/ martes 8 de marzo de 2022

Precariedad: Legado de la pandemia para las latinas

La crisis sanitaria obligó a muchas mujeres a quedarse en casa para cuidar a sus hijos o familiares enfermos, lo que se tradujo en desempleo o menores salarios

Silvia Muñoz perdió su trabajo de empleada doméstica en Lima; Yolanda Chambi debió cerrar su venta de trajes tradicionales en el lago Titicaca: la pandemia agravó la desigualdad de género laboral en varios países de América Latina, donde más de cuatro millones de mujeres aún no recuperan el empleo.

La pandemia obligó a muchas mujeres de la región a quedarse en casa para cuidar a sus hijos cuando cerraron guarderías y escuelas, o a cuidar familiares enfermos.

Algunas que pudieron volver al trabajo se encontraron con menores salarios y otras simplemente se vieron obligadas a engrosar las filas del comercio informal, muy extendido en la región.

Tras la llegada de la pandemia en marzo de 2020 "ya no hubo trabajo, ya no hubo nada", relata con resignación Muñoz, de 65 años, en su modesto hogar, en Lima, Perú.

A mil kilómetros de distancia, Yolanda Chambi corrió una suerte similar.

"Perdimos todos nuestros ingresos económicos", dice esta diseñadora y bordadora de 45 años quien vendía y alquilaba trajes tradicionales andinos en la ciudad de Puno, a orillas del Titicaca, el lago navegable más alto del mundo.

Los trajes eran adquiridos por lugareños para la fiesta de la Virgen de la Candelaria, una multitudinaria celebración con música y danzas andinas que se celebra cada 2 de febrero y que lleva ya dos años suspendida por el Covid-19.

Como ya no podía pagar la renta de su casa-taller en Puno, Chambi no tuvo más remedio que mudarse junto con sus cuatro hijos a la casa de familiares en el campo, donde cultivan habas, papas y otros vegetales para sobrevivir.

Varios países de la región entregaron subsidios por desempleo entre 2020 y 2021, pero en Perú este beneficio llegó a pocos bolsillos debido a la elevada informalidad laboral (más del 70 por ciento) y la baja bancarización, en particular de los más pobres.

Retroceso de una década

La crisis provocada por la pandemia en los mercados laborales de América Latina y el Caribe impactó en mayor medida a las mujeres y provocó un retroceso sin precedentes de la igualdad de género en el trabajo, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Desde 2020 el desempleo de las mujeres en la región se mantiene en 12.4 por ciento, frente a un 8.3 por ciento en el caso de los hombres. Las cifras muestran un aumento de la desigualdad de género en el trabajo, lo cual es una mala señal de cara al Día Internacional de la Mujer.

"América Latina había venido caminando en la reducción de esas brechas, de esos indicadores, pero la pandemia nos retrasó más o menos a los indicadores de hace 10 años", dijo a la agencia AFP el jefe de la OIT para los países andinos, Ítalo Cardona.

Yolanda Chambi tuvo que cerrar su negocio / Foto: AFP

Detalló que, además, la pandemia golpeó muchos sectores que tradicionalmente emplean mujeres: prestación de servicios, hotelería, turismo y el sistema de comercio informal.

El regreso de las latinoamericanas "al mercado de trabajo es mucho más lento que el de los hombres", asegura Cardona.

A raíz de la pandemia Daysi Falcón, de 34 años, perdió su empleo de asistente administrativa en una empresa manufacturera y ahora vende platos de comida a conocidos. Contó que sus familiares fueron "cayendo uno a uno con el Covid-19" y pasó meses enteros cuidándolos.

Según la OIT, 24 millones de mujeres perdieron su empleo por la pandemia en Latinoamérica y más de cuatro millones continúan sin trabajo.

Una cifra similar de hombres perdió su empleo en la región, pero solo medio millón sigue desempleado.

LA IMPOTENCIA

Para otras mujeres la pandemia es sinónimo de menores salarios. Por ejemplo, Silvia Muñoz, quien debe mantener a su marido enfermo, pudo retomar hace pocos meses su labor de empleada doméstica, pero sólo cuatro días a la semana.

Y ahora los sueldos han bajado hasta un 30 por ciento: Pasó de ganar el equivalente a unos 25 dólares por una jornada completa a llevarse unos 17.5.

"Hay que aceptarlo, porque atrás de mí de repente hay otra que cobra menos", dice resignada la sexagenaria. "Yo me siento impotente, porque la edad va avanzando, la fuerza que uno tiene ya se va debilitando, y cuando uno está de edad más avanzada, no hay una jubilación".

En el lago Titicaca, la bordadora Yolanda Chambi no ve fin a sus problemas.

"Se sigue suspendiendo la festividad y se sigue suspendiendo nuestra economía, no tenemos ningún tipo de ingreso", asegura.

Ahora, con ayuda de sus hijos, vende desayunos en el cruce de acceso al pueblo de Ácora, a 30 km de Puno.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Silvia Muñoz perdió su trabajo de empleada doméstica en Lima; Yolanda Chambi debió cerrar su venta de trajes tradicionales en el lago Titicaca: la pandemia agravó la desigualdad de género laboral en varios países de América Latina, donde más de cuatro millones de mujeres aún no recuperan el empleo.

La pandemia obligó a muchas mujeres de la región a quedarse en casa para cuidar a sus hijos cuando cerraron guarderías y escuelas, o a cuidar familiares enfermos.

Algunas que pudieron volver al trabajo se encontraron con menores salarios y otras simplemente se vieron obligadas a engrosar las filas del comercio informal, muy extendido en la región.

Tras la llegada de la pandemia en marzo de 2020 "ya no hubo trabajo, ya no hubo nada", relata con resignación Muñoz, de 65 años, en su modesto hogar, en Lima, Perú.

