/ jueves 18 de julio de 2019

Disruptores | Jalecitos: miedo no es fracasar, sino dejar de intentarlo

La plataforma de los hermanos Vélez Sánchez vincula a quienes ofrecen sus habilidades y oficios con los clientes que requieren un servicio

Sonó el teléfono y habló una voz con acento norteño, confianzuda pero cortés. El reportero contestó dudoso, pues rara vez vienen a buscarlo. Generalmente con los empresarios hay que hacer cita o sus agencias de relaciones públicas hacen el enlace con la prensa.

“Venimos de Saltillo y te pasamos a ver pero no estabas, queríamos platicarte sobre nuestra empresa”, dijo Guillermo Vélez Sánchez. Al otro día llegó acompañado de sus dos hermanos, Diego y Mauricio, sonrientes los tres.

La iniciativa necia del emprendedor es una constante cuando se cuentan las historias de éxito. A veces se gana, a veces se pierde, pero esa voluntad de hacer que las cosas pasen es una característica que se repite siempre en las biografías de las mujeres y hombres que han cambiado a sus respectivas industrias.

Jalecitos, la empresa de los hermanos Vélez Sánchez, es eso, el producto del coraje y la visión para tratar de resolver un problema que parece no tener solución: en este caso la informalidad y el desempleo en México.

“Allá en el norte, cuando haces un trabajo pues le llamas 'jale', y pues así le pusimos, Jalecitos”. Jalecitos es un marketplace B to C (business to consumer) en el que cualquier profesionista o talento puede ofrecer sus habilidades y competir con otros para conseguir empleo.

La cartera de servicios disponibles es tan vasta como se pueda imaginar: carpinteros, doctores, taqueros, paseadores de perros, enfermeras, contadores, eléctricos, jardineros, técnicos en computadoras y entrenadores personales. Todos caben y pueden anunciarse.

“Por la tecnología que tenemos todos los jales se indexan en Google, entonces si tú buscas 'carpintero en México', muy probablemente te va a salir el anuncio en Jalecitos sin que tú estés en la plataforma. Mucha gente por el simple hecho de estar con nosotros, sin pagar un peso, están en Google y todos los buscadores grandes.

La plataforma permite localizar trabajo tanto a profesionistas como a personas que realizan un oficio / Foto: Roberto Hernández

“Esto les da bastante visibilidad porque es marketing gratuito. Ahorita todos los negocios quieren su página de internet, entonces en lugar de tener una, te haces una cuenta de Jalecitos y ya estás anunciado. Para empezar en los negocios te sirve bastante, porque no tienes que invertir dinero”. Al crear un perfil y obtener empleos, los trabajadores se van haciendo de un puntaje y obtienen comentarios sobre la calidad de sus servicios, lo que les genera mejor reputación para obtener más ofertas de trabajo.

Del otro lado, usuarios con una necesidad en particular publican su jale, reciben las ofertas de los trabajadores registrados y eligen al que más les convenza.

Jalecitos abre un chat en el que ambas partes se ponen de acuerdo. Hecho esto, retiene el pago por el trabajo y lo libera una vez que todos están satisfechos. Al momento hay vacantes como “busco alguien que pinte mi habitación”, “que me arregle el Rotoplas”, o “que me haga un vestido casual, corto y sencillo”, muy parecido a lo que se ve en los diarios que aún imprimen avisos oportunos.

“Si no usas la plataforma corres el riesgo de que te roben, que te queden mal porque la plataforma le asegura el pago al trabajador, pero si no hace el trabajo bien le puede regresar el dinero al contratante y protegemos así a las dos partes.

“No somos una bolsa de trabajo. Es una plataforma que te facilita el encontrar talento, oficios o gente profesional. Somos la conexión entre los dos puntos, el que quiere contratar los servicios y el que lo vende”.

DE SALTILLO PARA EL MUNDO

Tecnólogos los tres, los hermanos Vélez trabajaban para la empresa internacional de soluciones tecnológicas ClickIt, donde desarrollan infraestructura en la nube, aplicaciones y soporte tecnológico web.

“Dijimos por qué no hacer ya lo nuestro, adquirimos bastante conocimiento, sabemos lo que se utilizan actualmente en el mercado y conocemos qué necesita la gente.

“La idea surgió básicamente porque hay una aplicación para todo, para pasear el perro, para que te limpien la casa. Entonces dijimos por qué no las juntamos todas, por qué no juntamos todo tipo de servicios, lo que quieras encontrar en una sola aplicación, que puedas por ahí mismo pagar y que tenga reseñas”.

