/ martes 13 de septiembre de 2022

El feminismo singular de una marca

A pesar de que no le gustaban los movimientos feministas y de que su empresa enfrentó acusaciones de explotar más que enriquecer, la empresaria Mary Kay Ash contribuyó al feminismo de múltiples formas

En 1963, el mismo año en que la empresaria estadounidense Mary Kay Ash fundó su compañía de cosméticos, la editorial W.W. Norton publicó The Feminine Mystique, el libro al que desde entonces se le atribuye ampliamente el lanzamiento del movimiento de liberación de la mujer contemporánea.

Ash odiaba el término "feminista" y no le gustaba el movimiento. En una entrevista de 1983 con el Dallas Morning News, se refirió al mismo como "esa tontería que las feministas comenzaron en los años 60".

Sin embargo, Ash, quien murió en 2001, desafió con éxito las normas de género femenino de su época. Convirtió unos pocos miles de dólares en un imperio de cosméticos multimillonario y lo dirigió durante décadas. Su fuerza de ventas creció de menos de 10 mujeres a decenas de miles.

Te puede interesar: Emprendedoras: “Más hombres al hogar y más mujeres al sustento”

Mientras investigaba para un libro sobre la vida y el trabajo de Ash, encontré que muchas de las vendedoras de Mary Kay se sentían cómodas con la visión de la feminidad y la maternidad de su época. El lema de la empresa de Ash de "Dios primero, la familia segundo, la carrera tercero" las tranquilizó.

Las mujeres de hoy le deben mucho al movimiento de mujeres de la década de 1960 por hacer que temas como la igualdad de salario por el mismo trabajo y compartir las responsabilidades del hogar fueran parte de la conversación, pero también a una empresaria de Dallas que se deleitaba con la mística femenina.


“Pensar como una mujer”

En 1963, el año en que Ash fundó "Beauty by Mary Kay" en una pequeña tienda de Dallas, apenas un tercio de las mujeres estadounidenses trabajaban. Ash era una de ellos. Había vendido enciclopedias infantiles de puerta en puerta y realizado "fiestas en casa" (demostraciones en el hogar de productos destinados a las amas de casa) con Stanley Home Goods y otras empresas.

Ash ganó constantemente salarios más bajos que sus homólogos masculinos, quienes también la pasaron por alto para las promociones. Cuando protestó, una respuesta común fue ridiculizarla por “pensar como una mujer”. Otra era que los hombres necesitaban más dinero porque tenían familias que mantener.

"¡Yo también tenía una familia que mantener!" recordó Ash, una madre soltera, en sus memorias de 1981. Así que renunció para construir una empresa en la que no hubiera brechas salariales ni jefes masculinos, y las mujeres fueran recompensadas por pensar como mujeres, todo mientras adoptaba la visión de los roles de género tradicionales que el movimiento feminista estaba tratando de derrocar.

En 1969 la empresa ganaba 6.3 millones de dólares en ventas netas, según The New York Times. Y un artículo en el Irving Daily News, un periódico de Texas, calculó la fuerza de ventas en alrededor de cuatro mil mujeres de 15 estados diferentes.

En 1976, Mary Kay Inc. se convirtió en la primera empresa fundada y dirigida por mujeres que cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Te puede interesar: Resiliencia, la principal lección que dejó la pandemia a las emprendedoras

En 1979, la brillante cobertura de “60 Minutes” hizo que casi 100 mil mujeres más se inscribieran. La empresa recaudaba más de 100 millones de dólares al año y tenía un alcance mundial, y Ash fue nombrada una de las mejores mujeres corporativas del año en Estados Unidos por la revista Business Week.

En 1985, Ash y su hijo lideraron un trato de 450 millones de dólares para volver a comprar la compañía en manos de una familia privada. Según los informes, a partir de 2021, la compañía tiene 3.5 mil millones en ingresos anuales.

Ash rechazó el feminismo pero buscó desarrollar la confianza de las mujeres, algo ausente en la vida del ama de casa promedio, según The Feminine Mystique, así como sus ingresos.

“Aquí hay una mujer que nunca ha recibido elogios por nada de lo que ha hecho”, dijo Ash en su libro de memorias más vendido. “Tal vez el único aplauso que recibió fue cuando se graduó de la escuela secundaria. Así que la alabamos por todo lo bueno que hace”.

Esther Andrews, ama de casa, me dijo en una entrevista que antes de convertirse en vendedora de Mary Kay en 1967, “nadie había dicho que podía ser excelente en algo”. Andrews, quien crió a tres hijos con sus ganancias de Mary Kay después de la muerte de su esposo, estuvo entre las primeras ganadoras de un Cadillac rosado, un premio de la compañía para los mejores vendedores. El automóvil era tanto un símbolo de su éxito como un medio de movilidad que pocas amas de casa disfrutaban en ese momento.

