/ domingo 11 de septiembre de 2022

Desaparecidos en SLP: lo que sigue ya no es vida

¿Qué pasa con las familias cuando uno de sus integrantes desaparece? El colectivo Voz y Dignidad por los Nuestros coincide: lo que sigue ya no es vida

Las cifras de potosinos desaparecidos “no cuadran” en San Luis Potosí, pues mientras a nivel federal se maneja una estadística de 700 personas no localizadas, a nivel local la Fiscalía General sólo registra un promedio de 100.

Con una diferencia marcada, no hay un registro certero sobre la cantidad de personas desaparecidas en la entidad potosina, el pasado mes de mayo, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, señaló que en San Luis Potosí había 600 personas en dicha condición, y a finales de agosto, el Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense estableció una cifra de 720 desaparecidos, que pudiera coincidir con una actualización entre ambos meses.

Lee también: Una búsqueda amenazada: Ceci Flores tiene que elegir entre su vida o encontrar a sus hijos

Sin embargo, el fiscal general del estado, José Luis Ruiz Contreras, ha señalado en más de una ocasión, que el promedio de personas desaparecidas es de 100, y que se trata de una cifra que varía por día e inclusive por hora, pues así como se localiza a una persona de un momento a otro, pueden desaparecer una o varias más al mismo tiempo; sobre la disparidad con la estadística federal, señaló que pudiera obedecer a que la Secretaría de Gobernación maneja registros de varios años atrás, mientras que los 100 que él refiere son “recientes”.

Pero, ¿qué pasa con las familias cuando uno de sus integrantes desaparece? mujeres adheridas al colectivo Voz y Dignidad por los Nuestros coinciden: lo que sigue, ya no es vida.

En 2012, Emiliano Cuevas de 15 años y su tío Leobardo Castillo desaparecieron en el trayecto de San Luis a Jesús María, en el camino fue localizada la motocicleta en que se trasladaban, pero no encontraron rastro de ellos; su hermana María Guadalupe Cuevas presentó la denuncia en la entonces Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí, pero al salir del Ministerio Público fue amenazada, “fueron varias veces, no una vez, me amenazaron mucho, yo no subía una foto al face por miedo, me decían que si me sentía muy chingoncita me iban a fregar”.

Con 25 años de edad, niños pequeños y embarazada, María Guadalupe tuvo que contenerse y no pudo buscar a Emiliano, hasta que en 2017 ella y una de sus hermanas se unieron al colectivo, y con su apoyo, fueron a “desempolvar” el caso, mismo que sigue sin avances en la Fiscalía. La desaparición de Emiliano generó una ruptura familiar, pues hubo quiénes le recomendaron a María Guadalupe que dejara de buscarlo, “me decían: ya déjalo, ya pasó; ¡¿cómo voy a dejar de buscar a mi hermano?!”.

También afectó de manera importante a su madre, “mi mamá se acabó, se le fue la vida ahí, ya es una adulta mayor y tiene la ilusión… dice: espero encontrarlo para poderme ir”. María Guadalupe reconoce que ella se volvió una madre sobreprotectora, ahora tiene un hijo de 20 años que “no puede salir si no me avisa a dónde va”, y es que señala que después de una experiencia como esta, “ya no vive uno, uno trabaja, camina, sale adelante por los que tiene, pero ya no vive uno igual, vive con el miedo de a qué horas te va a volver a pasar, a qué horas te vuelven a quitar uno”.


Las cifras de potosinos desaparecidos “no cuadran” en San Luis Potosí, pues mientras a nivel federal se maneja una estadística de 700 personas no localizadas, a nivel local la Fiscalía General sólo registra un promedio de 100.

Con una diferencia marcada, no hay un registro certero sobre la cantidad de personas desaparecidas en la entidad potosina, el pasado mes de mayo, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, señaló que en San Luis Potosí había 600 personas en dicha condición, y a finales de agosto, el Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense estableció una cifra de 720 desaparecidos, que pudiera coincidir con una actualización entre ambos meses.

