/ viernes 13 de noviembre de 2020

Pie de Nota | Los demócratas y los 72 millones

La bala pasó cerca. Por un pelo, el Partido Demócrata de los Estados Unidos logró ganar legítimamente la Casa Blanca


La bala pasó cerca. Por un pelo, el Partido Demócrata de los EU logró ganar legítimamente la Casa Blanca mientras perdió escaños en la Casa de Representantes y continúa peleándose la mayoría en el Senado.

Tomando en cuenta contra quien estaban compitiendo, los resultados más que patéticos son preocupantes.

➡️ Biden convierte a Georgia en estado demócrata después de 28 años

Una economía destruida, un manejo de la pandemia entre los peores del mundo y un gobierno impresentable como el de Donald Trump no le fueron suficientes a los demócratas para obtener una victoria aplastante.

Foto: Reuters

Al momento se le adjudican a Trump 72 millones de votos obtenidos en la elección presidencial 2020. Cuatro años antes habían sido 62 millones.

Es decir, no sólo hubo decenas de millones de estadounidenses que se les ofreció una alternativa a Donald Trump y eligieron, en cambio, tenerlo otros cuatro años, sino que también hubieron otros tantos millones de personas que no votaron por él en 2016, lo vieron desempeñarse, y han decidido regalarle otra presidencia.

No alcanza la cabeza para darle su justa dimensión a esta aritmética.

Foto: AFP

Si el Trumpcountry fuera eso, un país, sería el número 18 en el mundo en cuanto a población. Habría 216 países con menos población que este país hasta ahora imaginario. Hay más trumpistas que gente en Francia, maldita sea.

Y para alarma nuestra los tenemos al lado.

➡️ En debate | ¿Trump debe reconocer su derrota?

Sería un error tildar a la totalidad de estos 72 millones de trumpistas como locos, racistas, degenerados o distraídos.

Foto: AFP

Buena parte de ellos, si no la mayoría, me atrevería a apuntar que son decepcionados de la democracia y las instituciones las cuales durante décadas los EU presumieron y trataron por la fuerza, coerción o influencia exportar hacia otras naciones.

Trump no creó a estos 72 millones, sino que sólo representó para ellos una avenida para ser escuchados. Votar por él fue votar contra el sistema y sus partidos.

Toca ahora a los demócratas agachar la cabeza y aceptar que millones de personas en el país si no los detestan no les creen a sus promesas.

Foto: AFP

Dicho esto, es necesaria una labor estructural de convencimiento y desprogramación entre el electorado trumpista.

➡️ Elecciones EU 2020: Biden gana elección presidencial en EU y Trump alega fraude

Esto cruza por acciones concretas en beneficio del hombre común en EU como la generación de empleo, su verdadera integración a la política de partidos, el acceso a protección social y la recuperación de una identidad unificada de lo que es ser estadounidense independientemente del origen y creencias.

Si tomamos su discurso de victoria en el que llamó a la unidad nacional, Biden parece comprender todo esto.

Foto: AFP

Como referimos en este espacio, el trumpismo ha sido la alcantarilla por la cual las fuerzas más regresivas y autoritarias de EU reptaron hacia la gran política institucional. Basta que los demócratas vuelvan a incurrir en los errores de siempre para entregarle a esta caterva los códigos nucleares.

Ya fueron humillados una vez. A la presidencia del "Yes, we can", la de Barack Obama, le siguió la de Donald Trump que le bastó un par de plumazos para borrar buena parte de lo hecho del 2009 al 2016.

Es así que Joe Biden y su partido están una encrucijada vital en su historia. Si pierden el rumbo ahí sí quién sabe qué les (y nos) depare el futuro.

Foto: AFP

El voto antisistémico, cuando es acaparado por las fuerzas del medievo, ya demostró su capacidad para desandar lo avanzado.

➡️ Revés a Trump, autoridades electorales de EU no hallan irregularidades

A pesar de su decadencia, lo que sucede en Estados Unidos aún importa. Desde ahí se decanta a buena parte del mundo el estilo de vida y la forma de hacer política.

En ese sentido, si Estados Unidos fracasa, fracasa el modelo de democracia como lo conocemos. Si esto es bueno o malo a la postre lo veremos.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Puedes leer más del autor aquí ⬇️


La bala pasó cerca. Por un pelo, el Partido Demócrata de los EU logró ganar legítimamente la Casa Blanca mientras perdió escaños en la Casa de Representantes y continúa peleándose la mayoría en el Senado.

Tomando en cuenta contra quien estaban compitiendo, los resultados más que patéticos son preocupantes.

➡️ Biden convierte a Georgia en estado demócrata después de 28 años

Una economía destruida, un manejo de la pandemia entre los peores del mundo y un gobierno impresentable como el de Donald Trump no le fueron suficientes a los demócratas para obtener una victoria aplastante.

Foto: Reuters

Al momento se le adjudican a Trump 72 millones de votos obtenidos en la elección presidencial 2020. Cuatro años antes habían sido 62 millones.

