/ viernes 18 de junio de 2021

Pie de Nota | Clasemierderos

Según el Presi, no todas las clases medias son iguales. Hay clasemedieros fraternos, honestos, morenistas; y clasemierderos egoístas, inconformes con su condición

Dependiendo de la opinión que tenga usted sobre sí mismo, le habrá quedado el saco o no sobre las polémicas declaraciones del Presidente en torno a la clase media.

Tras los resultados electorales intermedios en los que Morena perdió seis de las once alcaldías que había ganado en 2018 en la capital del país, el presidente López Obrador buscó explicar el caso.

En conferencia magistral aseguró: "se han dedicado (los conservadores) a reforzar con la manipulación la actitud conservadora de ciertos sectores de la clase media, (...) son partidarios de 'el que no tranza no avanza'. Hay que sacar a millones de mexicanos de la pobreza, que se coloquen en la clase media, pero sin la mentalidad egoísta".

Básicamente, según el Presi, no todas las clases medias son iguales. Hay clasemedieros fraternos, honestos, morenistas; y clasemierderos egoístas, inconformes con su condición, conservadores.

Siguiendo la lógica presidencial, Morena habría perdió en la capital derivado de un adoctrinamiento por parte de quienes se le oponen a la 4T entre esta clase mierda, no tanto al hecho de que en alcaldías como la Benito Juárez ni un mísero flyer nos vinieron a dejar (el PAN nos trajo 4 y el PRI uno).

¿Ya vio el mapa? Al este, el pueblo bueno de Iztapalapa, Milpa Alta, Tláhuac, Xochimilco y compañía, y al oeste el aspiracionismo burgués de la Benito Juárez, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo o Azcapotzalco.

El Presidente no está solo en esta visión maniquea de la realidad. Medios, analistas y profesionales del meme rápidamente realizaron lecturas parecidas: "La Ciudad se parte en dos", "La clase media le da la espalda a Morena", "Mordor versus Elfolandia".

Sin embargo, esta identificación de patrones obvios (la ciudad partida en colores) lleva a conclusiones parciales, aunque más importante, a una discusión compleja.

La llegada del morenismo al poder no sólo fue un cambio de paradigma político, sino también el inicio de una batalla cultural por el sentido de las palabras y las definiciones.

Foto: Laura Lovera | El Sol de México

Siendo el Presidente la voz cantante al momento, el concepto mismo de clase media fue puesto en la balanza.

Resulta sintomático que ni el Inegi pueda definir qué es la clase media mexicana. El problema, según refiere la Institución en un estudio al respecto, es uno de consenso.

Nadie se pone de acuerdo sobre si la clase media es una etiqueta de ingresos o de accesos, sobre si la posesión de ciertos bienes o servicios te hace clase media, la configuración del gasto diario o simplemente el rebasar una cantidad arbitraria de salario.

Lo mismo pasa con el concepto de "pueblo", término abusado hasta la obscenidad por el morenismo que no dice nada pero a la vez engloba todo.

Porque la clase media no puede ser simplemente aquella condición donde acaba la pobreza ya que tampoco sabemos a ciencia cierta dónde acaba ésta.

Usted podrá ser menos pobre que el señor del fierro viejo de Iztapalapa; pero seguramente será un pordiosero comparado con Samuel García, el nuevo gobernador de Nuevo León. Ya ve que según él un salario de 50 mil pesos no alcanza para nada.

A su vez, las fortunas de Carlos Slim y Jeff Bezos están en una liga propia. Todo es cuestión de perspectiva.

Quizá por eso cuando el Presidente lanzó la roca de que buena parte de la clase media era clase mierda pocos realmente se ofendieron, salvo unos cuantos que en redes sociales compartieron sus historias de ascendencia social.

Foto: Daniel Galeana | El Sol de México

Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Toda esta discusión –la verdad inútil, pero de algo teníamos que platicar– guarda una ironía. Y esa es que, aunque le duela al Presidente, cuando empezó a cobrar más de 100 mil pesos mensuales dejó de ser "pueblo bueno".

Porque, aunque continúe de manera encomiable su estilo de vida sencillo y alejado del lujo, él ya es parte de eso que medio detesta: la clase media en sus distintas presentaciones.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias



Dependiendo de la opinión que tenga usted sobre sí mismo, le habrá quedado el saco o no sobre las polémicas declaraciones del Presidente en torno a la clase media.

Tras los resultados electorales intermedios en los que Morena perdió seis de las once alcaldías que había ganado en 2018 en la capital del país, el presidente López Obrador buscó explicar el caso.

En conferencia magistral aseguró: "se han dedicado (los conservadores) a reforzar con la manipulación la actitud conservadora de ciertos sectores de la clase media, (...) son partidarios de 'el que no tranza no avanza'. Hay que sacar a millones de mexicanos de la pobreza, que se coloquen en la clase media, pero sin la mentalidad egoísta".

