/ domingo 24 de febrero de 2019

No hay democracia sin división de poderes

Desde la época de Primaria, nos enseñaron en la escuela que la división de Poderes consiste en equilibrar el mandato entre el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial; no obstante, dependiendo de la época y los alcances de la democracia, en nuestro país las cosas no han sido así: en tiempos en que se otorga el poder a un partido mayoritario, el Congreso apoya y aprueba las decisiones del ejecutivo y, generalmente la Judicatura actúa de la misma forma.

Esta es una de esas épocas referidas renglones arriba, en la que observamos un Poder Legislativo totalmente a modo para aprobar las iniciativas del Presidente, sufrimos una regresión al viejo régimen del presidencialismo con sus consecuentes hábitos arraigados por supuesto, dado que cuando un nuevo partido arriba al poder son muchos los vicios heredados: pese a los aspectos favorables que la administración anterior pueda haber dejado, actualmente parecen ser de mayor peso los factores lesivos como lo son la corrupción y el autoritarismo.

Lo anterior, nos lleva actualmente a ver y vivir aberraciones que afectan directamente a la sociedad, tal como despidos masivos, modificaciones sin sentido a programas como el de Estancias Infantiles, la creación de la guardia nacional y, el más reciente, cárcel preventiva oficiosa –aunque ya existía, ahora contempla un mayor número de delitos y resulta incongruente que sea el Ministerio Público, y no un juez quien determine su aplicación.

Sabemos que en teoría, todo individuo es inocente mientras no se demuestre lo contrario; sin embargo, en nuestro país es al revés: hasta ahora, eran los jueces quienes determinaban un individuo era culpable o inocente, si la sentencia lo acusaba, el mismo juez lo enviaba a prisión o se le determinaba una fianza como garantía: a partir de ya, será el Ministerio Público quien determine la culpabilidad… una nueva aberración solo que esta vez en materia jurídica.

Y ya nada más para rematar, el pasado lunes Andrés Manuel López Obrador firmó el decreto mediante el que el penal de las islas Marías –cuya vida dató de 113 años atrás-, dejó de serlo: en lo sucesivo será “un espacio para las artes, la cultura y el estudio del medio ambiente”, según señaló el Presidente…

Cárceles hacen falta en estos tiempos en que la delincuencia ha alcanzado niveles históricos, si a ello sumamos que los presos aumentarán derivado de la “cárcel preventiva oficiosa” y considerando la intención gubernamental para ahorrar en lo que se pueda, como el propio ejecutivo señaló: “Muchos de los problemas que tenemos de inseguridad y de violencia se originaron porque no hay empleo, porque se abandonó a los jóvenes y se quiso resolver el problema sólo con el uso de la fuerza”. Muy probablemente, aunque solo sea de manera temporal si funciona la Guarda Nacional como todos deseamos por nuestro bien y el de México, habrá más prisioneros en menos cárceles… Generemos empleos, pues!

Y así las cosas, Ernestina Godoy, titular de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), calificó como “maquilladas” las estadísticas delictivas de los dos últimos años de la administración de Miguel Ángel Mancera, con la intención de disminuir la incidencia delictiva, lo cual impide una acción adecuada.

A decir de Godoy, “la maquillada no permite una información real y una toma de decisiones, es una simulación, un engaño decir que bajaron los índices delictivos”, aseguró en conferencia de prensa en la que, acompañada por la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum y el jefe de la policía, Jesús Orta, señaló que contabilizaron un promedio mensual de 22 mil carpetas de investigación iniciadas por la PGJ, de las cuales, al menos 18 mil no han derivado en alguna acción penal, lo que se traduce en En un primer balance, se detectaron 55 delitos -homicidios y violaciones-, mal clasificadas, por lo que se concluye que las cifras de la Procuraduría de la CDMX fueron informadas con errores.

La titular de la Procuraduría señaló que, varios funcionarios fueron separados de sus cargos pero “no habrá una cacería de brujas”: se trata de revertir las anomalías, para atacar la incidencia delictiva en la Ciudad de México...

Así las cosas en este Mexico lindo y querido, Dios nos ampare, sigamos!

gamogui@hotmail.com


Desde la época de Primaria, nos enseñaron en la escuela que la división de Poderes consiste en equilibrar el mandato entre el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial; no obstante, dependiendo de la época y los alcances de la democracia, en nuestro país las cosas no han sido así: en tiempos en que se otorga el poder a un partido mayoritario, el Congreso apoya y aprueba las decisiones del ejecutivo y, generalmente la Judicatura actúa de la misma forma.

