/ martes 25 de octubre de 2022

Cómo recibir a los nómadas digitales

¿Tomarán los gobiernos medidas como proteger a los locales de los desalojos masivos, o prevalecerá el deseo de los propietarios de rentas más altas?

Los trabajadores están ansiosos por adoptar la flexibilidad de no estar atados a una oficina, al mismo tiempo que las ciudades y los países están buscando nuevas formas de atraer más visitantes.

Por ello, cada vez más países ofrecen las llamadas “visas de nómada digital”, que permiten estadías más largas para trabajadores remotos y brindan claridad sobre las actividades laborales permitidas.

Sin embargo, el rechazo de los locales en ciudades que van desde Barcelona hasta la Ciudad de México ha dejado en claro que la afluencia de trabajadores remotos tiene costos y beneficios.

Como explicamos en el libro Nómadas digitales: en busca de libertad, comunidad y trabajo significativo en la nueva economía, la tendencia del “turismo de trabajo” viene con una serie de inconvenientes.

Desde que existe el turismo, muchos lugareños se han quejado de los forasteros que vienen y van, a pesar de que esos viajeros suelen ser un impulso bienvenido para la economía.

Quizás el ejemplo clásico sea Venecia, donde una gran cantidad de turistas enfatizan la frágil infraestructura de la ciudad llena de canales.

En Estados Unidos, los residentes de la costa de Nueva Jersey han usado durante mucho tiempo el término shoobies para denigrar la multitud anual de turistas de verano a corto plazo, mientras que en Bali, los lugareños se referían a los nómadas digitales y a otros turistas como bules, una palabra que significa algo así como "extranjeros".

Y es que, a diferencia de los turistas, los trabajadores remotos se quedan en cualquier lugar desde semanas hasta meses o años.

Un número excesivo de visitantes también puede generar preocupaciones sobre la sostenibilidad, ya que las oleadas de turistas dañan el medio ambiente y la infraestructura de muchos destinos. Muchos de los hermosos campos de arroz de Bali y los frondosos bosques circundantes, por ejemplo, se están convirtiendo en hoteles y villas para servir al turismo.


Los nómadas digitales y sus dólares

Ya sea que estén holgazaneando o enchufando sus computadoras portátiles, los turistas privilegiados finalmente cambian la economía y la demografía de un área.

Su poder adquisitivo aumenta los costos y desplaza a los residentes, mientras que los negocios tradicionales dejan paso a los que satisfacen sus gustos. Donde una vez hubo un puesto de comida en el vecindario, ahora hay una cafetería de lujo.

Esta dinámica sólo se ve exacerbada por los turistas a largo plazo. Servicios como Airbnb facilitan que los nómadas digitales alquilen apartamentos por semanas o meses, y la gente de todo el mundo está cada vez más alarmada por la rapidez con que estos alquileres pueden cambiar la asequibilidad y el carácter de un lugar.

Vivir un estilo de vida de vacaciones a largo plazo implica la necesidad de elegir destinos de menor costo. Esto significa que los trabajadores remotos pueden contribuir particularmente a la gentrificación mientras buscan lugares donde su dinero rinda más.

En la Ciudad de México, los residentes temen ser desplazados por trabajadores remotos que pueden pagar rentas más altas. En respuesta a los llamados para elegir la Ciudad de México como destino de trabajo remoto, un local expresó sucintamente su oposición: “Por favor, no”.

El neocolonialismo en el turismo se refiere a la forma en que procesos como el turismo excesivo y la gentrificación crean un desequilibrio de poder que favorece a los recién llegados y erosiona las formas de vida locales.

“Hay una distinción entre las personas que quieren aprender sobre el lugar en el que se encuentran y aquellas a las que simplemente les gusta porque es barato”, dijo un nómada digital que vive en la Ciudad de México a Los Angeles Times.

“He conocido a varias personas a las que realmente no les importa estar en México, sólo les importa que sea barato”.

Si bien los empleados remotos aún representan una pequeña porción de la población turística general, sus necesidades relacionadas con el trabajo y sus estadías más prolongadas significan que es más probable que usen los servicios y lugares frecuentados por los lugareños.

Que esto lleve a que los nómadas digitales sean bienvenidos o despreciados probablemente depende tanto de las políticas gubernamentales como del comportamiento de los turistas.

¿Tomarán los gobiernos medidas como proteger a los locales de los desalojos masivos, o prevalecerá el deseo de los propietarios de rentas más altas? ¿Los invitados vivirán a la ligera y se mezclarán, tratando de aprender el idioma y la cultura locales? ¿O simplemente se concentrarán en trabajar y jugar más duro?

A medida que el trabajo remoto alcanza una escala sin precedentes, las respuestas a tales preguntas pueden determinar si continúa la actitud de "cuanto más rápido, mejor" hacia las visas de nómadas digitales y otros incentivos.

* Profesores de la Universidad de West Virginia y del Washington & Jefferson College.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Los trabajadores están ansiosos por adoptar la flexibilidad de no estar atados a una oficina, al mismo tiempo que las ciudades y los países están buscando nuevas formas de atraer más visitantes.

Por ello, cada vez más países ofrecen las llamadas “visas de nómada digital”, que permiten estadías más largas para trabajadores remotos y brindan claridad sobre las actividades laborales permitidas.

Sin embargo, el rechazo de los locales en ciudades que van desde Barcelona hasta la Ciudad de México ha dejado en claro que la afluencia de trabajadores remotos tiene costos y beneficios.

