/ martes 8 de febrero de 2022

¿Por qué no es tan fácil eliminar la música de Spotify?

La batalla de Neil Young y Joni Mitchell en contra de la plataforma de streaming es un lujo que muchos artistas no pueden darse

La batalla que emprendieron Neil Young y Joni Mitchell en contra de la popular plataforma de streaming es un lujo que muchos artistas no pueden darse

Hace unos días, cuando Neil Young y Joni Mitchell reclamaron a Spotify que eliminara toda su música de la plataforma, volvieron a poner sobre la mesa el debate sobre las prácticas cuestionables de dicho servicio, aunque en esta ocasión fue por un tema nuevo: la información aparentemente antivacunas que se difundió en algunos episodios del podcast de Joe Rogan.

El gigante del streaming ya había recibido severas críticas de parte del gremio artístico por las insignificantes regalías que paga la plataforma, y posteriormente por las inversiones de 100 millones de euros que la plataforma de Daniel Ek hizo en la empresa alemana de inteligencia artificial de defensa Helsing.

Pero ahora Neil Young, Joni Mitchell, y luego el miembro de Crazy Horse y guitarrista de E Street Band, Nils Lofgren, señalaban a la compañía por este nuevo tema.

Si bien Young logró retirar casi todo su catálogo -aún quedan disponibles diez canciones del músico en la plataforma- y Mitchell sólo pudo retirar una parte, pues aún quedan cuatro álbumes completos, la mayoría de los artistas no podrían llevar a cabo una protesta como esta, debido a un simple razón: en muchos casos, los titulares de los derechos de las canciones no son ellos, sino sus compañías disqueras.

Neil Young fue al primero en protestar por el contenido presumiblemente antivacunas de un podcast de la plataforma / Foto: AFP

Como escribió Neil Young en su sitio web el pasado 26 de enero, él mismo tuvo que confiar en la buena voluntad de su sello discográfico para que esto sucediera: “Antes de decirle a mis amigos de Warner Bros sobre mi deseo de dejar la plataforma de Spotify, mis propias fuerzas legales me recordaron que, por contrato, no tenía el control de mi música para hacer eso (...) Quiero agradecer a mi compañía discográfica Warner Brothers-Reprise Records, verdaderamente grandiosa y solidaria, por apoyarme en mi decisión de sacar toda mi música de ahí”.

Por ello, no está de más recordar lo que dijo Prince cuando, en medio de su propia batalla legal con su disquera, le dijo a la revista Rolling Stone en una entrevista: "Si no eres dueño de los másters de tus discos, los másters te poseen a ti".

En el mismo sentido, David Crosby, el ex compañero de Young en la banda Crosby, Stills, Nash & Young, dijo en Twitter que él tampoco podría eliminar su música de estas plataformas, porque no es algo que él controle, aunque le gustaría hacerlo por apoyo a Neil.

¿QUIÉN PESA MÁS?

Spotify demostró su músculo en este tema al no retirar de su plataforma el podcast señalado por Young y limitarse a agregar algunos avisos de contenido en los episodios de podcasts que hablan sobre el Covid-19.

La semana pasada, el portal especializado Pitchfork puso el dedo en la llaga al cuestionar si la batalla de Young y Mitchell contra Spotify sentaría un precedente para que otros artistas siguieran su ejemplo, como hizo a principios de año el productor electrónico Skee Mask, quien eliminó todos sus álbumes de la plataforma por las inversiones de esta en el sector armamentista.

Aún así, como destacó Marc Hogan, del portal mencionado, parece persistir la impresión de que los artistas deben estar en Spotify o se arriesgan a ser invisibles en el equivalente moderno de la tienda de discos y la radio en uno: el streaming, un sector que representó el 84 por ciento de los ingresos de la industria discográfica de Estado Unidos en la primera mitad de 2021.

Y es que, aunque la controversia de Young provocó la pérdida de más de $2 mil millones en el valor de mercado de la compañía, esta rápidamente se recuperó con el paso de los días, mostrando así su músculo como actor preponderante.

Por lo anterior no hay que perder de vista que, como dice Hogan, esto es un triste recordatorio de que, según la fría lógica del mercado, el popular Joe Rogan y Spotify parecen ser más fuertes que Neil Young y Joni Mitchell, y que incluso los podcasts comienzan a ser más rentables que la propia música.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

La batalla que emprendieron Neil Young y Joni Mitchell en contra de la popular plataforma de streaming es un lujo que muchos artistas no pueden darse

Hace unos días, cuando Neil Young y Joni Mitchell reclamaron a Spotify que eliminara toda su música de la plataforma, volvieron a poner sobre la mesa el debate sobre las prácticas cuestionables de dicho servicio, aunque en esta ocasión fue por un tema nuevo: la información aparentemente antivacunas que se difundió en algunos episodios del podcast de Joe Rogan.

