/ domingo 1 de agosto de 2021

Ecos lejanos

AHORA ES UNA INCOMODIDAD QUE AMENAZA CON CONVERTIRSE EN UN MODO DE VIDA.

Don De Lillo


Gabriela Mora Guillén.

La tercera ola de covid-19 en México, no para; las cifras alcanzadas durante los últimos días son muy similares a las registradas a principios de este año, altísimos niveles, máxime considerando que se trata de un tema de salud que al momento repercute más en los jóvenes y niños, sector de la población al que no han llegado las vacunas…

Peor aún, se cree que la cresta seguirá creciendo cuando menos hasta mediados de agosto, lo que se traduce en cifras espeluznantes al contemplar que alcanzan ya el tamaño de la segunda ola, que azotó a nuestro país entre noviembre del 2020 y enero de este 21… no importa, el gobierno federal se niega a modificar su equivocada estrategia -tratar de no saturar los hospitales y que se contagien los que se tengan que contagiar, en lugar de mitigar la epidemia y propiciar su contención; el caso es que son ya cerca de 240 mil fallecidos según cifras oficiales -cuatro veces lo que había pronosticado el “eminente galeno” subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell-,pero que en la realidad se calcula en más de medio millón.

Pero, qué podemos esperar de quien negó insistentemente los beneficios del cubrebocas y hoy culpa a las farmacéuticas y a los medios de la incertidumbre provocada en el mundo al decir que “las variantes genéticas del virus SARS-CoV-2, ninguna de ellas, ni siquiera la delta que ha sido la más popular en los medios, se ha demostrado que sea más agresiva, más virulenta, que tenga mayor posibilidad de causar enfermedad grave o la muerte”, dado que, agrega, López-Gatell “la información que se publica en medios, no solo en México, insisto, en el mundo entero, hay una importante desconexión con respecto a la evidencia científica”…

Ni qué decir de las manifestaciones del “flamante” director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz, quien en voz baja confesó a reporteros: “Les voy a contar una cosa, con el bozal no se oye ni se entiende. Aquí ya estamos todos vacunados”; pero bueno, si el propio prejidente se resiste a usarlo… más de año y medio de pandemia y el nivel gubernamental en México no ha entendido nada.

Todo parece indicar que el Gobierno ha ratificado su fallida estrategia a partir de finales del 2020 cuando empezó la aplicación de vacunas a la sociedad; ciertamente, las vacunas han ayudado a que menos personas desarrollan la versión grave de la enfermedad, lo cual ha servido igualmente para abatir el nivel de decesos; no obstante, pese al loable esfuerzo por conseguir los biológicos, únicamente cerca de la quinta parte de la población -24 millones-, hemos recibido el esquema completo, lo cual implica que 8 de cada 10 mexicanos se encuentran parcial o totalmente desprotegidos, y aquí surge una gran duda específicamente ante la vacuna Cansino -una sola dosis-, aplicada al personal del sector educativo y cuyo Certificado de vacunación es imposible obtener en la página correspondiente; más aún, en el caso de volverse a registrar en la página del sector Salud para la aplicación de una nueva vacuna -delas buenas, se dice-, el acceso es viable sin limitación gubernamental alguna… ¿Pues que no se registraron los datos personales para no duplicar? O de plano el mensaje gubernamental es que en verdad el biológico es un “paliativo” y mejor, en su momento, recurran a otro mejor…

Ciertamente, hemos de considerar la hazaña de las farmacéuticas para desarrollar vacunas contra Covid que en menos de un año han ofrecido al mundo fármacos para prevenir y/ó intentar abatir el virus; no obstante, la acelerada mutación del coronavirus y sus diferentes variantes, han complicado las cosas… sabemos hoy que, para derrotar al COVID en todas sus formas, no basta la vacunación, Urgen también, lo sabemos, las medidas de salud pública conocidas para contener la expansión del virus. De otra manera, dicen los especialistas, si la humanidad no logra bajar a cero los contagios, el coronavirus seguirá mutando y, en poco tiempo, su tasa de replicación podría ser aún peor.

Lo dicho… En el caso de nuestro país, está claro que el gobierno aún no cree en esto. Parece increíble pero las autoridades continúan resistiéndose al uso del cubrebocas -baste ver la actitud del propio Andrés López y su secuaz, López Gatell-.

México es el cuarto país con mayor número de muertos en el mundo y se sigue retando al Covid. Llegamos ya a casi 20 mil nuevos contagios en un sólo día, terrible cifra que pensamos, luego del triste invierno padecido, no volveríamos a ver.

Desafortunadamente aún no se ve cercano el fin de la pandemia, pero eso sí, en México será prácticamente obligatorio para los estudiantes -de cualquier edad en escuela oficial-, regresar a las aulas. ¿Con cubrebocas cuando menos Sr. prejidente, o no es necesario usarlo? El gobierno pretende reincorporarnos a la “normalidad”, sin entender el momento del que debemos hacer “un estilo de vida”…

gamogui@hotmail.com

AHORA ES UNA INCOMODIDAD QUE AMENAZA CON CONVERTIRSE EN UN MODO DE VIDA.

