/ miércoles 15 de septiembre de 2021

Cuando EU prohibía "ser feo" en público: la ley capacitista que pocos conocen

A finales del Siglo XIX, estados de la Unión Americana como Chicago y San Francisco tenían leyes que le prohibían a este sector ocupar espacios públicos


Usualmente, al analizar las normas sociales de siglos pasados, nos encontramos con que no tendrían cabida bajo las ideas actuales. Es el caso de una serie de leyes, aprobadas por el Congreso de Chicago, que prohibía a las personas enfermas, mutiladas o discapacitadas.

Aunque en nuestros días esas legislaciones podrían parecernos escandalosas, en la realidad siguen teniendo eco en nuestras sociedades, pues las enfermedades que afectan los rasgos físicos o las discapacidades siguen siendo motivo de estigma social y discriminación.

A pesar de que fueron los legisladores quienes aprobaron la ley, que se mantuvo vigente hasta 1975, el desprecio hacia las personas que sufrían alguna clase de discapacidad se extendía en toda la comunidad.

Chicago no era la única entidad estadounidense con una norma de este tipo. En 1867, la ciudad de San Francisco pasó una ley similar; sin embargo, la más conocida es la aprobada en el estado de Illinois.

Adrienne Phelps Coco, de la Universidad de Illinois, refiere en un ensayo, publicado en el Journal of Social History, una nota publicada por el Chicago Tribune en la que describen el “vergonzoso” espectáculo de la “vía pública siendo obstruida por espantosas monstruosidades, que sólo son semihumanos, rogando por una limosna”.

En el mismo sentido, señala la existencia de otro texto, que advertía sobre el riesgo que representaba para una “dama de salud delicada” el ver a una persona con una “deformidad repulsiva”.

De acuerdo con el estudio de Coco, el concepto de “discapacidad” que planteaba la ley de Chicago estaba relacionado no sólo con las capacidades y características físicas de las personas, sino con sus condiciones socioeconómicas.

Apunta que aquellos que contaban con un trabajo y no recibían asistencia social no estaban sujetos a la norma; de la misma manera, las amputaciones y las discapacidades no eran consideradas necesariamente como un impedimento por los empleadores.

Al contrario, debido a la gran cantidad de accidentes en las fábricas, tener alguna herida –como la falta de un dedo– estaba relacionado con una mayor experiencia laboral.

La académica refiere en su trabajo que los verdaderos objetivos de esta regulación eran las personas en indigencia, que inundaban las calles de Estados Unidos en la época. Asimismo, acusa que mientras una de las principales quejas contra los indigentes era que no trabajaban porque no querían, por otro lado eran referidos como “mendigos lisiados”.

Las "ugly law" estaban más enfocadas en sacar a los mendigos de las calles que a las personas con discapacidad. / Foto: Especial

Esta no era ni remotamente la mayor contradicción, pues mientras se vetaba a las personas discapacitadas o con alguna deformidad de los espacios públicos, se aprobaron los “freak shows”, donde se exhibían “monstruos o aberraciones de la naturaleza”.

Más tarde se emitió una ley que prohibía estos espectáculos; sin embargo, el mismo año, en 1899, fue derogada, bajo el argumento de que impedía que los organizadores y los empleados tuvieran ingresos.

A pesar de los más de cien años que han pasado desde la creación de la “ley de los feos” –como se conoce hasta la fecha esta norma–, la sociedad estadounidense aún conserva ecos de esta mentalidad.

El término “white trash”, por ejemplo, manifiesta abiertamente la repulsión hacia aquellas personas que por alguna razón quedan fuera del sistema económico y productivo. No importa que una persona sea blanca –con todo el privilegio que esto conlleva en Estados Unidos–, si no es capaz de producir, no tiene valor en la sociedad.

Igualmente, en la misma época en la que el Congreso de Chicago aprobó la ley para sacar de las calles a las personas que les parecían despreciables, en varios estados de la Unión Americana se implementaron las leyes Jim Crow, por las cuales se oficializaba la segregación racial.

Tomando lo anterior en cuenta, el ensayo de Adrienne Phelps Coco pretende mostrar cómo la concepción de la discapacidad no son características específicas de un grupo de personas, sino una construcción social selectiva que se modifica con el paso del tiempo.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


Usualmente, al analizar las normas sociales de siglos pasados, nos encontramos con que no tendrían cabida bajo las ideas actuales. Es el caso de una serie de leyes, aprobadas por el Congreso de Chicago, que prohibía a las personas enfermas, mutiladas o discapacitadas.

Aunque en nuestros días esas legislaciones podrían parecernos escandalosas, en la realidad siguen teniendo eco en nuestras sociedades, pues las enfermedades que afectan los rasgos físicos o las discapacidades siguen siendo motivo de estigma social y discriminación.

