina con el triunfo de la Revolución de Tuxtepec, que dirigió Porfirio Díaz en 1876), aunque también tendría sus cuestionamientos. Después viene la dictadura de Porfirio Díaz, cuál democracia, cuál Estado de derecho... En el siglo XX tenemos la Revolución Mexicana, la diarquía Obregón-Calles perversa y retrógrada y después tenemos la dictadura perfecta. En todo el siglo XX, tampoco tuvimos democracia, y tampoco Estado de derecho y entonces llega la impunidad, el robo, el desorden, el caos.

Mientras México no tenga Estado de derecho no puedo ser optimista. Cómo puedo ser optimista cuando veo ahora que lo que hemos logrado construir en los últimos 30 años, llámese el INE, la CNDH, todos los organismos autónomos los está destruyendo López Obrador porque dice que por ahí se fugaba el dinero público. ¿Cómo no van a servir para nada? Es el patrimonio que heredamos de nuestros padres, debemos cuidarlo.

¿Cómo ser optimista? Imposible cuando llegan al poder personas para tratar de gobernar este país con recetas sacadas del bote de la basura de la historia económica de México. A lo mejor un día voy a escribir, no sé: Santa Claus y López Obrador, a lo mejor un día me animo a hacer eso.

Ilustración: Alejandro Oyervides

- Los dos últimos títulos de sus libros hablan de esperanza, ¿cuál es esa esperanza?

- Esa esperanza nace de cuando López Obrador llega al poder diciendo que van a faltar cárceles para encerrar a la mafia del poder, pero después dice que la va a perdonar. ¿Quién de la mafia del poder está en la cárcel? Ni siquiera Lozoya. Es un gran embuste. A todos nos gustó porque era una maravilla de promesa, pero ahí comenzó la desesperanza.

En la campaña hubo promesas altamente seductoras: ‘Primero los pobres’, en un país donde 50-60 millones están en la pobreza a quién no le va a gustar. Pero nada más en este año la cifra va a crecer en 16 millones de pobres. Es una traición a las promesas de campaña, por eso le puse a mi novela Cuando México perdió la esperanza (…) 2019 fue una catástrofe económica y ahora decrecimos en este segundo trimestre 20 por ciento. Nunca habíamos visto cifras así en la historia económica de México y el Presidente se niega a rescatar a las empresas, y no hablo de los monstruos empresariales, pero si 80 por ciento del empleo lo crean la pequeñas y medianas empresas a esas son a las que hay que rescatar. La quiebra masiva va a significar el desempleo masivo y esa es una de las promesas incumplidas de campaña.

Francisco Martín Moreno expresa su irritación. Enumera las medidas adoptadas por la cuatroté y de memoria cita cifras que ilustran el daño que le están causando al país: la cancelación del aeropuerto internacional de Texcoco, y la pérdida de al menos 80 mil millones de dólares; el cierre de ProMéxico y del Consejo de Promoción Turística, que reportó a México 192 mil millones de pesos... y advierte: “Vamos a perder la paciencia de la gente”.


- El Presidente dice que el pueblo lo apoya...

- En un país con 60 por ciento de las personas en pobreza y sin formación académica, porque la educación en México fracasó catastróficamente, no sólo en este sexenio, sino históricamente, es fácil convencerlos.


- Pero, ¿quién es el “pueblo”?

- Para los dictadores como López Obrador es un fantasma que nunca ha existido más que en su imaginación, por eso se atreven a tomar decisiones en su nombre, pero cuando el pueblo, verdaderamente el pueblo, se enoja, entonces nos matamos entre nosotros, como sucedió en la Revolución, donde hubo un millón de muertos.

Recuerda el Archivo Casasola, esas fotografías en las que se observa de las líneas de telégrafos y de electricidad, sobre las vías del ferrocarril, gente colgada, creando un horizonte macabro y siniestro. Cuando el pueblo se enoja, cuidado...

Foto: Roberto Hernández | El Sol de México


- Este “pueblo” del que se habla tiene algo que ver con ciudadanía, sociedad...