El modelo de Jalecitos abreva de las experiencias de Airbnb, Amazon, Tinder y Paypal en su aproximación a la experiencia de usuario. Según explican los hermanos ya existen plataformas especializadas en el freelance, la mayoría de origen estadounidense. Sin embargo, estas suelen ser complicadas o agresivas para personas no iniciadas en la tecnología.

Este tipo de usuarios, personas que no han comenzado a anunciar sus servicios en la red por desconocimiento o miedo, son a los que la plataforma quiere llegar.

“Esas plataformas son para gente profesional, estudiada, y nosotros queríamos hacer una plataforma para todo tipo de personas, para que quien entre sepa lo que debe de hacer, para qué sirve cada botón y no te revuelvas con 20 menús”.

La empresa ayuda a facturar a las personas que no tienen registro ante el SAT / Foto: Federico Xolocotzi

TECNOLOGÍA PARA EL EMPLEO

Según estadísticas oficiales, 1.9 millones de personas en condiciones de trabajar están desempleadas en México. A estas, se suman 15 millones que laboran en la informalidad y otros 3.7 millones de mexicanos subocupados, que son personas con la necesidad de ofertar más tiempo de trabajo.

Esto es un mercado potencial para Jalecitos de 20 millones de mexicanos con la necesidad de encontrar más trabajo o uno con mejores condiciones.

El modelo de negocios de la plataforma se basa en el cobro de una comisión por cada jale. Como sólo un intermediario entre el prestador del servicio y el cliente, la plataforma se encarga de validar el historial de quien ofrece sus servicios, pero no establece un precio por cada trabajo.

De esta manera, el mercado se regula por oferta y demanda, así como por la reputación de los prestadores de servicios. “La base de Jalecitos es el autoempleo, queremos que la gente tenga una fuente de ingresos extra, no queremos reemplazar su trabajo. Se puede hacer, pero el objetivo es que la gente tenga una fuente extra de ingresos sin dejar su otro trabajo”.

“En México hay gente muy talentosa para todo. La gente no batalla dando el servicio, sino dándose a conocer y vendiéndose (...) hay gente que no se anima a hacer eso, por no saber cómo hacerle o no tener la iniciativa”.

Una de las características más valiosas de la plataforma es que esta le permite a todos sus prestadores de servicio emitir facturas, estén o no registrados ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), lo que beneficia principalmente a pequeños negocios informales.

“Esto les parece muy atractivo a los negocios, porque hay a los que se les hace muy difícil emitir facturas. Se hacen a nombre de Jalecitos, y con sólo subir tu jale ya puedes estar facturando.

“Hay muchos negocios que dicen que no está dados de alta en el SAT y por eso se le van muchos clientes, entonces mucha gente lo usa para ofrecérselo a sus clientes. Uno de los problemas que tiene México es que hay demasiado empleo informal y no se pagan impuestos. Entonces ahí solucionamos una partecilla”.

Foto: Roberto Hernández

Al iniciar operaciones, apenas este marzo, la plataforma ya cuenta con dos mil trabajadores registrados y tiene jales publicados en busca de profesionistas en Monterrey, pasando por Ciudad Neza y hasta Oaxaca. El objetivo en el corto plazo es atraer a más usuarios para diversificar la oferta de empleos y de profesionistas. En el futuro próximo, dicen los hermanos, comenzarán a buscar inversionistas.

“Lo que queremos es que la comunidad crezca, que se alimente de usuarios y hacer una economía compleja, porque para eso fue hecha la plataforma, queremos que haya competencia. Una comunidad que pueda tener cualquier tipo de servicio, cualquier tipo de necesidad y que ahí esté, y que sea la aplicación de facto cuando tú necesitas algo.

“A nosotros no nos dio miedo salirnos de nuestros trabajos, nos dio más miedo no intentarlo. A la chamba como quiera se puede regresar y ya, eso es lo de menos, lo que le debería dar miedo a la gente es a no intentarlo y a quedarse con las ganas, decir 'lo hubiera hecho', y eso está de la chingada”.

Sonó el teléfono y habló una voz con acento norteño, confianzuda pero cortés. El reportero contestó dudoso, pues rara vez vienen a buscarlo. Generalmente con los empresarios hay que hacer cita o sus agencias de relaciones públicas hacen el enlace con la prensa.

“Venimos de Saltillo y te pasamos a ver pero no estabas, queríamos platicarte sobre nuestra empresa”, dijo Guillermo Vélez Sánchez. Al otro día llegó acompañado de sus dos hermanos, Diego y Mauricio, sonrientes los tres.

La iniciativa necia del emprendedor es una constante cuando se cuentan las historias de éxito. A veces se gana, a veces se pierde, pero esa voluntad de hacer que las cosas pasen es una característica que se repite siempre en las biografías de las mujeres y hombres que han cambiado a sus respectivas industrias.