A pesar de que fueron los legisladores quienes aprobaron la ley, que se mantuvo vigente hasta 1975, el desprecio hacia las personas que sufrían alguna clase de discapacidad se extendía en toda la comunidad.

Chicago no era la única entidad estadounidense con una norma de este tipo. En 1867, la ciudad de San Francisco pasó una ley similar; sin embargo, la más conocida es la aprobada en el estado de Illinois.

Adrienne Phelps Coco, de la Universidad de Illinois, refiere en un ensayo, publicado en el Journal of Social History, una nota publicada por el Chicago Tribune en la que describen el “vergonzoso” espectáculo de la “vía pública siendo obstruida por espantosas monstruosidades, que sólo son semihumanos, rogando por una limosna”.

En el mismo sentido, señala la existencia de otro texto, que advertía sobre el riesgo que representaba para una “dama de salud delicada” el ver a una persona con una “deformidad repulsiva”.

De acuerdo con el estudio de Coco, el concepto de “discapacidad” que planteaba la ley de Chicago estaba relacionado no sólo con las capacidades y características físicas de las personas, sino con sus condiciones socioeconómicas.

Apunta que aquellos que contaban con un trabajo y no recibían asistencia social no estaban sujetos a la norma; de la misma manera, las amputaciones y las discapacidades no eran consideradas necesariamente como un impedimento por los empleadores.

Al contrario, debido a la gran cantidad de accidentes en las fábricas, tener alguna herida –como la falta de un dedo– estaba relacionado con una mayor experiencia laboral.

La académica refiere en su trabajo que los verdaderos objetivos de esta regulación eran las personas en indigencia, que inundaban las calles de Estados Unidos en la época. Asimismo, acusa que mientras una de las principales quejas contra los indigentes era que no trabajaban porque no querían, por otro lado eran referidos como “mendigos lisiados”.

Las "ugly law" estaban más enfocadas en sacar a los mendigos de las calles que a las personas con discapacidad. / Foto: Especial

Esta no era ni remotamente la mayor contradicción, pues mientras se vetaba a las personas discapacitadas o con alguna deformidad de los espacios públicos, se aprobaron los “freak shows”, donde se exhibían “monstruos o aberraciones de la naturaleza”.

Más tarde se emitió una ley que prohibía estos espectáculos; sin embargo, el mismo año, en 1899, fue derogada, bajo el argumento de que impedía que los organizadores y los empleados tuvieran ingresos.

A pesar de los más de cien años que han pasado desde la creación de la “ley de los feos” –como se conoce hasta la fecha esta norma–, la sociedad estadounidense aún conserva ecos de esta mentalidad.

El término “white trash”, por ejemplo, manifiesta abiertamente la repulsión hacia aquellas personas que por alguna razón quedan fuera del sistema económico y productivo. No importa que una persona sea blanca –con todo el privilegio que esto conlleva en Estados Unidos–, si no es capaz de producir, no tiene valor en la sociedad.

Igualmente, en la misma época en la que el Congreso de Chicago aprobó la ley para sacar de las calles a las personas que les parecían despreciables, en varios estados de la Unión Americana se implementaron las leyes Jim Crow, por las cuales se oficializaba la segregación racial.

Tomando lo anterior en cuenta, el ensayo de Adrienne Phelps Coco pretende mostrar cómo la concepción de la discapacidad no son características específicas de un grupo de personas, sino una construcción social selectiva que se modifica con el paso del tiempo.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Política

“Comicios fortalecieron un régimen opresor”: EPR

El Ejército Popular Revolucionario critica los resultados de la elección y rechaza la posición del nuevo gobierno ante Estados Unidos

Sociedad

Más de 31 mil mexicanos buscan refugio en Canadá

Cada vez son más los connacionales que huyen a ese país por las amenazas de los cárteles de la droga

Política

Después de llegar, hay que trabajar para todas: Presidentas del Congreso

En este 2024 será la primera vez en la historia de México que los tres Poderes de la Unión estarán presididos por mujeres, pero esperan que la paridad se consolide también en ayuntamientos y cabildos

CDMX

Encabeza la ZMVM tráfico de animales

La PROFEPA aseguró a 8 de cada 10 ejemplares en peligro de extinción en la capital y el Edomex desde 2020

CDMX

Instalan memorial en Bellas Artes en honor a Norma, víctima de feminicidio

Familiares y amigos de la joven, víctima de feminicidio, la describen como una enfermera comprometida

Mundo

Cumbre por la paz revela fisura global

Líderes expresan preocupaciones por el conflicto en Ucrania, en una conferencia descafeinada por la ausencia de Rusia y China