- Nada. Y es eso que se generan tantas divisiones, porque cuando el ciudadano ilustrado reacciona y refuta una decisión que supuestamente tiene una inspiración “popular” le llaman “conservador, troglodita, fifí, rufián”. Cuando discutes una decisión del ser supremo político que interpreta la voluntad popular, la reacción es que te acusan de conservador. El ciudadano informado, que entiende el concepto de la República no puede estar de acuerdo con estas decisiones ilícitas, en donde alguien se erige como intérprete de la voluntad popular sin serlo.

➡️ En debate | Juicio a expresidentes


- ¿El “pueblo” es sabio o se equivoca también?

En ocasiones ha sido sabio, por ejemplo, cuando la Guerra de Reforma, en la Independencia, en la Revolución, pero la educación en México falló. Cuando llega Iturbide al poder 98 por ciento de los mexicanos no sabía ni leer ni escribir, era un país analfabeto porque durante el Virreinato los curas se dedicaron a amasar grandes fortunas y a educar a los hijos de los criollos y abandonaron a las masas, al pueblo en general. Cuando finalmente logramos derrocar a Porfirio Díaz en 1911, 85 por ciento de los mexicanos no sabía ni leer ni escribir. Estoy hablando de hace un siglo, ahora muchos saben leer y escribir, pero son analfabetas funcionales. ¿En qué descansa la sabiduría? En la ilustración, en el conocimiento, y claro está, también en las emociones, sí, también cuentan, pero creo que la sabiduría descansa en la ilustración y en nuestro país, lamentablemente la ilustración brilla por su ausencia. ¿Qué es lo que sigue? Que un tirano lucre con las emociones de la gente, y las emociones, por definición, son irracionales.

¿Cómo va a acabar la cuatroté? No por la sabiduría del pueblo, se va a acabar por el dolor del pueblo, porque el hambre va a entrar por la ventana de los hogares mexicanos de una manera trágica, porque vamos a acabar con 95 millones de pobres en 2024. ¿Qué va a pasar?, no es que el pueblo sea sabio, es que el pueblo tiene hambre y un pueblo hambriento es capaz de lo que sea.


-¿Este pueblo enojado puede terminar como en la Revolución?


- Por supuesto que sí. Seneca, el filósofo romano preguntaba “¿qué hace un pueblo antes de morirse de hambre?” Y cada día, en el seno de las familias mexicanas se incuba una nueva tragedia. Sí creo que, en algún momento, con la gente desesperada, sin empleo y sin ingresos, claro que pueden empezarse a ver brotes violentos (...) la desesperación nos puede llevar a una convulsión social de proporciones inimaginables.

Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

- “Quiero pasar a la historia como Benito Juárez”, así se expresó el Presidente desde su campaña y habla repetidamente de este personaje como una fuente de inspiración para la Cuarta Transformación. ¿Qué piensa?


- Él quiere que lo contemplen como a Benito Juárez, o con una mezcla de Benito Juárez con Madero, o una mezcla de Juárez y Cárdenas, pero está lucrando con la ignorancia popular. ¿Te imaginas a un Juárez que rompió relaciones con el Vaticano? ¿Te imaginas pidiéndole ayuda al Papa, como lo hizo López Obrador cuando le pidió que lo ayudara para combatir la delincuencia en México? Todas las medidas que ha tomado López Obrador están reñidas con el juarismo. Lo que hizo Juárez en materia de conectividad fue maravilloso, porque él inicia el ferrocarril de Veracruz a México, él impulsa la conectividad, ¿y qué hace López Obrador? Acaba con la conectividad. ¿Qué hizo Juárez? Como abogado era un defensor del Estado de derecho, de la separación de los poderes de la Federación, ¿Qué ha hecho López Obrador? Tratar de dominar y sobornar al Poder Judicial de la Federación. Juárez jamás se lo hubiera permitido como abogado y como respetuoso de las instituciones de la República. ¿Te puedes imaginar a un Benito Juárez gritando: 'Váyanse al diablo con las instituciones de la República'? No, fue el gran defensor de las instituciones de la República. Cuando mandó fusilar a Maximiliano ya lo había enjuiciado, cumplió con ese requisito. El gran defensor de las instituciones de la República se llama Benito Juárez, él es el Padre de la Patria.