Como explicamos en el libro Nómadas digitales: en busca de libertad, comunidad y trabajo significativo en la nueva economía, la tendencia del “turismo de trabajo” viene con una serie de inconvenientes.

Desde que existe el turismo, muchos lugareños se han quejado de los forasteros que vienen y van, a pesar de que esos viajeros suelen ser un impulso bienvenido para la economía.

Quizás el ejemplo clásico sea Venecia, donde una gran cantidad de turistas enfatizan la frágil infraestructura de la ciudad llena de canales.

En Estados Unidos, los residentes de la costa de Nueva Jersey han usado durante mucho tiempo el término shoobies para denigrar la multitud anual de turistas de verano a corto plazo, mientras que en Bali, los lugareños se referían a los nómadas digitales y a otros turistas como bules, una palabra que significa algo así como "extranjeros".

Y es que, a diferencia de los turistas, los trabajadores remotos se quedan en cualquier lugar desde semanas hasta meses o años.

Un número excesivo de visitantes también puede generar preocupaciones sobre la sostenibilidad, ya que las oleadas de turistas dañan el medio ambiente y la infraestructura de muchos destinos. Muchos de los hermosos campos de arroz de Bali y los frondosos bosques circundantes, por ejemplo, se están convirtiendo en hoteles y villas para servir al turismo.


Los nómadas digitales y sus dólares

Ya sea que estén holgazaneando o enchufando sus computadoras portátiles, los turistas privilegiados finalmente cambian la economía y la demografía de un área.

Su poder adquisitivo aumenta los costos y desplaza a los residentes, mientras que los negocios tradicionales dejan paso a los que satisfacen sus gustos. Donde una vez hubo un puesto de comida en el vecindario, ahora hay una cafetería de lujo.

Esta dinámica sólo se ve exacerbada por los turistas a largo plazo. Servicios como Airbnb facilitan que los nómadas digitales alquilen apartamentos por semanas o meses, y la gente de todo el mundo está cada vez más alarmada por la rapidez con que estos alquileres pueden cambiar la asequibilidad y el carácter de un lugar.

Vivir un estilo de vida de vacaciones a largo plazo implica la necesidad de elegir destinos de menor costo. Esto significa que los trabajadores remotos pueden contribuir particularmente a la gentrificación mientras buscan lugares donde su dinero rinda más.

En la Ciudad de México, los residentes temen ser desplazados por trabajadores remotos que pueden pagar rentas más altas. En respuesta a los llamados para elegir la Ciudad de México como destino de trabajo remoto, un local expresó sucintamente su oposición: “Por favor, no”.

El neocolonialismo en el turismo se refiere a la forma en que procesos como el turismo excesivo y la gentrificación crean un desequilibrio de poder que favorece a los recién llegados y erosiona las formas de vida locales.

“Hay una distinción entre las personas que quieren aprender sobre el lugar en el que se encuentran y aquellas a las que simplemente les gusta porque es barato”, dijo un nómada digital que vive en la Ciudad de México a Los Angeles Times.

“He conocido a varias personas a las que realmente no les importa estar en México, sólo les importa que sea barato”.

Si bien los empleados remotos aún representan una pequeña porción de la población turística general, sus necesidades relacionadas con el trabajo y sus estadías más prolongadas significan que es más probable que usen los servicios y lugares frecuentados por los lugareños.

Que esto lleve a que los nómadas digitales sean bienvenidos o despreciados probablemente depende tanto de las políticas gubernamentales como del comportamiento de los turistas.

¿Tomarán los gobiernos medidas como proteger a los locales de los desalojos masivos, o prevalecerá el deseo de los propietarios de rentas más altas? ¿Los invitados vivirán a la ligera y se mezclarán, tratando de aprender el idioma y la cultura locales? ¿O simplemente se concentrarán en trabajar y jugar más duro?

A medida que el trabajo remoto alcanza una escala sin precedentes, las respuestas a tales preguntas pueden determinar si continúa la actitud de "cuanto más rápido, mejor" hacia las visas de nómadas digitales y otros incentivos.

* Profesores de la Universidad de West Virginia y del Washington & Jefferson College.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Sociedad

Asesinan a cuatro hombres en Celaya , Guanajuato

Testigos señalaron que sujetos armados llegaron a una vivienda, ingresaron y se escucharon varios disparos

Mundo

Donald Trump promete a Zelenski el fin de la guerra en Ucrania

En su cuenta de Truth Media, Trump describió la llamada telefónica como "muy buena" y aseguró que Zelenski lo felicitó por su reciente nominación como candidato republicano

CDMX

Árbol cae sobre coche en la Nápoles: mujer muere y su bebé sobrevive

En el lugar también fue atendido el hombre quien conducía el automóvil y el menor de edad fue rescatado con vida

México

DEA intentó investigar donativos del narco a campaña de AMLO en 2012: ProPublica

EL periodista Tim Golden publicó una investigación en donde advierte que el Departamento de Justicia de EU cerró la investigación antes de poder confirmar los hechos

Finanzas

¿Perdiste tu vuelo por el apagón de Microsoft? Profeco te guía para obtener compensaciones

Las cancelaciones y demoras de vuelos se originaron debido a las afectaciones de algunas aerolíneas que se quedaron sin sistema a raíz de una caída global de Microsoft

Valle de México

Reabren la México-Toluca tras volcadura de pipa

Los hechos se registraron a la altura de La Escondida con dirección a Lerma en Ocoyoacac, Estado de México