/ martes 17 de enero de 2017

Mercado mexicano destaca en América Latina, afirma la consultora internacional KPMG

El mercado mexicano destaca en la región de América Latina por sus aspectos positivos, aunque no escapa de la incertidumbre económica global y también enfrenta retos, de acuerdo con la consultora internacional KPMG International.

La firma expuso que el mercado mexicano sigue generando expectativas favorables gracias a sus indicadores macroeconómicos, la implementación de las Reformas Estructurales e Inversión Extranjera Directa (IED) que sigue impulsada por sectores estratégicos.

No obstante, este panorama representa un reto para los directivos de las empresas que operan en México, reconoció el subdirector general de KPMG, Víctor Esquivel, al abordar los retos que afrontan los líderes empresarias en 2017.

Señaló que los directivos mexicanos deben aprovechar la disrupción en todos los sectores, enfocándose en el crecimiento y fortaleciendo sus capacidades con base en la transformación de su negocio, la tecnología de punta y el talento especializado, para afrontar un futuro que, advirtió, será radicalmente distinto.

El especialista enfatizó que todo esto deberán hacerlo sin perder de vista el rol de la empresa en la economía de un país, como generadora de empleos, motor del progreso de las comunidades que las rodean y contribuyentes de sociedades más incluyentes y prósperas.

De acuerdo con el estudio “CEO Outlook 2016” de KPMG International, son cuatro los retos principales para la comunidad empresarial en México en 2017 y los siguientes dos años:

El primero es conservar la lealtad del cliente, la cual es una preocupación para al menos 94 por ciento de los directores generales en México y el mundo, por lo cual las organizaciones deben ser proactivas en su “reconquista” y buscar alternativas que permitan mejorar su experiencia para cubrir sus cambiantes necesidades.

Al respecto, la firma detalló que se han vuelto básicas las herramientas tecnológicas, las redes sociales, las aplicaciones móviles y el aprovechamiento de bases de datos con análisis especializados (Data & Analytics).

Añadió que el segundo reto es detectar conexiones entre lo global y el negocio, ya que hoy más que nunca, la alta dirección debe estar atenta a las conexiones que pudieran existir entre sus empresas y los hechos disruptivos que ocurren fuera de las fronteras, incluso cuando, a simple vista, parezca que no las afectarán.

Dijo que por ello es vital que los medios de transmisión de lo que ocurre en un lugar aparentemente lejano, estén muy bien identificados, como las redes sociales y la web en general.

El tercer reto es entender la evolución de los modelos de negocios, porque los directivos son testigos de cómo las nuevas maneras de integrarse al mercado modifican drásticamente los esquemas tradicionales.

Nuevos factores como la digitalización, la movilidad, el uso de Data & Analytics o la entrada de nuevos jugadores que encuentran una oportunidad a partir de hechos disruptivos, crean nuevos paradigmas, pues dos terceras partes de los líderes de negocios afirman que, en los próximos dos o tres años, su organización será distinta a la actual.

El cuarto reto es innovar en todos los frentes pues la innovación, considerada como una cultura al interior de las organizaciones, es fundamental para responder a los cambios tecnológicos y económicos de la cadena de suministro, así como a la transformación de las necesidades de clientes, consumidores e, incluso, colaboradores.

Para la firma, tomar en cuenta estos cuatro puntos será fundamental para que los empresarios encuentren las oportunidades que incluso en los ambientes aparentemente adversos existen.

Finalmente enfatizó que enfrentar estos retos deberá ir de la mano de un liderazgo empresarial cada vez más responsable, y seriamente comprometido con sus colaboradores, grupos de interés, comunidades y sociedades en las que operan. (Notimex)

El mercado mexicano destaca en la región de América Latina por sus aspectos positivos, aunque no escapa de la incertidumbre económica global y también enfrenta retos, de acuerdo con la consultora internacional KPMG International.

La firma expuso que el mercado mexicano sigue generando expectativas favorables gracias a sus indicadores macroeconómicos, la implementación de las Reformas Estructurales e Inversión Extranjera Directa (IED) que sigue impulsada por sectores estratégicos.

No obstante, este panorama representa un reto para los directivos de las empresas que operan en México, reconoció el subdirector general de KPMG, Víctor Esquivel, al abordar los retos que afrontan los líderes empresarias en 2017.

Señaló que los directivos mexicanos deben aprovechar la disrupción en todos los sectores, enfocándose en el crecimiento y fortaleciendo sus capacidades con base en la transformación de su negocio, la tecnología de punta y el talento especializado, para afrontar un futuro que, advirtió, será radicalmente distinto.

El especialista enfatizó que todo esto deberán hacerlo sin perder de vista el rol de la empresa en la economía de un país, como generadora de empleos, motor del progreso de las comunidades que las rodean y contribuyentes de sociedades más incluyentes y prósperas.

De acuerdo con el estudio “CEO Outlook 2016” de KPMG International, son cuatro los retos principales para la comunidad empresarial en México en 2017 y los siguientes dos años:

El primero es conservar la lealtad del cliente, la cual es una preocupación para al menos 94 por ciento de los directores generales en México y el mundo, por lo cual las organizaciones deben ser proactivas en su “reconquista” y buscar alternativas que permitan mejorar su experiencia para cubrir sus cambiantes necesidades.

Al respecto, la firma detalló que se han vuelto básicas las herramientas tecnológicas, las redes sociales, las aplicaciones móviles y el aprovechamiento de bases de datos con análisis especializados (Data & Analytics).

Añadió que el segundo reto es detectar conexiones entre lo global y el negocio, ya que hoy más que nunca, la alta dirección debe estar atenta a las conexiones que pudieran existir entre sus empresas y los hechos disruptivos que ocurren fuera de las fronteras, incluso cuando, a simple vista, parezca que no las afectarán.

Dijo que por ello es vital que los medios de transmisión de lo que ocurre en un lugar aparentemente lejano, estén muy bien identificados, como las redes sociales y la web en general.

El tercer reto es entender la evolución de los modelos de negocios, porque los directivos son testigos de cómo las nuevas maneras de integrarse al mercado modifican drásticamente los esquemas tradicionales.

Nuevos factores como la digitalización, la movilidad, el uso de Data & Analytics o la entrada de nuevos jugadores que encuentran una oportunidad a partir de hechos disruptivos, crean nuevos paradigmas, pues dos terceras partes de los líderes de negocios afirman que, en los próximos dos o tres años, su organización será distinta a la actual.

El cuarto reto es innovar en todos los frentes pues la innovación, considerada como una cultura al interior de las organizaciones, es fundamental para responder a los cambios tecnológicos y económicos de la cadena de suministro, así como a la transformación de las necesidades de clientes, consumidores e, incluso, colaboradores.

Para la firma, tomar en cuenta estos cuatro puntos será fundamental para que los empresarios encuentren las oportunidades que incluso en los ambientes aparentemente adversos existen.

Finalmente enfatizó que enfrentar estos retos deberá ir de la mano de un liderazgo empresarial cada vez más responsable, y seriamente comprometido con sus colaboradores, grupos de interés, comunidades y sociedades en las que operan. (Notimex)