Él dice yo soy Juárez, pero ¿cómo vas a ser Juárez? No te pareces absolutamente en nada. Cuando era gobernador de Oaxaca ve el esfuerzo que hizo en materia educativa y cómo López Obrador acabó con una reforma educativa que sí, tenía errores, pero buscaba que los maestros se capacitaran.


- ¿Si en este momento gobernara Juárez enjuiciaría a Peña Nieto?

Es inescapable enjuiciar a Peña Nieto. Fue un gobierno de bandidos, eso sí, no destruyó la economía, tuvimos un crecimiento muy pequeñito, magro, ni hablar, así fue, dos por ciento, pero la economía estaba funcionando. Que hay que enjuiciarlo por ladrón a él y a muchos, claro que sí, pero no los van a enjuiciar porque hay un pacto de impunidad que suscribieron Videgaray, Peña Nieto y López Obrador a cambio de que le pavimentaran el camino a la Presidencia de la República. Claro que no va a tocar a Videgaray ni a Peña Nieto, y eso se llama no respetar la Ley. Claro que Juárez sí aplicaría la Ley y lo vimos con Maximiliano.

Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

➡️ Juicio a expresidentes antes del 15 de septiembre: AMLO

Lo primero que debió hacer López Obrador es crear un fiscal general autónomo, como ocurrió en Perú, donde ya metieron a cuatro expresidentes a la cárcel; en Brasil y Guatemala, lo mismo. Y nosotros tenemos un fiscal a modo. ¿A dónde vamos? A ningún lado, ¿dónde está el Estado de derecho? En ningún lado. Volvimos al país de un solo hombre, y siempre hemos tratado de superar esto, desde los aztecas teníamos un tlatoani, y el Imperio Azteca se conducía de acuerdo con su voluntad. Después el Virreinato, que se regía de acuerdo con los estados de ánimo del virrey. Luego tuvimos caudillos, caciques, jefes máximos, presidentes de la República de la dictadura perfecta, siempre de acuerdo con los estados ánimo de alguien y nunca de acuerdo con la Ley.

Martín Moreno cierra la entrevista así, con la misma intensidad del principio. Pero avisa que viene un nuevo libro, La felicidad de la inconsciencia, el año que entra, quizá “después de que México recupere la Cámara de Diputados y se ponga orden en este país”.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Mundo

Abogados de 'El Chapo' Guzmán buscan revocación de condena por irregularidades

Los abogados del Capo indicaron que muchas de las pruebas presentadas en su contra son inválidas

Finanzas

Gas Bienestar inicia pruebas en Azcapotzalco

Gas Bienestar amplió su ruta y llegó a la alcaldía Azcapotzalco de la Ciudad de México

CDMX

Exfuncionarios del Metro comparecen ante el tribunal por el desplome de L12

Se espera la comparecencia de 10 exfuncionarios relacionados con este asunto y de sus representantes legales

Política

Santiago Creel responde al “ay nanita” de AMLO

El diputado federal aclaró que el reto que lanzó la semana pasada al presidente para que asista a sus clases de derecho constitucional en la UNAM, “era una invitación amable”

Finanzas

Gas Bienestar inicia pruebas en Azcapotzalco

Gas Bienestar amplió su ruta y llegó a la alcaldía Azcapotzalco de la Ciudad de México

Finanzas

STPS ya no intervendrá en registro de sindicatos

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social dejará de decidir sobre el registro de organizaciones sindicales

Política

Familiares de exsecretario de Gobierno, cobraban millones con empresas favoritas: Samuel García

El Gobernador de Nuevo León acusó ante la Fiscalía del Estado a los sobrinos de Manuel González

Mundo

Abogados de 'El Chapo' Guzmán buscan revocación de condena por irregularidades

Los abogados del Capo indicaron que muchas de las pruebas presentadas en su contra son inválidas

Finanzas

Deacero pide primera revisión por panel del T-MEC por impuestos a varilla de acero

La empresa Deacero presentó su solicitud bajo el T-MEC luego de que el Departamento de Comercio de EU decidiera imponer derechos antidumping