Lee también: Una búsqueda amenazada: Ceci Flores tiene que elegir entre su vida o encontrar a sus hijos

Sin embargo, el fiscal general del estado, José Luis Ruiz Contreras, ha señalado en más de una ocasión, que el promedio de personas desaparecidas es de 100, y que se trata de una cifra que varía por día e inclusive por hora, pues así como se localiza a una persona de un momento a otro, pueden desaparecer una o varias más al mismo tiempo; sobre la disparidad con la estadística federal, señaló que pudiera obedecer a que la Secretaría de Gobernación maneja registros de varios años atrás, mientras que los 100 que él refiere son “recientes”.

Pero, ¿qué pasa con las familias cuando uno de sus integrantes desaparece? mujeres adheridas al colectivo Voz y Dignidad por los Nuestros coinciden: lo que sigue, ya no es vida.

En 2012, Emiliano Cuevas de 15 años y su tío Leobardo Castillo desaparecieron en el trayecto de San Luis a Jesús María, en el camino fue localizada la motocicleta en que se trasladaban, pero no encontraron rastro de ellos; su hermana María Guadalupe Cuevas presentó la denuncia en la entonces Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí, pero al salir del Ministerio Público fue amenazada, “fueron varias veces, no una vez, me amenazaron mucho, yo no subía una foto al face por miedo, me decían que si me sentía muy chingoncita me iban a fregar”.

Con 25 años de edad, niños pequeños y embarazada, María Guadalupe tuvo que contenerse y no pudo buscar a Emiliano, hasta que en 2017 ella y una de sus hermanas se unieron al colectivo, y con su apoyo, fueron a “desempolvar” el caso, mismo que sigue sin avances en la Fiscalía. La desaparición de Emiliano generó una ruptura familiar, pues hubo quiénes le recomendaron a María Guadalupe que dejara de buscarlo, “me decían: ya déjalo, ya pasó; ¡¿cómo voy a dejar de buscar a mi hermano?!”.

También afectó de manera importante a su madre, “mi mamá se acabó, se le fue la vida ahí, ya es una adulta mayor y tiene la ilusión… dice: espero encontrarlo para poderme ir”. María Guadalupe reconoce que ella se volvió una madre sobreprotectora, ahora tiene un hijo de 20 años que “no puede salir si no me avisa a dónde va”, y es que señala que después de una experiencia como esta, “ya no vive uno, uno trabaja, camina, sale adelante por los que tiene, pero ya no vive uno igual, vive con el miedo de a qué horas te va a volver a pasar, a qué horas te vuelven a quitar uno”.


Elecciones 2024

Renuncian 153 candidatas en Zacatecas; IEEZ analiza si el motivo es violencia política de género

A quienes renunciaron como candidatas a las presidencias municipales y diputaciones se les realiza una entrevista y encuesta para determinar los motivos

Sociedad

SRE abre líneas de emergencia para mexicanos tras ataque de Irán a Israel

La SRE instó a connacionales a seguir las publicaciones oficiales de sus redes sociales

Elecciones 2024

Máynez recorre Tepito y “echa cascarita” en el barrio bravo de CDMX

Álvarez Máynez y Salomón Chertorivski hacen campaña en Centro Histórico y juegan cascarita en Tepito

Elecciones 2024

Xóchitl Gálvez se compromete a crear el Sistema Nacional de Cuidados

De igual modo, dijo que se crearán escuelas para niños con discapacidad, destacando el problema que implica darles una educación adecuada

Elecciones 2024

Piden indígenas seris a Claudia Sheinbaum educación para sus jóvenes

Sheinbaum también prometió garantizar el abasto de agua e instalar paneles solares en los domicilios para disminuir los costos por aire acondicionado

Justicia

Murillo Karam llega a su casa en Lomas de Chapultepec

Tras casi dos años en prisión, Jesús Murillo Karam abandonó la Torre Médica del penal de Tepepan y llegó a su domicilio ubicado en Lomas de Chapultepec en la Ciudad de México