El gigante del streaming ya había recibido severas críticas de parte del gremio artístico por las insignificantes regalías que paga la plataforma, y posteriormente por las inversiones de 100 millones de euros que la plataforma de Daniel Ek hizo en la empresa alemana de inteligencia artificial de defensa Helsing.

Pero ahora Neil Young, Joni Mitchell, y luego el miembro de Crazy Horse y guitarrista de E Street Band, Nils Lofgren, señalaban a la compañía por este nuevo tema.

Si bien Young logró retirar casi todo su catálogo -aún quedan disponibles diez canciones del músico en la plataforma- y Mitchell sólo pudo retirar una parte, pues aún quedan cuatro álbumes completos, la mayoría de los artistas no podrían llevar a cabo una protesta como esta, debido a un simple razón: en muchos casos, los titulares de los derechos de las canciones no son ellos, sino sus compañías disqueras.

Neil Young fue al primero en protestar por el contenido presumiblemente antivacunas de un podcast de la plataforma / Foto: AFP

Como escribió Neil Young en su sitio web el pasado 26 de enero, él mismo tuvo que confiar en la buena voluntad de su sello discográfico para que esto sucediera: “Antes de decirle a mis amigos de Warner Bros sobre mi deseo de dejar la plataforma de Spotify, mis propias fuerzas legales me recordaron que, por contrato, no tenía el control de mi música para hacer eso (...) Quiero agradecer a mi compañía discográfica Warner Brothers-Reprise Records, verdaderamente grandiosa y solidaria, por apoyarme en mi decisión de sacar toda mi música de ahí”.

Por ello, no está de más recordar lo que dijo Prince cuando, en medio de su propia batalla legal con su disquera, le dijo a la revista Rolling Stone en una entrevista: "Si no eres dueño de los másters de tus discos, los másters te poseen a ti".

En el mismo sentido, David Crosby, el ex compañero de Young en la banda Crosby, Stills, Nash & Young, dijo en Twitter que él tampoco podría eliminar su música de estas plataformas, porque no es algo que él controle, aunque le gustaría hacerlo por apoyo a Neil.

¿QUIÉN PESA MÁS?

Spotify demostró su músculo en este tema al no retirar de su plataforma el podcast señalado por Young y limitarse a agregar algunos avisos de contenido en los episodios de podcasts que hablan sobre el Covid-19.

La semana pasada, el portal especializado Pitchfork puso el dedo en la llaga al cuestionar si la batalla de Young y Mitchell contra Spotify sentaría un precedente para que otros artistas siguieran su ejemplo, como hizo a principios de año el productor electrónico Skee Mask, quien eliminó todos sus álbumes de la plataforma por las inversiones de esta en el sector armamentista.

Aún así, como destacó Marc Hogan, del portal mencionado, parece persistir la impresión de que los artistas deben estar en Spotify o se arriesgan a ser invisibles en el equivalente moderno de la tienda de discos y la radio en uno: el streaming, un sector que representó el 84 por ciento de los ingresos de la industria discográfica de Estado Unidos en la primera mitad de 2021.

Y es que, aunque la controversia de Young provocó la pérdida de más de $2 mil millones en el valor de mercado de la compañía, esta rápidamente se recuperó con el paso de los días, mostrando así su músculo como actor preponderante.

Por lo anterior no hay que perder de vista que, como dice Hogan, esto es un triste recordatorio de que, según la fría lógica del mercado, el popular Joe Rogan y Spotify parecen ser más fuertes que Neil Young y Joni Mitchell, y que incluso los podcasts comienzan a ser más rentables que la propia música.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Elecciones 2024

Balean a un músico en cierre de campaña de candidata de Morena de Matías Romero, Oaxaca

Durante el cierre de campaña de Rosalinda López, candidata a la presidencia municipal de Matías Romero, Oaxaca, un integrante de Los Soberanos resultó herido

Justicia

Vinculan a proceso a “El Rojo”, presunto asesino del exlíder de las autodefensas Hipólito Mora

Al "Rojo" también se le dictó prisión preventiva oficiosa, luego que fuera capturado la semana pasada cuando circulaba en un vehículo robado

Sociedad

Trabajadores del Cobach de Campeche se van a paro; exigen incremento salarial

Los trabajadores del Cobach exigen un incremento salarial del 10 por ciento, pues aseguran que el gobierno federal no ha cumplido con los pagos desde 2023

México

"México no busca diálogo con Ecuador": canciller Alicia Bárcena

La secretaria de Relaciones Exteriores afirmó que el diálogo con Ecuador quedó cancelado cuando asaltó a la Embajada mexicana en Quito

Mundo

Juicio contra Trump: jurado no alcanza veredicto en primer día de deliberación

El jueves, el jurado volverá al Tribunal Penal de Manhattan para intentar llegar a un acuerdo unánime, lo que podría durar días

Finanzas

Aeroméxico logra acuerdo con sindicato de sobrecargos sobre contrato colectivo

Aeroméxico llegó a un acuerdo del contrato colectivo de trabajo con los sobrecargos de la aerolínea