/ lunes 3 de julio de 2023

Hizo de su hobbie una forma de vida

Effi Muñiz es uno de los restauradores de camionetas líderes en México, con más de 16 años de experiencia y especialización en pickups y coe’s

Para Juan Antonio Muñíz, quién es mejor conocido como Effi, lo que comenzó como un hobbie o un gusto se volvió su forma de vida. El amor por sus camionetas lo llevó a convertirse en uno de los restauradores de pickups clásicas más reconocidos del país, al grado de estar en pláticas para la producción de una serie sobre su trabajo.

“Tenemos propuestas con Discovery, Netflix y Amazon, estamos viendo con las productoras, yo no estoy muy contento con salir en la tele porque quita mucho tiempo en las grabaciones y gracias a Dios tengo muchísimo trabajo, y aunque tenga el mejor equipo también hay retrasos, entonces no estoy muy contento con ese tema, pero, pues sí se puede dar en un futuro lo vamos a estar este haciendo”, cuenta en entrevista con El Sol de México.

Te puede interesar: Carreras ilegales, legado de Fast & Furious

La carrera de Effi comenzó hace 19 años, cuando se cansó de llevar sus camionetas a eléctricos y mecánicos y que no quedaran bien, así que decidió repararlas él mismo. Después las llevó a una exposición en Ecatepec y desde entonces le empezaron a llegar peticiones para que restaurara autos.

Hace 10 años, Effi abrió su primer taller en Ecatepec, Estado de México, y hace cinco se mudó a uno más grande en Ojo de Agua, en la misma entidad, el cual está expandiendo.

En la última década ha restaurado cerca de 80 camionetas y autos clásicos, antes de eso no llevó la cuenta pero calcula que realizó entre 30 y 40 restauraciones.

Hoy en día, Effi Muñiz trabaja en 22 proyectos de modelos como Ford F100, Chevrolet Apache, D100 Dodge, Chevrolet Bel Air, Ford Coe 56 y Mustang GT500.

Recordó que su primer cliente fue un piloto de Aeroméxico a quien, dice, seguro le cobró barato. Hoy los proyectos que hace van de los 80 mil a los 120 mil dólares cada uno, normalmente se trata de vehículos para empresarios, políticos o artistas en México y Estados Unidos.

“El proyecto más básico conmigo está alrededor de 80 mil dólares, que estamos hablando de un millón y medio de pesos aproximadamente, pero hay clientes que me piden ciertas especificaciones como un volante diferente, brillitos en el tablero, un sonido súper excesivo, entonces el costo depende de la configuración que le haga la persona”, explicó.

El costo puede bajar entre 15 y 20 mil dólares si el cliente ya cuenta con la unidad, es decir, si lleva la camioneta de su padre o su abuelo, contó Effi.

Asimismo, resaltó que a diferencia de otros restauradores que arreglan vehículos clásicos solo para exhibición, su taller asegura dejar a las pickups totalmente funcionales, para que puedan circular en carretera o en el tráfico de la Ciudad de México, por ejemplo, sin ninguna complicación.

Por ello, Effi trabaja con modelos clásicos, que pueden ir desde 1935, a autos del año, siempre cumpliendo con los deseos y exigencias del cliente, pero garantizando un modelo único.

“Todo se hace totalmente nuevo, por eso el tema del precio, porque es una camioneta como si el cliente fuera a la agencia y se compra una Lobo del año que le vale 1.6 millones, aquí vienes va a pagar casi lo mismo, pero con la gran diferencia de que va a ser una camioneta única, por su configuración, que no va a haber otra igual a las miles de Lobos que se hacen cada año”, subrayó.

Destacó que las restauraciones las hace con 60 por ciento de las piezas de importación, principalmente de Estados Unidos, y 40 por ciento restante son piezas que él mismo arma y de las cuales algunas llega a exportar, como son columnas o posa pies, por ejemplo.

Un año de espera

Debido a la demanda de restauraciones, el tiempo de espera para que Effi entregue una camioneta terminada es de un año en promedio.

El restaurador contó que el trabajo es de aproximadamente cuatro meses, que son tres de reparaciones y cuestiones mecánicas, y uno más de pruebas y solucionar detalles, pero a esto hay que sumarle la lista de espera que tiene de clientes.