La historia de Andrews refleja la de muchas que he descubierto. Desde una ex camarera y madre soltera en Nueva Jersey que pudo criar a su hija y comprar su propia casa hasta una ex ama de casa en Ohio que tiene más anillos de diamantes que dedos y financia las vacaciones europeas de su familia, Mary Kay ha cambiado la vida de las mujeres.

Te puede interesar: Apoyo a emprendedoras: ¿Ahora sí va en serio?

En su libro In Pink: The Personal Story of a Mary Kay Pioneer Who Made History Shaping a New Path to Success for Women, Doretha Dingler, ama de casa y primera recluta de Mary Kay, comentó que “mucho más que aumentar los ingresos de nuestra familia, esa forma de ganar dinero elevó mi conciencia”, un lenguaje que hace eco al de las feministas de la época.

Junto con estas historias de éxito, la empresa ha enfrentado acusaciones de explotar a más mujeres de lo que enriquece. Un artículo de 2012 en Harper's Magazine, "The Pink Pyramid Scheme", señaló promesas de éxito no realizadas, vendedoras que se endeudaron para comprar inventario de productos y altas tasas de rotación.

Esas historias también son parte de cualquier narración completa de la historia de Mary Kay.

Sin embargo, un número considerable de mujeres dicen que encontraron camaradería, reconocimiento y confianza trabajando para Mary Kay, y un modelo femenino a seguir en Mary Kay Ash.

* Profesora de Historia de la Universidad del Sur de Florida.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

En 1963, el mismo año en que la empresaria estadounidense Mary Kay Ash fundó su compañía de cosméticos, la editorial W.W. Norton publicó The Feminine Mystique, el libro al que desde entonces se le atribuye ampliamente el lanzamiento del movimiento de liberación de la mujer contemporánea.

Ash odiaba el término "feminista" y no le gustaba el movimiento. En una entrevista de 1983 con el Dallas Morning News, se refirió al mismo como "esa tontería que las feministas comenzaron en los años 60".

Sin embargo, Ash, quien murió en 2001, desafió con éxito las normas de género femenino de su época. Convirtió unos pocos miles de dólares en un imperio de cosméticos multimillonario y lo dirigió durante décadas. Su fuerza de ventas creció de menos de 10 mujeres a decenas de miles.

Te puede interesar: Emprendedoras: “Más hombres al hogar y más mujeres al sustento”

Mientras investigaba para un libro sobre la vida y el trabajo de Ash, encontré que muchas de las vendedoras de Mary Kay se sentían cómodas con la visión de la feminidad y la maternidad de su época. El lema de la empresa de Ash de "Dios primero, la familia segundo, la carrera tercero" las tranquilizó.

Las mujeres de hoy le deben mucho al movimiento de mujeres de la década de 1960 por hacer que temas como la igualdad de salario por el mismo trabajo y compartir las responsabilidades del hogar fueran parte de la conversación, pero también a una empresaria de Dallas que se deleitaba con la mística femenina.


“Pensar como una mujer”

En 1963, el año en que Ash fundó "Beauty by Mary Kay" en una pequeña tienda de Dallas, apenas un tercio de las mujeres estadounidenses trabajaban. Ash era una de ellos. Había vendido enciclopedias infantiles de puerta en puerta y realizado "fiestas en casa" (demostraciones en el hogar de productos destinados a las amas de casa) con Stanley Home Goods y otras empresas.

Ash ganó constantemente salarios más bajos que sus homólogos masculinos, quienes también la pasaron por alto para las promociones. Cuando protestó, una respuesta común fue ridiculizarla por “pensar como una mujer”. Otra era que los hombres necesitaban más dinero porque tenían familias que mantener.

"¡Yo también tenía una familia que mantener!" recordó Ash, una madre soltera, en sus memorias de 1981. Así que renunció para construir una empresa en la que no hubiera brechas salariales ni jefes masculinos, y las mujeres fueran recompensadas por pensar como mujeres, todo mientras adoptaba la visión de los roles de género tradicionales que el movimiento feminista estaba tratando de derrocar.

En 1969 la empresa ganaba 6.3 millones de dólares en ventas netas, según The New York Times. Y un artículo en el Irving Daily News, un periódico de Texas, calculó la fuerza de ventas en alrededor de cuatro mil mujeres de 15 estados diferentes.

