/ jueves 29 de agosto de 2019

Disruptores | Credimejora, la app para buscar hipoteca

La app permite que los usuarios que buscan un crédito hipotecario sepan en minutos a cuánto dinero pueden acceder, los plazos y las tasas de interés sin acudir a un banco, asegura Sergio San Sebastián, director de la firma

El crédito hipotecario es un animal diferente a las tarjetas de crédito, los prestamos para autos o los créditos empresariales, explica Sergio San Sebastián, director de Credimejora.

Las complejidades que acompañan a la longevidad del contrato, así como el análisis de riesgo han hecho que pocas empresas en México hayan querido entrar a competir con bancos.

Por eso —dice— es un mercado que permanece con prácticas de hace 15 años, sin incorporarlo del todo a la nueva ola de avances tecnológicos, como ya lo han hecho otras áreas de la banca moderna.

Credimejora, la empresa que dirige Sergio, representa un primer paso para contrarrestar este atraso. “Históricamente la banca, y no solamente en México, es un sector que le ha costado innovar y le ha costado dar cambios importantes para adaptarse a las condiciones actuales, sobre todo en la parte de análisis de riesgo.

“Las áreas de riesgo de los bancos son las partes que nadie conoce cómo funcionan, las cajas negras, y son muy cuidadosos, porque saben que su negocio depende mucho de eso.

“Por eso estoy convencido que la nuestra es una empresa que es disruptiva en este mercado”.

Credimejora es una herramienta digital mediante la cual, sin ningún costo, cualquier persona puede saber en cuestión de minutos si es sujeto de crédito hipotecario o no.

Foto: Daniel Galeana

Al llenar un formulario con información básica, Credimejora les dice a los usuarios en cinco minutos cuánto dinero les pueden prestar los bancos mexicanos, trámite que suele tomar días si uno acude a sus sucursales.

Si el usuario decide iniciar el proceso de contratación de crédito, Credimejora le asigna un broker hipotecario que lo guiará paso por paso, pasando desde la elección del banco, el análisis de las tasas de interés, la seelección de la notaría, la valoración del inmueble, hasta su compra.

Con dos años de existencia, seis mil personas cada mes son precalificadas en la plataforma, con un crecimiento de la colocación de crédito de 300 por ciento en 2019 respecto al año previo.

“El valor de tener esto para una persona es muy grande porque en sólo cinco minutos un usuario puede entender con bastante claridad para cuánto le puede alcanzar, qué línea de crédito puede obtener y de ahí poder planear de una mejor manera su compra”, detalla el director general de Credimejora.

HIPOTECA JOVEN

Según explica Sergio, la idea de obtener un crédito hipotecario en línea ha hecho eco particularmente con generaciones más jóvenes.

Contrario a la idea de que éstas no están buscando atarse a un compromiso financiero de largo tiempo como un crédito hipotecario, 35 por ciento de los clientes de la plataforma se ubica entre los 26 y 35 años, mientras que hay otro 35 por ciento entre los 36 y los 45 años.

“Son generaciones más abiertas al uso de plataformas digitales y a hacer muchos trámites por internet. La gente ya dice 'no quiero ir a bancos, no quiero hacer colas, no quiero esperar', todo lo queremos rápido y es un poco lo mismo”.

“Creo que los millenials van a llegar a un punto en el que se van a casar y van a tener hijos. Obviamente no van a querer compartir un coliving con sus hijos, van a llegar a un momento en que tengan la necesidad de un espacio propio para su familia y muchos de ellos si tienen la posibilidad de hacerlo van a preferir comprar que rentar”.

Estadísticas del sector indican que el año pasado se colocaron 150 mil millones de pesos en créditos hipotecarios mediante la banca comercial.

Según Sergio, aunque representa 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, en los estimados del sector éste debería llegar a 30 por ciento como lo hace en otras economías de un calibre similar a la mexicana.

La razón de ello —dice— radica en buena parte en la baja bancarización del mexicano y su informalidad, pero también por la rigidez con la que la banca ha buscado que los mexicanos se incorporen al sistema financiero.

Foto: Daniel Galeana

Con una progresiva pérdida del empleo bajo contrato, alta rotación, sin sueldos fijos o prestaciones de ley, la banca no responde tan rápido como debería a las realidades del mercado laboral mexicano, especialmente el joven.

“Si tú no tienes un historial de crédito muy importante, tienes una o dos tarjetas de crédito nada más, es factible que te den un crédito automotriz, pero para un crédito hipotecario, los bancos te pueden poner más peros.