Es decir, no sólo hubo decenas de millones de estadounidenses que se les ofreció una alternativa a Donald Trump y eligieron, en cambio, tenerlo otros cuatro años, sino que también hubieron otros tantos millones de personas que no votaron por él en 2016, lo vieron desempeñarse, y han decidido regalarle otra presidencia.

No alcanza la cabeza para darle su justa dimensión a esta aritmética.

Foto: AFP

Si el Trumpcountry fuera eso, un país, sería el número 18 en el mundo en cuanto a población. Habría 216 países con menos población que este país hasta ahora imaginario. Hay más trumpistas que gente en Francia, maldita sea.

Y para alarma nuestra los tenemos al lado.

➡️ En debate | ¿Trump debe reconocer su derrota?

Sería un error tildar a la totalidad de estos 72 millones de trumpistas como locos, racistas, degenerados o distraídos.

Foto: AFP

Buena parte de ellos, si no la mayoría, me atrevería a apuntar que son decepcionados de la democracia y las instituciones las cuales durante décadas los EU presumieron y trataron por la fuerza, coerción o influencia exportar hacia otras naciones.

Trump no creó a estos 72 millones, sino que sólo representó para ellos una avenida para ser escuchados. Votar por él fue votar contra el sistema y sus partidos.

Toca ahora a los demócratas agachar la cabeza y aceptar que millones de personas en el país si no los detestan no les creen a sus promesas.

Foto: AFP

Dicho esto, es necesaria una labor estructural de convencimiento y desprogramación entre el electorado trumpista.

➡️ Elecciones EU 2020: Biden gana elección presidencial en EU y Trump alega fraude

Esto cruza por acciones concretas en beneficio del hombre común en EU como la generación de empleo, su verdadera integración a la política de partidos, el acceso a protección social y la recuperación de una identidad unificada de lo que es ser estadounidense independientemente del origen y creencias.

Si tomamos su discurso de victoria en el que llamó a la unidad nacional, Biden parece comprender todo esto.

Foto: AFP

Como referimos en este espacio, el trumpismo ha sido la alcantarilla por la cual las fuerzas más regresivas y autoritarias de EU reptaron hacia la gran política institucional. Basta que los demócratas vuelvan a incurrir en los errores de siempre para entregarle a esta caterva los códigos nucleares.

Ya fueron humillados una vez. A la presidencia del "Yes, we can", la de Barack Obama, le siguió la de Donald Trump que le bastó un par de plumazos para borrar buena parte de lo hecho del 2009 al 2016.

Es así que Joe Biden y su partido están una encrucijada vital en su historia. Si pierden el rumbo ahí sí quién sabe qué les (y nos) depare el futuro.

Foto: AFP

El voto antisistémico, cuando es acaparado por las fuerzas del medievo, ya demostró su capacidad para desandar lo avanzado.

➡️ Revés a Trump, autoridades electorales de EU no hallan irregularidades

A pesar de su decadencia, lo que sucede en Estados Unidos aún importa. Desde ahí se decanta a buena parte del mundo el estilo de vida y la forma de hacer política.

En ese sentido, si Estados Unidos fracasa, fracasa el modelo de democracia como lo conocemos. Si esto es bueno o malo a la postre lo veremos.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Puedes leer más del autor aquí ⬇️

México

OMS urge a México a tomarse "muy en serio" la pandemia de Covid

El país está "en mala situación" frente a la pandemia que vio duplicar el número de casos y muertes entre mediados y finales de noviembre: Tedros Adhanom

Mundo

Biden anuncia equipo económico y elige a Yellen para secretaria del Tesoro

De ser confirmada por el Senado, Janet Yellen será la primera mujer en ponerse al frente del Departamento del Tesoro en sus 231 años de historia

Sociedad

Gobierno identifica mil 565 municipios rurales con alto grado de marginación

La Secretaría del Bienestar publico la declaratoria de las zonas de atención prioritaria para el año 2021; Ciudad de México y Estado de México están en la lista

Sociedad

Habrá dos nuevas universidades públicas en Istmo de Tehuantepec

La creación del sistema universitario evitará la migración de jóvenes a través del ofrecimiento de la oferta de carreras para el desarrollo de la región

Sociedad

Nochebuena, la flor que México dio al mundo

Más de 16 millones de plantas de flor de nochebuena ofrecen en esta temporada productores de Morelos, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Puebla y CDMX

CDMX

Modernización de Línea 1 del Metro iniciará en diciembre de 2021

La inversión de modernización ascenderá a 37 mil 374 millones de pesos y se prevé que las obras terminen hasta septiembre de 2022

Futbol

Semifinal de Chivas-León se jugará en el Akron ¡sin aficionados!

El gobierno desestimó la posibilidad de contar con afición en la tribuna para el duelo del miércoles

Sociedad

Por complicaciones de Covid-19, hospitalizan a alcalde de Pénjamo

Juan José García se encuentra bajo observación médica

Sociedad

Fabiola denuncia fraude con recursos de Jóvenes Construyendo el Futuro en Tabasco

La víctima asegura que la inscribieron y le comenzaron a hacer depósitos, para después exigir que devolviera parte del dinero y obligándola a firmar un contrato de Bienestar