Jalecitos, la empresa de los hermanos Vélez Sánchez, es eso, el producto del coraje y la visión para tratar de resolver un problema que parece no tener solución: en este caso la informalidad y el desempleo en México.

“Allá en el norte, cuando haces un trabajo pues le llamas 'jale', y pues así le pusimos, Jalecitos”. Jalecitos es un marketplace B to C (business to consumer) en el que cualquier profesionista o talento puede ofrecer sus habilidades y competir con otros para conseguir empleo.

La cartera de servicios disponibles es tan vasta como se pueda imaginar: carpinteros, doctores, taqueros, paseadores de perros, enfermeras, contadores, eléctricos, jardineros, técnicos en computadoras y entrenadores personales. Todos caben y pueden anunciarse.

“Por la tecnología que tenemos todos los jales se indexan en Google, entonces si tú buscas 'carpintero en México', muy probablemente te va a salir el anuncio en Jalecitos sin que tú estés en la plataforma. Mucha gente por el simple hecho de estar con nosotros, sin pagar un peso, están en Google y todos los buscadores grandes.

La plataforma permite localizar trabajo tanto a profesionistas como a personas que realizan un oficio / Foto: Roberto Hernández

“Esto les da bastante visibilidad porque es marketing gratuito. Ahorita todos los negocios quieren su página de internet, entonces en lugar de tener una, te haces una cuenta de Jalecitos y ya estás anunciado. Para empezar en los negocios te sirve bastante, porque no tienes que invertir dinero”. Al crear un perfil y obtener empleos, los trabajadores se van haciendo de un puntaje y obtienen comentarios sobre la calidad de sus servicios, lo que les genera mejor reputación para obtener más ofertas de trabajo.

Del otro lado, usuarios con una necesidad en particular publican su jale, reciben las ofertas de los trabajadores registrados y eligen al que más les convenza.

Jalecitos abre un chat en el que ambas partes se ponen de acuerdo. Hecho esto, retiene el pago por el trabajo y lo libera una vez que todos están satisfechos. Al momento hay vacantes como “busco alguien que pinte mi habitación”, “que me arregle el Rotoplas”, o “que me haga un vestido casual, corto y sencillo”, muy parecido a lo que se ve en los diarios que aún imprimen avisos oportunos.

“Si no usas la plataforma corres el riesgo de que te roben, que te queden mal porque la plataforma le asegura el pago al trabajador, pero si no hace el trabajo bien le puede regresar el dinero al contratante y protegemos así a las dos partes.

“No somos una bolsa de trabajo. Es una plataforma que te facilita el encontrar talento, oficios o gente profesional. Somos la conexión entre los dos puntos, el que quiere contratar los servicios y el que lo vende”.

DE SALTILLO PARA EL MUNDO

Tecnólogos los tres, los hermanos Vélez trabajaban para la empresa internacional de soluciones tecnológicas ClickIt, donde desarrollan infraestructura en la nube, aplicaciones y soporte tecnológico web.

“Dijimos por qué no hacer ya lo nuestro, adquirimos bastante conocimiento, sabemos lo que se utilizan actualmente en el mercado y conocemos qué necesita la gente.

“La idea surgió básicamente porque hay una aplicación para todo, para pasear el perro, para que te limpien la casa. Entonces dijimos por qué no las juntamos todas, por qué no juntamos todo tipo de servicios, lo que quieras encontrar en una sola aplicación, que puedas por ahí mismo pagar y que tenga reseñas”.

El modelo de Jalecitos abreva de las experiencias de Airbnb, Amazon, Tinder y Paypal en su aproximación a la experiencia de usuario. Según explican los hermanos ya existen plataformas especializadas en el freelance, la mayoría de origen estadounidense. Sin embargo, estas suelen ser complicadas o agresivas para personas no iniciadas en la tecnología.

Este tipo de usuarios, personas que no han comenzado a anunciar sus servicios en la red por desconocimiento o miedo, son a los que la plataforma quiere llegar.

“Esas plataformas son para gente profesional, estudiada, y nosotros queríamos hacer una plataforma para todo tipo de personas, para que quien entre sepa lo que debe de hacer, para qué sirve cada botón y no te revuelvas con 20 menús”.

La empresa ayuda a facturar a las personas que no tienen registro ante el SAT / Foto: Federico Xolocotzi

TECNOLOGÍA PARA EL EMPLEO

Según estadísticas oficiales, 1.9 millones de personas en condiciones de trabajar están desempleadas en México. A estas, se suman 15 millones que laboran en la informalidad y otros 3.7 millones de mexicanos subocupados, que son personas con la necesidad de ofertar más tiempo de trabajo.