“Los bancos te piden bastantes requisitos, piden tiempo mínimo en tu empleo, prefieren que sean personas que tengan empleos de nómina. Los análisis de riesgos por parte de los bancos son muchísimo más rápidos con una persona asalariada que con una que es independiente, entonces sí hay un tema de requisitos de la banca y no estamos donde deberíamos de estar, deberíamos estar prestando más, y no lo estamos haciendo porque la banca se cuida mucho”.

“Creo que hay áreas de oportunidad para que los bancos pudieran hacer análisis de riesgos tal vez más innovadores en los que se pudieran considerar otros factores aledaños para poder dar a una persona un crédito”.

BROKER DE MARCA

Credimejora toma inspiración de la empresa estadounidense de préstamos en línea Quicken Loans Inc., fundada originalmente en 1985 por los hermanos multimillonarios Dan y Gary Gilbert.

Durante los últimos años de la década de 1990 la empresa se convirtió en pionera al otorgar hipotecas totalmente online, para convertirse con el tiempo en la más grande corporación hipotecaria de Estados Unidos.

“(Quicken Loans) logró vencer a bancos que tenían una colocación hipotecaria de muchísimos años y en un lapso muy corto los alcanzó y los superó. Ese es un claro ejemplo de lo que es la hipoteca en línea y lo que son modelos enfocados a plataformas digitales”, explica Sergio.

Debido a que aún no cuenta con una financiera propia, Credimejora ha apostado por innovar dentro del mercado del corretaje hipotecario, que está atomizado en pequeños agentes que generalmente trabajan de forma independiente.

“Si tú sales a la calle y preguntas sabes qué es un intermediario hipotecario, te van a decir que no ocho de cada 10 personas. Hay mucho desconocimiento de que existe la posibilidad de buscar una asesoría hipotecaria en el momento en que estás buscando un crédito.

“La mayoría de brokers no tienen presencia ante el público ni les importa si tienen una marca o no. Nosotros totalmente vamos por otro camino, queremos tener una marca, queremos tener presencia en el mercado, queremos profesionalizar el corretaje y la asesoría, y dar esa confianza al usuario de que puede contar con una empresa muy profesional para poder obtener su crédito hipotecario”.

Foto: Daniel Galeana

Luego de una reestructura en la que Credimejora pasó de basarse en una estructura de brokers puramente telefónicos, ahora la empresa amplía su músculo físico para hacer una atención cara a cara, con miras a ganarse la confianza del mercado.

“En lo que batallamos es en que nos conozcan y que puedan darnos la confianza de ser atendidos por nosotros. Estamos cambiando el modelo de negocio y vamos a tener una fuerza interna mucho más importante.

“Estamos en una etapa de aprendizaje. Yo me sigo pensando como una startup, que quiere decir prueba y error, estamos probando si funciona o no, todo el tiempo innovando, cambiando, pivoteando.

“Creo que esa es la mentalidad que debemos tener, ser muy flexibles. Sobre todo por las complejidades del crédito hipotecario, poder ser muy inteligentes en la experiencia que hemos adquirido con el tiempo que llevamos y poder ir definiendo mejor hacia donde para llegar a la famosa escalabilidad”.

Actualmente, en México solamente 10 por ciento de los usuarios de plataformas digitales bancarias las usan para solicitar un crédito. Según Sergio, esto indica el tamaño del mercado que no está siendo explotado y de ahí la oportunidad para Credimejora.

“Estamos apenas en el inicio de un cambio en el comportamiento de las personas para que puedan tener más confianza en estas plataformas y para que el día de mañana, a lo mejor en cinco, seis años, que sea cosa de todos los días solicitar un crédito en línea sin siquiera ir a una sucursal de banco, como hoy compramos cosas por internet”.

El crédito hipotecario es un animal diferente a las tarjetas de crédito, los prestamos para autos o los créditos empresariales, explica Sergio San Sebastián, director de Credimejora.

Las complejidades que acompañan a la longevidad del contrato, así como el análisis de riesgo han hecho que pocas empresas en México hayan querido entrar a competir con bancos.

Por eso —dice— es un mercado que permanece con prácticas de hace 15 años, sin incorporarlo del todo a la nueva ola de avances tecnológicos, como ya lo han hecho otras áreas de la banca moderna.

Credimejora, la empresa que dirige Sergio, representa un primer paso para contrarrestar este atraso. “Históricamente la banca, y no solamente en México, es un sector que le ha costado innovar y le ha costado dar cambios importantes para adaptarse a las condiciones actuales, sobre todo en la parte de análisis de riesgo.