“Este es un trabajo hecho a mano, es como cuando vas con el que te hace los trajes a la medida, aquí se va a configurar el auto al gusto de cada cliente, en cuanto a colores, medidas, altura, es por eso un año es el tiempo de espera”, contó.

Aún así, comentó que el periodo es razonable si se compara con restauradores en Estados Unidos donde la espera puede ser de hasta de cuatro.

Effi comentó que la restauración de vehículos ha crecido en los últimos años gracias a Discovery Channel con los programas de restauradores, algo que le ayudó mucho a negocios como el suyo.

Pero el parte aguas de su carrera, dijo, fue en 2018 cuando obtuvo el primer lugar en el concurso de Hot Wheels Legends, en Estados Unidos, con su modelo King Kong 56.

“Ahí fue como el parte aguas de mi carrera, donde empecé ya era un poquito conocido, y me significó el trampolín para empezar a crecer, a partir de entonces empecé a participar en muchas exposiciones con mi marca Effi Muñíz”, contó.

Llegar hasta este punto ha costado trabajo y esfuerzo, contó el restaurador. No ha sido fácil, ya que ha tenido que restar tiempo con su familia para ver materializado el sueño.

“Toda mi vida se le dedico a esto y me duele un poco decirlo, pasó un poco menos de tiempo con mi familia, pero al final de cuentas también esto me gusta mucho, sé que la familia siempre está antes, pero paso más tiempo con mi gente que con mi misma familia”, refirió.

No obstante, dejó en claro que él y su equipo han ido colocando a la firma Effi Muñíz, y con ellos su nombre, a través de trabajo y dando resultados con hechos.

“Yo te puedo decir ahorita que soy el mejor, que tengo la mejor camioneta del país y del mundo, pero pues si no te la muestro no me vas a creer. Entonces, con el trabajo día a día y con mi equipo se ha podido sacar adelante esto”, subrayó.

Expansión en proceso

La pasión de Effi son las pickups, sin embargo durante las casi dos décadas que se ha dedicado a la restauración también le ha tocado trabajar en autos clásicos, un segmento que por el momento tiene en pausa.

No obstante, se encuentra trabajando en la expansión de su taller, con lo cual podrá trabajar en más proyectos, entre ellos autos clásicos.

“Yo pienso que el siguiente año empezamos a retomar el tema de autos clásicos, pero ahorita es en las pickups antiguas clásicas en lo único que nos especializamos. En la siguiente bodega ya vamos a meter todo lo que es estética para carros de alta gama, autos clásicos y motocicletas, va a ser más amplio”, refirió.

Effi empezó a trabajar con su hermano mayor, quien lo impulsó a hacer lo que le gustaba. A casi 20 años de comenzar con la restauración de autos, su taller cuenta con 18 trabajadores que se traducen en 18 familias que dependen de este proyecto.

Una vez que esté terminada la expansión del taller, espera que sean entre 28 y 30 las personas que colaboren con él.

Entre los planes de Effi también están la apertura de un showroom en Estados Unidos, para poder recibir autos allá y traerlos a restaurar a México.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

También busca crecer la mercadotecnia de su marca Effi Muñíz mediante la venta de productos como playeras o gorras, todo de una forma estructurada dentro de los próximos cinco o seis años.

Effi asegura que su sueño se ha hecho realidad, pero quiere seguir creciendo, dejar huella, incluso concluyó que quiere ser “el Shelby de las trocas”, haciendo alusión a Carroll Shelby, piloto y diseñador del Mustang GT350 para Ford.


Para Juan Antonio Muñíz, quién es mejor conocido como Effi, lo que comenzó como un hobbie o un gusto se volvió su forma de vida. El amor por sus camionetas lo llevó a convertirse en uno de los restauradores de pickups clásicas más reconocidos del país, al grado de estar en pláticas para la producción de una serie sobre su trabajo.