A mil kilómetros de distancia, Yolanda Chambi corrió una suerte similar.

"Perdimos todos nuestros ingresos económicos", dice esta diseñadora y bordadora de 45 años quien vendía y alquilaba trajes tradicionales andinos en la ciudad de Puno, a orillas del Titicaca, el lago navegable más alto del mundo.

Los trajes eran adquiridos por lugareños para la fiesta de la Virgen de la Candelaria, una multitudinaria celebración con música y danzas andinas que se celebra cada 2 de febrero y que lleva ya dos años suspendida por el Covid-19.

Como ya no podía pagar la renta de su casa-taller en Puno, Chambi no tuvo más remedio que mudarse junto con sus cuatro hijos a la casa de familiares en el campo, donde cultivan habas, papas y otros vegetales para sobrevivir.

Varios países de la región entregaron subsidios por desempleo entre 2020 y 2021, pero en Perú este beneficio llegó a pocos bolsillos debido a la elevada informalidad laboral (más del 70 por ciento) y la baja bancarización, en particular de los más pobres.

Retroceso de una década

La crisis provocada por la pandemia en los mercados laborales de América Latina y el Caribe impactó en mayor medida a las mujeres y provocó un retroceso sin precedentes de la igualdad de género en el trabajo, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Desde 2020 el desempleo de las mujeres en la región se mantiene en 12.4 por ciento, frente a un 8.3 por ciento en el caso de los hombres. Las cifras muestran un aumento de la desigualdad de género en el trabajo, lo cual es una mala señal de cara al Día Internacional de la Mujer.

"América Latina había venido caminando en la reducción de esas brechas, de esos indicadores, pero la pandemia nos retrasó más o menos a los indicadores de hace 10 años", dijo a la agencia AFP el jefe de la OIT para los países andinos, Ítalo Cardona.

Yolanda Chambi tuvo que cerrar su negocio / Foto: AFP

Detalló que, además, la pandemia golpeó muchos sectores que tradicionalmente emplean mujeres: prestación de servicios, hotelería, turismo y el sistema de comercio informal.

El regreso de las latinoamericanas "al mercado de trabajo es mucho más lento que el de los hombres", asegura Cardona.

A raíz de la pandemia Daysi Falcón, de 34 años, perdió su empleo de asistente administrativa en una empresa manufacturera y ahora vende platos de comida a conocidos. Contó que sus familiares fueron "cayendo uno a uno con el Covid-19" y pasó meses enteros cuidándolos.

Según la OIT, 24 millones de mujeres perdieron su empleo por la pandemia en Latinoamérica y más de cuatro millones continúan sin trabajo.

Una cifra similar de hombres perdió su empleo en la región, pero solo medio millón sigue desempleado.

LA IMPOTENCIA

Para otras mujeres la pandemia es sinónimo de menores salarios. Por ejemplo, Silvia Muñoz, quien debe mantener a su marido enfermo, pudo retomar hace pocos meses su labor de empleada doméstica, pero sólo cuatro días a la semana.

Y ahora los sueldos han bajado hasta un 30 por ciento: Pasó de ganar el equivalente a unos 25 dólares por una jornada completa a llevarse unos 17.5.

"Hay que aceptarlo, porque atrás de mí de repente hay otra que cobra menos", dice resignada la sexagenaria. "Yo me siento impotente, porque la edad va avanzando, la fuerza que uno tiene ya se va debilitando, y cuando uno está de edad más avanzada, no hay una jubilación".

En el lago Titicaca, la bordadora Yolanda Chambi no ve fin a sus problemas.

"Se sigue suspendiendo la festividad y se sigue suspendiendo nuestra economía, no tenemos ningún tipo de ingreso", asegura.

Ahora, con ayuda de sus hijos, vende desayunos en el cruce de acceso al pueblo de Ácora, a 30 km de Puno.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

CDMX

Billetes de 20 pesos, la nueva contraseña del narco para entregar droga en CDMX

La célula que opera en la Ciudad de México vigila sus negocios a través de los número de serie

Finanzas

Inflación acelera a 8.15% durante julio, su nivel más alto en 22 años

El indicador acumula dos meses consecutivos al alza, llegando a su nivel más alto en lo que va del año

Mundo

EU terminará con el programa Quédate en México

El anuncio se dio luego de que un juez levantara una orden judicial que impedía al gobierno de Joe Biden eliminarla

Finanzas

Puestos en tecnología son los más difíciles de cubrir: Manpower

El estudio señala que las empresas deben replantearse la forma en como seleccionan a sus candidatos y capacitan a sus trabajadores

Política

Si hay algo ilegal, el Poder Judicial resolverá: AMLO niega autoritarismo en decreto sobre GN

El presidente López Obrador sostuvo que será el Poder Judicial quien determine si hay algo mal con el decreto para incorporar la Guardia Nacional al Ejército

Sociedad

Es vergonzoso: hermanas de Octavio Ocaña denuncian vandalismo de capilla en su honor

La hermana de Octavio Ocaña mencionó que también se robaron algunos objetos que familiares y amigos dejaron en la capilla

Salud

¿Te volvió a dar Covid-19 después de una semana? Podría ser el efecto rebote

Uno de los casos más sonados fue el del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quién dio negativo a su prueba y a los pocos días resultó positivo de nuevo

Finanzas

Volkswagen lamenta el rechazo de oferta salarial del 11% en Puebla

La armadora emitió un comunicado después de que fuera rechazada la propuesta del aumento salarial

Política

Ley Nahle: todo lo que debes saber de la polémica reforma constitucional en Veracruz

Una reforma a la Constitución de Veracruz, propuesta por una diputada local de Morena, desató críticas por presuntamente estar hecha a modo para la secretaria de Energía, Rocío Nahle