“Las áreas de riesgo de los bancos son las partes que nadie conoce cómo funcionan, las cajas negras, y son muy cuidadosos, porque saben que su negocio depende mucho de eso.

“Por eso estoy convencido que la nuestra es una empresa que es disruptiva en este mercado”.

Credimejora es una herramienta digital mediante la cual, sin ningún costo, cualquier persona puede saber en cuestión de minutos si es sujeto de crédito hipotecario o no.

Foto: Daniel Galeana

Al llenar un formulario con información básica, Credimejora les dice a los usuarios en cinco minutos cuánto dinero les pueden prestar los bancos mexicanos, trámite que suele tomar días si uno acude a sus sucursales.

Si el usuario decide iniciar el proceso de contratación de crédito, Credimejora le asigna un broker hipotecario que lo guiará paso por paso, pasando desde la elección del banco, el análisis de las tasas de interés, la seelección de la notaría, la valoración del inmueble, hasta su compra.

Con dos años de existencia, seis mil personas cada mes son precalificadas en la plataforma, con un crecimiento de la colocación de crédito de 300 por ciento en 2019 respecto al año previo.

“El valor de tener esto para una persona es muy grande porque en sólo cinco minutos un usuario puede entender con bastante claridad para cuánto le puede alcanzar, qué línea de crédito puede obtener y de ahí poder planear de una mejor manera su compra”, detalla el director general de Credimejora.

HIPOTECA JOVEN

Según explica Sergio, la idea de obtener un crédito hipotecario en línea ha hecho eco particularmente con generaciones más jóvenes.

Contrario a la idea de que éstas no están buscando atarse a un compromiso financiero de largo tiempo como un crédito hipotecario, 35 por ciento de los clientes de la plataforma se ubica entre los 26 y 35 años, mientras que hay otro 35 por ciento entre los 36 y los 45 años.

“Son generaciones más abiertas al uso de plataformas digitales y a hacer muchos trámites por internet. La gente ya dice 'no quiero ir a bancos, no quiero hacer colas, no quiero esperar', todo lo queremos rápido y es un poco lo mismo”.

“Creo que los millenials van a llegar a un punto en el que se van a casar y van a tener hijos. Obviamente no van a querer compartir un coliving con sus hijos, van a llegar a un momento en que tengan la necesidad de un espacio propio para su familia y muchos de ellos si tienen la posibilidad de hacerlo van a preferir comprar que rentar”.

Estadísticas del sector indican que el año pasado se colocaron 150 mil millones de pesos en créditos hipotecarios mediante la banca comercial.

Según Sergio, aunque representa 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, en los estimados del sector éste debería llegar a 30 por ciento como lo hace en otras economías de un calibre similar a la mexicana.

La razón de ello —dice— radica en buena parte en la baja bancarización del mexicano y su informalidad, pero también por la rigidez con la que la banca ha buscado que los mexicanos se incorporen al sistema financiero.

Foto: Daniel Galeana

Con una progresiva pérdida del empleo bajo contrato, alta rotación, sin sueldos fijos o prestaciones de ley, la banca no responde tan rápido como debería a las realidades del mercado laboral mexicano, especialmente el joven.

“Si tú no tienes un historial de crédito muy importante, tienes una o dos tarjetas de crédito nada más, es factible que te den un crédito automotriz, pero para un crédito hipotecario, los bancos te pueden poner más peros.

“Los bancos te piden bastantes requisitos, piden tiempo mínimo en tu empleo, prefieren que sean personas que tengan empleos de nómina. Los análisis de riesgos por parte de los bancos son muchísimo más rápidos con una persona asalariada que con una que es independiente, entonces sí hay un tema de requisitos de la banca y no estamos donde deberíamos de estar, deberíamos estar prestando más, y no lo estamos haciendo porque la banca se cuida mucho”.

“Creo que hay áreas de oportunidad para que los bancos pudieran hacer análisis de riesgos tal vez más innovadores en los que se pudieran considerar otros factores aledaños para poder dar a una persona un crédito”.

BROKER DE MARCA

Credimejora toma inspiración de la empresa estadounidense de préstamos en línea Quicken Loans Inc., fundada originalmente en 1985 por los hermanos multimillonarios Dan y Gary Gilbert.

Durante los últimos años de la década de 1990 la empresa se convirtió en pionera al otorgar hipotecas totalmente online, para convertirse con el tiempo en la más grande corporación hipotecaria de Estados Unidos.