Don De Lillo


Gabriela Mora Guillén.

La tercera ola de covid-19 en México, no para; las cifras alcanzadas durante los últimos días son muy similares a las registradas a principios de este año, altísimos niveles, máxime considerando que se trata de un tema de salud que al momento repercute más en los jóvenes y niños, sector de la población al que no han llegado las vacunas…

Peor aún, se cree que la cresta seguirá creciendo cuando menos hasta mediados de agosto, lo que se traduce en cifras espeluznantes al contemplar que alcanzan ya el tamaño de la segunda ola, que azotó a nuestro país entre noviembre del 2020 y enero de este 21… no importa, el gobierno federal se niega a modificar su equivocada estrategia -tratar de no saturar los hospitales y que se contagien los que se tengan que contagiar, en lugar de mitigar la epidemia y propiciar su contención; el caso es que son ya cerca de 240 mil fallecidos según cifras oficiales -cuatro veces lo que había pronosticado el “eminente galeno” subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell-,pero que en la realidad se calcula en más de medio millón.

Pero, qué podemos esperar de quien negó insistentemente los beneficios del cubrebocas y hoy culpa a las farmacéuticas y a los medios de la incertidumbre provocada en el mundo al decir que “las variantes genéticas del virus SARS-CoV-2, ninguna de ellas, ni siquiera la delta que ha sido la más popular en los medios, se ha demostrado que sea más agresiva, más virulenta, que tenga mayor posibilidad de causar enfermedad grave o la muerte”, dado que, agrega, López-Gatell “la información que se publica en medios, no solo en México, insisto, en el mundo entero, hay una importante desconexión con respecto a la evidencia científica”…

Ni qué decir de las manifestaciones del “flamante” director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz, quien en voz baja confesó a reporteros: “Les voy a contar una cosa, con el bozal no se oye ni se entiende. Aquí ya estamos todos vacunados”; pero bueno, si el propio prejidente se resiste a usarlo… más de año y medio de pandemia y el nivel gubernamental en México no ha entendido nada.

Todo parece indicar que el Gobierno ha ratificado su fallida estrategia a partir de finales del 2020 cuando empezó la aplicación de vacunas a la sociedad; ciertamente, las vacunas han ayudado a que menos personas desarrollan la versión grave de la enfermedad, lo cual ha servido igualmente para abatir el nivel de decesos; no obstante, pese al loable esfuerzo por conseguir los biológicos, únicamente cerca de la quinta parte de la población -24 millones-, hemos recibido el esquema completo, lo cual implica que 8 de cada 10 mexicanos se encuentran parcial o totalmente desprotegidos, y aquí surge una gran duda específicamente ante la vacuna Cansino -una sola dosis-, aplicada al personal del sector educativo y cuyo Certificado de vacunación es imposible obtener en la página correspondiente; más aún, en el caso de volverse a registrar en la página del sector Salud para la aplicación de una nueva vacuna -delas buenas, se dice-, el acceso es viable sin limitación gubernamental alguna… ¿Pues que no se registraron los datos personales para no duplicar? O de plano el mensaje gubernamental es que en verdad el biológico es un “paliativo” y mejor, en su momento, recurran a otro mejor…

Ciertamente, hemos de considerar la hazaña de las farmacéuticas para desarrollar vacunas contra Covid que en menos de un año han ofrecido al mundo fármacos para prevenir y/ó intentar abatir el virus; no obstante, la acelerada mutación del coronavirus y sus diferentes variantes, han complicado las cosas… sabemos hoy que, para derrotar al COVID en todas sus formas, no basta la vacunación, Urgen también, lo sabemos, las medidas de salud pública conocidas para contener la expansión del virus. De otra manera, dicen los especialistas, si la humanidad no logra bajar a cero los contagios, el coronavirus seguirá mutando y, en poco tiempo, su tasa de replicación podría ser aún peor.

Lo dicho… En el caso de nuestro país, está claro que el gobierno aún no cree en esto. Parece increíble pero las autoridades continúan resistiéndose al uso del cubrebocas -baste ver la actitud del propio Andrés López y su secuaz, López Gatell-.

México es el cuarto país con mayor número de muertos en el mundo y se sigue retando al Covid. Llegamos ya a casi 20 mil nuevos contagios en un sólo día, terrible cifra que pensamos, luego del triste invierno padecido, no volveríamos a ver.

Desafortunadamente aún no se ve cercano el fin de la pandemia, pero eso sí, en México será prácticamente obligatorio para los estudiantes -de cualquier edad en escuela oficial-, regresar a las aulas. ¿Con cubrebocas cuando menos Sr. prejidente, o no es necesario usarlo? El gobierno pretende reincorporarnos a la “normalidad”, sin entender el momento del que debemos hacer “un estilo de vida”…

gamogui@hotmail.com