“Tenemos propuestas con Discovery, Netflix y Amazon, estamos viendo con las productoras, yo no estoy muy contento con salir en la tele porque quita mucho tiempo en las grabaciones y gracias a Dios tengo muchísimo trabajo, y aunque tenga el mejor equipo también hay retrasos, entonces no estoy muy contento con ese tema, pero, pues sí se puede dar en un futuro lo vamos a estar este haciendo”, cuenta en entrevista con El Sol de México.

Te puede interesar: Carreras ilegales, legado de Fast & Furious

La carrera de Effi comenzó hace 19 años, cuando se cansó de llevar sus camionetas a eléctricos y mecánicos y que no quedaran bien, así que decidió repararlas él mismo. Después las llevó a una exposición en Ecatepec y desde entonces le empezaron a llegar peticiones para que restaurara autos.

Hace 10 años, Effi abrió su primer taller en Ecatepec, Estado de México, y hace cinco se mudó a uno más grande en Ojo de Agua, en la misma entidad, el cual está expandiendo.

En la última década ha restaurado cerca de 80 camionetas y autos clásicos, antes de eso no llevó la cuenta pero calcula que realizó entre 30 y 40 restauraciones.

Hoy en día, Effi Muñiz trabaja en 22 proyectos de modelos como Ford F100, Chevrolet Apache, D100 Dodge, Chevrolet Bel Air, Ford Coe 56 y Mustang GT500.

Recordó que su primer cliente fue un piloto de Aeroméxico a quien, dice, seguro le cobró barato. Hoy los proyectos que hace van de los 80 mil a los 120 mil dólares cada uno, normalmente se trata de vehículos para empresarios, políticos o artistas en México y Estados Unidos.

“El proyecto más básico conmigo está alrededor de 80 mil dólares, que estamos hablando de un millón y medio de pesos aproximadamente, pero hay clientes que me piden ciertas especificaciones como un volante diferente, brillitos en el tablero, un sonido súper excesivo, entonces el costo depende de la configuración que le haga la persona”, explicó.

El costo puede bajar entre 15 y 20 mil dólares si el cliente ya cuenta con la unidad, es decir, si lleva la camioneta de su padre o su abuelo, contó Effi.

Asimismo, resaltó que a diferencia de otros restauradores que arreglan vehículos clásicos solo para exhibición, su taller asegura dejar a las pickups totalmente funcionales, para que puedan circular en carretera o en el tráfico de la Ciudad de México, por ejemplo, sin ninguna complicación.

Por ello, Effi trabaja con modelos clásicos, que pueden ir desde 1935, a autos del año, siempre cumpliendo con los deseos y exigencias del cliente, pero garantizando un modelo único.

“Todo se hace totalmente nuevo, por eso el tema del precio, porque es una camioneta como si el cliente fuera a la agencia y se compra una Lobo del año que le vale 1.6 millones, aquí vienes va a pagar casi lo mismo, pero con la gran diferencia de que va a ser una camioneta única, por su configuración, que no va a haber otra igual a las miles de Lobos que se hacen cada año”, subrayó.

Destacó que las restauraciones las hace con 60 por ciento de las piezas de importación, principalmente de Estados Unidos, y 40 por ciento restante son piezas que él mismo arma y de las cuales algunas llega a exportar, como son columnas o posa pies, por ejemplo.

Un año de espera

Debido a la demanda de restauraciones, el tiempo de espera para que Effi entregue una camioneta terminada es de un año en promedio.

El restaurador contó que el trabajo es de aproximadamente cuatro meses, que son tres de reparaciones y cuestiones mecánicas, y uno más de pruebas y solucionar detalles, pero a esto hay que sumarle la lista de espera que tiene de clientes.

“Este es un trabajo hecho a mano, es como cuando vas con el que te hace los trajes a la medida, aquí se va a configurar el auto al gusto de cada cliente, en cuanto a colores, medidas, altura, es por eso un año es el tiempo de espera”, contó.

Aún así, comentó que el periodo es razonable si se compara con restauradores en Estados Unidos donde la espera puede ser de hasta de cuatro.

Effi comentó que la restauración de vehículos ha crecido en los últimos años gracias a Discovery Channel con los programas de restauradores, algo que le ayudó mucho a negocios como el suyo.

Pero el parte aguas de su carrera, dijo, fue en 2018 cuando obtuvo el primer lugar en el concurso de Hot Wheels Legends, en Estados Unidos, con su modelo King Kong 56.