Básicamente, según el Presi, no todas las clases medias son iguales. Hay clasemedieros fraternos, honestos, morenistas; y clasemierderos egoístas, inconformes con su condición, conservadores.

Siguiendo la lógica presidencial, Morena habría perdió en la capital derivado de un adoctrinamiento por parte de quienes se le oponen a la 4T entre esta clase mierda, no tanto al hecho de que en alcaldías como la Benito Juárez ni un mísero flyer nos vinieron a dejar (el PAN nos trajo 4 y el PRI uno).

¿Ya vio el mapa? Al este, el pueblo bueno de Iztapalapa, Milpa Alta, Tláhuac, Xochimilco y compañía, y al oeste el aspiracionismo burgués de la Benito Juárez, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo o Azcapotzalco.

El Presidente no está solo en esta visión maniquea de la realidad. Medios, analistas y profesionales del meme rápidamente realizaron lecturas parecidas: "La Ciudad se parte en dos", "La clase media le da la espalda a Morena", "Mordor versus Elfolandia".

Sin embargo, esta identificación de patrones obvios (la ciudad partida en colores) lleva a conclusiones parciales, aunque más importante, a una discusión compleja.

La llegada del morenismo al poder no sólo fue un cambio de paradigma político, sino también el inicio de una batalla cultural por el sentido de las palabras y las definiciones.

Foto: Laura Lovera | El Sol de México

Siendo el Presidente la voz cantante al momento, el concepto mismo de clase media fue puesto en la balanza.

Resulta sintomático que ni el Inegi pueda definir qué es la clase media mexicana. El problema, según refiere la Institución en un estudio al respecto, es uno de consenso.

Nadie se pone de acuerdo sobre si la clase media es una etiqueta de ingresos o de accesos, sobre si la posesión de ciertos bienes o servicios te hace clase media, la configuración del gasto diario o simplemente el rebasar una cantidad arbitraria de salario.

Lo mismo pasa con el concepto de "pueblo", término abusado hasta la obscenidad por el morenismo que no dice nada pero a la vez engloba todo.

Porque la clase media no puede ser simplemente aquella condición donde acaba la pobreza ya que tampoco sabemos a ciencia cierta dónde acaba ésta.

Usted podrá ser menos pobre que el señor del fierro viejo de Iztapalapa; pero seguramente será un pordiosero comparado con Samuel García, el nuevo gobernador de Nuevo León. Ya ve que según él un salario de 50 mil pesos no alcanza para nada.

A su vez, las fortunas de Carlos Slim y Jeff Bezos están en una liga propia. Todo es cuestión de perspectiva.

Quizá por eso cuando el Presidente lanzó la roca de que buena parte de la clase media era clase mierda pocos realmente se ofendieron, salvo unos cuantos que en redes sociales compartieron sus historias de ascendencia social.

Foto: Daniel Galeana | El Sol de México

Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Toda esta discusión –la verdad inútil, pero de algo teníamos que platicar– guarda una ironía. Y esa es que, aunque le duela al Presidente, cuando empezó a cobrar más de 100 mil pesos mensuales dejó de ser "pueblo bueno".

Porque, aunque continúe de manera encomiable su estilo de vida sencillo y alejado del lujo, él ya es parte de eso que medio detesta: la clase media en sus distintas presentaciones.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias



Política

Con apenas 7% de participación, gana el “sí” en la consulta popular

Solo el 6.5 millones, de 93.6 millones de electores, participaron en el ejercicio ciudadano para juzgar a actores políticos del pasado

Finanzas

Tope al gas creará mercado negro del combustible, advierte Amexgas

La Amexgas asegura que la medida limitará la competencia e incrementará el consumo de leña

Mundo

Suben a 302 los muertos por inundaciones en China

El gobernador de Henan, Wang Kai, ofreció sus condolencias a las familias de los fallecidos

Mundo

Hackean sistema de reserva de vacunas en Lacio, Italia

El ataque informático que ha sido considerado sin precedentes en el país tras haber bloqueado todo el sistema

Mundo

Suben a 302 los muertos por inundaciones en China

El gobernador de Henan, Wang Kai, ofreció sus condolencias a las familias de los fallecidos

CDMX

“No me dedicaré a culpar al pasado”: Lía Limón, alcaldesa electa en AO

Ante el abandono en el que encontró la alcaldía, ya se enfoca en mejorar los servicios públicos así como la seguridad para sus habitantes

Sociedad

Bajo Observación | ¿Qué tan letal está siendo el Covid-19?

México es el cuarto país del mundo con más muertes por Covid-19, por detrás de Estados Unidos, Brasil y la India

Finanzas

#Data | México podría tener uno de los mayores crecimientos en 2021

De acuerdo a un ajuste en sus previsiones, el FMI estima que la economía de México crecerá 6.3%. Esto le ubicaría por arriba de otras economías desarrolladas de mundo y de Latinoamérica

Sociedad

Ocultan archivos del Cisen y vacuna rusa

La Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal ha ido hasta la Suprema Corte para no abrir la información