Esto es un mercado potencial para Jalecitos de 20 millones de mexicanos con la necesidad de encontrar más trabajo o uno con mejores condiciones.

El modelo de negocios de la plataforma se basa en el cobro de una comisión por cada jale. Como sólo un intermediario entre el prestador del servicio y el cliente, la plataforma se encarga de validar el historial de quien ofrece sus servicios, pero no establece un precio por cada trabajo.

De esta manera, el mercado se regula por oferta y demanda, así como por la reputación de los prestadores de servicios. “La base de Jalecitos es el autoempleo, queremos que la gente tenga una fuente de ingresos extra, no queremos reemplazar su trabajo. Se puede hacer, pero el objetivo es que la gente tenga una fuente extra de ingresos sin dejar su otro trabajo”.

“En México hay gente muy talentosa para todo. La gente no batalla dando el servicio, sino dándose a conocer y vendiéndose (...) hay gente que no se anima a hacer eso, por no saber cómo hacerle o no tener la iniciativa”.

Una de las características más valiosas de la plataforma es que esta le permite a todos sus prestadores de servicio emitir facturas, estén o no registrados ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), lo que beneficia principalmente a pequeños negocios informales.

“Esto les parece muy atractivo a los negocios, porque hay a los que se les hace muy difícil emitir facturas. Se hacen a nombre de Jalecitos, y con sólo subir tu jale ya puedes estar facturando.

“Hay muchos negocios que dicen que no está dados de alta en el SAT y por eso se le van muchos clientes, entonces mucha gente lo usa para ofrecérselo a sus clientes. Uno de los problemas que tiene México es que hay demasiado empleo informal y no se pagan impuestos. Entonces ahí solucionamos una partecilla”.

Foto: Roberto Hernández

Al iniciar operaciones, apenas este marzo, la plataforma ya cuenta con dos mil trabajadores registrados y tiene jales publicados en busca de profesionistas en Monterrey, pasando por Ciudad Neza y hasta Oaxaca. El objetivo en el corto plazo es atraer a más usuarios para diversificar la oferta de empleos y de profesionistas. En el futuro próximo, dicen los hermanos, comenzarán a buscar inversionistas.

“Lo que queremos es que la comunidad crezca, que se alimente de usuarios y hacer una economía compleja, porque para eso fue hecha la plataforma, queremos que haya competencia. Una comunidad que pueda tener cualquier tipo de servicio, cualquier tipo de necesidad y que ahí esté, y que sea la aplicación de facto cuando tú necesitas algo.

“A nosotros no nos dio miedo salirnos de nuestros trabajos, nos dio más miedo no intentarlo. A la chamba como quiera se puede regresar y ya, eso es lo de menos, lo que le debería dar miedo a la gente es a no intentarlo y a quedarse con las ganas, decir 'lo hubiera hecho', y eso está de la chingada”.

Política

Diputados rechazan recorte a presupuesto de partidos políticos

La iniciativa de Morena no alcanzó mayoría calificada, pues se quedó a 47 votos de los dos tercios requeridos para su aprobación

Valle de México

Estos son los municipios afectados por megacorte de agua en Edomex

Conagua dará mantenimiento a los acueductos del Sistema Plan de Acción Inmediata, que suministran agua en las zonas oriente y poniente del Edomex

Justicia

Exesposo de maestra de la UAEM confiesa que la mató por celos

Sonia Pérez fue hallada sin vida el pasado 9 de diciembre en las instalaciones del Teatro Los Jaguares

Celebridades

[Video] ¿Vocalista de Maroon 5, ahora es agente de tránsito?

"Grábame, eso no hará ninguna diferencia", le advierte Adam Levine a un automovilista molesto

Virales

[Video] Despiden al CEO de Badabun tras acusaciones de youtubers

Cinco youtubers lo acusan de acoso, homofobia y explotación laboral

Justicia

Tribunal niega suspensión definitiva a Rosario Robles

A la exsecretaria se le acusa del delito del ejercicio indebido del servicio público relacionado con la Estafa Maestra

Valle de México

Estos son los municipios afectados por megacorte de agua en Edomex

Conagua dará mantenimiento a los acueductos del Sistema Plan de Acción Inmediata, que suministran agua en las zonas oriente y poniente del Edomex

Política

México ya cumplió con T-MEC, es turno de EU y Canadá: AMLO

"Nos va a ir muy bien con este acuerdo", subrayó el mandatario en un mensaje para los mexicanos

Sociedad

Mario Villanueva podría pasar Navidad en su casa

Sánchez Cordero acotó que se hará un esfuerzo por parte de la Secretaria de Gobernación para que se pueda obtener este fin