Esta es una de esas épocas referidas renglones arriba, en la que observamos un Poder Legislativo totalmente a modo para aprobar las iniciativas del Presidente, sufrimos una regresión al viejo régimen del presidencialismo con sus consecuentes hábitos arraigados por supuesto, dado que cuando un nuevo partido arriba al poder son muchos los vicios heredados: pese a los aspectos favorables que la administración anterior pueda haber dejado, actualmente parecen ser de mayor peso los factores lesivos como lo son la corrupción y el autoritarismo.

Lo anterior, nos lleva actualmente a ver y vivir aberraciones que afectan directamente a la sociedad, tal como despidos masivos, modificaciones sin sentido a programas como el de Estancias Infantiles, la creación de la guardia nacional y, el más reciente, cárcel preventiva oficiosa –aunque ya existía, ahora contempla un mayor número de delitos y resulta incongruente que sea el Ministerio Público, y no un juez quien determine su aplicación.

Sabemos que en teoría, todo individuo es inocente mientras no se demuestre lo contrario; sin embargo, en nuestro país es al revés: hasta ahora, eran los jueces quienes determinaban un individuo era culpable o inocente, si la sentencia lo acusaba, el mismo juez lo enviaba a prisión o se le determinaba una fianza como garantía: a partir de ya, será el Ministerio Público quien determine la culpabilidad… una nueva aberración solo que esta vez en materia jurídica.

Y ya nada más para rematar, el pasado lunes Andrés Manuel López Obrador firmó el decreto mediante el que el penal de las islas Marías –cuya vida dató de 113 años atrás-, dejó de serlo: en lo sucesivo será “un espacio para las artes, la cultura y el estudio del medio ambiente”, según señaló el Presidente…

Cárceles hacen falta en estos tiempos en que la delincuencia ha alcanzado niveles históricos, si a ello sumamos que los presos aumentarán derivado de la “cárcel preventiva oficiosa” y considerando la intención gubernamental para ahorrar en lo que se pueda, como el propio ejecutivo señaló: “Muchos de los problemas que tenemos de inseguridad y de violencia se originaron porque no hay empleo, porque se abandonó a los jóvenes y se quiso resolver el problema sólo con el uso de la fuerza”. Muy probablemente, aunque solo sea de manera temporal si funciona la Guarda Nacional como todos deseamos por nuestro bien y el de México, habrá más prisioneros en menos cárceles… Generemos empleos, pues!

Y así las cosas, Ernestina Godoy, titular de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), calificó como “maquilladas” las estadísticas delictivas de los dos últimos años de la administración de Miguel Ángel Mancera, con la intención de disminuir la incidencia delictiva, lo cual impide una acción adecuada.

A decir de Godoy, “la maquillada no permite una información real y una toma de decisiones, es una simulación, un engaño decir que bajaron los índices delictivos”, aseguró en conferencia de prensa en la que, acompañada por la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum y el jefe de la policía, Jesús Orta, señaló que contabilizaron un promedio mensual de 22 mil carpetas de investigación iniciadas por la PGJ, de las cuales, al menos 18 mil no han derivado en alguna acción penal, lo que se traduce en En un primer balance, se detectaron 55 delitos -homicidios y violaciones-, mal clasificadas, por lo que se concluye que las cifras de la Procuraduría de la CDMX fueron informadas con errores.

La titular de la Procuraduría señaló que, varios funcionarios fueron separados de sus cargos pero “no habrá una cacería de brujas”: se trata de revertir las anomalías, para atacar la incidencia delictiva en la Ciudad de México...

Así las cosas en este Mexico lindo y querido, Dios nos ampare, sigamos!

gamogui@hotmail.com


domingo 23 de junio de 2019

Recomendaciones

domingo 16 de junio de 2019

Norberto Ronquillo

domingo 09 de junio de 2019

El uniforme neutro: asunto trascendente

domingo 02 de junio de 2019

Sistema de salud mexicano en riesgo

domingo 19 de mayo de 2019

Experiencias en la CDMX

domingo 12 de mayo de 2019

Gracias MAMÁ

domingo 05 de mayo de 2019

Venezuela

domingo 28 de abril de 2019

Defender la verdad

sábado 20 de abril de 2019

Terrorífico incendio

Cargar Más