“Ahí fue como el parte aguas de mi carrera, donde empecé ya era un poquito conocido, y me significó el trampolín para empezar a crecer, a partir de entonces empecé a participar en muchas exposiciones con mi marca Effi Muñíz”, contó.

Llegar hasta este punto ha costado trabajo y esfuerzo, contó el restaurador. No ha sido fácil, ya que ha tenido que restar tiempo con su familia para ver materializado el sueño.

“Toda mi vida se le dedico a esto y me duele un poco decirlo, pasó un poco menos de tiempo con mi familia, pero al final de cuentas también esto me gusta mucho, sé que la familia siempre está antes, pero paso más tiempo con mi gente que con mi misma familia”, refirió.

No obstante, dejó en claro que él y su equipo han ido colocando a la firma Effi Muñíz, y con ellos su nombre, a través de trabajo y dando resultados con hechos.

“Yo te puedo decir ahorita que soy el mejor, que tengo la mejor camioneta del país y del mundo, pero pues si no te la muestro no me vas a creer. Entonces, con el trabajo día a día y con mi equipo se ha podido sacar adelante esto”, subrayó.

Expansión en proceso

La pasión de Effi son las pickups, sin embargo durante las casi dos décadas que se ha dedicado a la restauración también le ha tocado trabajar en autos clásicos, un segmento que por el momento tiene en pausa.

No obstante, se encuentra trabajando en la expansión de su taller, con lo cual podrá trabajar en más proyectos, entre ellos autos clásicos.

“Yo pienso que el siguiente año empezamos a retomar el tema de autos clásicos, pero ahorita es en las pickups antiguas clásicas en lo único que nos especializamos. En la siguiente bodega ya vamos a meter todo lo que es estética para carros de alta gama, autos clásicos y motocicletas, va a ser más amplio”, refirió.

Effi empezó a trabajar con su hermano mayor, quien lo impulsó a hacer lo que le gustaba. A casi 20 años de comenzar con la restauración de autos, su taller cuenta con 18 trabajadores que se traducen en 18 familias que dependen de este proyecto.

Una vez que esté terminada la expansión del taller, espera que sean entre 28 y 30 las personas que colaboren con él.

Entre los planes de Effi también están la apertura de un showroom en Estados Unidos, para poder recibir autos allá y traerlos a restaurar a México.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

También busca crecer la mercadotecnia de su marca Effi Muñíz mediante la venta de productos como playeras o gorras, todo de una forma estructurada dentro de los próximos cinco o seis años.

Effi asegura que su sueño se ha hecho realidad, pero quiere seguir creciendo, dejar huella, incluso concluyó que quiere ser “el Shelby de las trocas”, haciendo alusión a Carroll Shelby, piloto y diseñador del Mustang GT350 para Ford.


México

Sheinbaum rechaza militarización tras control de Sedena sobre Guardia Nacional

La virtual presidenta electa recordó que es la Presidencia de la República la que "dicta" la estrategia en seguridad y señaló que en la 4T "nosotros construimos la paz"

Sociedad

Cae techo en kínder de Tecámac tras granizada

La acumulación de granizo en la estructura provocó que el techo colapsara en el patio del jardín de niños

Finanzas

México pagaría compensación a Ganfeng si arbitraje del Banco Mundial es adverso: expertos

En caso de que Ganfeng Lithium gane, el gobierno de México deberá de cumplir con la reposición que conllevó la cancelación de las concesiones

Sociedad

Vuelven a bloquear carretera en Veracruz; autoridades faltaron a diálogo por muertes en bloqueo

Pobladores de Totalco iban a reunirse con autoridades estatales y federales luego de que dos personas murieran en el desalojo de un bloqueo en la carretera Perote-Xalapa

Sociedad

Suiza representará intereses de México ante Ecuador tras rompimiento de relaciones

Suiza asumirá algunas de las funciones diplomáticas y consulares requeridas por Ecuador y México

Mundo

Por ahora no hay riesgo de pandemia por gripe aviar: EU

De acuerdo con las autoridades sanitarias de Estados Unidos, el riesgo a la población es bajo ante la gripe aviar