“(Quicken Loans) logró vencer a bancos que tenían una colocación hipotecaria de muchísimos años y en un lapso muy corto los alcanzó y los superó. Ese es un claro ejemplo de lo que es la hipoteca en línea y lo que son modelos enfocados a plataformas digitales”, explica Sergio.

Debido a que aún no cuenta con una financiera propia, Credimejora ha apostado por innovar dentro del mercado del corretaje hipotecario, que está atomizado en pequeños agentes que generalmente trabajan de forma independiente.

“Si tú sales a la calle y preguntas sabes qué es un intermediario hipotecario, te van a decir que no ocho de cada 10 personas. Hay mucho desconocimiento de que existe la posibilidad de buscar una asesoría hipotecaria en el momento en que estás buscando un crédito.

“La mayoría de brokers no tienen presencia ante el público ni les importa si tienen una marca o no. Nosotros totalmente vamos por otro camino, queremos tener una marca, queremos tener presencia en el mercado, queremos profesionalizar el corretaje y la asesoría, y dar esa confianza al usuario de que puede contar con una empresa muy profesional para poder obtener su crédito hipotecario”.

Foto: Daniel Galeana

Luego de una reestructura en la que Credimejora pasó de basarse en una estructura de brokers puramente telefónicos, ahora la empresa amplía su músculo físico para hacer una atención cara a cara, con miras a ganarse la confianza del mercado.

“En lo que batallamos es en que nos conozcan y que puedan darnos la confianza de ser atendidos por nosotros. Estamos cambiando el modelo de negocio y vamos a tener una fuerza interna mucho más importante.

“Estamos en una etapa de aprendizaje. Yo me sigo pensando como una startup, que quiere decir prueba y error, estamos probando si funciona o no, todo el tiempo innovando, cambiando, pivoteando.

“Creo que esa es la mentalidad que debemos tener, ser muy flexibles. Sobre todo por las complejidades del crédito hipotecario, poder ser muy inteligentes en la experiencia que hemos adquirido con el tiempo que llevamos y poder ir definiendo mejor hacia donde para llegar a la famosa escalabilidad”.

Actualmente, en México solamente 10 por ciento de los usuarios de plataformas digitales bancarias las usan para solicitar un crédito. Según Sergio, esto indica el tamaño del mercado que no está siendo explotado y de ahí la oportunidad para Credimejora.

“Estamos apenas en el inicio de un cambio en el comportamiento de las personas para que puedan tener más confianza en estas plataformas y para que el día de mañana, a lo mejor en cinco, seis años, que sea cosa de todos los días solicitar un crédito en línea sin siquiera ir a una sucursal de banco, como hoy compramos cosas por internet”.

Justicia

El Koala recibe condena de 14 años por asesinato de Javier Valdez

Heriberto Picos Barraza, alias El Koala aceptó que él fue uno de los que participaron en el homicidio del periodista

Política

Avalan a Ackerman en Cámara de Diputados con solo su CV

El Jurídico de San Lázaro sólo revisó el currículum del esposo de la secretaria de la Función Pública para ratificarlo como consejero técnico electoral

Justicia

Señalan a tres hombres de ordenar muerte de Miroslava Breach

El hijo de José Crispin, El Petío señaló a El Crispin, El Larry y La Cría como los organizadores del homicidio a ma"regalo" de cumpleaños de Alfredo Salazar "El Muñeco"

CDMX

Capacitan en materia vial a repartidores de apps

La Guía de Seguridad Vial para Socios Repartidores, dada a conocer este jueves, será distribuida de manera física, con seis mil ejemplares

Justicia

Mandan a Lozoya a cárcel en Madrid

El traslado fue por cuestiones administrativas, informó la Audiencia Nacional de España

Justicia

Excarcelan de Tepepan a siete mujeres enfermas

El Tribunal Superior de Justicia local apoya jurídicamente a personas con capacidades diferentes

Mundo

Rebeldes y Turquía lanzan contraataque en ciudad siria

Al menos 33 soldados turcos murieron en un bombardeo aéreo en Idlib, a manos del régimen sirio según el gobierno de Ankara

Mundo

Narco se infiltró en Ejército de Venezuela: ONU

El “Cártel de los Soles” facilita la entrada y salida de drogas por la frontera colombiana, principalmente

Política

Inverosímil un asesinato por sombrero: Colombia

El cónsul general, Luis Oswaldo Parada, lamentó que la inseguridad genere una situación tan deshumanizada