En 1976, Mary Kay Inc. se convirtió en la primera empresa fundada y dirigida por mujeres que cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Te puede interesar: Resiliencia, la principal lección que dejó la pandemia a las emprendedoras

En 1979, la brillante cobertura de “60 Minutes” hizo que casi 100 mil mujeres más se inscribieran. La empresa recaudaba más de 100 millones de dólares al año y tenía un alcance mundial, y Ash fue nombrada una de las mejores mujeres corporativas del año en Estados Unidos por la revista Business Week.

En 1985, Ash y su hijo lideraron un trato de 450 millones de dólares para volver a comprar la compañía en manos de una familia privada. Según los informes, a partir de 2021, la compañía tiene 3.5 mil millones en ingresos anuales.

Ash rechazó el feminismo pero buscó desarrollar la confianza de las mujeres, algo ausente en la vida del ama de casa promedio, según The Feminine Mystique, así como sus ingresos.

“Aquí hay una mujer que nunca ha recibido elogios por nada de lo que ha hecho”, dijo Ash en su libro de memorias más vendido. “Tal vez el único aplauso que recibió fue cuando se graduó de la escuela secundaria. Así que la alabamos por todo lo bueno que hace”.

Esther Andrews, ama de casa, me dijo en una entrevista que antes de convertirse en vendedora de Mary Kay en 1967, “nadie había dicho que podía ser excelente en algo”. Andrews, quien crió a tres hijos con sus ganancias de Mary Kay después de la muerte de su esposo, estuvo entre las primeras ganadoras de un Cadillac rosado, un premio de la compañía para los mejores vendedores. El automóvil era tanto un símbolo de su éxito como un medio de movilidad que pocas amas de casa disfrutaban en ese momento.

La historia de Andrews refleja la de muchas que he descubierto. Desde una ex camarera y madre soltera en Nueva Jersey que pudo criar a su hija y comprar su propia casa hasta una ex ama de casa en Ohio que tiene más anillos de diamantes que dedos y financia las vacaciones europeas de su familia, Mary Kay ha cambiado la vida de las mujeres.

Te puede interesar: Apoyo a emprendedoras: ¿Ahora sí va en serio?

En su libro In Pink: The Personal Story of a Mary Kay Pioneer Who Made History Shaping a New Path to Success for Women, Doretha Dingler, ama de casa y primera recluta de Mary Kay, comentó que “mucho más que aumentar los ingresos de nuestra familia, esa forma de ganar dinero elevó mi conciencia”, un lenguaje que hace eco al de las feministas de la época.

Junto con estas historias de éxito, la empresa ha enfrentado acusaciones de explotar a más mujeres de lo que enriquece. Un artículo de 2012 en Harper's Magazine, "The Pink Pyramid Scheme", señaló promesas de éxito no realizadas, vendedoras que se endeudaron para comprar inventario de productos y altas tasas de rotación.

Esas historias también son parte de cualquier narración completa de la historia de Mary Kay.

Sin embargo, un número considerable de mujeres dicen que encontraron camaradería, reconocimiento y confianza trabajando para Mary Kay, y un modelo femenino a seguir en Mary Kay Ash.

* Profesora de Historia de la Universidad del Sur de Florida.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

CDMX

Detienen a Kevin "N", hijo de "El Ojos", uno de los líderes del cártel de Tláhuac

Kevin y su cómplice eran buscados por autoridades de la capital por los delitos de secuestro, extorsión, cobro de piso y demás delitos

Sociedad

Al menos 9 militares heridos tras explosión de narcolaboratorio en Sinaloa

Tres de ellos son atendidos en el ISSSTE, debido a que resultaron con quemaduras graves y sus vidas corren riesgo

Elecciones 2024

Alessandra Rojo de la Vega acusa a Fiscalía de CDMX de negarle acceso a carpeta de investigación

"Mi abogada estuvo hoy desde las 8:00 am ahí, no quisieron compartir información", acuso la candidata a la alcaldía Cuauhtémoc

Elecciones 2024

Uno de los cuerpos hallados en Acapulco era del candidato a regidor de Coyuca de Benítez

Otro de los cuerpos que se encontraron en la batea de una camioneta pertenecía a la esposa del candidato Aníbal Zuñiga Cortés

México

AMLO y presidente de Guatemala dialogan sobre migración, seguridad y Tren Maya

Los presidentes López Obrador y Bernardo Arévalo se reúnen en Tapachula, Chiapas, donde reiteraron su compromiso de ayuda mutua

Finanzas

Refinería Olmeca en Dos Bocas sufre otro retraso: Reuters

La refinería de Dos Bocas ha contado con envíos de barriles de crudo provenientes de Pemex para sostener su capacidad total esperada